Valen­tino, Ban­de­ras y aho­ra… ¡¡ Bal­ta­sar Gar­zón !! – Car­los Tena

No ten­go pala­bras para expre­sar las emo­cio­nes con­tra­pues­tas que inun­da­ron mi alma, al cono­cer el estreno en Ber­lín de un docu­men­tal, diri­gi­do por la cineas­ta cata­la­na Isa­bel Coixet (Bar­ce­lo­na, 1960), en el que el con­tro­ver­ti­do juez Bal­ta­sar Gar­zón, ya con­ver­ti­do en estre­lla, cuen­ta sus penas y rei­vin­di­ca­cio­nes al escri­tor Manuel Rivas, denun­cian­do el con­tu­ber­nio con­tra sus supues­tas inves­ti­ga­cio­nes, lamen­tan­do la sus­pen­sión de sus fun­cio­nes, pero no expli­can­do, con los libros de dere­cho en la mano, los artícu­los uti­li­za­dos por sus cole­gas a la hora de su pro­ce­sa­mien­to y sepa­ra­ción del ser­vi­cio.

Coixet se ha pres­ta­do a dra­ma­ti­zar una lar­ga entre­vis­ta, en el mejor esti­lo de los reality show, ale­gan­do que “Espa­ña nece­si­ta per­so­nas como él”. No pre­ci­só para qué, pero sí dejó cla­ra su debi­li­dad por el per­so­na­je en cues­tión. Otros muchos cues­tio­nan al pro­ta­go­nis­ta de ese enter­ne­ce­dor docu­men­tal titu­la­do “Escu­chan­do al juez Gar­zón”.

Ni Coixet, ni Rivas, le inquie­ren acer­ca de las denun­cias por tor­tu­ra y malos tra­tos, que fue­ron lle­ga­ron al des­pa­cho del hoy sacra­li­za­do juris-impru­den­te. Bal­ta­sar usó la pape­le­ra como argu­men­to o las des­es­ti­mó por fal­ta de prue­bas. Que­ría hechos, pero no saca­ba a relu­cir su con­vic­ción moral, que en el caso de los ciudadanos/​as vascos/​as detenidos/​as lle­na­ba los resul­tan­dos y fallos con­de­na­to­rios que rema­tó con su fir­ma. En esas sen­ten­cias no ale­ga­ba más prue­bas que su con­vic­ción moral, deta­lle que en puro dere­cho no debe­ría poseer más valor jurí­di­co que una son­ri­sa de com­pli­ci­dad.

Com­pren­do muy bien a quie­nes han hecho de Gar­zón su már­tir nece­sa­rio. Hay oca­sio­nes en que, care­cien­do de estre­llas ruti­lan­tes, resul­ta más cómo­do y bene­fi­cio­so inven­tar­las. Isa­bel Coixet ha que­ri­do colo­car a uno de sus ído­los en la gran pan­ta­lla, en un cer­ta­men que cono­ce de cer­ca (fue miem­bro del Jura­do en dos oca­sio­nes, ade­más de haber pre­sen­ta­do dos de sus obras: Mi vida sin míEle­gía), para tras el estreno orga­ni­zar una rue­da de pren­sa mul­ti­tu­di­na­ria, que no tenía como meta otro obje­ti­vo que con­ver­tir­se en hagió­gra­fa de un juez, cuya mega­lo­ma­nía y ambi­ción polí­ti­ca y pro­fe­sio­nal que­da­ron en entre­di­cho a lo lar­go de dos déca­das. Un juez que pre­fi­rió lavar su con­cien­cia en las palan­ga­nas de Vide­la y Pino­chet, por­que la que se escon­día bajo el man­to del Bor­bón, que con­tie­ne tam­bién san­gre de miles de ino­cen­tes, era mejor no tocar­la. Ausen­cia de deon­to­lo­gía. Cero en con­duc­ta.

Sin embar­go, no pon­go en duda las dotes artís­ti­cas del juez. Aquel tea­tro que Gar­zón supo mon­tar en el esce­na­rio sha­kes­pe­riano de un Lon­dres gris, húme­do y vela­da­men­te demo­crá­ti­co, per­si­guien­do inú­til­men­te al dic­ta­dor chi­leno, se sal­da­ba con la nega­ti­va a pro­ce­sar al ase­sino de Víc­tor Jara, res­guar­da­do tan­to por la Cáma­ra de los Lores, la Casa Blan­ca y la Zar­zue­la. Su ten­ta­ti­va de con­ver­tir­se en un Simon Wie­senthal a la espa­ño­la, des­pren­dió siem­pre un sos­pe­cho­so tufo a cha­pu­za barro­ca.

Me vino a la memo­ria aque­lla esce­na del Augus­to, balan­cean­do la capa en las exe­quias de su com­pa­dre Fran­co, son­rien­do bea­tí­fi­ca­men­te al nue­vo jefe de esta­do, Juan Car­los de Bor­bón (y vice­ver­sa), a pocos metros de las Cor­tes, con una calle reple­ta de fran­quis­tas, cuyos hijos ocu­pan hoy muchos de los esca­ños del PPSOE, sin que ese hemi­ci­clo haya vivi­do toda­vía un momen­to que deman­dan millo­nes de demó­cra­tas: el de la con­de­na del régi­men ante­rior y la repa­ra­ción del inmen­so daño cau­sa­do, la anu­la­ción de las sen­ten­cias, la res­tau­ra­ción del honor de todas las víc­ti­mas de aquel infa­me terro­ris­mo de esta­do, la com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca para todas ellas (aun­que otras deten­ten tal pre­ben­da) y la bús­que­da de los res­tos de sus seres ente­rra­dos en fosas comu­nes. Cien­tos de miles, como los niños roba­dos a sus padres y madres, a quie­nes hoy se comien­za a encon­trar tras las denun­cias por la impu­ni­dad que ha cubier­to ese robo inhu­mano. Hubie­ra sido otra pelí­cu­la, otros per­so­na­jes, otro argu­men­to mucho más nece­sa­rio para esa Espa­ña a la que alu­de la direc­to­ra.

Nin­gún reality show sobre este per­so­na­je lla­ma­do Gar­zón estre­me­ce­rá a los espec­ta­do­res infor­ma­dos, quie­nes por enci­ma de una supues­ta bue­na volun­tad por par­te del entre­vis­ta­do, podrían hur­gar en el opor­tu­nis­mo típi­co de quien sabe el final del via­je. La inuti­li­dad pro­fe­sio­nal. Coixet no ha logra­do nada digno, excep­to colo­car a su pro­to­már­tir en la esce­na de la Ber­li­na­le. Una pre­sun­ta víc­ti­ma, más Mano­li­to que latin lover, lucien­do birre­te y toga, pren­das que jamás ador­na­ron a Rodol­fo Valen­tino o que de momen­to, aún no ha ves­ti­do Anto­nio Ban­de­ras.

Coixet ha con­si­de­ra­do que don Bal­ta­sar es una víc­ti­ma del régi­men de Zapa­te­ro. Hay per­so­nas que pen­sa­mos todo lo con­tra­rio acer­ca de este rey mago sin rega­los, pero aspi­ran­te al Oro del Ban­co de San­tan­der, al Incien­so de los inge­nuos bien­in­ten­cio­na­dos, que le apo­ya­ron en su cona­to de hallar jus­ti­cia para con los des­apa­re­ci­dos de la rebe­lión fas­cis­ta de 1936, y a la espe­sa, res­ba­lo­sa y aro­má­ti­ca Mirra con que la rea­li­za­do­ra cata­la­na ha unta­do al per­so­na­je.

Lo sien­to, seño­ra Coixet. Le deseo muchos éxi­tos en su carre­ra, pero en lo per­so­nal lamen­to decir­le que su inten­to de glo­ri­fi­car al men­ta­do, podría caer en un tale­go sin fon­do.

Tal vez en los pró­xi­mos años, cuan­do millo­nes de para­dos espa­ño­les ten­gan que optar por un tra­ba­jo en Ale­ma­nia, para dar de comer a los suyos, pue­da usted pre­sen­tar un docu­men­tal sobre un tema de mayor uti­li­dad para esa Espa­ña que, según sus pala­bras, tan­to nece­si­ta de per­so­na­jes como el ele­gi­do. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *