Movi­mien­tos y expec­ta­ti­vas en Fili­pi­nas- Txen­te Rekon­do

Estos últi­mos meses se están carac­te­ri­zan­do en Fili­pi­nas, entre otras cosas, por los movi­mien­tos que el gobierno fili­pino ha empren­di­do para reto­mar las nego­cia­cio­nes con algu­nos de los gru­pos arma­dos que ope­ran en el archi­pié­la­go. En ese sen­ti­do, repre­sen­tan­tes de la admi­nis­tra­ción de Benigno Aquino se han reu­ni­do con miem­bros del Fren­te Moro Islá­mi­co de Libe­ra­ción (MILF) en la capi­tal de Mala­sia, mien­tras que hacía lo pro­pio con la dele­ga­ción de la gue­rri­lla del Par­ti­do Comu­nis­ta de Fili­pi­nas (CPP) a las afue­ras de Oslo.

Esta toma de con­tac­to vie­ne a rom­per la pos­tu­ra man­te­ni­da por la ante­rior pre­si­den­ta fili­pi­na, Glo­ria Maca­pa­gal-Arro­yo, quien mien­tras era reci­bi­da con todos los hono­res y para­bie­nes en Occi­den­te, lle­va­ba a delan­te una cam­pa­ña con­tra la insur­gen­cia, don­de la vio­la­ción de dere­chos huma­nos alcan­za­ba las cifras más altas de los últi­mos años.

Tras más de 42 años de insur­gen­cia, la gue­rri­lla comu­nis­ta del CPP, la gue­rri­lla fili­pi­na ha hecho fren­te a la dic­ta­du­ra de Mar­cos, y a los cua­tro gobier­nos ele­gi­dos en las urnas tras el fin de la mis­ma. En estas déca­das el CPP ha atra­ve­sa­do por dife­ren­tes fases, tal y como reco­no­cen recien­tes aná­li­sis inter­na­cio­na­les.

Des­de su fun­da­ción en 1968, y duran­te toda la dic­ta­du­ra de Mar­cos, la gue­rri­lla cre­ció rápi­da­men­te y se fue asen­tan­do, con el apo­yo de impor­tan­tes sec­to­res de la pobla­ción, en bue­na par­te del archi­pié­la­go fili­pino. Los pri­me­ros años de la lla­ma­da ?tran­si­ción demo­crá­ti­ca?, sir­vie­ron al ejér­ci­to para impul­sar toda una cam­pa­ña de terror que se exten­dió a los mili­tan­tes de las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y de base que sim­pa­ti­za­ban con las deman­das del CPP y de su bra­zo arma­do, el Nue­vo Ejér­ci­to del Pue­blo (NPA).

Pos­te­rior­men­te, la capa­ci­dad movi­li­za­do­ra y ope­ra­ti­va del CPP-NPA se ha recu­pe­ra­do, y ha veni­do desa­rro­llan­do orga­ni­za­cio­nes que obtie­nen bue­nos resul­ta­dos elec­to­ra­les, mien­tras afron­ta­ba dife­ren­tes inten­tos de encau­zar con­ver­sa­cio­nes de paz con el gobierno, y hacía fren­te a la bru­tal cam­pa­ña que el gobierno de Arro­yo impul­sa­ba.

Los con­tac­tos y nego­cia­cio­nes entre los gobier­nos de Mani­la y la gue­rri­lla comu­nis­ta se han suce­di­do en las últi­mas déca­das. Des­de los pri­me­ros inten­tos hace más de 25 años, bajo la pre­si­den­cia de Cory Aquino, se han suce­di­do los acer­ca­mien­tos y los fra­ca­sos.

En 1992, se fir­mó la decla­ra­ción de La Haya, que esta­ble­ció una agen­da para la nego­cia­ción de cua­tro ejes cen­tra­les (refor­mas socio-eco­nó­mi­cas, dere­chos huma­nos, refor­mas polí­ti­cas y cons­ti­tu­cio­na­les, ceses de las hos­ti­li­da­des). Tres años más tar­de, a tra­vés del Acuer­do Con­jun­to de Garan­tías de Inmu­ni­dad y Segu­ri­dad (JASIG), se ase­gu­ra­ba que los repre­sen­tan­tes y gru­po nego­cia­dor del Fren­te Demo­crá­ti­co Nacio­nal de Fili­pi­nas (NDFP), una coa­li­ción de sin­di­ca­tos, par­ti­dos polí­ti­cos y otros movi­mien­tos, entre los que se encuen­tra el CPP, no fue­ran per­se­gui­dos por su laber nego­cia­do­ra.

Otra apor­ta­ción de todos estos inten­tos nego­cia­do­res es el Comi­té Con­jun­to para la Moni­to­ri­za­ción (JMC), que se encar­ga­ría de inves­ti­gar las vio­la­cio­nes de los acuer­dos, y que fue pues­to en mar­cha en 20045, con la asis­ten­cia de un faci­li­ta­dor inde­pen­dien­te e inter­na­cio­nal, Norue­ga.

Ese mis­mo año, la dele­ga­ción del NDFP aban­do­na­rá las con­ver­sa­cio­nes tras la deci­sión del gobierno de Arro­yo de reno­var la inclu­sión del CPP-NPA y de alguno de sus diri­gen­tes en la lis­ta ?de per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas?, así como por el escán­da­lo que siguió a la reelec­ción de la cita­da pre­si­den­ta.

Los pos­te­rio­res inten­tos de Glo­ria Maca­pa­gal-Arro­yo de com­bi­nar la polí­ti­ca repre­si­va con fal­sos inten­tos de nego­cia­ción (denun­cia­dos por los repre­sen­tan­tes de NDPF como peti­cio­nes de ren­di­ción y de rees­cri­bir lo acor­da­do en 1992), difi­cul­ta­ron aún más el com­ple­jo equi­li­brio nego­cia­dor. Todo ello ade­más, acom­pa­ña­do de una polí­ti­ca de exter­mi­nio de mili­tan­tes socia­les y una polí­ti­ca ?anti-terro­ris­ta? que otor­ga­ba car­ta blan­ca a las fuer­zas poli­cia­les y mili­ta­res del país.

Los dos últi­mos años nue­vos impul­sos han hecho apa­ri­ción en el com­ple­jo puzz­le nego­cia­dor fili­pino. En 2009, y gra­cias al tra­ba­jo de coci­na de Norue­ga, el gobierno reco­no­ció que un alto el fue­go no ?era una con­di­ción pre­via para ini­ciar las nego­cia­cio­nes?, al tiem­po que reins­tau­ró el JASIG y se plan­teó la libe­ra­ción de algu­nos pre­sos polí­ti­cos.

El año pasa­do, con la toma de pose­sión del nue­vo pre­si­den­te Aquino, el gobierno se mos­tró dis­pues­to a un alto el fue­go y a reto­mar las nego­cia­cio­nes. Des­de el CPP se recha­zó la ofer­ta, pero deja­ron la puer­ta abier­ta a reto­mar las nego­cia­cio­nes. De esa mane­ra, el pasa­do mes de diciem­bre, tuvie­ron lugar en Hong Kong con­tac­tos y con­ver­sa­cio­nes que per­mi­tie­ron una tre­gua en Navi­da­des (la más lar­ga en los últi­mos diez años).

La con­ti­nua­ción de este pro­ce­so tuvo lugar el pasa­do mes de enero en Oslo, en don­de se acor­dó el ini­cio de con­ver­sa­cio­nes for­ma­les sin con­di­cio­nes pre­vias., y que han teni­do lugar entre el 15 y 21 de este mis­mo mes.

El camino ini­cia­do estas sema­nas no será bre­ve, pero es impor­tan­te que a pesar de las difi­cul­ta­des que irán aso­man­do, algu­nas ya lo han hecho en for­ma de deten­cio­nes de impor­tan­tes figu­ras del CPP, ambas par­tes pare­cen dis­pues­tas a pro­fun­di­zar esa vía. Tam­bién es impor­tan­te el papel de los media­do­res (Norue­ga) que han con­ti­nua­do apo­yan­do el pro­ce­so a pesar de las rup­tu­ras pun­tua­les que se han suce­di­do.

Otra insur­gen­cia arma­da que ope­ra con fuer­za en el sur del archi­pié­la­go, el Fren­te Moro Islá­mi­co de Libe­ra­ción (MILF) tam­bién ah ini­cia­do con­ver­sa­cio­nes en Kua­la Lum­pur, capi­tal de mala­sia, con el gobierno fili­pino. De momen­to pare­ce ser que ambas par­tes han acor­da­do reno­var el man­da­to del gru­po inter­na­cio­nal de moni­to­ri­za­ción en le sur del archi­pié­la­go por otros doce meses. Tam­bién ha teni­do lugar un inter­cam­bio de pro­pues­tas entre las dos dele­ga­cio­nes y han deci­di­do vol­ver­se a reu­nir los pró­xi­mos 29 y 30 de mar­zo.

Al igual que en el caso de la gue­rri­lla comu­nis­ta, este pro­ce­so tam­bién pue­de estar afec­ta­do por movi­mien­tos con­tra­dic­to­rios que pue­den poner en un difí­cil tran­ce el desa­rro­llo de las nego­cia­cio­nes. El pasa­do año se fil­tró la posi­bi­li­dad de que den­tro del MILF hubie­ra teni­do lugar un esci­sión, y estos días pare­ce que la noti­cia se con­fir­ma con el anun­cio de la crea­ción del gru­po Lucha­do­res Islá­mi­cos de la Liber­tad Bang­sa­mo­ro (BIFF) que anun­cia su inten­ción de con­ti­nuar la lucha con­tra los mili­ta­res fili­pi­nos y lograr en Min­da­nao la ins­tau­ra­ción de un esta­do inde­pen­dien­te e islá­mi­co.

Los obs­tácu­los pla­nean este nue­vo esce­na­rio. Des­de las reti­cen­cias e inten­tos de sabo­ta­je por impor­tan­tes sec­to­res de los lla­ma­dos pode­res fác­ti­cos (mili­ta­res, empre­sa­rios, par­te de la cla­se polí­ti­ca), teme­ro­sos de per­der su pri­vi­le­gia­da situa­ción en el actual sta­tus quo has­ta las tác­ti­cas de algu­nos repre­sen­tan­tes de la admi­nis­tra­ción que bus­can la divi­sión de las orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras para debi­li­tar su posi­ción ante las hipo­té­ti­cas fases cen­tra­les de la nego­cia­ción.

Lo que no cabe duda es que para logra­ra una paz jus­ta y dura­de­ra, en Fili­pi­nas, como en otros luga­res, se debe­rán afron­tar las raí­ces del con­flic­to. La polí­ti­ca dis­cri­mi­na­to­ria hacia los pue­blos indí­ge­nas, la ven­ta de los recur­sos del país a las gran­des mul­ti­na­cio­na­les, los abu­sos de las fuer­zas de segu­ri­dad y sus alia­das mili­cias para­mi­li­ta­res, la injus­ta dis­tri­bu­ción de la tie­rra, en manos de terra­te­nien­tes en gran­des zonas del país, o la nece­sa­ria refor­ma agra­ria, son algu­nos de los temas que debe­rán abor­dar en cual­quier inten­to serio de lle­var a delan­te el pro­ce­so de paz que algu­nos comien­zan a vis­lum­brar en Fili­pi­nas.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *