Lim­pio, silen­cio­so e invi­si­ble»- ABP

Alfon­so no está hoy en el Hui­la y tam­po­co esta­rá maña­na en el Valle. Ni en Aus­tra­lia, ni en Bra­sil, ni en Vene­zue­la, ni en La Argen­ti­na, vere­di­ta cer­ca­na al río Siqui­lá en Pla­na­das, Toli­ma. Por­que Alfon­so (así, sen­ci­lla­men­te, como se nom­bra a un her­mano) es el here­de­ro del carác­ter míti­co y fan­tas­mal de Manuel Maru­lan­da, que le exi­ge morir para que su exis­ten­cia sea nue­va­men­te reco­no­ci­da y que le obli­ga a ser “Alfon­so” para que Gui­ller­mo León no pue­da ser vil­men­te ase­si­na­do.

“No sien­do el fan­tas­ma más que una for­ma con­ge­la­da, viva-muer­ta, del deve­nir his­tó­ri­co, a la que solo la pue­de ani­mar el tra­to por inter­me­dio de la pala­bra y de la voz para que su invi­si­ble, yer­ta y fija mira­da se pro­yec­te viva­men­te al encuen­tro de las mira­das y las voces del pre­sen­te, habrá que aban­do­nar el expe­dien­te de su con­vo­ca­to­ria con el fin exclu­si­vo de con­ju­rar­la; con­ju­ro que, por lo regu­lar, resul­ta infruc­tuo­so.

Con­ju­rar, con­vo­car, encon­trar, aco­rra­lar, cer­car, hallar, topar, loca­li­zar, copar, des­cu­brir, per­ci­bir, ubi­car, ras­trear a Alfon­so ha sido la pesa­di­lla del gobierno colom­biano des­de hace más de una déca­da cuan­do ya se intuía que era el suce­sor natu­ral del Coman­dan­te en Jefe. Y al igual que a Manuel se le atri­bui­rán dece­nas de muer­tes y resu­rrec­cio­nes en los pró­xi­mos años.

“Le esta­mos res­pi­ran­do en la nuca”. “Cae­rá, como cayó el Mono Jojoy”. Las decla­ra­cio­nes del pre­si­den­te San­tos mues­tran su gra­do de obse­sión con la muer­te: desea­da, ape­te­ci­da, pero, siem­pre, inven­ta­da y aje­na. Su dife­ren­cia con Alfon­so es dia­me­tral. Este, pro­po­ne a nom­bre de las FARC-EP, la cons­truc­ción de un nue­vo país don­de que­pa­mos todos, da mues­tras de gene­ro­si­dad con la entre­ga uni­la­te­ral de rete­ni­dos polí­ti­cos y pri­sio­ne­ros de gue­rra, plan­tea refor­mas estruc­tu­ra­les para alcan­zar una solu­ción polí­ti­ca que aca­be con esta gue­rra entre her­ma­nos. Aquél, a nom­bre de la mez­qui­na oli­gar­quía crio­lla y de los man­da­tos impe­ria­les, sim­ple­men­te cie­rra toda posi­bi­li­dad de diá­lo­go con­fian­do en que la muer­te del nue­vo fan­tas­ma aca­be de una vez por todas con la resis­ten­cia del pue­blo colom­biano; ni una pala­bra dice sobre refor­mas al régi­men polí­ti­co y eco­nó­mi­co que ha sumi­do en la pobre­za a la inmen­sa mayo­ría de los colom­bia­nos, mucho menos sobre los más de 7 mil pre­sos polí­ti­cos que lite­ral­men­te mue­ren en las cár­ce­les.

“Si son cator­ce mil, mejor, más blan­co dan. Se dice que son más de 10 mil hom­bres los que estre­chan el ani­llo alre­de­dor de Alfon­so: que por el río Atá, que por los lados del Cam­brín, que por Mar­que­ta­lia, segu­ra­men­te tam­bién en “Los Alcá­za­res” barrio bogo­tano que vio cre­cer al Coman­dan­te. Son miem­bros del Coman­do Ope­ra­ti­vo No. 3 (del Coman­do Con­jun­to Pací­fi­co) y la Fuer­za de Tarea del Sur del Toli­ma (Bri­ga­da Móvil 8, Bri­ga­da Móvil 20, Bata­llón de Alta Mon­ta­ña “Gene­ral San­tos Gutié­rrez”, más un cuer­po de fran­co­ti­ra­do­res), ade­más, tro­pas de la Nove­na Bri­ga­da del Ejér­ci­to con sede en Nei­va (Bata­llón Tene­ri­fe, Bata­llón de Infan­te­ría No. 26 “Caci­que Pigoan­zá”, Bata­llón de Infan­te­ría No. 27 “Mag­da­le­na”, Bata­llón de Arti­lle­ría No. 9 “Tene­ri­fe”, Bata­llón No. 9 “Caci­ca Gai­ta­na”, Bata­llón de Con­tra­gue­rri­llas No. 9 “Los Pan­ches”, Bata­llón de Con­tra­gue­rri­llas No. 28 “TE. Vla­di­mir Valek Mou­re”), y de la Sex­ta Bri­ga­da con sede en Iba­gué (Bata­llón de Infan­te­ría No. 16 “Patrio­tas”, Bata­llón de Infan­te­ría No. 17 “Gr. José Domin­go Cai­ce­do”, Bata­llón de Infan­te­ría No. 18 “Cr. Jai­me Roo­ke”, Bata­llón No.6 «Fran­cis­co Anto­nio Zea”, Bata­llón de Con­tra­gue­rri­llas No. 6 «Pijaos», Bata­llón de Con­tra­gue­rri­llas No. 31 «Sebas­tián de Belal­cá­zar», Bata­llón de Con­tra­gue­rri­llas No. 34 «Cr. Jai­me Fajar­do Cifuen­tes») y el Bata­llón de Fuer­zas Espe­cia­les Rura­les (Bafer) No 4. Sin duda son más de 10 mil.

En 1964, 14.000 sol­da­dos empren­dían la “Ope­ra­ción Liber­tad” tam­bién lla­ma­da “Ope­ra­ción Mar­que­ta­lia” (ten­tácu­lo del plan con­tra­in­sur­gen­te grin­go “LASO”) con­tra 48 gue­rri­lle­ros (as) al man­do de Manuel Maru­lan­da.

“La Silla Vacía” con­fir­mó que Alfon­so Cano está muer­to hace dos días, pero has­ta hoy fue iden­ti­fi­ca­do su cadá­ver.

“El Ejér­ci­to lo dio de baja en el Cañón de las Her­mo­sas”. “Es una zona ubi­ca­da al sur­oes­te del depar­ta­men­to del Toli­ma de muy difí­cil acce­so y por ello duran­te más de una déca­da fue el pri­mer sitio don­de se escon­dió “Tiro­fi­jo” des­pués de la for­ma­ción de las FARC-EP”. “Un terri­to­rio con altu­ras de entre 3.200 y 4.200 metros, con­di­cio­nes meteo­ro­ló­gi­cas crí­ti­cas, vías de comu­ni­ca­ción casi inexis­ten­tes”. “Aquí nacie­ron las FARC, cono­cen muy bien el área, la topo­gra­fía y cómo apro­ve­char­se de esas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas”.

En diciem­bre de 1965, en una de las pri­me­ras ver­sio­nes sobre la muer­te de Maru­lan­da, el coman­dan­te de la VI Bri­ga­da dijo en rue­da de pren­sa que “rati­fi­ca­ba que el man­do cono­cía los rumo­res sobre el dece­so por heri­das cau­sa­das en com­ba­te al jefe ban­do­le­ro”, “estoy opti­mis­ta sobre la com­pro­ba­ción de la muer­te”, “se está inves­ti­gan­do ocu­lar­men­te”, “varios infor­ma­do­res me han dicho que pue­den loca­li­zar el sitio don­de está ente­rra­do Tiro­fi­jo”

Son las decla­ra­cio­nes de gene­ra­les de ayer y de hoy que pasa­rán a la his­to­ria patria sin nom­bre y sin honor. Que rehú­yen al com­ba­te y ase­si­nan ampa­ra­dos en la dis­tan­cia con los jugue­tes de tec­no­lo­gía de pun­ta que los grin­gos les pres­tan.

Si, la Cor­di­lle­ra Cen­tral vio nacer a la gue­rri­lla de las FARC-EP. Manuel soñó con ver a su Ejér­ci­to des­ple­ga­do por la colum­na ver­te­bral de la eco­no­mía y la polí­ti­ca del país. Y envió allí a su mejor hom­bre para hacer reali­dad su sue­ño. ¿Y si Alfon­so mue­re? Las FARC-EP sobre­lle­va­ron la muer­te de Manuel expo­nien­do una sóli­da estruc­tu­ra de man­do y han asi­mi­la­do la muer­te del Mono con una demos­tra­ción rotun­da de su capa­ci­dad mili­tar, refle­ja­da en los par­tes de gue­rra.

“Hay que defen­der­se; cómo vamos a seguir deján­do­nos matar por ahí en las calles, en las vere­das, en estos mon­tes. No pode­mos espe­rar la muer­te así de sim­ple, ¿no le pare­ce, tío? La muer­te debe lle­gar­le a uno con avi­so y uno esco­ge el día. Cla­ro que la esco­gen­cia de la hora, es como muy difí­cil de acer­tar, pero bueno, uno hace el deber”, dijo Manuel.

Los que lucha­mos por la liber­tad sabe­mos que el futu­ro que ayu­da­mos a cons­truir no es nues­tro, pero no clau­di­ca­mos. «Hoy esta­mos, maña­na no esta­mos, pero otros inte­gran­tes del Ejér­ci­to del Pue­blo toma­rán nues­tras armas para seguir ade­lan­te», dijo Alfon­so.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *