La cla­ve afri­ca­na: Kada­fi y el «gol­pe petro­le­ro» de la CIA en Libia- IAR Noti­cias



En Libia, el obje­ti­vo cla­ve del inten­to del derro­ca­mien­to de Kada­fi es el petró­leo. La gran diná­mi­ca movi­li­za­do­ra de las inva­sio­nes mili­ta­res, las gue­rras y con­flic­tos regio­na­les, y los gol­pes inter­nos de la CIA con­tra líde­res y pre­si­den­tes des­gas­ta­dos que ya no «cie­rran» con el con­trol estra­té­gi­co hege­mó­ni­co de la pri­me­ra poten­cia impe­rial del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, es el apo­de­ra­mien­to de los mer­ca­dos y de las fuen­tes natu­ra­les del «oro negro». Un recur­so cla­ve (y en extin­ción) para la super­vi­ven­cia futu­ra de las poten­cias cen­tra­les.

Por Manuel Frey­tas (*)
[email protected]​iarnoticias.​com
IAR Noticias/​

La cla­ve petro­le­ra afri­ca­na

Lo de Libia esta­ba can­ta­do. Es el pre­mio mayor en el table­ro de las «revuel­tas popu­la­res» arma­das y orga­ni­za­das por la CIA, el Mos­sad y los ser­vi­cios «alia­dos» en Áfri­ca y Medio Orien­te.

Des­pués de ini­ciar un pro­yec­to de remo­de­la­ción «demo­crá­ti­ca» expul­san­do a sus des­gas­ta­dos dic­ta­do­res alia­dos en Egip­to y Túnez, EEUU va por el petró­leo libio y por una posi­ción estra­té­gi­ca en el dis­po­si­ti­vo del con­trol geo­po­lí­ti­co mili­tar en Áfri­ca.

Para EEUU y los cen­tros del poder impe­rial mun­dial, Áfri­ca es un con­ti­nen­te segu­ro de abas­te­ci­mien­to petro­le­ro que con­tra­ba­lan­cea la ines­ta­bi­li­dad con­flic­ti­va de un explo­si­vo Medio Orien­te, y de un Asia Cen­tral en dispu­ta per­ma­nen­te entre el eje Rusia-Chi­na y el blo­que «occi­den­tal» EEUU-Unión Euro­pea.

En el mar­co de la «gue­rra fría» ener­gé­ti­ca con Chi­na y la Rusia de Putin, el poder impe­rial nor­te­ame­ri­cano y sus trans­na­cio­na­les inten­tan con­ver­tir a Áfri­ca en una espe­cie de col­chón ener­gé­ti­co de segu­ri­dad fren­te a un explo­si­vo Irán y un Medio Orien­te cru­za­do por los con­flic­tos mili­ta­res.

La impor­tan­cia de Áfri­ca como sumi­nis­tra­dor de petró­leo a las poten­cias cen­tra­les es cla­ve. Ya pro­du­ce cer­ca del 12% de lo que se con­su­me en el mun­do y el 25% de lo que con­su­men los EEUU, más de lo que este últi­mo país impor­ta des­de Ara­bia Sau­di­ta.

Des­de el mar­co geo­po­lí­ti­co y estra­té­gi­co de la «gue­rra con­tra el terro­ris­mo» EEUU, poten­cia loco­mo­to­ra del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y sus socios de las gran­des poten­cias euro­peas, avan­zan en su pro­yec­to de con­quis­ta del con­ti­nen­te afri­cano para posi­cio­nar­se en el con­trol de sus reser­vas ener­gé­ti­cas y mine­ra­les.

A este pro­yec­to res­pon­dió la deci­sión de la admi­nis­tra­ción Bush de crear el «The Uni­ted Sta­tes Afri­ca Com­mand (AFRICOM), un coman­do de «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» que empe­zó a ope­rar acti­va­men­te en toda la región en el 2008.

El con­trol geo­po­lí­ti­co y mili­tar del con­ti­nen­te afri­cano, que pro­du­ce entre 12 y 14 millo­nes de barri­les dia­rios de petró­leo (esti­ma­cio­nes para el 2012), otor­ga a los EEUU el mar­gen de manio­bra y segu­ri­dad sufi­cien­tes que jus­ti­fi­can las inter­ven­cio­nes mili­ta­res en estos paí­ses.

Los gobier­nos afri­ca­nos, con­tro­la­dos por oli­gar­quías y «seño­res de la gue­rra» finan­cia­dos y pro­te­gi­dos por Washing­ton, se ven cada vez más impo­ten­tes para con­tro­lar a los movi­mien­tos arma­dos nacio­na­lis­tas que obs­ta­cu­li­zan el saqueo de las trans­na­cio­na­les, como es el caso de Soma­lía y el Cuerno de Afri­ca.

En este esce­na­rio, y siguien­do la nue­va doc­tri­na impues­ta en la revi­sión cua­trie­nal de la Defen­sa de febre­ro de 2006, el Pen­tá­gono comen­zó a desa­rro­llar ope­ra­cio­nes mili­ta­res en alta esca­la por todo el terri­to­rio afri­cano, prin­ci­pal­men­te en sus regio­nes ener­gé­ti­cas y mine­ras cla­ves del sur y del nor­te, crean­do uni­da­des espe­cia­li­za­das dedi­ca­das a la ins­truc­ción y el adies­tra­mien­to de tro­pas loca­les en el «com­ba­te al terro­ris­mo».

La estra­te­gia ope­ra­ti­va inclu­ye reunio­nes entre esta­dos mayo­res de paí­ses regio­na­les con ofi­cia­les y fun­cio­na­rios del Pen­tá­gono, manio­bras y ejer­ci­cios con­jun­tos de las tro­pas, vue­los sis­te­má­ti­cos de avio­nes de reco­no­ci­mien­to, loca­li­za­ción a tra­vés de fotos toma­das por saté­li­tes mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos, y de pro­vi­sión de armas y tec­no­lo­gía de alta pre­ci­sión a las fuer­zas impli­ca­das en la «gue­rra con­tra el terro­ris­mo».

La estra­te­gia del Pen­tá­gono en Áfri­ca res­pon­de a un doble obje­ti­vo, geo­po­lí­ti­co-mili­tar y eco­nó­mi­co.

Ade­más del nego­cio que pro­por­cio­na a las arma­men­tis­tas y a las con­tra­tis­tas de ser­vi­cios del Pen­tá­gono el incre­men­to de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res con­tra el «terro­ris­mo» en la región, se esti­ma que Áfri­ca y sus regio­nes pro­por­cio­na­rán, en ape­nas una déca­da, el 25% del cru­do que con­su­mi­rá EEUU en 2015.

Tener el con­trol del acce­so a esas fuen­tes de recur­sos se ha con­ver­ti­do en un obje­ti­vo estra­té­gi­co cen­tral para Washing­ton y sus cor­po­ra­cio­nes pro­te­gi­das por el Pen­tá­gono.

La fun­ción y misión prin­ci­pal del nue­vo man­do mili­tar USA para el con­ti­nen­te afri­cano, es la de vigi­lar y con­tro­lar las fuen­tes ener­gé­ti­cas afri­ca­nas, así como sus sis­te­mas de dis­tri­bu­ción mun­dial (oleo­duc­tos, buques petro­le­ros, y rutas).

Y eso es lo que están hacien­do las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas y los gobier­nos títe­res «aso­cia­dos» como los de Nige­ria y Yemen (entre otros) que uti­li­zan el exter­mi­nio en masa de rebel­des y de pobla­ción jus­ti­fi­ca­do bajo el argu­men­to del com­ba­te con­tra los «gru­pos terro­ris­tas».

Esta misión prin­ci­pal de las tro­pas impe­ria­les fue enun­cia­da en un prin­ci­pio, por el pre­si­den­te Jimmy Car­ter en enero de 1980, cuan­do des­cri­bió al cau­dal petro­le­ro del Gol­fo Pér­si­co y de Afri­ca como un «inte­rés vital» para los EEUU.

Car­ter, ele­gi­do lue­go Pre­mio Nobel de la «Paz», afir­mó que EEUU debe­ría emplear «cual­quier medio que fue­se nece­sa­rio, inclu­yen­do la fuer­za mili­tar» para enfren­tar y neu­tra­li­zar cual­quier inten­to por par­te de un poder «hos­til» para blo­quear esos recur­sos estra­té­gi­cos.

Con la crea­ción del nue­vo coman­do uni­fi­ca­do para las ope­ra­cio­nes mili­ta­res en Afri­ca (AFRICOM), anun­cia­do por el secre­ta­rio de Defen­sa, Robert Gates en febre­ro de 2007, Washing­ton y sus cor­po­ra­cio­nes petro­le­ras, detrás de la facha­da de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» comen­za­ron un plan tota­li­za­do de con­trol y apo­de­ra­mien­to del petró­leo y de los recur­sos estra­té­gi­cos del con­ti­nen­te negro.

En este esce­na­rio hay que leer los acon­te­ci­mien­tos de «revuel­tas popu­la­res» orga­ni­za­das por la CIA en Áfri­ca y Medio Orien­te, y el san­grien­to gol­pe interno que está fun­cio­nan­do con­tra Kada­fi en Libia.

El «gol­pe petro­le­ro» en Libia

A dife­ren­cia del res­to de los pro­ce­sos de «pro­tes­ta popu­lar en el mun­do ára­be islá­mi­co» infil­tra­dos por la CIA y las inte­li­gen­cias «alia­das», Libia se ins­cri­be en los patro­nes ope­ra­ti­vos de las «revo­lu­cio­nes naran­ja» en el espa­cio sovié­ti­co, o en los «gol­pes budis­tas» del Tibet o Bir­ma­nia, o en la rebe­lión «refor­mis­ta» para derro­car a los aya­to­las en Irán, encua­dra­dos en la nue­va «gue­rra fría» por áreas de influen­cia (mili­tar y comer­cial) que man­tie­ne el eje capi­ta­lis­ta Rusia-Chi­na con el eje capi­ta­lis­ta USA-UE-Israel.

La cla­ve del gol­pe con­tra Kada­fi es el apo­de­ra­mien­to del petró­leo libio, cuyo con­trol (como suce­dió con Irán en 1979) per­dió con la irrup­ción de Kada­fi en el lide­raz­go de Libia en 1969.

Libia, miem­bro de la Orga­ni­za­ción de Paí­ses Pro­duc­to­res de Petró­leo (OPEP), es el cuar­to pro­duc­tor de petró­leo en Afri­ca, des­pués de Nige­ria, Arge­lia y Ango­la, con cer­ca de 1,8 millo­nes de barri­les dia­rios y posee unas reser­vas eva­lua­das en 42.000 millo­nes de barri­les.

Según la agen­cia nor­te­ame­ri­ca­na de infor­ma­ción sobre la ener­gía (EIA), Libia era en 2009 el cuar­to pro­duc­tor de petró­leo en Áfri­ca con una pro­duc­ción de 1,789 millo­nes de barri­les dia­rios, detrás de Nige­ria (2,211 mbd), Arge­lia (2,125 mbd) y Ango­la (1,948 mbd).

Libia tam­bién quie­re desa­rro­llar su pro­duc­ción de gas natu­ral, sec­tor en el que tie­ne reser­vas esti­ma­das en 1,540 billo­nes de m3, según la Orga­ni­za­ción de Paí­ses Expor­ta­do­res de Petró­leo (OPEP).

El país ha dupli­ca­do casi sus expor­ta­cio­nes de gas natu­ral en tres años, de 5.400 millo­nes de m3 en 2005 a más de 10.000 millo­nes de m3 anua­les, tam­bién según esta­dís­ti­cas de la OPEP.

Libia expor­ta la mayor par­te de su petró­leo a los paí­ses de Euro­pa, entre ellos Ita­lia, Ale­ma­nia, Espa­ña y Fran­cia, y aun­que par­ti­ci­pan del nego­cio, las petro­le­ras nor­te­ame­ri­ca­nas no tie­nen la hege­mo­nía en la extrac­ción y comer­cia­li­za­ción del cru­do de ese país.

Este dato es cla­ve para enten­der el gol­pe interno que la CIA lan­zó en Libia mon­ta­da en la facha­da de las «revuel­tas ára­bes» con­tra «regi­me­nes dic­ta­to­ria­les de Afri­ca y Medio Orien­te.

De la mis­ma mane­ra como tra­ta de des­es­ta­bi­li­zar Irán con la mis­ma meto­do­lo­gía ope­ra­ti­va de infil­tra­ción y orien­ta­ción polí­ti­ca de las «pro­tes­tas popu­la­res», Washing­ton apro­ve­cha este esce­na­rio para lan­zar un movi­mien­to interno orein­ta­do a derro­car a Kada­fi, un alia­do «ines­ta­ble» que pri­vi­le­gia las rela­cio­nes con Euro­pa y con los paí­ses incur­sos den­tro del «eje del mal».

A la lle­ga­da al poder del coro­nel Kada­fi en 1969, las com­pa­ñías petro­le­ras, mayo­ri­ta­ria­men­te esta­dou­ni­den­ses, extraían del sue­lo libio más de 2 millo­nes de barri­les dia­rios.

Pero muy rápi­da­men­te, el líder libio nacio­na­li­zó el petró­leo, limi­tó la pro­duc­ción, le qui­tó la hege­mo­nía de extrac­ción y comer­cia­li­za­ción a las pul­pos nor­te­ame­ri­ca­nos y creó la Com­pa­ñía Nacio­nal del Petró­leo (NOC), que ini­ció empren­di­mien­tos con­jun­tos con par­ti­ci­pa­ción mino­ri­ta­ria de empre­sas extran­je­ras.

Des­pués de vein­te años de ais­la­mien­to, el régi­men de Kada­fi vol­vió a abrir los recur­sos ener­gé­ti­cos y petro­le­ros libios a la vora­ci­dad de las com­pa­ñías petro­le­ras occi­den­ta­les, prin­ci­pal­men­te de la Unión Euro­pea.

El ex pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co Tony Blair fue el pri­me­ro en estre­char la manos con el «vie­jo enemi­go» de Occi­den­te en Trí­po­li. Al hacer eso, comen­zó a con­du­cir a Libia fue­ra de la mar­gi­na­li­dad finan­cie­ra, y a entre­gar­la a los bra­zos de Royal Dutch/​Shell y BAE Sys­tems , que coti­zan en la Bol­sa de Lon­dres.

La visi­ta de Blair a Libia en 2004, la pri­me­ra de un líder bri­tá­ni­co des­de 1943, estu­vo mar­ca­da por una socie­dad esta­ble­ci­da entre Shell y la petro­le­ra esta­tal libia, unos 30 años des­pués de que la fir­ma anglo-holan­de­sa pro­du­je­ra por últi­ma vez en sue­lo libio.

Des­de el año 2003 se ins­ta­la­ron en Libia la cor­po­ra­ción ita­lia­na ENI, la fran­ce­sa TOTAL, la espa­ño­la REPSOL YPF y la anglo­ho­lan­de­sa Royal Dutch Shell. Las usame­ri­ca­nas Che­vron y Occi­den­tal tuvie­ron que espe­rar tres años a que EEUU levan­ta­ra sus san­cio­nes comer­cia­les para poder ingre­sar en la tor­ta petro­le­ra libia.

En 2010, de enero a noviem­bre, los paí­ses euro­peos miem­bros de la Orga­ni­za­ción para la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co (OCDE) com­pra­ron una media de 1,06 millo­nes b/​d de Libia, pre­ci­só la Agen­cia Inter­na­cio­nal de la Ener­gía (AIE).

En este esce­na­rio de rela­ti­va «pos­ter­ga­ción» (su par­ti­ci­pa­ción en Libia no es hege­mó­ni­ca) de los con­sor­cios petro­le­ros nor­te­ame­ri­ca­nos en rela­ción a los euro­peos mar­ca una de las líneas con­du­cen­tes cen­tra­les de las actua­les ope­ra­cio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras y gol­pis­tas con­tra Kada­fi en Libia.

En el actual esce­na­rio repre­si­vo en Libia, se veri­fi­ca la pre­sen­cia de acto­res inter­na­cio­na­les cono­ci­dos y de ope­ra­cio­nes gol­pis­tas de EEUU que se repi­ten como un cal­co a esca­la glo­bal con dis­tin­tos nom­bres, como «revo­lu­cio­nes naran­jas» en los ex paí­ses sovié­ti­cos, «rebe­lión budis­ta» en el Tibet y el sudes­te asiá­ti­co, y los más recien­tes deno­mi­na­dos «revuel­tas ára­bes islá­mi­cas» que se pro­pa­gan por Áfri­ca, Medio Orien­te y ame­na­zan con exten­der­se a Chi­na, Rusia y los ex paí­ses sovié­ti­cos.

Por un lado Kada­fi y su régi­men de más de 40 años cie­rra sus fron­te­ras a la pren­sa inter­na­cio­nal y repri­me en for­ma san­grien­ta con la fuer­za mili­tar a los gru­pos «opo­si­to­res» arma­dos y finan­cia­dos por la CIA y los «ser­vi­cios occi­den­ta­les».

Y por el otro, el blo­que «demo­cra­ti­za­dor» con EEUU, la UE, la ONU y las ONG de la CIA, crea las con­di­cio­nes inter­nas e inter­na­cio­na­les para ter­mi­nar con Kada­fi e ins­ta­lar un «gobierno demo­crá­ti­co» con­tro­la­do por Washing­ton.

Vie­jas estra­te­gias, vie­jas ope­ra­cio­nes, y vie­jos acto­res cono­ci­dos. El obje­ti­vo estra­té­gi­co siem­pre es el mis­mo: con­trol geo­po­li­ti­co y mili­tar regio­nal, con­trol del gobierno, con­trol de los recur­sos estra­té­gi­cos y con­trol de los mer­ca­dos.

En Libia, el obje­ti­vo cla­ve del inten­to del derro­ca­mien­to de Kada­fi es el petró­leo.

La gran diná­mi­ca movi­li­za­do­ra de las inva­sio­nes mili­ta­res, la gue­rras y con­flic­tos regio­na­les, y los gol­pes inter­nos de la CIA con­tra líde­res y pre­si­den­tes des­gas­ta­dos que ya no «cie­rran» con el con­trol estra­té­gi­co hege­mó­ni­co de la pri­me­ra poten­cia impe­rial del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, es el apo­de­ra­mien­to de los mer­ca­dos y de las fuen­tes natu­ra­les del «oro negro».

Un recur­so cla­ve (y en extin­ción) para la super­vi­ven­cia futu­ra de las poten­cias cen­tra­les.


(*) Manuel Frey­tas es perio­dis­ta, inves­ti­ga­dor, ana­lis­ta de estruc­tu­ras del poder, espe­cia­lis­ta en inte­li­gen­cia y comu­ni­ca­ción estra­té­gi­ca. Es uno de los auto­res más difun­di­dos y refe­ren­cia­dos en la Web.
Ver sus tra­ba­jos en Goo­gle y en

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *