La segun­da bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria- Anto­nio Alva­rez-Solis

Nue­va ley, nue­vo camino para pro­lon­gar la explo­ta­ción. El minis­tro de Fomen­to, Sr. Blan­co, ha deci­di­do inyec­tar, si mi per­cep­ción es váli­da, nue­vos recur­sos mone­ta­rios en la estruc­tu­ra ban­ca­ria espa­ño­la sin recu­rrir al escan­da­lo­so y cada vez más com­pro­me­ti­do soco­rro del Esta­do y, de paso, supon­go que crear un nue­vo canal de ingre­sos para una admi­nis­tra­ción públi­ca que no acier­ta con el modo de redu­cir decen­te­men­te el défi­cit esta­tal.

Todo ello se inten­ta­rá median­te una pro­yec­ta­da ley que obli­ga­rá a la revi­sión y reha­bi­li­ta­ción de las vivien­das que ten­gan más de cua­ren­ta años de vida. El argu­men­to para lle­var al Par­la­men­to esta nor­ma evi­den­te­men­te pre­va­ri­ca­do­ra es pere­gri­na e infan­til­men­te insul­tan­te por par­te del Sr. Blan­co: se tra­ta de ajus­tar­se, sub­es­pe­cie de moder­ni­za­ción del país, a la solem­ne­men­te deno­mi­na­da ley de eco­no­mía sos­te­ni­ble, que no encuen­tra su pro­pio camino para gene­rar un míni­mo pro­duc­to nacio­nal avan­za­do y que por ello pre­ci­sa nutrir­se con reno­va­das extor­sio­nes y exi­gen­cias a la mis­ma ciu­da­da­nía a la que se des­pro­te­gió ante el abu­so finan­cie­ro que no tar­dó en pro­du­cir la catás­tro­fe del ladri­llo. Enton­ces se enga­ñó a los ciu­da­da­nos jugan­do con la his­tó­ri­ca ambi­ción espa­ño­la de la pro­pie­dad inmo­bi­lia­ria tan­to como habi­ta­ción que como nego­cio.

Fue la colo­sal esta­fa del ladri­llo que hizo hoci­car a los pro­pios ban­cos que juga­ron a fon­do con el ardid de esa pro­pie­dad a con­cien­cia de la inmo­ra­li­dad pro­fun­da e insi­dio­sa de la ofer­ta. La eco­no­mía espa­ño­la bas­cu­ló una vez más sobre la pri­mi­ti­va ren­ta de la tie­rra, en for­ma de sue­lo edi­fi­ca­do, y se colo­có la tram­pa en la mis­ma vida dia­ria de los espa­ño­les. Ahí están san­gran­tes toda­vía las heri­das de este gigan­tes­co frau­de.

Aho­ra quie­ren repe­tir la repul­si­va manio­bra recu­rrien­do otra vez al ladri­llo ya que la eco­no­mía espa­ño­la no pue­de ende­re­zar­se con el recur­so a otros ins­tru­men­tos pro­duc­ti­vos. Eus­ka­di y Cata­lun­ya, las úni­cas tie­rras penin­su­la­res con un apre­cia­ble sis­te­ma ner­vio­so indus­trial, no pue­den con el peso de una Espa­ña aún rura­li­za­da o pen­dien­te de unos ser­vi­cios turís­ti­cos que vol­ve­rán a debi­li­tar­se tan pron­to se apa­guen los movi­mien­tos de libe­ra­ción social en paí­ses del Magreb o de Orien­te pró­xi­mo. Pero en esta oca­sión no se inten­ta siquie­ra enga­ñar inte­lec­tual­men­te al espa­ñol des­qui­cia­do por los ofre­ci­mien­tos de la vivien­da fácil o del nego­cio sin ries­go. Esta vez se exi­gi­rá por ley que el espa­ñol, gato ya escal­da­do para dejar­se la piel en el mis­mo cepo, cos­tee obli­ga­to­ria­men­te con torren­cia­les cré­di­tos ban­ca­rios, a los que se dará un enga­ño­so tono social, una rees­truc­tu­ra­ción obli­ga­to­ria de las vivien­das que habi­ta peno­sa­men­te en la mayo­ría de los casos. La moder­ni­za­ción del par­que de vivien­das cons­ti­tui­rá una ini­cua y gran exac­ción ampa­ra­da en el mito de la cacarea­da eco­no­mía sos­te­ni­ble, que pre­ten­de aho­ra ser el apa­ra­to que sal­ve del defi­ni­ti­vo nau­fra­gio al insa­cia­ble neo­li­be­ra­lis­mo espa­ñol.

E l nue­vo des­po­jo que pre­pa­ra el Gobierno de Madrid supon­drá obvia­men­te una serie de tasas por ins­pec­ción, un recur­so inevi­ta­ble a la ban­ca por los par­ti­cu­la­res y una serie de san­cio­nes, que pue­den ser muy gra­ves, por incum­pli­mien­to de la drás­ti­ca y obs­ce­na nor­ma. Esta vez no se tra­ta, pues, de empu­jar­nos a una adqui­si­ción enga­ño­sa, sino de for­zar has­ta la rui­na la ya exhaus­ta bol­sa del ciu­da­dano ¿Pue­de hablar­se de atra­co polí­ti­co en un caso como este? Yo esti­mo que se pue­de, en un ade­cua­do uso del len­gua­je popu­lar. Lograr que la tam­ba­lean­te Ban­ca espa­ño­la pue­da pre­sen­tar una repin­ta­da facha­da por tan abo­mi­na­ble pro­ce­di­mien­to resul­ta de una des­fa­cha­tez cla­mo­ro­sa. Esa Ban­ca ya no pue­de pro­se­guir la cap­tu­ra sal­va­do­ra de acti­vos de otros paí­ses median­te unas absor­cio­nes ban­ca­rias insos­te­ni­bles en todas sus dimen­sio­nes ni pue­de tam­po­co afron­tar sus deu­das recu­rrien­do a un Gobierno que por su par­te pre­ci­sa con­ven­cer a las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les de que esta­mos ante un futu­ro recon­for­tan­te en cuan­to se refie­re al défi­cit esta­tal. Madrid nece­si­ta dine­ro, la Ban­ca pro­te­gi­da por Madrid ‑aho­ra curio­sa­men­te socia­lis­ta- nece­si­ta tam­bién un dine­ro que ya no hay.

Por tan­to se debe bus­car ese dine­ro por pro­ce­di­mien­tos for­za­dos y se hará median­te un inven­to cre­di­ti­cio que aca­ba­rá gene­ran­do el derrum­be de lo que aún que­da en pie. Dine­ro bara­to, pro­cla­ma­rá el Sr. Blan­co, ese galle­go con visión de aldea ama­ni­lla­da; dine­ro fácil por mila­greo de un socia­lis­mo que pre­go­na su volun­tad social mien­tras aca­ba con las ayu­das a los para­dos, ven­de los mejo­res acti­vos públi­cos y entre­ga a la codi­cia de la mafia finan­cie­ra inter­na­cio­nal el por­ve­nir de unos ciu­da­da­nos que, como siem­pre suce­de en Espa­ña, no podrán ver ni una débil luz de esa res­tau­ra­ción con­sa­gra­da al futu­ro imper­fec­to. Gra­má­ti­ca par­da la suya, Sr. Blan­co. Repi­to: gra­má­ti­ca par­da para unas parro­quias con­tro­la­das por los caci­ques, por el dine­ro usu­ra­rio de unos ricos secun­dum modo y por la mano ame­na­za­do­ra de unos tri­bu­na­les a los que se entre­gan leyes enve­ne­na­das para su irra­cio­nal cum­pli­mien­to. Algún día, si no vuel­ven a encan­di­lar con una nue­va y fal­sa tran­si­ción al pue­blo des­nor­ta­do por la quin­ta colum­na de los cíni­cos, debe­rán uste­des, socia­lis­tas y «popu­la­res», ren­dir cuen­tas ante la ciu­da­da­nía aira­da. Y espe­ro para esa ciu­da­da­nía una Pla­za Tah­rir espa­ño­la, si es que Espa­ña está deci­di­da a entrar en el uso de un com­por­ta­mien­to acep­ta­ble­men­te madu­ro. Toca ya. Son muchos siglos los que lle­van los espa­ño­les de obe­dien­cia abs­tru­sa y de some­ti­mien­to agos­ta­dor.

No he vis­to, pese a su per­ver­so per­fil social, que la crí­ti­ca a una ley tan absur­da como extem­po­rá­nea se haya ini­cia­do en los gran­des medios infor­ma­ti­vos que, por otra par­te, sir­ven tan fiel­men­te al régi­men a fin de pro­lon­gar su exis­ten­cia y des­ti­nan sus mejo­res pro­fe­sio­na­les a las bataho­las inter­nas, due­los y que­bran­tos entre los apa­ra­tos de los par­ti­dos polí­ti­cos. Por lo vis­to esos medios no vie­ron lle­gar, al menos en su inmen­sa mayo­ría, la tra­ge­dia que supo­nía la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria ni el sub­si­guien­te y mor­tal acci­den­te finan­cie­ro que ha aco­go­ta­do a un sis­te­ma que no pue­de dar ya de sí cosa algu­na apre­cia­ble. La bur­bu­ja esta­lló de la noche a la maña­na y aho­ra los diri­gen­tes polí­ti­cos, finan­cie­ros y socia­les, como son en el últi­mo caso los que lide­ran los corrom­pi­dos sin­di­ca­tos esta­ta­les e inter­na­cio­na­les, apar­tan de sí la res­pon­sa­bi­li­dad tre­men­da emba­dur­nán­do­se unos a otros y enar­can­do con sor­pren­di­do ges­to las cejas.

Pues bien, la gran ola está pasan­do sobre la últi­ma fase del libe­ra­lis­mo, la fase de la gran y este­ri­li­zan­te con­cen­tra­ción de pode­res, y a ella quie­re hacer­se fren­te ven­dien­do de nue­vo, pero esta vez a lo gran­de, la piel de los tra­ba­ja­do­res. En este caso se pro­ce­de tor­pe­men­te ‑la tra­di­cio­nal tor­pe­za de los polí­ti­cos espa­ño­les- con leyes exac­to­ras que recuer­dan las que aplas­ta­ban a los cam­pe­si­nos y ciu­da­da­nos de las peque­ñas ciu­da­des inde­fen­sas en tiem­pos en que el poder real era omni­po­ten­te ¿Lo es aún? Y si ese poder sigue acti­vo, ¿qué for­mas revis­te y des­de que hon­du­ras ope­ra? Sería cues­tión de que los gran­des exper­tos midie­ran la onda implo­si­va del mode­lo bur­gués de exis­ten­cia ¿Cuán­tos años hemos retro­ce­di­do?

En fin, hay que entre­gar más y más dine­ro a quie­nes hablan con fal­se­dad evi­den­te de poseer fon­dos finan­cie­ros inter­mi­na­bles que demues­tran la capa­ci­dad y for­ta­le­za del mode­lo, mien­tras el día a día real de los habi­tan­tes con­ver­ti­dos de nue­vo en súb­di­tos se des­ga­rra por la bre­cha de las nece­si­da­des más ele­men­ta­les. Hay que decir dos cosas des­de la calle: que el sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal ha deve­ni­do en una colo­sal esta­fa y que fren­te al monu­men­tal enga­ño toda res­pues­ta irri­ta­da posee un cora­zón jus­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *