El ideal socia­lis­ta nos acom­pa­ñó siem­pre a los cuba­nos- Ricar­do Alar­con

Pala­bras de Ricar­do Alar­cón de Que­sa­da en el acto por el 35 ani­ver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción Socia­lis­ta de la Repú­bli­ca de Cuba, en el Aula Mag­na de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na, el 24 de febre­ro de 2011

Com­pa­trio­tas:

Fechas como esta obli­gan a la refle­xión y al com­pro­mi­so reno­va­do más que a la pura cele­bra­ción for­mal. El 24 de febre­ro nos recuer­da sobre todo la con­ti­nui­dad y con­fluen­cia de diver­sas gene­ra­cio­nes cuba­nas en la mis­ma lucha y la enor­me suma de sacri­fi­cios derro­cha­dos a lo lar­go del camino.

En 1895 se reini­ció el com­ba­te que jun­tó a los vete­ra­nos del 68 que habían libra­do la gue­rra más lar­ga y cruen­ta has­ta sufrir la humi­llan­te derro­ta del Zan­jón, con los jóve­nes que cre­cie­ron en aque­llos años de frus­tra­ción y asfi­xia. José Mar­tí con su genio y su pré­di­ca incan­sa­ble supo unir­los para la con­tien­da inevi­ta­ble.

Sabe­mos como ter­mi­nó la eta­pa ini­cia­da un día como hoy. Des­em­bo­có en lo que Theo­do­re Roo­se­velt des­pec­ti­va­men­te bau­ti­zó como “repu­bli­qui­ta infer­nal” a cuyo pue­blo qui­so “hacer des­apa­re­cer de la faz de la tie­rra”. Fue nece­sa­rio reanu­dar la pelea, ya no fren­te a una monar­quía deca­den­te, sino con­tra un Impe­rio voraz que sur­gía pre­ci­sa­men­te tra­tan­do de apo­de­rar­se de nues­tro archi­pié­la­go.

Varias gene­ra­cio­nes supie­ron con­ti­nuar en el empe­ño y cono­cie­ron tam­bién de fra­ca­sos tan repe­ti­dos como dolo­ro­sos. Fue lar­go y áspe­ro el tra­yec­to has­ta que final­men­te alum­bró la vic­to­ria del Pri­me­ro de Enero. A par­tir de ella no cesa­ría tam­po­co nues­tra secu­lar bre­ga.

Con la Cons­ti­tu­ción socia­lis­ta de 1976 cul­mi­nó la pri­me­ra eta­pa de la Revo­lu­ción que había triun­fa­do en 1959, poco más de déca­da y media antes. Su tex­to con­sa­gra­ría los sue­ños que los cuba­nos con­ver­tía­mos en reali­dad, las pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes alcan­za­das en medio de la agre­sión cons­tan­te del Impe­rio.

Nun­ca antes se habían pro­du­ci­do en nues­tro Con­ti­nen­te cam­bios de tan hon­do cala­do en bene­fi­cio de las gran­des mayo­rías has­ta enton­ces exclui­das. Nun­ca antes pue­blo alguno tuvo que hacer algo seme­jan­te fren­te a la hos­ti­li­dad del país más pode­ro­so de todos los tiem­pos que esta­ba, enton­ces, en el cenit de su hege­mo­nía pla­ne­ta­ria.

Hay dos cosas que qui­sie­ra sub­ra­yar ante este audi­to­rio don­de abun­dan los jóve­nes. El ideal socia­lis­ta, el empe­ño por crear en Cuba una socie­dad libre, fun­da­da en la jus­ti­cia y la soli­da­ri­dad huma­na nos acom­pa­ñó siem­pre a los cuba­nos. Así lo pro­cla­ma­ron aquí, en el Aula Mag­na, hace 55 años José Anto­nio, Fruc­tuo­so y sus com­pa­ñe­ros cuan­do anun­cia­ron en este día de 1956 la fun­da­ción del Direc­to­rio Revo­lu­cio­na­rio.

Ese ideal había esta­do con noso­tros des­de el 68 cuan­do nues­tros abue­los pro­cla­ma­ron que la Patria sería soli­da­ria y jus­ti­cie­ra, sería una, igual para todos, o no sería.

Lo otro que quie­ro remar­car, para que tam­po­co se olvi­de, es que a media­dos del siglo pasa­do, Esta­dos Uni­dos no atra­ve­sa­ba una cri­sis y no había nada pare­ci­do a la ban­ca­rro­ta del sis­te­ma que aho­ra se hace evi­den­te para todos.

En aque­llos años, cuan­do el Impe­ria­lis­mo domi­na­ba al mun­do fue que triun­fó la Revo­lu­ción y con ella Cuba se con­vir­tió final­men­te en una nación inde­pen­dien­te.

El impe­ria­lis­mo hizo todo lo que pudo para tra­tar de impe­dir la vic­to­ria del movi­mien­to diri­gi­do por Fidel Cas­tro y como no lo con­si­guió puso toda su volun­tad, des­de el pri­mer día, en derro­tar a la revo­lu­ción triun­fan­te.

Nues­tra obra ha sido una haza­ña heroi­ca. Hubo que resis­tir y luchar al tiem­po que se eli­mi­na­ba el anal­fa­be­tis­mo y la mise­ria, el lati­fun­dio y la incul­tu­ra y se impul­sa­ba el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social. Fue nece­sa­rio hacer­lo enca­ran­do la agre­sión eco­nó­mi­ca y el ais­la­mien­to diplo­má­ti­co, las cam­pa­ñas difa­ma­to­rias y la inva­sión mer­ce­na­ria y los sabo­ta­jes y el terro­ris­mo.

Ha sido ya medio siglo de resis­ten­cia y crea­ción fren­te a un enemi­go que se ha pro­pues­to no sólo des­truir a la revo­lu­ción, sino ani­qui­lar al pue­blo que la sos­tie­ne. La gran ver­dad de ese enfren­ta­mien­to his­tó­ri­co es el carác­ter geno­ci­da de la agre­sión que se nos hace y su obje­ti­vo pro­fun­da­men­te anti­de­mo­crá­ti­co. No exa­ge­ro nada. Se tra­ta del geno­ci­dio más pro­lon­ga­do de la his­to­ria. Vol­va­mos a escu­char en sus pro­pias pala­bras cómo el enemi­go defi­nió el asun­to des­de el comien­zo: “La mayo­ría de los cuba­nos apo­yan a Cas­tro… el úni­co medio pre­vi­si­ble de res­tar­le apo­yo interno es a tra­vés del des­en­can­to y la insa­tis­fac­ción que sur­jan del males­tar eco­nó­mi­co y las difi­cul­ta­des mate­ria­les… debe­mos empren­der rápi­da­men­te todas las accio­nes posi­bles para debi­li­tar la vida eco­nó­mi­ca de Cuba… negar­le dine­ro y sumi­nis­tros… pro­vo­car el ham­bre, la deses­pe­ra­ción y derro­car a su gobierno.” Cau­sar ham­bre y sufri­mien­to a un pue­blo corres­pon­de exac­ta­men­te con la defi­ni­ción del cri­men de geno­ci­dio de las Con­ven­cio­nes de Gine­bra. Cas­ti­gar­lo así por­que la mayo­ría apo­ya a su gobierno es abo­rre­cer la demo­cra­cia e inten­tar impo­ner sobre el geno­ci­dio la tira­nía.

Mien­tras ini­cia­ban su feroz gue­rra eco­nó­mi­ca con­tra todo un pue­blo, al mis­mo tiem­po el Impe­rio se afa­na­ba por divi­dir­lo y reclu­tar a algu­nos com­prán­do­los con dine­ro enve­ne­na­do. Así lo expli­ca­ron con todas las letras en el lla­ma­do Pro­gra­ma Cuba vigen­te hoy, inclu­so con el mis­mo nom­bre. Recor­de­mos lo que ellos defi­nie­ron como “la esen­cia” de su plan: “crea­ción den­tro de Cuba de una opo­si­ción ali­men­ta­da con asis­ten­cia finan­cie­ra clan­des­ti­na exter­na y desa­rro­llo de una inten­sa cam­pa­ña de pro­pa­gan­da en el exte­rior a favor de esa opo­si­ción.”

Los tex­tos que aca­bo de citar son el fun­da­men­to de una polí­ti­ca que comen­zó bajo la admi­nis­tra­ción Eisenho­wer y se man­tie­ne igual en la épo­ca de Oba­ma.

Nada ha cam­bia­do des­de enton­ces. Los retos que hoy enca­ran nues­tros jóve­nes son los mis­mos que enfren­ta­mos noso­tros y quie­nes nos pre­ce­die­ron.

La Cons­ti­tu­ción de 1976 es con­se­cuen­cia de una his­to­ria de luchas en las que se fue for­jan­do nues­tro pue­blo y que tuvo des­de su ori­gen la bús­que­da de un pen­sa­mien­to pro­pio y un modo cubano de pen­sar del que debe­ría sur­gir una socie­dad dife­ren­te, que no fue­ra copia de nin­gu­na otra, con­ce­bi­da en fun­ción de los intere­ses y las aspi­ra­cio­nes de su pue­blo. Esta idea fue ger­mi­nan­do tra­ba­jo­sa­men­te des­de los pro­yec­tos ini­cia­les de Infan­te y de Vare­la has­ta alcan­zar pleno desa­rro­llo en las Cons­ti­tu­cio­nes mam­bi­sas que rigie­ron en medio de nues­tras gue­rras por la inde­pen­den­cia en los terri­to­rios libe­ra­dos. Guái­ma­ro, Bara­guá, Jima­gua­yú y La Yaya son expre­sio­nes del empe­ño por crear y sos­te­ner una ins­ti­tu­cio­na­li­dad ente­ra­men­te cuba­na inclu­so en las cir­cuns­tan­cias de una con­tien­da espe­cial­men­te feroz y des­truc­to­ra.

La inter­ven­ción yan­qui de 1898 inte­rrum­pió bru­tal­men­te nues­tra tra­di­ción cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. Pero el pue­blo siguió bre­gan­do por la demo­cra­cia, no olvi­dó que esa había sido su fra­gua fun­da­do­ra y por res­ca­tar­la varias gene­ra­cio­nes repi­tie­ron proezas y sufrie­ron los peo­res mar­ti­rios. Fue­ron muchas las derro­tas y pocas y muy limi­ta­das las vic­to­rias. La Cons­ti­tu­ción de 1940 arran­ca­da por el pue­blo al ser­vil y des­pó­ti­co régi­men neo­co­lo­nial, tuvo efí­me­ra exis­ten­cia y esca­sos resul­ta­dos.

La Revo­lu­ción de 1959 abo­lió la tute­la impe­rial y devol­vió al pue­blo su pro­ta­go­nis­mo. Todo lo que se ha hecho en esta isla des­de enton­ces ha teni­do en el pue­blo a su prin­ci­pal rea­li­za­dor.

La Cons­ti­tu­ción de 1976 no fue obra exclu­si­va de un gru­po de emi­nen­tes juris­tas. El pro­yec­to ini­cial fue obje­to de una muy amplia dis­cu­sión en la que par­ti­ci­pó la casi tota­li­dad de la pobla­ción duran­te el año 1975. Se le hicie­ron miles de modi­fi­ca­cio­nes y adi­cio­nes que cam­bia­ron la redac­ción de 60 artícu­los de la pro­pues­ta ori­gi­nal. El tex­to final­men­te fue some­ti­do a refe­ren­do el 15 de febre­ro del 76, en el que ejer­ció su dere­cho al voto el 98% de los elec­to­res, de los cua­les el 97,7% se pro­nun­ció a favor de su apro­ba­ción. Por pri­me­ra vez en nues­tra his­to­ria los jóve­nes entre 16 y 20 años, – 758 871 -, vota­ron en ese refe­ren­do.

Esa Cons­ti­tu­ción ha regi­do duran­te un perío­do his­tó­ri­ca­men­te bre­ve pero lleno de rea­li­za­cio­nes que cau­san jus­ti­fi­ca­da admi­ra­ción y res­pe­to pese a los erro­res y las defi­cien­cias que han esta­do pre­sen­tes en la nues­tra, como en cual­quier obra huma­na. Y la nues­tra, pre­ci­sa reite­rar­lo, se ha lle­va­do a cabo en cir­cuns­tan­cias de irre­pe­ti­ble hos­ti­li­dad.

Con­me­mo­ra­mos su ani­ver­sa­rio 35 cuan­do las cuba­nas y los cuba­nos esta­mos una vez más envuel­tos en el deba­te abier­to y pro­fun­do. Cul­ti­ve­mos el diá­lo­go fran­co y demo­crá­ti­co como corres­pon­de a un pue­blo eman­ci­pa­do y cul­to. Bus­que­mos entre todos y con todos los mejo­res modos de afron­tar los ries­gos y difi­cul­ta­des que nos rodean.

Con­ti­nue­mos el camino que abrie­ron nues­tros abue­los y en el que per­se­ve­ra­ron nues­tros padres. Siga­mos en la sen­da de la Patria de her­man­dad y jus­ti­cia que con­ci­bió el Padre fun­da­dor y a cuya con­quis­ta nos con­vo­có un día como hoy el Maes­tro de todos los cuba­nos. Man­ten­ga­mos siem­pre pre­sen­te esa meta mien­tras hace­mos todo lo que ten­ga­mos que hacer para pre­ser­var lo esen­cial de nues­tro pro­yec­to, la Cuba posi­ble en el mun­do de hoy. Esa es la ruta para sal­var nues­tro socia­lis­mo, la úni­ca vía para ase­gu­rar la inde­pen­den­cia de la Patria. Que sea ese nues­tro com­pro­mi­so un día como hoy. Que sea esa nues­tra pro­me­sa ante nues­tra his­to­ria aquí jun­to a las ceni­zas de quien pri­me­ro nos ense­ñó a pen­sar en cubano.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *