¿Qué pasa con Libia?-Red Vol­tai­re.

Gada­fi, el líder libio que lle­va 42 años en el poder sin ocu­par car­go ofi­cial den­tro de la estruc­tu­ra esta­tal en su país, actual­men­te, en gran­des difi­cul­ta­des por un levan­ta­mien­to popu­lar masi­vo, dejó hace tiem­po de ser un líder pro­gre­sis­ta para con­ver­tir­se poco a poco en un com­pin­che más en nego­cios de los gran­des capi­ta­lis­tas occi­den­ta­les quié­nes lo ben­di­je­ron y apa­dri­na­ron en su trans­for­ma­ción. Des­de enton­ces el nepo­tis­mo del clan Gada­fi ha ido en auge pero tam­bién la des­ilu­sión de la pobla­ción libia con su líder.

JPEG - 45 KB
Ciu­da­da­nos ára­bes pro­tes­tan­do con pan­car­tas y afi­ches en las calles con­tra el dic­ta­dor Gada­fi.

Tene­mos la impre­sión de que un gran pro­ce­so eman­ci­pa­to­rio mun­dial pue­de ver­se abor­ta­do por la impla­ca­ble fero­ci­dad de Gada­fi, la inter­ven­ción esta­dou­ni­den­se y la poca cla­ri­vi­den­cia de Amé­ri­ca Lati­na.
Des­cri­bi­ría­mos así la situa­ción: en una zona del mun­do liga­da de nue­vo por fuer­tes soli­da­ri­da­des inter­nas y de la que sólo se espe­ra­ba letar­go o fana­tis­mo ha sur­gi­do una olea­da de levan­ta­mien­tos popu­la­res que ame­na­za con hacer caer, uno detrás de otro, a todos los alia­dos de las poten­cias occi­den­ta­les en la región.

Con inde­pen­den­cia de las muchas dife­ren­cias loca­les, estos levan­ta­mien­tos tie­nen algo en común que, por cier­to, los dis­tin­gue radi­cal­men­te de las «revo­lu­cio­nes» rosa­das y naran­jas pro­mo­vi­das por el capi­ta­lis­mo en la órbi­ta ex sovié­ti­ca: deman­dan demo­cra­cia, sí, pero lejos de estar fas­ci­na­das por Euro­pa y los EEUU son depo­si­ta­rias de una lar­ga, arrai­ga­da, radi­cal tra­di­ción anti­im­pe­ria­lis­ta for­ja­da en torno a Pales­ti­na e Iraq.

No hay en los levan­ta­mien­tos popu­la­res ára­bes ni aso­mo de socia­lis­mo, pero tam­po­co de isla­mis­mo ni ‑lo más impor­tan­te- de seduc­ción euro­cén­tri­ca: se tra­ta al mis­mo tiem­po de una revuel­ta eco­nó­mi­ca y de una revo­lu­ción demo­crá­ti­ca, nacio­na­lis­ta y anti­co­lo­nial, lo que abre de pron­to, cua­ren­ta años des­pués de su derro­ta, una ines­pe­ra­da opor­tu­ni­dad para las izquier­das socia­lis­tas y pan­ara­bis­tas de la región.

La Amé­ri­ca Lati­na pro­gre­sis­ta, cuyos pio­ne­ros pro­ce­sos eman­ci­pa­to­rios cons­ti­tu­yen la espe­ran­za del anti­im­pe­ria­lis­mo mun­dial, debe­ría apo­yar en estos momen­tos al mun­do ára­be sin reser­vas, ade­lan­tán­do­se a la estra­te­gia de las poten­cias occi­den­ta­les, des­bor­da­das por los acon­te­ci­mien­tos y a las que Gada­fi está dan­do la opor­tu­ni­dad de un regre­so ‑mili­tar qui­zás, pero sobre todo pro­pa­gan­dís­ti­co- como pala­dín de los dere­chos huma­nos y la demo­cra­cia.

Ese dis­cur­so es poco creí­ble en esta zona del mun­do, don­de Fidel y Chá­vez gozan de un enor­me cré­di­to popu­lar, pero si Amé­ri­ca Lati­na se ali­nea, por acti­va o por pasi­va, con el tirano, no sólo los con­ta­gio­sos avan­ces popu­la­res, que lamen ya Euro­pa y se han tras­la­da­do a Wis­con­sin, se verán irre­me­dia­ble­men­te dete­ni­dos, sino que se pro­du­ci­rá una nue­va frac­tu­ra en el cam­po anti­im­pe­ria­lis­ta que los EEUU, siem­pre vigi­lan­tes, relo­je­ros del mun­do, apro­ve­cha­rán para recu­pe­rar el terreno per­di­do.

Algo de eso pue­de estar ya ocu­rrien­do como resul­ta­do de una com­bi­na­ción de des­co­no­ci­mien­to y de anti­im­pe­ria­lis­mo esque­má­ti­co y suma­rio. Los pue­blos ára­bes, que vuel­ven a la esce­na de la his­to­ria, nece­si­tan el apo­yo de sus her­ma­nos lati­no­ame­ri­ca­nos, pero es sobre todo la rela­ción de fuer­zas mun­dial la que no pue­de per­mi­tir­se una vaci­la­ción por par­te de Cuba y Vene­zue­la sin que Cuba y Vene­zue­la sufran tam­bién las con­se­cuen­cias y las sufran con ellos Amé­ri­ca Lati­na y las espe­ran­zas de trans­for­ma­ción a nivel pla­ne­ta­rio.

Pode­mos ale­gar que sabe­mos poco de lo que ocu­rre en Libia y sos­pe­char de las con­de­nas occi­den­ta­les, mediá­ti­cas e ins­ti­tu­cio­na­les, de los últi­mos días. Pode­mos que­dar­nos en eso. Los impe­ria­lis­tas son más inte­li­gen­tes. Ellos, que tie­nen muchos intere­ses con­cre­tos en la zona, han defen­di­do has­ta el final a sus dic­ta­do­res, pero cuan­do han com­pren­di­do que eran insos­te­ni­bles los han deja­do caer y han ele­gi­do otra estra­te­gia: apo­yar pro­ce­sos demo­crá­ti­cos con­tro­la­dos, selec­cio­nar mino­rías post­mo­der­nas como motor de cam­bios limi­ta­dos y des­ple­gar sin pudor, a sabien­das de que la memo­ria es cor­ta y los refle­jos de la izquier­da muy inme­dia­tos, un nue­vo arco iris de retó­ri­ca demo­crá­ti­ca.

Habrá que opo­ner­se a cual­quier inje­ren­cia occi­den­tal, pero no creo, sin­ce­ra­men­te, que la OTAN vaya a inva­dir Libia; lo que sí nos pare­ce es que esta ame­na­za, ape­nas apun­ta­da, tie­ne el efec­to de enre­dar y embo­rro­nar el cam­po anti­im­pe­ria­lis­ta, y esto has­ta el pun­to de hacer­nos olvi­dar algo que sí debe­ría­mos saber: quién es Gada­fi. Olvi­dar­lo pue­de pro­du­cir al menos tres efec­tos terri­bles: rom­per los lazos con los movi­mien­tos popu­la­res ára­bes, dar legi­ti­mi­dad a las acu­sa­cio­nes con­tra Vene­zue­la y Cuba y «repres­ti­giar» el muy daña­do dis­cur­so demo­crá­ti­co impe­ria­lis­ta. Todo un triun­fo, sin duda, para los intere­ses impe­ria­lis­tas en la región.

Gada­fi ha sido duran­te los últi­mos diez años un gran ami­go de la UE y de EEUU y de sus dic­ta­do­res alia­dos en la zona. Bas­te recor­dar las incen­dia­rias decla­ra­cio­nes de apo­yo del Calí­gu­la libio al depues­to Ben Alí, a cuyas mili­cias muy pro­ba­ble­men­te pro­por­cio­nó armas y dine­ro en los días pos­te­rio­res al 14 de enero. Bas­te recor­dar tam­bién la dócil cola­bo­ra­ción de Gada­fi con los EEUU en el mar­co de la lla­ma­da «gue­rra anti­te­rro­ris­ta».

La cola­bo­ra­ción polí­ti­ca ha ido acom­pa­ña­da de estre­chos víncu­los eco­nó­mi­cos con la UE, inclui­da Espa­ña: la ven­ta de petró­leo a Ale­ma­nia, Ita­lia, Fran­cia y EEUU ha sido para­le­la a la entra­da en Libia de las gran­des com­pa­ñías occi­den­ta­les (la espa­ño­la Rep­sol, la bri­tá­ni­ca Bri­tish Petro­leum, la fran­ce­sa Total, la ita­lia­na ENI o la aus­tria­ca OM), por no hablar de los sucu­len­tos con­tra­tos de las cons­truc­to­ras euro­peas y espa­ño­las en Trí­po­li. Por lo demás, Fran­cia y EEUU no han deja­do de pro­por­cio­nar­le armas para que aho­ra mate des­de el aire a su pro­pio pue­blo, siguien­do el ejem­plo de la Ita­lia impe­rial des­de 1911. En 2008 la ex secre­ta­ria de Esta­do Con­do­lee­za Rice lo dejó muy cla­ro: “Libia y Esta­dos Uni­dos com­par­ten intere­ses per­ma­nen­tes: la coope­ra­ción en la lucha con­tra el terro­ris­mo, el comer­cio, la pro­li­fe­ra­ción nuclear, Áfri­ca, los dere­chos huma­nos y la demo­cra­cia”.

Cuan­do Gada­fi visi­tó Fran­cia en diciem­bre de 2007, Ayman El-Kay­man resu­mió la situa­ción en un párra­fo que repro­duz­co aquí: “Hace casi diez años, Gada­fi dejó de ser para el Occi­den­te demo­crá­ti­co un indi­vi­duo poco reco­men­da­ble: para que le saca­ran de la lis­ta esta­dou­ni­den­se de Esta­dos terro­ris­tas reco­no­ció la res­pon­sa­bi­li­dad en el aten­ta­do de Loc­ker­bie; para nor­ma­li­zar sus rela­cio­nes con el Rei­no Uni­do, dio los nom­bres de todos los repu­bli­ca­nos irlan­de­ses que se habían entre­na­do en Libia; para nor­ma­li­zar­las con Esta­dos Uni­dos, dio toda la infor­ma­ción que tenía sobre los libios sos­pe­cho­sos de par­ti­ci­par en la yihad jun­to a Bin Laden y renun­ció a sus “armas de des­truc­ción masi­va”, ade­más de pedir a Siria que hicie­se lo mis­mo; para nor­ma­li­zar las rela­cio­nes con la Unión Euro­pea, se trans­for­mó en guar­dián de los cam­pos de con­cen­tra­ción, don­de están inter­nos miles de afri­ca­nos que se diri­gían a Euro­pa; para nor­ma­li­zar sus rela­cio­nes con su sinies­tro vecino Ben Alí, le entre­gó a opo­si­to­res refu­gia­dos en Libia”.

Como se ve, Gada­fi no es ni un revo­lu­cio­na­rio ni un alia­do, ni siquie­ra tác­ti­co, de los revo­lu­cio­na­rios del mun­do. En 2008 Fidel y Chá­vez (jun­to a Mer­co­sur) denun­cia­ron jus­ta­men­te la lla­ma­da “direc­ti­va de la ver­güen­za” euro­pea que refor­za­ba la ya muy seve­ra per­se­cu­ción en Euro­pa de la huma­ni­dad des­nu­da de las pate­ras y los muros. De todos los crí­me­nes de Gada­fi qui­zás el más gra­ve y el menos cono­ci­do es su com­pli­ci­dad en la polí­ti­ca migra­to­ria de la UE, par­ti­cu­lar­men­te ita­lia­na, como ver­du­go de emi­gran­tes afri­ca­nos. Quien quie­ra una amplia infor­ma­ción sobre el tema pue­de leer Il Mare di mez­zo, del valien­te perio­dis­ta Gabrie­le del Gran­de, o acu­dir a su pági­na web, For­tres­seu­ro­pe, don­de se reco­gen algu­nos docu­men­tos espe­luz­nan­tes.

Ya en 2006 Human Rights Watch y Afvic denun­cia­ban los arres­tos arbi­tra­rios y tor­tu­ras en cen­tros de deten­ción libios finan­cia­dos por Ita­lia. El acuer­do Ber­lus­co­ni-Gada­fi de 2003 pue­de leer­se com­ple­to en la pági­na de Gabrie­le del Gran­de y sus con­se­cuen­cias se resu­men sucin­ta y dolo­ro­sa­men­te en el gri­to de Farah Anam, fugi­ti­va soma­lí de los cam­pos de la muer­te libios: “Pre­fie­ro morir en el mar que regre­sar a Libia”. A pesar de las denun­cias que hablan de ver­da­de­ras prác­ti­cas de exter­mi­nio ‑o pre­ci­sa­men­te por ellas, que demues­tran la efi­ca­cia de Gada­fi como guar­dián de Euro­pa- la Comi­sión Euro­pea fir­mó en octu­bre una «agen­da de coope­ra­ción” para la «ges­tión de los flu­jos migra­to­rios” y el «con­trol de las fron­te­ras», váli­do has­ta 2013 y acom­pa­ña­do de la entre­ga a Libia de 50 millo­nes de euros.

La rela­ción de Euro­pa con Gada­fi ha roza­do la sumi­sión. Ber­lus­co­ni, Sar­kozy, Zapa­te­ro y Blair lo reci­bie­ron con abra­zos en 2007 y el pro­pio Zapa­te­ro lo visi­tó en Trí­po­li en 2010. Inclu­so el rey Juan Car­los se des­pla­zó a Trí­po­li en enero de 2009 para pro­mo­cio­nar a las empre­sas espa­ño­las. Por otro lado, la UE no dudó en humi­llar­se y dis­cul­par­se públi­ca­men­te el 27 de mar­zo de 2010 a tra­vés del enton­ces minis­tro espa­ñol de Asun­tos Exte­rio­res, Miguel Ángel Mora­ti­nos, por haber prohi­bi­do a 188 ciu­da­da­nos libios la entra­da en Euro­pa a raíz del con­flic­to entre Sui­za y Libia por la deten­ción de un hijo de Gada­fi en Gine­bra acu­sa­do de mal­tra­tar a su per­so­nal domés­ti­co. Aún más: la UE no emi­tió la menor pro­tes­ta cuan­do Gada­fi adop­tó repre­sa­lias eco­nó­mi­cas, comer­cia­les y huma­nas con­tra Sui­za ni cuan­do efec­tuó un lla­ma­mien­to a la gue­rra san­ta con­tra este país ni cuan­do decla­ró públi­ca­men­te su deseo de que fue­ra barri­do del mapa.

Y si aho­ra estos ami­gos impe­ria­lis­tas de Gada­fi ‑que ven cómo el mun­do ára­be se vol­tea sin su inter­ven­ción- con­de­nan la dic­ta­du­ra libia y hablan de demo­cra­cia, enton­ces noso­tros vaci­la­mos. Apli­ca­mos las plan­ti­llas uni­ver­sa­les de la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta, con sus teo­rías de la cons­pi­ra­ción y su para­dó­ji­ca des­con­fian­za hacia los pue­blos, y pedi­mos tiem­po para que se disuel­va la nube de pol­vo que levan­tan las bom­bas lan­za­das des­de el aire ‑a fin de estar segu­ros de que deba­jo no hay un cadá­ver de la CIA. Eso cuan­do no apo­ya­mos direc­ta­men­te, como el gobierno de Nica­ra­gua, a un cri­mi­nal cuyo con­tac­to más liviano sólo pue­de man­char para siem­pre a cual­quie­ra que se recla­me de izquier­das o pro­gre­sis­ta.

No es la OTAN quien está bom­bar­dean­do a los libios sino Gada­fi. “Fusil con­tra fusil” es la can­ción de la revo­lu­ción; “misil con­tra civil” es algo que no pode­mos acep­tar y que, aún antes de hacer­nos pre­gun­tas, debe­mos con­de­nar con toda ener­gía e indig­na­ción. Pero hagá­mo­nos tam­bién las pre­gun­tas. Por­que si nos hace­mos pre­gun­tas, las res­pues­tas que tene­mos ‑por pocas que sean- demues­tran ade­más de qué lado deben estar en estos momen­tos los revo­lu­cio­na­rios del mun­do.

Oja­lá cai­ga Gada­fi ‑hoy mejor que maña­na- y Amé­ri­ca Lati­na com­pren­da que lo que ocu­rre en estos momen­tos en el mun­do ára­be tie­ne que ver, no con los pla­nes maquia­vé­li­cos de la UE y EEUU (que sin duda manio­bran en la som­bra), sino con los pro­ce­sos abier­tos en Nues­tra Amé­ri­ca, la de todos, la del ALBA y la dig­ni­dad, des­de prin­ci­pios de los años 90, siguien­do la este­la de la Cuba de 1958. La opor­tu­ni­dad es gran­de y pue­de ser la últi­ma para rever­tir defi­ni­ti­va­men­te la actual rela­ción de fuer­zas y ais­lar a las poten­cias impe­ria­lis­tas en un nue­vo mar­co glo­bal. No cai­ga­mos en una tram­pa tan fácil.

No des­pre­cie­mos a los ára­bes. No son socia­lis­tas, no, pero en los dos últi­mos meses, de mane­ra ines­pe­ra­da, han deja­do al des­nu­do la hipo­cre­sía de la UE y los EEUU, han expre­sa­do su deseo de una demo­cra­cia autén­ti­ca, lejos de todo tute­la­je colo­nial, y han abier­to un espa­cio para poner en difi­cul­ta­des des­de la izquier­da los inten­tos de recon­ver­sión, tam­bién terri­to­rial, del capi­ta­lis­mo. Es la Amé­ri­ca Lati­na del ALBA, la del Che y Pla­ya Girón, cuyo pres­ti­gio en esta zona esta­ba intac­to has­ta ayer, la que tie­ne que apo­yar el pro­ce­so antes de que el relo­je­ro del mun­do vuel­va a hacer girar las mani­llas hacia atrás y a su favor.

Los paí­ses capi­ta­lis­tas tie­nen “intere­ses”; los socia­lis­tas sólo “lími­tes”. Muchos de esos “intere­ses” esta­ban con Gada­fi, pero nin­guno de esos “lími­tes” tie­ne nada que ver con él. Es un cri­mi­nal y ade­más un estor­bo. Por favor, com­pa­ñe­ros revo­lu­cio­na­rios de Amé­ri­ca Lati­na, los com­pa­ñe­ros revo­lu­cio­na­rios del mun­do ára­be están pidién­do que no lo sos­ten­gáis.

San­tia­go Alba Rico, Alma Allen­de.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *