EE.UU. : Armas, dro­gas e inter­ven­ción.

Un enor­me C17 (Boeing Glob­mas­ter III) de la Fuer­za Aérea esta­du­ni­den­se, con imple­men­tos para «adies­tra­mien­to» poli­cial, inten­tó intro­du­cir a Bue­nos Aires una car­ga no decla­ra­da de pode­ro­sas armas lar­gas, equi­pos de comu­ni­ca­ción encrip­ta­da, pro­gra­mas infor­má­ti­cos secre­tos, dro­gas nar­có­ti­cas y estu­pe­fa­cien­tes, «sobre cuyo empleo no se ofre­cie­ron expli­ca­cio­nes satis­fac­to­rias» (Pági­na 12, 13-II-2011).

Ante los ope­ra­ti­vos de regi­me chan­ge con­tra Vene­zue­la, Boli­via, Ecua­dor y el putch hon­du­re­ño, sor­pren­de la reanu­da­ción de este tipo de pro­gra­mas con per­so­nal de Esta­dos Uni­dos, inte­rrum­pi­dos por Nés­tor Kirsch­ner: la car­ga secre­ta del C‑17 mues­tra el gra­ve ries­go de esos esque­mas ante una diplo­ma­cia de fuer­za que se inten­si­fi­ca: ¿iban a dar un cur­so o pre­pa­rar un gol­pe?

Argen­ti­na, en res­pues­ta cohe­ren­te, sus­pen­dió esos enla­ces poli­cial-mili­ta­res y exi­gió dis­cul­pas, que Esta­dos Uni­dos se nie­ga a dar. La Casa Rosa­da pro­ce­dió con ener­gía y pru­den­cia, dado el pano­ra­ma polí­ti­co-elec­to­ral, afec­ta­do por la muer­te de Kirch­ner y el arri­bo de Mau­ri­cio Macri al fren­te del gobierno de Bue­nos Aires, quien lle­gó con ese far­do ultra­de­re­chis­ta que en el pasa­do pro­hi­jó el gol­pis­mo y que aho­ra, con él, alien­ta tenaz repre­sión y regre­sión socio­eco­nó­mi­ca. Ade­más, por la noto­ria adic­ción de Oba­ma a las fuer­zas espe­cia­les y su des­plie­gue clan­des­tino en el orbe y en 19 paí­ses de la región, la actua­ción y répli­ca de Fer­nán­dez es de impor­tan­cia mayor para Lati­noa­mé­ri­ca y el mun­do.

Aquí, en con­tras­te, bajo la gue­rra al nar­co y la Ini­cia­ti­va Méri­da, se acen­túa la inter­ven­ción y pre­sen­cia poli­cial-mili­tar de Esta­dos Uni­dos y recru­de­ce la vio­len­cia, atri­bui­da en blo­que al cri­men orga­ni­za­do, pero nadie sabe quién mata y por qué. Miles mue­ren en matan­zas inex­pli­ca­bles: jóve­nes estu­dian­tes ame­tra­lla­dos en un cam­po de fut­bol o en una fies­ta juve­nil, fami­lias ani­qui­la­das en algún retén, etc, ad nau­seam. Es el men­sa­je del Esta­do falli­do ¡a pocos metros de Esta­dos Uni­dos!: «los mata­mos, el Esta­do mexi­cano no los pue­de pro­te­ger y somos impu­nes».

En el lim­bo his­tó­ri­co-geo­grá­fi­co, Cal­de­rón «hizo suyo» el plan­teo de segu­ri­dad esta­du­ni­den­se, abrién­do­nos a la inter­ven­ción del colo­so, que rehu­sa dete­ner el flu­jo de armas a los cár­te­les y cuyos ban­cos y fir­mas cose­chan la ganan­cia mayor del nar­co­trá­fi­co.

Con amne­sia de 1848 y lo que siguió, el panis­ta actúa como si la ambi­ción de Esta­dos Uni­dos por los ricos esta­dos nor­te­ños, el petró­leo y otros recur­sos del país, se hubie­se esfu­ma­do del regis­tro his­tó­ri­co y de un pre­sen­te en que su depen­den­cia de ellos es toda­vía mayor. Los dichos de Mullen, Clin­ton et. al. en torno a nar­co­in­sur­gen­cia o nar­co­te­rro­ris­mo acá, indi­can que, como en Afga­nis­tán, Colom­bia y Cen­troa­mé­ri­ca, ese es el idio­ma de la inter­ven­ción y ocu­pa­ción.

Frie­drich Katz en La gue­rra secre­ta en Méxi­co (Era, 1981) ofre­ce un magis­tral encua­dre del com­ple­jo de fuer­zas alre­de­dor de la rela­ción de Méxi­co con Esta­dos Uni­dos y el mun­do, que per­mi­te cali­brar la cons­te­la­ción actual docu­men­tan­do la per­sis­ten­te ambi­ción por el «nor­te de Méxi­co».

En tiem­pos de W. Wil­son, por ejem­plo, el gene­ral Pershing, en bus­ca de Villa, pro­pu­so inva­dir Chihuahua y lue­go pidió ocu­par todo Méxi­co, «un deseo com­par­ti­do por Geor­ge S. Pat­ton» cuan­do escri­bió: «debe­mos tomar todo el país y que­dar­nos con él» (p. 353).

Aho­ra The Eco­no­mist, al comen­tar el arran­que de un vas­to corre­dor carre­te­ro de Mon­te­rrey a Esta­dos Uni­dos y apo­yar la pro­pues­ta de esta­cio­nar a las auto­ri­da­des adua­nua­les y de inmi­gra­ción esta­du­ni­den­ses ahí mis­mo, en la peri­fe­ria de esa ciu­dad, se lamen­ta que haya resis­ten­cia nacio­na­lis­ta a un ope­ra­ti­vo que, de fac­to, baja la fron­te­ra.

Amé­ri­ca Lati­na lin­da con Esta­dos Uni­dos en el Bra­vo y no en Pana­má: «lo que se halla en jue­go», pre­vió un diplo­má­ti­co bri­tá­ni­co en 1914, «…no es sólo Méxi­co, sino todo el con­ti­nen­te. Los Esta­dos Uni­dos pue­den haber­les dicho que quie­ren dete­ner­se en el Canal de Pana­má; nun­ca harán tal cosa. Una vez… allá… toma­rán Colom­bia… Lue­go vie­ne el Bra­sil… y de allí segui­rían has­ta el Cabo de Hor­nos» (220).
La car­ga del C‑17 no es asun­to menor.

La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *