Antes de Pla­ya Girón ya eran mer­ce­na­rios – José Luis Mén­dez Mén­dez

El Pro­gra­ma de Acción Encu­bier­ta con­tra Cuba apro­ba­do el 17 de mar­zo de 1960 por el pre­si­den­te Dwight D. Eisenho­wer, tra­zó la pau­ta para for­mar lo que sería des­pués una fuer­za mili­tar des­ti­na­da a derro­car la Revo­lu­ción cuba­na.

La inva­sión derro­ta­da en Pla­ya Girón, no fue el pri­mer acto mer­ce­na­rio de la Bri­ga­da 2506. El mer­ce­na­rio Car­los Rodrí­guez San­ta­na, Car­lay nume­ra­do con el 2506, murió el 8 de sep­tiem­bre de 1960 en un acci­den­te cuan­do se pre­pa­ra­ba en Gua­te­ma­la para agre­dir a su patria. Esas fuer­zas adop­ta­ron su núme­ro para dar­le nom­bre a la bri­ga­da inva­so­ra.

En sep­tiem­bre de 1960 había en el cam­pa­men­to dos pri­me­ros tenien­tes del ejér­ci­to gua­te­mal­te­co, egre­sa­dos como exper­tos en con­tra­in­sur­gen­cia en Esta­dos Uni­dos, se nom­bra­ban Alfre­do Matas y José Fuen­tes, este últi­mo era sobrino del enton­ces pre­si­den­te de Gua­te­ma­la gene­ral Miguel Ydí­go­ras Fuen­tes. Des­pués estos fue­ron sus­ti­tui­dos por ofi­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nos.

Des­de ese mes has­ta noviem­bre el entre­na­mien­to lo diri­gió Oscar Alfon­so Carol Armand, ex ofi­cial del ejér­ci­to del tirano Ful­gen­cio Batis­ta.

No obs­tan­te los esfuer­zos nor­te­ame­ri­ca­nos por man­te­ner el equi­li­brio y la esta­bi­li­dad en Gua­te­ma­la, en 1960 las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les en ese país eran explo­si­vas, el Pre­si­den­te quien había sus­ti­tui­do al coro­nel Car­los Cas­ti­llo de Armas, el gol­pis­ta que derro­có a Jaco­bo Arbenz en 1954, esta­ba en cri­sis.

El 13 de noviem­bre de 1960, esta­lló una rebe­lión mili­tar lide­ra­da por un gru­po de ofi­cia­les entre los que se encon­tra­ban el coro­nel Eduar­do Lle­re­na Muller y los jóve­nes subal­ter­nos Rafael Sas­san Perei­ra, Luis Augus­to Tur­cios Lima y Mar­co Anto­nio Yon Sosa[1] con la par­ti­ci­pa­ción de un ter­cio del ejér­ci­to, des­ta­ca­do en Puer­to Barrios, el prin­ci­pal del Cari­be gua­te­mal­te­co.

Este hecho afec­ta­ba los intere­ses de Esta­dos Uni­dos, ya que el régi­men de Ydí­go­ras era su fir­me pun­tal en Amé­ri­ca Cen­tral, entra­ron en jue­go, ade­más, los intere­ses de la Uni­ted Fruit Com­pany ‑la todo­po­de­ro­sa Mami­ta Yunai- que explo­ta­ba la rique­za bana­ne­ra de la zona.

Cuan­do las uni­da­des del ejér­ci­to de Gua­te­ma­la se rebe­la­ron con­tra su Pre­si­den­te ocu­pa­ron el men­cio­na­do puer­to y Zaca­pa, la Bri­ga­da 2506 esta­ba com­pues­ta ya por más de 400 hom­bres, enton­ces la CIA movi­li­zó todos los efec­ti­vos dis­lo­ca­dos en la base Trax y del cam­po aéreo de Retalhu­leu para sofo­car la sedi­ción.

El agen­te de la CIA Félix Rodrí­guez Men­di­gu­tía rela­tó así este hecho: “Fui­mos lla­ma­dos a domi­nar un inten­to de gol­pe en Puer­to Barrios cer­ca de la fron­te­ra con Hon­du­ras… éra­mos cer­ca de 600 en Trax… 200 de noso­tros fui­mos selec­cio­na­dos. Un cen­te­nar dis­tri­bui­dos en tres avio­nes C‑46 fui­mos des­pa­cha­dos para tomar el aero­puer­to rebel­de des­pués que éste hubie­se sido ablan­da­do por nues­tra fuer­za aérea de cuba­nos libres, que uti­li­za­ron bom­bar­de­ros….”

Los mis­mos avio­nes que serían uti­li­za­dos unos meses más tar­de en la agre­sión con­tra Cuba, bom­bar­dea­ron y ame­tra­lla­ron a los rebel­des gua­te­mal­te­cos.

Con esta actua­ción que­dó demos­tra­do que los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios cuba­nos eran en reali­dad mer­ce­na­rios orga­ni­za­dos en un ejér­ci­to al ser­vi­cio de Esta­dos Uni­dos para inter­ve­nir en los con­flic­tos que ocu­rrie­ran en la región y por supues­to, el área de mayor pro­ble­ma era enton­ces Cuba. Des­pués lo harían como tales en el anti­guo Con­go bel­ga, en Viet­nam, en el Cono Sur de Amé­ri­ca Lati­na y nue­va­men­te en Cen­troa­mé­ri­ca.

Años más tar­de les recla­ma­ron a sus amos ser reco­no­ci­dos como vete­ra­nos de gue­rras extran­je­ras, para reci­bir los bene­fi­cios mate­ria­les esta­ble­ci­dos para ellos. Enton­ces el Impe­rio los colo­có en su ver­da­de­ra con­di­ción como “sol­da­dos de for­tu­na”.

En auxi­lio de estos ele­men­tos acu­dió Ilea­na Ros Leh­ti­nen, quien pre­sen­tó un pro­yec­to de ley que les daría a los miem­bros de la derro­ca­da inva­sión sub­ven­cio­nes simi­la­res a los que reci­ben los vete­ra­nos de gue­rra de Esta­dos Uni­dos, entre ellas la aten­ción médi­ca.

Ros tra­tó de demos­trar que aun­que la lla­ma­da Bri­ga­da 2506 no for­ma­ba par­te del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se, su par­ti­ci­pa­ción en esa ges­ta esta­ba den­tro de los obje­ti­vos de expan­sión de la liber­tad y de la opo­si­ción a las dic­ta­du­ras comu­nis­tas y en reco­no­ci­mien­to a ese esfuer­zo el Con­gre­so debía otor­gar­les ese sta­tus.

Enton­ces Miguel Álva­rez, al fren­te de la aso­cia­ción de mer­ce­na­rios dijo: “Como todos sabe­mos, hay serios pro­ble­mas en este país con la aten­ción médi­ca”. Modes­to Cas­ta­ñar, otro mer­ce­na­rio pre­ci­só: “Es impor­tan­te que en el pro­yec­to no se inter­pre­te que los bri­ga­dis­tas fue­ron a luchar a nom­bre de Esta­dos Uni­dos, ya que fue un esfuer­zo de cuba­nos con ayu­da esta­dou­ni­den­se… aun­que en reali­dad Bahía de Cochi­nos, fue pla­ni­fi­ca­da, diri­gi­da y apo­ya­da por Esta­dos Uni­dos.”

Este pro­ce­so ori­gi­nó una con­tro­ver­sia entre quie­nes que­rían reci­bir la dádi­va de ser equi­pa­ra­dos como vete­ra­nos nor­te­ame­ri­ca­nos y los que pre­fe­rían con­ser­var su autén­ti­co sta­tus de mer­ce­na­rios. En oca­sión del 32 ani­ver­sa­rio de su derro­ta, el 19 de abril de 1993, Ilea­na Ros dijo a sus pupi­los: “Estos son los héroes de la demo­cra­cia. Nun­ca pode­mos olvi­dar­los, ni dejar de hon­rar­los.”

Hoy, a 50 años de la glo­rio­sa vic­to­ria de Pla­ya Girón, los mer­ce­na­rios derro­ta­dos en aquel momen­to y los actua­les siguen al ser­vi­cio del Impe­rio, aun­que con­ven­ci­dos de que en un nue­vo inten­to serían ven­ci­dos por el pue­blo cubano.

* Es pro­fe­sor e inves­ti­ga­dor

24 de febre­ro de 2010


[1] Al que­dar­se sin muni­cio­nes, ambos huye­ron a tra­vés de la fron­te­ra con Hon­du­ras para regre­sar pos­te­rior­men­te y orga­ni­zar un movi­mien­to gue­rri­lle­ro en las mon­ta­ñas gua­te­mal­te­cas. 

El Pro­gra­ma de Acción Encu­bier­ta con­tra Cuba apro­ba­do el 17 de mar­zo de 1960 por el pre­si­den­te Dwight D. Eisenho­wer, tra­zó la pau­ta para for­mar lo que sería des­pués una fuer­za mili­tar des­ti­na­da a derro­car la Revo­lu­ción cuba­na.

La inva­sión derro­ta­da en Pla­ya Girón, no fue el pri­mer acto mer­ce­na­rio de la Bri­ga­da 2506. El mer­ce­na­rio Car­los Rodrí­guez San­ta­na, Car­lay nume­ra­do con el 2506, murió el 8 de sep­tiem­bre de 1960 en un acci­den­te cuan­do se pre­pa­ra­ba en Gua­te­ma­la para agre­dir a su patria. Esas fuer­zas adop­ta­ron su núme­ro para dar­le nom­bre a la bri­ga­da inva­so­ra.

En sep­tiem­bre de 1960 había en el cam­pa­men­to dos pri­me­ros tenien­tes del ejér­ci­to gua­te­mal­te­co, egre­sa­dos como exper­tos en con­tra­in­sur­gen­cia en Esta­dos Uni­dos, se nom­bra­ban Alfre­do Matas y José Fuen­tes, este últi­mo era sobrino del enton­ces pre­si­den­te de Gua­te­ma­la gene­ral Miguel Ydí­go­ras Fuen­tes. Des­pués estos fue­ron sus­ti­tui­dos por ofi­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nos.

Des­de ese mes has­ta noviem­bre el entre­na­mien­to lo diri­gió Oscar Alfon­so Carol Armand, ex ofi­cial del ejér­ci­to del tirano Ful­gen­cio Batis­ta.

No obs­tan­te los esfuer­zos nor­te­ame­ri­ca­nos por man­te­ner el equi­li­brio y la esta­bi­li­dad en Gua­te­ma­la, en 1960 las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les en ese país eran explo­si­vas, el Pre­si­den­te quien había sus­ti­tui­do al coro­nel Car­los Cas­ti­llo de Armas, el gol­pis­ta que derro­có a Jaco­bo Arbenz en 1954, esta­ba en cri­sis.

El 13 de noviem­bre de 1960, esta­lló una rebe­lión mili­tar lide­ra­da por un gru­po de ofi­cia­les entre los que se encon­tra­ban el coro­nel Eduar­do Lle­re­na Muller y los jóve­nes subal­ter­nos Rafael Sas­san Perei­ra, Luis Augus­to Tur­cios Lima y Mar­co Anto­nio Yon Sosa[1] con la par­ti­ci­pa­ción de un ter­cio del ejér­ci­to, des­ta­ca­do en Puer­to Barrios, el prin­ci­pal del Cari­be gua­te­mal­te­co.

Este hecho afec­ta­ba los intere­ses de Esta­dos Uni­dos, ya que el régi­men de Ydí­go­ras era su fir­me pun­tal en Amé­ri­ca Cen­tral, entra­ron en jue­go, ade­más, los intere­ses de la Uni­ted Fruit Com­pany ‑la todo­po­de­ro­sa Mami­ta Yunai- que explo­ta­ba la rique­za bana­ne­ra de la zona.

Cuan­do las uni­da­des del ejér­ci­to de Gua­te­ma­la se rebe­la­ron con­tra su Pre­si­den­te ocu­pa­ron el men­cio­na­do puer­to y Zaca­pa, la Bri­ga­da 2506 esta­ba com­pues­ta ya por más de 400 hom­bres, enton­ces la CIA movi­li­zó todos los efec­ti­vos dis­lo­ca­dos en la base Trax y del cam­po aéreo de Retalhu­leu para sofo­car la sedi­ción.

El agen­te de la CIA Félix Rodrí­guez Men­di­gu­tía rela­tó así este hecho: “Fui­mos lla­ma­dos a domi­nar un inten­to de gol­pe en Puer­to Barrios cer­ca de la fron­te­ra con Hon­du­ras… éra­mos cer­ca de 600 en Trax… 200 de noso­tros fui­mos selec­cio­na­dos. Un cen­te­nar dis­tri­bui­dos en tres avio­nes C‑46 fui­mos des­pa­cha­dos para tomar el aero­puer­to rebel­de des­pués que éste hubie­se sido ablan­da­do por nues­tra fuer­za aérea de cuba­nos libres, que uti­li­za­ron bom­bar­de­ros….”

Los mis­mos avio­nes que serían uti­li­za­dos unos meses más tar­de en la agre­sión con­tra Cuba, bom­bar­dea­ron y ame­tra­lla­ron a los rebel­des gua­te­mal­te­cos.

Con esta actua­ción que­dó demos­tra­do que los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios cuba­nos eran en reali­dad mer­ce­na­rios orga­ni­za­dos en un ejér­ci­to al ser­vi­cio de Esta­dos Uni­dos para inter­ve­nir en los con­flic­tos que ocu­rrie­ran en la región y por supues­to, el área de mayor pro­ble­ma era enton­ces Cuba. Des­pués lo harían como tales en el anti­guo Con­go bel­ga, en Viet­nam, en el Cono Sur de Amé­ri­ca Lati­na y nue­va­men­te en Cen­troa­mé­ri­ca.

Años más tar­de les recla­ma­ron a sus amos ser reco­no­ci­dos como vete­ra­nos de gue­rras extran­je­ras, para reci­bir los bene­fi­cios mate­ria­les esta­ble­ci­dos para ellos. Enton­ces el Impe­rio los colo­có en su ver­da­de­ra con­di­ción como “sol­da­dos de for­tu­na”.

En auxi­lio de estos ele­men­tos acu­dió Ilea­na Ros Leh­ti­nen, quien pre­sen­tó un pro­yec­to de ley que les daría a los miem­bros de la derro­ca­da inva­sión sub­ven­cio­nes simi­la­res a los que reci­ben los vete­ra­nos de gue­rra de Esta­dos Uni­dos, entre ellas la aten­ción médi­ca.

Ros tra­tó de demos­trar que aun­que la lla­ma­da Bri­ga­da 2506 no for­ma­ba par­te del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se, su par­ti­ci­pa­ción en esa ges­ta esta­ba den­tro de los obje­ti­vos de expan­sión de la liber­tad y de la opo­si­ción a las dic­ta­du­ras comu­nis­tas y en reco­no­ci­mien­to a ese esfuer­zo el Con­gre­so debía otor­gar­les ese sta­tus.

Enton­ces Miguel Álva­rez, al fren­te de la aso­cia­ción de mer­ce­na­rios dijo: “Como todos sabe­mos, hay serios pro­ble­mas en este país con la aten­ción médi­ca”. Modes­to Cas­ta­ñar, otro mer­ce­na­rio pre­ci­só: “Es impor­tan­te que en el pro­yec­to no se inter­pre­te que los bri­ga­dis­tas fue­ron a luchar a nom­bre de Esta­dos Uni­dos, ya que fue un esfuer­zo de cuba­nos con ayu­da esta­dou­ni­den­se… aun­que en reali­dad Bahía de Cochi­nos, fue pla­ni­fi­ca­da, diri­gi­da y apo­ya­da por Esta­dos Uni­dos.”

Este pro­ce­so ori­gi­nó una con­tro­ver­sia entre quie­nes que­rían reci­bir la dádi­va de ser equi­pa­ra­dos como vete­ra­nos nor­te­ame­ri­ca­nos y los que pre­fe­rían con­ser­var su autén­ti­co sta­tus de mer­ce­na­rios. En oca­sión del 32 ani­ver­sa­rio de su derro­ta, el 19 de abril de 1993, Ilea­na Ros dijo a sus pupi­los: “Estos son los héroes de la demo­cra­cia. Nun­ca pode­mos olvi­dar­los, ni dejar de hon­rar­los.”

Hoy, a 50 años de la glo­rio­sa vic­to­ria de Pla­ya Girón, los mer­ce­na­rios derro­ta­dos en aquel momen­to y los actua­les siguen al ser­vi­cio del Impe­rio, aun­que con­ven­ci­dos de que en un nue­vo inten­to serían ven­ci­dos por el pue­blo cubano.

* Es pro­fe­sor e inves­ti­ga­dor

24 de febre­ro de 2010


[1] Al que­dar­se sin muni­cio­nes, ambos huye­ron a tra­vés de la fron­te­ra con Hon­du­ras para regre­sar pos­te­rior­men­te y orga­ni­zar un movi­mien­to gue­rri­lle­ro en las mon­ta­ñas gua­te­mal­te­cas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *