Pac­to social: “todo para unos y unos con­tra todos” – Corrien­te Roja

El Pac­to Social para la con­tra­rre­for­ma de las pen­sio­nes fir­ma­do por CCOO y UGT y el Gobierno, y aplau­di­do de for­ma entu­sias­ta por la patro­nal, no sólo es una puña­la­da tra­pe­ra en las espal­das de la cla­se obre­ra, sino que tie­ne una tras­cen­den­tal dimen­sión polí­ti­ca.

Se pro­du­jo a toda pri­sa para ser­vír­se­lo en ban­de­ja a Ánge­la Mer­kel, inves­ti­da como repre­sen­tan­te del FMI y la UE, y a quien el Gobierno ren­día plei­te­sía con un acuer­do que va mucho más allá de su pro­pio con­te­ni­do. Cerra­ba el capí­tu­lo de la movi­li­za­ción social abier­to por la huel­ga gene­ral del 29S, zan­ja­ba cual­quier posi­bi­li­dad de resis­ten­cia a la Refor­ma Labo­ral y deja­ba a los pies de los caba­llos a un movi­mien­to obre­ro más debi­li­ta­do que nun­ca.

Pero Mer­kel no había ter­mi­na­do de feli­ci­tar a Zapa­te­ro por el Pac­to cuan­do intro­du­jo los pró­xi­mos obje­ti­vos: limi­tar por ley o en la Cons­ti­tu­ción el défi­cit públi­co – es decir, recor­tar los gas­tos socia­les -, retra­sar aún más la edad de jubi­la­ción y supri­mir las cláu­su­las auto­má­ti­cas de revi­sión sala­rial y de pen­sio­nes vin­cu­la­das a la infla­ción. La res­pues­ta de Zapa­te­ro, como buen vasa­llo, fue el aplau­so entu­sias­ta y la pro­me­sa de lle­var­lo a la prác­ti­ca.

Las pro­tes­tas de Toxo y Mén­dez son las de deva­lua­dos títe­res sin cabe­za, mien­tras el PP y las dere­chas nacio­na­lis­tas asis­ten rego­ci­ja­dos al espec­tácu­lo de un “gobierno de izquier­das” que les hace el tra­ba­jo sucio a la espe­ra de su deba­cle elec­to­ral. Más paté­ti­ca es la situa­ción en la que que­da una IU y un PCE que hubie­ran podi­do con­ver­tir­se en refe­ren­te popu­lar sim­ple­men­te man­te­nien­do sus pro­pues­tas de huel­ga y movi­li­za­ción y que han pre­fe­ri­do no enfren­tar­se al PSOE y a “los sin­di­ca­tos”. Las decla­ra­cio­nes de sus prin­ci­pa­les diri­gen­tes el mis­mo 27E hablan por sí solas: “no hay moti­vos para la huel­ga gene­ral mien­tras los sin­di­ca­tos nego­cian”

-decla­ra­cio­nes de Lla­ma­za­res para des­ca­li­fi­car las huel­gas gene­ra­les vas­ca y gallega‑, o las de Cayo Lara: «los sin­di­ca­tos están para sacar lo que pue­den en las nego­cia­cio­nes, por lo que IU no se enfren­ta­rá a ellos y man­ten­drá una fra­ter­ni­dad de cla­ses (sic)”.

IU a los pies del gobierno

Den­tro del sis­te­ma no hay mar­gen alguno para pro­pues­tas polí­ti­cas dife­ren­cia­das. En el Esta­do espa­ñol, si la cla­se obre­ra y los pue­blos no lo evi­ta­mos, el PP suce­de­rá al PSOE y con­ti­nua­rá el mis­mo camino. La quie­bra de IU como pro­yec­to alter­na­ti­vo, aun­que pue­da ras­car algún voto de la deba­cle del PSOE, es evi­den­te: habla de la movi­li­za­ción de “boqui­lla”, sin el menor pro­pó­si­to de orga­ni­zar­la, mien­tras Cayo Lara decla­ra que “no des­car­ta apo­yar al PSOE”.

Ante tales posi­cio­nes, las cla­ses domi­nan­tes pre­pa­ran nue­vos y más duros ata­ques des­de la tran­qui­li­dad de que éstos no ten­drán una con­tes­ta­ción rele­van­te. La pro­pia bur­gue­sía defi­nía el papel de IU y el PCE en un edi­to­rial de ABC, tras la derro­ta elec­to­ral de 2004: ”el pai­sa­je demo­crá­ti­co espa­ñol ofre­ce his­tó­ri­ca­men­te un espa­cio cla­ro a la izquier­da del PSOE, don­de debe asen­tar­se una for­ma­ción que refuer­ce la cen­tra­li­dad polí­ti­ca de la social­de­mo­cra­cia y al tiem­po sir­va de dique de con­ten­ción para las ten­ta­cio­nes anti­sis­te­ma. IU ha ejer­ci­do, des­de su refun­da­ción a par­tir del vie­jo PCE, como fac­tor de esta­bi­li­dad que ha car­ga­do a sus espal­das con los dis­tin­tos impul­sos de izquier­da alter­na­ti­va que se han ido con­fi­gu­ran­do tras la cri­sis del mar­xis­mo tra­di­cio­nal, evi­tan­do que se pro­duz­can ten­ta­cio­nes esca­pis­tas y rup­tu­ris­tas al mar­gen de los cau­ces de la demo­cra­cia(…)”.

La cal­de­ra de la indig­na­ción popu­lar va aumen­tan­do la pre­sión, no hay vál­vu­la de segu­ri­dad y el col­chón de legi­ti­ma­ción se des­ha­ce. El impa­ra­ble des­cré­di­to de CCOO y UGT y el hun­di­mien­to de IU mar­can un final de eta­pa en el esce­na­rio polí­ti­co y sin­di­cal que la Tran­si­ción dise­ñó. Inclu­so los que se mues­tran dis­con­for­mes con lo fir­ma­do, como IU o el PCE, ponen empe­ño en no cri­ti­car a la direc­ción de CCOO-UGT. En el fon­do nin­gu­na de estas opcio­nes tie­ne otra alter­na­ti­va en esen­cia dife­ren­te ante la cri­sis eco­nó­mi­ca a la que vie­ne plan­tean­do el Gobierno. Nin­guno está dis­pues­to a levan­tar medi­das resuel­ta­men­te anti­ca­pi­ta­lis­tas, a exi­gir que la cri­sis la paguen los capi­ta­lis­tas, a exi­gir la expro­pia­ción de la ban­ca, a no pagar la deu­da, a redu­cir la jor­na­da sin redu­cir el sala­rio, a garan­ti­zar sub­si­dio inde­fi­ni­do a los parados/​as, a rom­per con la Unión euro­pea y el FMI. Son par­ti­dos del régi­men y del sis­te­ma: por eso, como hicie­ran en los Pac­to de la Mon­cloa en 1977 y en el apo­yo a la cons­ti­tu­ción del 78, cuan­do ven ame­na­za­da su exis­ten­cia cie­rran filas en un gran acuer­do nacio­nal.

Los pri­me­ros pasos de un nue­vo movi­mien­to obre­ro y popu­lar

Lo nue­vo, si bien debe reanu­dar nece­sa­ria­men­te el hilo rojo de la lucha obre­ra y popu­lar que la Tran­si­ción pre­ten­dió des­ha­cer, no será la mera con­ti­nua­ción de lo ante­rior. No sólo por­que las orga­ni­za­cio­nes serán dife­ren­tes. El nue­vo movi­mien­to obre­ro, diri­gi­do por la cla­se obre­ra de hoy ‑jóve­nes pre­ca­rios, muje­res, inmi­gran­tes y lo mejor de los vete­ra­nos lucha­do­res y lucha­do­ras que no con­si­guie­ron doble­gar– tie­ne ante sí, con mucha más cla­ri­dad que en otras épo­cas, dos líneas de fuer­za fun­da­men­ta­les sobre las que cons­ti­tuir­se: la eman­ci­pa­ción de cla­se y el inter­na­cio­na­lis­mo, es decir, el dere­cho de los pue­blos a libe­rar­se del yugo del impe­ria­lis­mo, inclui­do el espa­ñol. Los avan­ces en la coor­di­na­ción de las luchas y en la uni­dad de acción del sin­di­ca­lis­mo de cla­se, con toda su com­ple­ja reali­dad nacio­nal e ideo­ló­gi­ca, van abrien­do un camino que nece­sa­ria­men­te debe afron­tar, al igual que en Gre­cia, la con­vo­ca­to­ria de movi­li­za­cio­nes superan­do la opo­si­ción de las cúpu­las de CCOO y UGT.

En el ámbi­to polí­ti­co, la cons­truc­ción del refe­ren­te uni­ta­rio requie­re inelu­di­ble­men­te la con­ver­gen­cia des­de la base de la uni­dad real en la movi­li­za­ción social. Más allá de acuer­dos cupu­la­res, las con­di­cio­nes de exis­ten­cia del refe­ren­te polí­ti­co de la izquier­da real sólo pue­den ser engen­dra­das por la lucha obre­ra y popu­lar. El acuer­do debe sus­tan­ciar­se en torno a un pro­gra­ma inde­pen­dien­te y dife­ren­cia­do del de la izquier­da adap­ta­da al sis­te­ma. De nada sir­ven las auto­pro­cla­ma­cio­nes o las lla­ma­das a la uni­dad en abs­trac­to. La expre­sión polí­ti­ca del des­con­ten­to social ha de asen­tar­se sobre las dos patas del pro­gra­ma y la lucha. Corrien­te Roja man­tie­ne su empe­ño en esta impos­ter­ga­ble tarea.


Los que logren tener tra­ba­jo, tra­ba­ja­rán más y cobra­rán menos

¡Ese es el “gran acuer­do” del pac­to social!

Gobierno, patro­nal y CCOO y UGT se pro­di­gan en elo­gios hacia el acuer­do fir­ma­do sobre las pen­sio­nes públi­cas y el “Pac­to social”. Lo pre­sen­tan, al igual que su coro de escri­to­res pese­bre­ros, como un ejer­ci­cio de “rea­lis­mo”, que solo una mino­ría “de revo­lu­cio­na­rios de salón que apues­tan al maxi­ma­lis­mo” no quie­re enten­der.

Sin embar­go, el repu­dio expre­so a este acuer­do mani­fes­ta­do en la jor­na­da de lucha del 27 de enero y el des­acuer­do gene­ral entre los tra­ba­ja­do­res hace que las pro­pias encues­tan seña­len un recha­zo del 70% de la pobla­ción. Así pues, como diría el poe­ta Juan Ramón Jimé­nez, somos una “inmen­sa mino­ría” los que recha­za­mos esta capi­tu­la­ción ver­gon­zo­sa a la que lla­man Pac­to.

Un enor­me retro­ce­so

En un país con cin­co millo­nes de parados/​as y don­de la tasa de des­em­pleo juve­nil supera el 40%, retra­sar la edad de jubi­la­ción a los 67 años y exi­gir 38,5 años coti­za­dos para jubi­lar­se a los 65 ¿es un gran acuer­do? Ampliar el perío­do de cómpu­to de 15 a 25 años, recor­tan­do las ya míse­ras pen­sio­nes entre un 20 y un 25% ¿es un gran acuer­do?

“Pero se pue­den jubi­lar tam­bién con 65 años” cla­man cíni­ca­men­te los defen­so­res de esta tro­pe­lía. ¡Cla­ro! Solo  hace fal­ta comen­zar a tra­ba­jar a los 26 años y no que­dar­se en el paro ni un solo día de la vida has­ta los 65 ¿Fácil no?

“Hemos sal­va­do el sis­te­ma públi­co de pen­sio­nes” gri­tan estos pia­do­sos ver­du­gos mien­tras matan al reo para que no sufra. Pero la ame­na­za a las pen­sio­nes vie­ne de los que, con los Pac­tos de Tole­do, exi­mie­ron al Esta­do de esta obli­ga­ción social y aho­ra dedi­can todos los fon­dos públi­cos que hagan fal­ta para sal­var a los ban­que­ros o pri­va­ti­zar las Cajas. La ame­na­za vie­ne de man­dar al des­em­pleo a millo­nes de trabajadores/​as, impi­dien­do que coti­cen a la segu­ri­dad social.

Aho­rrar a cos­ta de los tra­ba­ja­do­res para man­te­ner los bene­fi­cios millo­na­rios de los ban­que­ros, derro­char en gas­tos mili­ta­res o en sala­rios de pri­vi­le­gio de minis­tros, monar­quía, dipu­tados, con­se­je­ros y alcal­des no es sal­var las pen­sio­nes. Es robar a los de aba­jo para man­te­ner a los de arri­ba.

Mien­tras los para­dos siguen sin empleo, los que tra­ba­jen ten­drán que tra­ba­jar más y ganar menos ¡Ese es el gran acuer­do!

Es una bur­la hablar de “nego­cia­ción” por­que CCOO y UGT se limi­ta­ron a ava­lar, en un acto de vasa­lla­je, el plan del Gobierno, hecho al dic­ta­do de los Botín, la Unión Euro­pea y el FMI.

El acuer­do es par­te de un ata­que gene­ral a los sala­rios, los direc­tos y los dife­ri­dos (esos que se cobran en pen­sio­nes, indem­ni­za­cio­nes por des­pi­do, salud o edu­ca­ción). Repre­sen­ta un enor­me retro­ce­so para una con­quis­ta fun­da­men­tal de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, ya muy macha­ca­da. El Pac­to supo­ne un empo­bre­ci­mien­to gene­ral de los trabajadores/​as y satis­fa­ce los anhe­los del capi­tal finan­cie­ro de des­mon­tar las pen­sio­nes públi­cas para ase­gu­rar­se el sucu­len­to nego­cio de las pen­sio­nes pri­va­das.

Un pac­to de “uni­dad nacio­nal” que ava­la la polí­ti­ca gene­ral del gobierno

El pac­to es, ade­más, un frau­de anti­de­mo­crá­ti­co que des­nu­da al régi­men polí­ti­co. Sus “seño­rías”, los mis­mos dipu­tados que van a votar que un tra­ba­ja­dor nor­mal debe­rá coti­zar 38,5 años para jubi­lar­se a los 65 con una pen­sión insu­fi­cien­te, se apli­can a sí mis­mos cri­te­rios bien dife­ren­tes. Les bas­ta­rán 7 años de “tra­ba­jo” para embol­sar­se la jubi­la­ción máxi­ma… más su suel­dos de ase­so­res de empre­sas, expre­si­den­tes, etc,

Todos se feli­ci­tan de la paz social alcan­za­da, pero ¿de qué paz hablan cuan­do gobierno y patro­nal pro­si­guen su gue­rra social? En rigor, no es un pac­to de paz social sino de pasi­vi­dad social fren­te a la gue­rra decla­ra­da.

Esta­mos, en esen­cia, ante un pac­to polí­ti­co de “uni­dad nacio­nal” para sos­te­ner a Zapa­te­ro y al régi­men monár­qui­co y para ava­lar la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y social del gobierno, que tan­to ZP como Rajoy van a seguir pro­fun­di­zan­do mien­tras se les deje.

Esta­mos ante una trai­ción en toda la regla, un Pac­to de Judas a cam­bio de dine­ro para sos­te­ner el des­acre­di­ta­do apa­ra­to de CCOO y UGT y de pre­ser­var y refor­zar su papel ins­ti­tu­cio­nal. CCOO y UGT han que­da­do con­ver­ti­dos en unos apén­di­ces del gobierno para garan­ti­zar los pla­nes del capi­tal finan­cie­ro.

UGT y CCOO inten­tan mania­tar la capa­ci­dad de res­pues­ta obre­ra. Por eso, tras el acuer­do, la patro­nal se cre­ce con más des­pi­dos, incum­pli­mien­to de las cláu­su­las de revi­sión sala­rial, reduc­cio­nes de suel­do, aumen­tos de jor­na­das y abu­sos tirá­ni­cos en muchas empre­sas.

Res­pon­der uni­dos

En las pró­xi­mas sema­nas se pre­pa­ra una ida a Madrid des­de dis­tin­tos pun­tos del Esta­do para hacer una gran mani­fes­ta­ción con­tra el pen­sio­na­zo y el pac­to social el 12 de mar­zo. Des­de Corrien­te Roja salu­da­mos y apo­ya­re­mos con todo el empe­ño esta ini­cia­ti­va de la opo­si­ción sin­di­cal, que ha de ser­vir para pro­fun­di­zar las movi­li­za­cio­nes del 27 de Enero, seguir alen­tan­do la uni­dad del sin­di­ca­lis­mo de cla­se y com­ba­ti­vo y hacer que la cla­se obre­ra recu­pe­re una herra­mien­ta cla­ve para plan­tar cara al gobierno y la patro­nal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *