La bal­ca­ni­za­ción de Libia

La fra­gan­cia del jaz­mín revo­lu­cio­na­rio del para­dig­ma tune­cino, que ha alcan­za­do a todos los paí­ses medi­te­rrá­neos ára­bes del nor­te de Áfri­ca, se pue­de vol­ver muy tóxi­ca, como es el caso sin­gu­lar de Libia, que osten­ta los mayo­res ingre­sos petro­le­ros per cápi­ta del con­ti­nen­te.

Vuel­ve a resal­tar en el caso libio el común deno­mi­na­dor tan tri­lla­do en las revuel­tas ára­bes: revo­lu­ción demo­grá­fi­ca de los jóve­nes des­em­plea­dos (30 por cien­to), un ter­cio de la pobla­ción deba­jo del umbral de la pobre­za, clep­to­cra­cia inso­len­te, satra­pía car­ce­la­ria y tor­tu­ra­do­ra, etcé­te­ra.

La gran nove­dad libia radi­ca en que ni los ingre­sos petro­le­ros pudie­ron dete­ner la ola revo­lu­cio­na­ria juve­nil y su efec­to domi­nó que ha expues­to su arqueo­lo­gía emi­nen­te­men­te tri­bal, para nada tri­vial, que se refle­ja has­ta en la com­po­si­ción de su ejér­ci­to.

No se tra­ta de un “con­ta­gio”, ter­mi­na­jo de la bur­sá­til jeri­gon­za neo­li­be­ral, por­que las revuel­tas de los jóve­nes des­em­plea­dos no pro­pa­gan una enfer­me­dad infec­cio­sa sino expre­san una legí­ti­ma rebel­día liber­ta­ria, por lo que pre­fe­ri­mos el tér­mino menos des­pec­ti­vo del efec­to domi­nó.

Ben­ga­si, su segun­da ciu­dad en impor­tan­cia (alre­de­dor de 600 mil habi­tan­tes), ha caí­do en manos de los estu­dian­tes alia­dos a los isla­mis­tas loca­les, lo cual ha cun­di­do a impor­tan­tes ciu­da­des ale­da­ñas (Bay­da, Tobruk, Der­na, etcé­te­ra), cer­ca de la fron­te­ra con Egip­to.

A dife­ren­cia de Túnez y Egip­to, don­de los ejér­ci­tos mar­ca­ron el dia­pa­són de los suce­sos, el gra­ve pro­ble­ma de Libia es que Muam­mar Kada­fi repre­sen­ta, acom­pa­ña­do por sus múl­ti­ples hijos (de sus varias espo­sas), enfras­ca­dos en la lucha suce­so­ria pater­na, el alfa y el ome­ga del nepo­tis­mo cir­cu­lar, que care­ce de un cuer­po for­mal de gobierno, de ins­ti­tu­cio­nes y de una socie­dad civil (inhi­bi­da feroz­men­te, cuan­do no com­ba­ti­da en su fase embrio­na­ria).

Más que su publi­ci­ta­da “oclo­cra­cia” –el poder de las masas (“jamahir­ya”) y sus comi­tés popu­la­res – , Libia cons­ti­tu­ye una “tri­bu­cra­cia”, una coa­li­ción de pode­ro­sas tri­bus en sus tres prin­ci­pa­les pro­vin­cias his­tó­ri­cas que, ade­más, com­pi­ten entre sí des­de el túnel del tiem­po: 1) Tri­po­li­ta­nia, don­de habi­ta 60 por cien­to de la pobla­ción, con su capi­tal, Trí­po­li, de alre­de­dor de 2 millo­nes de habi­tan­tes en un país de 6.5 millo­nes, cor­to en ciu­da­da­nos (en el doble sen­ti­do: cita­di­nos y demó­cra­tas con dere­chos y obli­ga­cio­nes) para su exten­so terri­to­rio de 1.7 millo­nes de kiló­me­tros cua­dra­dos; 2) Cire­nai­ca, con su Pen­tá­po­lis (sus famo­sas cin­co ciu­da­des his­tó­ri­cas), que cuen­ta con 30 por cien­to de la pobla­ción, don­de des­ta­ca la orgu­llo­sa ciu­dad de Ben­ga­si, y 3) Fez­zan, la zona desér­ti­ca del sur, con 10 por cien­to del total.

La ciu­dad de Ben­ga­si tie­ne muchos agra­vios que cobrar al cen­tra­lis­mo tri­po­li­tano des­de 1973 has­ta el aplas­ta­mien­to en 1993 de las velei­da­des liber­ta­rias de la tri­bu war­fa­la (un millón de inte­gran­tes), a quie­nes hoy los bere­be­res per­te­ne­cien­tes a las céle­bres tri­bus tua­reg del sur (medio millón de miem­bros) se han alia­do, al uní­sono de la tri­bu orien­tal de los zuwa­ya (inte­gra­da por medio millón), para cap­tu­rar en for­ma espec­ta­cu­lar la segun­da ciu­dad libia (Ben­ga­si: capi­tal de Cire­nai­ca), en ple­na rebel­día sece­sio­nis­ta. Se tra­ta de un total de 2 millo­nes de inte­gran­tes de tri­bus rebel­des, prác­ti­ca­men­te la ter­ce­ra par­te de la pobla­ción total del país, que le qui­ta cual­quier legi­ti­mi­dad al nepo­tis­mo de los Kada­fi.

No es que se haya divi­do el ejér­ci­to, sino, más bien, suce­dió que las tri­bus que lo inte­gra­ban en Cire­nai­ca se pasa­ron del lado de los estu­dian­tes con­tes­ta­ta­rios, con sus leal­ta­des pro­pias de las tien­das del desier­to.

El derro­ca­mien­to de Kada­fi y su nepo­tis­mo pue­de ser peor que su per­ma­nen­cia en el poder, don­de se ha eter­ni­za­do casi 42 años (el más lon­ge­vo de Áfri­ca y todo el mun­do ára­be), por­que pue­de desem­bo­car no sola­men­te en un vacío de poder sino, peor aún, en la bal­ca­ni­za­ción de sus tres pro­vin­cias, don­de impe­ra­ría un gobierno cen­tral aga­za­pa­do en Trí­po­li, con una peri­fe­ria insu­rrec­ta, al esti­lo de Soma­lia o de Pakis­tán o Afga­nis­tán.

¿Se vol­ve­rá Libia un “Esta­do falli­do”, de acuer­do con la taxo­no­mía banal de los teó­ri­cos esta­du­ni­den­ses?

En for­ma dra­má­ti­ca, y no sin razón, Fran­co Frat­ti­ni, minis­tro del Exte­rior de Ita­lia (que his­tó­ri­ca­men­te ha man­te­ni­do ópti­mas rela­cio­nes con Libia, ya no se diga en el pre­sen­te petro­le­ro), advir­tió la posi­bi­li­dad de su frac­tu­ra en dos peda­zos y la “auto­pro­cla­ma­ción del así lla­ma­do emi­ra­to islá­mi­co de Ben­ga­si” (time​sof​mal​ta​.com, 21/​2/​11). Ate­rra­do, Fran­co Frat­ti­ni con­si­de­ró que “un emi­ra­to islá­mi­co ára­be en los lími­tes de Euro­pa sería una ver­da­de­ra ame­na­za”, pero que Euro­pa, divi­di­da res­pec­to de Kada­fi (cuan­do la magia del olor del petró­leo libio supera la fra­gan­cia del jaz­mín tune­cino), “no debe­ría expor­tar su mode­lo demo­crá­ti­co” ni inter­fe­rir ni inter­ve­nir, sino sola­men­te “alen­tar todos (sic) los pro­ce­sos pací­fi­cos de tran­si­ción”.

¿A qué petro­le­ra anglo­sa­jo­na, entre las ins­ta­la­das en la actua­li­dad –Shell, Exxon­Mo­bil y BP (la con­ta­mi­na­do­ra del Gol­fo de Méxi­co) – , con­vie­ne divi­dir Libia en dos enti­da­des: Tri­po­li­ta­nia y Cire­nai­ca?

Cabe seña­lar que el “efec­to Kada­fi” incre­men­tó casi 10 por cien­to el barril del petró­leo, lo cual será un jue­go de niños en caso de la caí­da de la monar­quía de Bah­rein y su efec­to domi­nó en la pro­vin­cia orien­tal de Ara­bia Sau­di­ta, don­de habi­ta 30 por cien­to de chií­tas (nue­va cifra de Strat­for en un lap­so de tres días).

En su segun­da apa­ri­ción tele­vi­si­va más exten­sa (la pri­me­ra fue muy bre­ve, de 22 segun­dos), un desa­fian­te Kada­fi, dis­pues­to al mar­ti­rio y en sin­cro­nía ideo­ló­gi­ca con Fran­co Frat­ti­ni, cul­pó de la revuel­ta –más allá de sus dia­tri­bas en con­tra de los jóve­nes “dro­ga­dos”“a los islá­mi­cos, quie­nes desean crear otro Afga­nis­tán”, y advir­tió que “el emi­ra­to islá­mi­co ins­ta­la­do ya en Bay­da y Der­na alcan­za­ría Ben­ga­zi” (Al Jazee­ra, 22/​2/​11).

Qui­zá con el fin de inhi­bir cual­quier velei­dad inter­ven­cio­nis­ta de los paí­ses occi­den­ta­les (en espe­cial, de los paí­ses euro­peos sure­ños, que pue­den ser des­bor­da­dos por un éxo­do migra­to­rio), quie­nes se han con­fi­na­do en su clá­si­ca retó­ri­ca hue­ca (debi­do a sus jugo­sos con­tra­tos petro­le­ros, que pri­man por enci­ma de cual­quier otra con­si­de­ra­ción), Kada­fi advir­tió que la ines­ta­bi­li­dad “pro­por­cio­na­ría una base a Al Qae­da”.

Curio­so: el levan­ta­mien­to de las san­cio­nes, bási­ca­men­te de Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña, con­du­jo a una estre­cha cola­bo­ra­ción de Trí­po­li con Washing­ton y Lon­dres sobre las andan­zas de Al Qae­da.

¿Pidió Kada­fi a Esta­dos Uni­dos y a Euro­pa “car­ta blan­ca” para ani­qui­lar al nacien­te “emi­ra­to islá­mi­co de Ben­ga­si, Bay­da y Der­na”?

Citó pér­fi­da­men­te los ante­ce­den­tes del ata­que al Par­la­men­to ruso con misi­les y tan­ques de gue­rra, así como el aplas­ta­mien­to en 1989 del levan­ta­mien­to de la pla­za Tia­nan­men, en los que “la comu­ni­dad inter­na­cio­nal no inter­fi­rió”.

Des­pués del dis­cur­so de Kada­fi, en el que pro­me­tió vaga­men­te for­mu­lar una nue­va Cons­ti­tu­ción, el minis­tro del Inte­rior, gene­ral Abdul-Fatah You­nis, lue­go de pre­sen­tar su dimi­sión, anun­ció su apo­yo a la “revo­lu­ción del 17 de febre­ro” y apre­mió al ejér­ci­to “a unir­se a las legí­ti­mas deman­das del pue­blo”.

¿Pros­pe­ra­rá el lla­ma­do del gene­ral You­nis, al que Al Jazee­ra le ha dado mucho vue­lo audio­vi­sual? Mucho depen­de­rá de la res­pues­ta de las tri­bus de la pro­vin­cia de Tri­po­li­ta­nia y su estra­té­gi­ca capi­tal (Trí­po­li).

La suer­te de los Kada­fi y de Libia se encuen­tra en manos de sus tri­bus.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *