Nues­tro Marx, aho­ra

TESIS SOBRE EL MARXISMO VASCO

Nota: tex­to ela­bo­ra­do en base al deba­te habi­do en Kortxoe­nea sobre el mis­mo tema, con la par­ti­ci­pa­ción de Nés­tor Kohan.

1.- Nues­tro Marx.

2.- Nues­tro mar­xis­mo.

3.- Nues­tro mar­xis­mo aho­ra.

4.- Resu­men.

Este es el títu­lo que hemos dado a la char­la-deba­te que vamos a man­te­ner Nés­tor Kohan y yo con voso­tras y voso­tros, y espe­ro que tam­bién entre noso­tros dos, aquí, en Kortxoe­nea, una fábri­ca recu­pe­ra­da por la ini­cia­ti­va juve­nil y popu­lar vas­ca. La recu­pe­ra­ción de loca­les y empre­sas, de tie­rras y, en gene­ral, de lo que per­te­ne­ce al pue­blo, es una cons­tan­te en las luchas de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras. Socia­li­zar espa­cios y cono­ci­mien­tos pri­va­ti­za­dos es una nece­si­dad per­ma­nen­te en la lucha por el socia­lis­mo y la inde­pen­den­cia de los pue­blos, una nece­si­dad que adquie­re cada día más carác­ter de urgen­cia debi­do a la cie­ga nece­si­dad del sis­te­ma capi­ta­lis­ta por pri­va­ti­zar­lo abso­lu­ta­men­te todo. Como vere­mos más ade­lan­te, la expro­pia­ción de los expro­pia­do­res es ya aho­ra mis­mo una con­sig­na y un obje­ti­vo fun­da­men­tal. El lugar que nos aco­ge tie­ne, ade­más, otro valor refe­ren­cial aña­di­do por­que aquí, en una empre­sa recu­pe­ra­da, vamos a deba­tir no sólo sobre la actua­li­dad de nues­tro Marx, sino tam­bién lo vamos a hacer con un ami­go y com­pa­ñe­ro argen­tino que cono­ce minu­cio­sa­men­te la obra del Che Geba­ra. Como sabéis, en Argen­ti­na es muy impor­tan­te la expe­rien­cia prác­ti­ca y teó­ri­ca en la recu­pe­ra­ción de empre­sas y espa­cios, y el Che fue un ada­lid de la recu­pe­ra­ción masi­va de las tie­rras pri­va­ti­za­das por la bur­gue­sía agra­ria, para devol­ver­las al cam­pe­si­na­do con la Refor­ma Agra­ria.

Es en este mar­co tan lleno de valo­res huma­nos, como el de la recu­pe­ra­ción y la socia­li­za­ción, en el que vamos a deba­tir sobre nues­tro Marx aho­ra. ¿Por qué este títu­lo? Por tres razo­nes.

1.- Nues­tro Marx

La pri­me­ra por­que rei­vin­di­ca­mos a “nues­tro Marx”, o lo que es igual, a “nues­tro” mar­xis­mo y “nues­tro” socia­lis­mo. ¿Cómo pode­mos hacer­lo si recor­da­mos que Engels sos­tu­vo tesis sobre el Pue­blo Vas­co que han sido refu­ta­das por la his­to­ria? Pre­ci­sa­men­te por eso, por­que se equi­vo­ca­ron y por­que el mar­xis­mo es un méto­do que exi­ge la auto­crí­ti­ca, la crí­ti­ca inmi­se­ri­cor­de pero cons­truc­ti­va de sí mis­mo como par­te con­sus­tan­cial a la crí­ti­ca des­truc­ti­va del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Recor­de­mos que Engels había vati­ci­na­do en la mitad del siglo XIX que Eus­kal Herria, que el Pue­blo Vas­co, como otros pue­blos “sin his­to­ria”, esta­ba con­de­na­do a la des­apa­ri­ción, a ser absor­bi­do, engu­lli­do por los “pue­blos con his­to­ria”, por los gran­des Esta­dos bur­gue­ses ya for­ma­dos o en pro­ce­so de for­ma­ción. Engels se equi­vo­có en esta tesis, pero fue su auto­crí­ti­ca pos­te­rior la que nos expli­ca la razón de su error: la sobre­es­ti­ma­ción que hicie­ron tan­to él como Marx del fac­tor eco­nó­mi­co y la sub­es­ti­ma­ción de los fac­to­res polí­ti­cos, ideo­ló­gi­cos, nacio­na­les, cul­tu­ra­les, etc., por urgen­tes razo­nes de lucha teó­ri­ca con­tra la ideo­lo­gía bur­gue­sa en el seno del pro­le­ta­ria­do.

Sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, des­de la déca­da de 1860 en ade­lan­te Marx y él fue­ron toman­do con­cien­cia de la nece­si­dad de res­ta­ble­cer la ple­na inter­ac­ción entre los diver­sos com­po­nen­tes de la tota­li­dad social, inser­tan­do en ella a la eco­no­mía en vez de man­te­ner­la como razón úni­ca y exclu­si­va del deve­nir his­tó­ri­co. Con­for­me pro­fun­di­za­ban en sus estu­dios, la expli­ca­ción de la dia­léc­ti­ca entre los dife­ren­tes nive­les apa­re­cía como vital, de mane­ra que Engels dedi­có a ello el grue­so de sus esfuer­zos al final de su vida, auto cri­ti­cán­do­se por el error come­ti­do al sobre­va­lo­rar uni­la­te­ral­men­te, casi de for­ma meca­ni­cis­ta y eco­no­mi­cis­ta, la impor­tan­cia del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, en detri­men­to de la impor­tan­cia de las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción y sobre todo de la inter­ac­ción entre ambos com­po­nen­tes de la dia­léc­ti­ca de la his­to­ria huma­na. Las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción no fue­ron ape­nas sin­te­ti­za­das en for­ma teó­ri­ca, de modo que la impre­sio­nan­te can­ti­dad y cali­dad de refe­ren­cias direc­tas e indi­rec­tas al “fac­tor sub­je­ti­vo”, al “fac­tor étni­co”, a la “vis iner­tiae”, a las “cade­nas del pasa­do que opri­men el cere­bro de los vivos”, a las “cos­tum­bres” y “tra­di­cio­nes”, al “carác­ter inna­to de la raza”, a las “con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas”, a la “raza como fac­tor eco­nó­mi­co”, al “orgu­llo nacio­nal heri­do”, a los “sis­te­mas nacio­na­les de pro­duc­ción pre­ca­pi­ta­lis­ta”, a la len­gua de un pue­blo como “el ser comu­nal que habla por sí mis­mo”, a la “his­to­ria nacio­nal de más de dos mil años” de algu­nos pue­blos, estas y otras muchas refe­ren­cias a una pro­ble­má­ti­ca real que reapa­re­cen en toda su obra, han per­ma­ne­ci­do exclui­das de una res­tric­ti­va y muy pobre defi­ni­ción de las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción.

Para acla­rar­nos más rápi­da­men­te, pode­mos recu­rrir al ejem­plo de las rela­cio­nes entre la lucha de cla­ses prác­ti­ca y sus per­ma­nen­tes cone­xio­nes con y con­tra el Esta­do bur­gués, por un lado, y por otro lado, la mar­cha de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta. Des­de una inter­pre­ta­ción refor­mis­ta y meca­ni­cis­ta, anti­dia­léc­ti­ca, del mar­xis­mo, la eco­no­mía capi­ta­lis­ta pue­de y debe estu­diar­se sin tener en cuen­ta la lucha de cla­ses en gene­ral, y en espe­cial la lucha de cla­ses en su con­te­ni­do polí­ti­co, es decir, revo­lu­cio­na­rio. Des­de el méto­do dia­léc­ti­co, es impo­si­ble sepa­rar la diná­mi­ca eco­nó­mi­ca de la lucha de cla­ses y del papel del Esta­do bur­gués, aun­que esta inter­ac­ción per­ma­nen­te pue­da pare­cer muy leja­na, dor­mi­da e inclu­so inexis­ten­te duran­te deter­mi­na­dos perío­dos. En reali­dad, lucha de cla­ses y tasa de bene­fi­cios for­man una uni­dad de con­tra­rios irre­con­ci­lia­bles en per­ma­nen­te lucha inter­na, y en esta uni­dad el Esta­do bur­gués es un ins­tru­men­to vital a favor de la tasa de bene­fi­cios capi­ta­lis­tas.

Pues bien, lle­van­do este ejem­plo a lo esen­cial del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, a la dia­léc­ti­ca entre las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción, vemos que al nos ser correc­ta­men­te enten­di­das estas segun­das, tam­po­co pode­mos com­pren­der su inter­ac­ción con las pri­me­ras, con las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Más inclu­so, al no enten­der que las fuer­zas pro­duc­ti­vas tam­bién están for­ma­das por “fuer­zas pro­duc­ti­vas espe­cia­les, tan­to obje­ti­vas como sub­je­ti­vas, apa­re­cien­do las últi­mas como cua­li­da­des de los indi­vi­duos”, según sos­tie­ne Marx, al igno­rar esta dia­léc­ti­ca entre lo obje­ti­vo y lo sub­je­ti­vo en el inte­rior mis­mo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, ais­la­mos e inco­mu­ni­ca­mos mecá­ni­ca­men­te la eco­no­mía “obje­ti­va” de la “sub­je­ti­va”. Peor aún, nega­mos el con­te­ni­do eco­nó­mi­co de lo “sub­je­ti­vo”, redu­cien­do lo eco­nó­mi­co a una bur­da mate­ria­li­dad mecá­ni­ca y auto­má­ti­ca. De la mis­ma for­ma en que los anti­dia­léc­ti­cos sepa­ran la lucha de cla­ses de la eco­no­mía, tam­bién sepa­ran las rela­cio­nes socia­les de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, y expul­san de estas segun­das a las “fuer­zas pro­duc­ti­vas sub­je­ti­vas”.

El error del Engels de mitad del siglo XIX con res­pec­to al Pue­blo Vas­co y a los pue­blos “sin his­to­ria” nacía en bue­na medi­da de la aún no correc­ta elu­ci­da­ción del papel de lo sub­je­ti­vo en la his­to­ria, así como de una limi­ta­da crí­ti­ca al euro­cen­tris­mo y esta­ta­lis­mo de Hegel, tema en el que no pode­mos exten­der­nos aho­ra como tam­po­co pode­mos hacer­lo en el pro­ce­so por el cual la II Inter­na­cio­nal y más tar­de la III Inter­na­cio­nal sta­li­ni­za­da mag­ni­fi­ca­ron y sacra­li­za­ron al títu­lo de dog­ma este error ini­cial, tam­bién laten­te en Marx, aun­que lue­go supe­ra­do. La per­du­ra­ción de este meca­ni­cis­mo con­tra toda evi­den­cia his­tó­ri­ca y lógi­ca ha teni­do efec­tos desas­tro­sos, catas­tró­fi­cos, sobre la lucha revo­lu­cio­na­ria mun­dial, y muy espe­cial­men­te con­tra las luchas de libe­ra­ción de los pue­blos opri­mi­dos. Estoy segu­ro que des­pués de mi inter­ven­ción, Nés­tor Kohan os resu­mi­rá lo fun­da­men­tal de las derro­tas sufri­das por los pue­blos de las Amé­ri­cas al impo­nér­se­les líneas polí­ti­cas cons­tre­ñi­das por estas limi­ta­cio­nes.

La expre­sión “mar­xis­mo espa­ñol” apa­re­ce muy fre­cuen­te­men­te en los tex­tos de las izquier­das esta­ta­lis­tas, como las del “mar­xis­mo fran­cés”, sobre todo cuan­do se dis­cu­te sobre el estruc­tu­ra­lis­mo, el althus­se­ris­mo, etc., así como se habló y mucho del “mar­xis­mo ita­liano” cuan­do se creó el euro­co­mu­nis­mo. Sin embar­go, sé por pro­pia expe­rien­cia que hablar de “mar­xis­mo vas­co” cau­sa per­ple­ji­dad e inclu­so eno­jo, cuan­do no car­ca­ja­das, en la cas­ta inte­lec­tual espa­ño­la. La apa­ri­ción de un “mar­xis­mo vas­co” ha ido uni­da a la pro­gre­si­va supera­ción de este meca­ni­cis­mo anti­dia­léc­ti­co, esta­ta­lis­ta y gra­dua­lis­ta. Por “mar­xis­mo vas­co” entien­do la adap­ta­ción con­cre­ta a Eus­kal Herria de lo uni­ver­sal del mar­xis­mo como teo­ría y pra­xis de la revo­lu­ción comu­nis­ta, teo­ría y pra­xis apli­ca­ble a todos los pue­blos del mun­do por­que el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta es mun­dial, actúa a nivel pla­ne­ta­rio, y sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas deter­mi­nan estruc­tu­ral­men­te lo ele­men­tal de las opre­sio­nes, domi­na­cio­nes y explo­ta­cio­nes que aplas­tan a la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra por enci­ma de sus espe­ci­fi­ci­da­des nacio­na­les, cul­tu­ra­les y esta­ta­les.

Lenin sos­te­nía, entre otras muchas cosas, que el “alma” del mar­xis­mo es el aná­li­sis con­cre­to de la reali­dad con­cre­ta, lo que impli­ca que el mar­xis­mo ha de con­cre­tar­se en y para cada pue­blo. Des­de esta visión leni­nis­ta, el mar­xis­mo sólo pue­de ser tal si, a la vez que pro­fun­di­za en su crí­ti­ca radi­cal del capi­ta­lis­mo mun­dia­li­za­do, tam­bién con­cre­ta esa radi­ca­li­dad en cada pue­blo, en cada Esta­do, en cada región del mun­do en don­de las con­tra­dic­cio­nes socia­les toman cuer­po obje­ti­vo y sub­je­ti­vo. Es por esto que pode­mos y debe­mos reco­no­cer la exis­ten­cia de un “mar­xis­mo vas­co”, de un “mar­xis­mo lati­no­ame­ri­cano”, etc., como plas­ma­cio­nes con­cre­tas, espa­cio-tem­po­ra­les, de la teo­ría mun­dial mar­xis­ta. Nada de la his­to­ria de la lucha revo­lu­cio­na­ria a esca­la pla­ne­ta­ria sos­te­ni­da des­de fina­les del siglo XIX, cuan­do los pue­blos colo­ni­za­dos irrum­pie­ron en la esce­na mun­dial des­bor­dan­do a la lucha de cla­ses en el capi­ta­lis­mo colo­nia­lis­ta, es com­pre­si­ble si rom­pe­mos esta dia­léc­ti­ca entre lo uni­ver­sal, lo par­ti­cu­lar y lo sin­gu­lar, entre lo esen­cial de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta y las for­mas con que se pre­sen­ta en cada pue­blo.

Aho­ra bien, el mar­xis­mo no pue­de desa­rro­llar su pleno poten­cial eman­ci­pa­dor si pre­via­men­te no se par­te de la exis­ten­cia de una nación con­cre­ta, de un pue­blo deter­mi­na­do como espa­cio mate­rial y sim­bó­li­co de lucha de cla­ses y de libe­ra­ción nacio­nal. Si las izquier­das del Esta­do nacio­nal­men­te opre­sor no reco­no­cen explí­ci­ta­men­te e impul­san la nece­si­dad de la inde­pen­den­cia de los pue­blos que opri­me su Esta­do, el mar­xis­mo no des­ple­ga­rá su poder revo­lu­cio­na­rio. Si las izquier­das esta­ta­les par­ten del dog­ma del mar­co esta­tal dado, el impues­to por la bur­gue­sía, como el úni­co espa­cio posi­ble de lucha revo­lu­cio­na­ria al que deben supe­di­tar­se de algún modo los pue­blos opri­mi­dos que no tie­nen Esta­do pro­pio, si se par­te de este mar­co, no pue­de apli­car­se nada de lo ante­rior. Se repi­te en el pre­sen­te el error de Engels si se pien­sa que los pue­blos sin Esta­do, opri­mi­dos nacio­nal­men­te, han de “inte­grar­se volun­ta­ria­men­te” en el futu­ro “Esta­do socia­lis­ta”, por muy con­fe­de­ral que pro­me­ta ser, y que sola­men­te gra­cias a esta “inte­gra­ción volun­ta­ria” evi­ta­rán su des­apa­ri­ción his­tó­ri­ca. La visión esta­ta­lis­ta y meca­ni­cis­ta del mar­xis­mo ter­mi­na­rá repro­du­cien­do más tem­prano que tar­de el auto­ri­ta­ris­mo cen­trí­pe­to y cen­tra­lis­ta, repre­si­vo en últi­ma ins­tan­cia, que como ha demos­tra­do la his­to­ria, se con­ver­ti­rá en una fuer­za con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria.

Nues­tro Marx es el que con sus estu­dios pos­te­rio­res sen­tó las bases meto­do­ló­gi­cas sobre las que otros mar­xis­tas enri­que­cie­ron la teo­ría que corri­gió defi­ni­ti­va­men­te los erro­res y supe­ra­ron las limi­ta­cio­nes arri­ba vis­tas. Que­re­mos resal­tar espe­cial­men­te el giro rea­li­za­do hacia el estu­dio sis­te­má­ti­co de las inter­ac­cio­nes entre la eco­no­mía y la polí­ti­ca, de las for­ma­cio­nes pre­ca­pi­ta­lis­tas, de las for­mas de pro­pie­dad colec­ti­va pre­ca­pi­ta­lis­ta, de la his­to­ria de los pue­blos no occi­den­ta­les, de la etno­lo­gía, etc. Este “últi­mo” mar­xis­mo, en el que tam­bién des­ta­ca la auto­crí­ti­ca de Engels, como hemos dicho, par­tió de una base real que le impri­mió una capa­ci­dad crí­ti­ca muy supe­rior: habla­mos de los tex­tos sobre las atro­ci­da­des del colo­nia­lis­mo euro­peo y sobre las luchas de resis­ten­cia anti­co­lo­nial, lo que se unió a sus tesis sobre las luchas de los pue­blos euro­peos, espe­cial­men­te el irlan­dés y el pola­co. Ade­más de otras bases, esta irrup­ción de las luchas de libe­ra­ción for­zó a Marx a pro­fun­di­zar en estu­dios más com­ple­jos y exten­sos sobre el capi­ta­lis­mo. Por últi­mo, nues­tro Marx, o el mar­xis­mo vas­co, tam­bién se ha for­ma­do gra­cias a la recu­pe­ra­ción de los deno­mi­na­dos tex­tos del “joven Marx” sobre la alie­na­ción, que engar­zan con y son mejo­ra­dos por su bri­llan­te des­cu­bri­mien­to teó­ri­co y crí­ti­ca inmi­se­ri­cor­de del feti­chis­mo.

2.- Nues­tro mar­xis­mo

Las pri­me­ras nocio­nes sobre socia­lis­mo lle­ga­ron a Eus­kal Herria a fina­les del siglo XIX según los esque­mas de la social­de­mo­cra­cia de la II Inter­na­cio­nal, es decir, las­tra­das por cua­tro gran­des limi­ta­cio­nes que deter­mi­na­ron su prác­ti­ca socio­po­lí­ti­ca des­de enton­ces has­ta aho­ra. No se tra­ta de una deter­mi­na­ción direc­ta y abso­lu­ta, que apa­re­ce siem­pre igual en todos los momen­tos y en todas las luchas, sino que los cua­tro com­po­nen­tes influ­yen todos a la vez y de for­ma direc­ta, otras veces la influen­cia pre­pon­de­ran­te par­te de uno y/​o de otro estan­do los demás en segun­do plano, etc. Ade­más, las espe­cia­les con­di­cio­nes de acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal en Eus­kal Herria en cuan­to nación opri­mi­da some­ti­da a dos Esta­dos, que había libra­do fero­ces gue­rras de resis­ten­cia nacio­nal pre­bur­gue­sa con­tra los suce­si­vos ata­ques espa­ño­les, que tenía una len­gua y cul­tu­ra total­men­te dife­ren­tes a la espa­ño­la y fran­ce­sa, con un blo­que de cla­ses domi­nan­te reac­cio­na­rio y vio­len­to al extre­mo, en estas con­di­cio­nes estruc­tu­ra­les que en lo esen­cial siguen vigen­tes, el pri­mer socia­lis­mo a la fuer­za debía posi­cio­nar­se acti­va­men­te en defen­sa de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

En líneas gene­ra­les, las cua­tro limi­ta­cio­nes pro­ve­nien­tes de la ver­sión social­de­mó­cra­ta del socia­lis­mo a fina­les del siglo XIX son estas: Una, el eco­no­mi­cis­mo meca­ni­cis­ta y deter­mi­nis­ta al que se enfren­ta­ban Marx y Engels des­de hacía años. Dos, el des­co­no­ci­mien­to de la dia­léc­ti­ca y la fuer­za sub­te­rrá­nea de un neo­kan­tis­mo nun­ca supe­ra­do. Tres, la creen­cia de que el Esta­do bur­gués podía ayu­dar a la eman­ci­pa­ción del pro­le­ta­ria­do, tal como sos­te­nía el las­sa­llea­nis­mo. Y cua­tro, un pro­fun­do recha­zo a la iden­ti­dad, len­gua y cul­tu­ra vas­ca, til­da­da de reac­cio­na­ria y pri­mi­ti­va, así como un esta­ta­lis­mo espa­ño­lis­ta furi­bun­do, pre­sen­ta­do como agen­te de pro­gre­so. Es cier­to que en el socia­lis­mo espa­ñol en Eus­kal Herria exis­tió una corrien­te eus­kal­dun y defen­so­ra de un “sano regio­na­lis­mo”, pero nun­ca cues­tio­nó la pri­ma­cía del Esta­do espa­ñol y de su cul­tu­ra. Tam­bién es cier­to que en algu­nos perío­dos y debi­do a los avan­ces del sen­ti­mien­to vas­quis­ta, el socia­lis­mo espa­ñol tuvo que reco­no­cer algu­nos con­te­ni­dos posi­ti­vos en el Sis­te­ma Foral supri­mi­do por las inva­sio­nes espa­ño­las del siglo XIX, pero en modo alguno este reco­no­ci­mien­to tími­do rom­pió con la supre­ma­cía del mito de “Espa­ña” como foco de pro­gre­so y demo­cra­cia. Ni la peque­ña corrien­te vas­quis­ta, ni estos débi­les reco­no­ci­mien­tos tar­díos, ni algu­nas decla­ra­cio­nes opor­tu­nis­tas sobre la reali­dad his­tó­ri­ca vas­ca logra­ron que el pri­mer socia­lis­mo rom­pie­ra con el nacio­na­lis­mo espa­ñol.

Natu­ral­men­te, en estas con­di­cio­nes gene­ra­les no tar­da­ría mucho tiem­po en que sur­gie­ran los pri­me­ros bro­tes de crí­ti­ca social espe­cí­fi­ca­men­te vas­ca, des­de sec­to­res que tenían más fuer­za polí­ti­ca y de masas que los socia­lis­tas. De hecho, el socia­lis­mo espa­ño­lis­ta era bas­tan­te redu­ci­do cuan­ti­ta­ti­va­men­te, era un gru­po muy peque­ño que tenía muchas difi­cul­ta­des para cre­cer en mili­tan­cia. Dejan­do aquí de lado a las corrien­tes anar­quis­tas, que ya apa­re­cien­do en la déca­da de 1870, a par­tir de 1910 en ade­lan­te se ini­cia la crí­ti­ca social des­de pers­pec­ti­vas inter­cla­sis­tas y cató­li­cas, que toma­ría cuer­po orga­ni­za­ti­vo en el sin­di­ca­to ELA que irá giran­do hacia una tesis de “ter­ce­ra vía” entre el capi­ta­lis­mo y el socia­lis­mo ofi­cia­li­za­da en 1929 y defi­ni­ti­va en 1933: el coope­ra­ti­vis­mo como medio para supe­rar el capi­ta­lis­mo sin caer en el socia­lis­mo. A la vez, den­tro del nacio­na­lis­mo popu­lar en la déca­da de 1920 sur­ge el gru­po Abe­rri y el Jagi-Jagi que sin rom­per tam­po­co con los tópi­cos bur­gue­ses sí avan­zan hacia una crí­ti­ca huma­nis­ta del capi­ta­lis­mo. Y el avan­ce más níti­do hacia un socia­lis­mo vas­quis­ta se rea­li­za con la fun­da­ción de ANV, Eus­ko Aber­tza­le Ekin­tza, en 1930. Era un par­ti­do que pro­ve­nía de tesis social­de­mó­cra­tas y repu­bli­ca­nas de izquier­da, pero for­ma­das den­tro del cam­po nacio­na­lis­ta e inde­pen­den­tis­ta, y que se había ido des­ga­jan­do suce­si­va­men­te del PNV, de sus esci­sio­nes y de sus unio­nes pos­te­rio­res. Debi­do a la dure­za del capi­ta­lis­mo vas­co y a la gra­ve­dad de la cri­sis des­ata­da en 1929, la mez­cla de repu­bli­ca­nis­mo y social­de­mo­cra­cia vas­quis­ta fue dan­do paso a un anti­ca­pi­ta­lis­mo socia­lis­ta que toda­vía no se decla­ra­ba mar­xis­ta.

El pri­mer mar­xis­mo que lle­gó a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca, a gran­des ras­gos expues­to, se fue crean­do median­te el deba­te entre gru­pi­tos cada vez más crí­ti­cos con el socia­lis­mo espa­ño­lis­ta, acer­cán­do­se a la III Inter­na­cio­nal, o Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta. Las ten­sio­nes inter­nas en la URSS y en la IC se tras­la­da­rían casi auto­má­ti­ca­men­te a estos gru­pos de modo que, en sín­te­sis, sur­gie­ron dos ten­den­cias bási­cas: la del PC de Eus­ka­di y lue­go a la dele­ga­ción vas­ca del POUM. Las tesis ini­cia­les del PC de Eus­ka­di, sos­te­ni­das poco antes de la con­tra­rre­vo­lu­ción fran­quis­ta, tie­nen muchos pun­tos de coin­ci­den­cia con el mar­xis­mo de bas­tan­tes sec­to­res del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta actual. Des­de su mis­ma fun­da­ción en la clan­des­ti­ni­dad en junio de 1935 el PC de Eus­ka­di, tuvo pro­ble­mas cre­cien­tes con el PC de Espa­ña por la inge­ren­cia del segun­do sobre el pri­me­ro, ava­sa­lla­mien­to que ten­día a anu­lar su inde­pen­den­cia orgá­ni­ca. El PC de Eus­ka­di se auto­de­fi­nió como “par­ti­do her­mano” del PC espa­ñol, y no como “sec­ción vas­ca” del PC de Espa­ña. Sin embar­go, los pro­me­te­do­res ini­cios del PC de Eus­ka­di fue­ron, pri­me­ro, fre­na­dos por el giro inter­cla­sis­ta impues­to por el sta­li­nis­mo a la III Inter­na­cio­nal en su VII Con­gre­so cele­bra­do en agos­to de 1935; des­pués, por la línea del PC espa­ñol duran­te la gue­rra, y por últi­mo, por su fer­vo­ro­so espa­ño­lis­mo ultra­cen­tra­lis­ta que ani­qui­ló la ante­rior inde­pen­den­cia orgá­ni­ca del PC vas­co, absor­ción total para fina­les de la déca­da 1950. Por su par­te, la sec­ción vas­ca del POUM tam­bién se carac­te­ri­zó por una visión muy rea­lis­ta y con­se­cuen­te hacia el Pue­blo Vas­co como nación opri­mi­da, ya que una de sus señas de iden­ti­dad estra­té­gi­ca era la defen­sa a ultran­za del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos opri­mi­dos por el Esta­do espa­ñol, inclui­do el de la total sepa­ra­ción para crear un Esta­do inde­pen­dien­te. Tesis mar­xis­ta ini­cial­men­te sos­te­ni­da tam­bién por el PC de Eus­ka­di, has­ta su espa­ño­li­za­ción.

Todas estas diná­mi­cas fue­ron barri­das fun­da­men­tal­men­te por la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, pero no tene­mos que olvi­dar las pre­sio­nes del nacio­na­lis­mo espa­ñol de “izquier­das”, que no tole­ra­ba la míni­ma posi­bi­li­dad de un socia­lis­mo vas­co, y menos aún de un mar­xis­mo inde­pen­den­tis­ta vas­co. Ade­más de la fuer­za cen­trí­pe­ta proes­ta­ta­lis­ta inhe­ren­te al nacio­na­lis­mo espa­ñol en cual­quie­ra de sus ver­sio­nes, tan­to el PCE como el PSOE se guia­ban por las polí­ti­cas de la II y III Inter­na­cio­na­les, sobre todo des­pués de 1945, de poten­ciar los gran­des Esta­dos bur­gue­ses euro­peos como las úni­cas estruc­tu­ras capa­ces de apli­car los acuer­dos pac­ta­dos en 1944 y 1945 entre el impe­ria­lis­mo y la URSS. Las nacio­nes opri­mi­das, las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y los peque­ños Esta­dos débi­les que­da­ban anu­la­dos como suje­tos acti­vos en aras de estos acuer­dos inter­na­cio­na­les.

Para el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co estos acuer­dos fue­ron desas­tro­sos ya que man­tu­vie­ron viva la dic­ta­du­ra fran­quis­ta has­ta 1978, ofi­cial­men­te, y de for­ma remo­za­da y embe­lle­ci­da en lo externo y con algu­nas con­ce­sio­nes demo­crá­ti­co-for­ma­les en lo interno, has­ta aho­ra mis­mo. Fue­ron estos acuer­dos los que ani­qui­la­ron la espe­ran­za de liber­tad del Pue­blo Vas­co que ya en había 1947 ini­cia­do una fase de luchas obre­ras y popu­la­res, de huel­gas loca­les y gene­ra­les que man­tu­vo has­ta comien­zos de la déca­da de 1950 en inso­por­ta­bles con­di­cio­nes repre­si­vas. El inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta y el mar­xis­mo vas­co comen­za­ron a for­mar­se defi­ni­ti­va­men­te a par­tir de la demo­le­do­ra cer­ti­dum­bre de la “trai­ción de las demo­cra­cias” y de la URSS a los dere­chos de Eus­kal Herria, y a favor de la domi­na­ción capi­ta­lis­ta espa­ño­la. La segun­da par­te de la déca­da de 1950 fue deci­si­va en cuan­to fase de crí­ti­ca nega­ti­va de lo real, es decir, perío­do en el que se hun­den las ideas demo­cra­ti­cis­tas exis­ten­tes ante la bru­tal reali­dad obje­ti­va que anu­la las uto­pías e ilu­sio­nes sub­je­ti­vas. Des­de los tópi­cos de la doc­tri­na social cató­li­ca, has­ta la dema­go­gia de un PCE que no que­ría enten­der nada de la “cues­tión nacio­nal”, pasan­do por el cola­bo­ra­cio­nis­mo pasi­vo del PNV y acti­vo con el fran­quis­mo de la bur­gue­sía “nacio­na­lis­ta”, todas las visio­nes idea­lis­tas basa­das en estas creen­cias fue­ron derrui­das por la impla­ca­ble crí­ti­ca nega­ti­va.

1959 es el año que cer­ti­fi­ca el comien­zo de la fase de crí­ti­ca cons­truc­ti­va y de avan­ce cada vez más cons­cien­te y teó­ri­ca­men­te asen­ta­do hacia el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta que tar­da­ría en lle­gar pero que ya pal­pi­ta­ba embrio­na­ria­men­te en las dis­cu­sio­nes sos­te­ni­das en ETA y en otros sec­to­res socio­po­lí­ti­cos del Pue­blo Vas­co en la pri­me­ra mitad de la déca­da de 1960. Para enton­ces resul­ta­ba ya inne­ga­ble que la libe­ra­ción vas­ca ape­nas no podía con­quis­tar­se con los dog­mas del socia­lis­mo y mar­xis­mo “ofi­cia­les”, esta­ta­lis­tas, que jus­ti­fi­ca­ban abier­ta o sote­rra­da­men­te la opre­sión nacio­nal con argu­men­tos extra­va­gan­tes y refor­mis­tas. Del mis­mo modo, el euro­cen­tris­mo de los gran­des PC sta­li­nis­tas euro­peos con res­pec­to al impe­ria­lis­mo de sus bur­gue­sías, fue una lec­ción deci­si­va que refor­zó la cer­ti­dum­bre ante­rior. Sin embar­go, la defi­ni­ti­va irrup­ción del mar­xis­mo vas­co sólo se rea­li­za­ría median­te ten­sas rup­tu­ras inter­nas con otras corrien­tes revo­lu­cio­na­rias vas­cas per­te­ne­cien­tes al mis­mo movi­mien­to que seguían depen­dien­do de los dog­mas exter­nos. Esta pre­ci­sión es muy impor­tan­te ya que con­fir­ma el méto­do dia­léc­ti­co según el cual es la uni­dad y lucha de con­tra­rios inter­nos al pro­ce­so del que se tra­te la que deter­mi­na la orien­ta­ción de la sali­da a la cri­sis, sin negar la influen­cia mayor o menor de las pre­sio­nes y con­di­cio­nan­tes exter­nas a ese pro­ce­so con­cre­to.

Las con­tra­dic­cio­nes inter­nas lle­ga­ron a su pun­to álgi­do en la segun­da mitad de la déca­da de 1960 y se man­tu­vo de for­ma decre­cien­te con esci­sio­nes suce­si­vas has­ta los pri­me­ros años de la déca­da de 1980. Una cons­te­la­ción de gru­pos maoís­tas, trots­kis­tas, comu­nis­tas, mar­xis­tas-leni­nis­tas, autó­no­mos, con­se­jis­tas, etc., se fue des­ga­jan­do del tron­co ini­cial, comen­zan­do diver­sas anda­du­ras que resul­ta impo­si­ble seguir aquí. Con la pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca hoy dis­po­ni­ble, pode­mos con­fir­mar defi­ni­ti­va­men­te las cons­tan­tes bási­cas que se deba­tie­ron en aque­llas esci­sio­nes y que se cen­tran en cin­co cues­tio­nes bási­cas:

Una, la opre­sión nacio­nal como reali­dad obje­ti­va fun­dan­te que deter­mi­na que la espe­ci­fi­ci­dad con­cre­ta de la lucha de cla­ses en nues­tro pue­blo, con sus rit­mos, fases y obje­ti­vos tác­ti­cos pro­pios que res­pon­den a la natu­ra­le­za socio­his­tó­ri­ca del capi­ta­lis­mo en Eus­kal Herria. Dos, por tan­to, el inde­pen­den­tis­mo y el socia­lis­mo, así como la (re)construcción del com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral e iden­ti­ta­rio vas­co, son com­po­nen­tes sus­tan­ti­vos y deter­mi­nan­tes de la lucha revo­lu­cio­na­ria, de sus obje­ti­vos, estra­te­gias y tác­ti­cas, y del papel cla­ve que jue­ga el pue­blo tra­ba­ja­dor como aglu­ti­nan­te social de la lucha de libe­ra­ción nacio­nal y de cla­se, tam­bién anti­pa­triar­cal. Tres, por tan­to, la teo­ría de la inter­ac­ción de las for­mas de lucha, esen­cial en el mar­xis­mo en cuan­to pra­xis de la revo­lu­ción comu­nis­ta mun­dial, adquie­re en Eus­kal Herria una impor­tan­cia pro­pia deter­mi­na­da por la obje­ti­vi­dad estruc­tu­ran­te de la opre­sión nacio­nal, lo que expli­ca la fuer­za de la auto­or­ga­ni­za­ción colec­ti­va que se plas­ma en movi­mien­tos popu­la­res, socia­les, etc. Cua­tro, las alian­zas de cla­se y frac­cio­nes de cla­se, y sus obje­ti­vos tác­ti­cos, en el pro­ce­so de libe­ra­ción deben ser defi­ni­das según los tres pun­tos ante­rio­res, y no según los dog­mas exter­nos, según las prio­ri­da­des impues­tas por fuer­zas polí­ti­cas que des­co­no­cen la reali­dad vas­ca o, peor aún, que nie­gan su espe­ci­fi­ci­dad como mar­co con­cre­to de lucha revo­lu­cio­na­ria. Y cin­co, la impor­tan­cia cla­ve del poder prác­ti­co de las masas como fuer­za polí­ti­ca mate­rial que, den­tro del capi­ta­lis­mo, ven­ce a la bur­gue­sía en las bata­llas con­cre­tas, o al menos con su lucha y resis­ten­cia impi­de que las vic­to­rias bur­gue­sas sean aplas­tan­tes e irre­ver­si­bles, de modo que al poco el pue­blo tra­ba­ja­dor con­tra­ata­que y reto­me la ofen­si­va.

De un modo u otro, las cua­tro cons­tan­tes son deba­ti­das en todas las esci­sio­nes que van dan­do cuer­po al inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta, aun­que ponien­do énfa­sis en dis­tin­tos mati­ces y pun­tos crí­ti­cos en cada esci­sión. El resul­tan­te de este enri­que­ci­mien­to no es otro que una teo­ría que asu­me lo esen­cial y bási­co del socia­lis­mo pero que ha sabi­do con­ser­var e inte­grar aspec­tos váli­dos de las corrien­tes que se han ido des­ga­jan­do a lo lar­go del tiem­po. No se tra­ta de una “teo­ría cerra­da”, com­pac­ta y sin fisu­ras. Tal cosa no ha exis­ti­do nun­ca en la his­to­ria del pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio, excep­to cuan­do el dog­ma­tis­mo se ha impues­to sobre la dia­léc­ti­ca. Si repa­sa­mos la his­to­ria de las orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios vemos que ha domi­na­do la ágil inter­ac­ción crea­ti­va entre la diver­si­dad de pos­tu­ras enfren­ta­das en lo acce­so­rio y secun­da­rio, y la uni­dad bási­ca sobre lo fun­da­men­tal cons­cien­te­men­te asu­mi­da por el colec­ti­vo. Sola­men­te cuan­do triun­fa­ba la buro­cra­ti­za­ción inter­na y con ella la prohi­bi­ción de la crí­ti­ca, sólo enton­ces se impo­nía obli­ga­to­ria­men­te la uni­for­mi­za­ción dis­ci­pli­na­ria de la “teo­ría” que sacra­li­za­ba el poder de la buro­cra­cia y la obe­dien­cia cie­ga de las bases. Pero estas “teo­rías” dura­ban muy poco por­que a cada giro opor­tu­nis­ta de las buro­cra­cias debía seguir­le el urgen­te giro de la “teo­ría” para jus­ti­fi­car el cam­bio pro­du­ci­do.

El mar­xis­mo vas­co no es ajeno a esta expe­rien­cia his­tó­ri­ca. A pri­me­ra vis­ta, sin pro­fun­di­zar en lo que le une y cohe­sio­na en lo deci­si­vo, pare­ce que el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta está divi­di­do por múl­ti­ples inter­pre­ta­cio­nes dife­ren­tes, cuan­do no una caja de gri­llos, y es cier­to por­que, como hemos dicho, a lo lar­go de tan­tas esci­sio­nes siem­pre sobre­vi­ven par­tes váli­das que se inte­gran en la visión común. Cuan­do un colec­ti­vo está ade­cuan­do una teo­ría gene­ral como el mar­xis­mo a su reali­dad nacio­nal, lo más pro­ba­ble es que, mal que bien, apren­da a inte­grar en su nue­va visión algu­na tesis defen­di­das por los gru­pos que se han escin­di­da del colec­ti­vo, por muy áspe­ro que haya sido el deba­te. Con muchas difi­cul­ta­des, la izquier­da aber­tza­le ha inten­ta­do siem­pre salir enri­que­ci­da por esas con­fron­ta­cio­nes. Pero ade­más de esto, lo sen­sa­ción des­cri­ta es cier­ta por­que la rique­za en auto­or­ga­ni­za­ción popu­lar así como los altos y ten­sos rit­mos de nues­tra lucha de libe­ra­ción exi­gen el recur­so a muchas ayu­das teó­ri­cas para cada lucha con­cre­ta, lo que faci­li­ta esa lógi­ca y rica diver­si­dad. Sin embar­go, ana­li­zan­do con más deta­lle lo que une inter­na­men­te a tan­ta varie­dad, al pro­fun­di­zar en la base des­cu­bri­mos una cohe­sión mucho más fuer­te de lo que se cree des­de el exte­rior a la izquier­da aber­tza­le.

Una de las razo­nes, y no meno­res, de la fuer­za que carac­te­ri­za al inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta es esta fle­xi­ble soli­dez de su núcleo interno que se adap­ta como un jun­co a los vien­tos hura­ca­na­dos, y que de inme­dia­to reac­cio­na recu­pe­ran­do su ori­gi­na­ria posi­ción. Es incues­tio­na­ble que no se tra­ta de una vir­tud exclu­si­va nues­tra sino que es común a los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios no escle­ro­ti­za­dos ni osi­fi­ca­dos. No hemos des­cu­bier­to en Can­tá­bri­co, sino que tam­bién en esto, sobre todo en esto, nos limi­ta­mos a apli­car en nues­tra lucha una de las armas deci­si­vas del mar­xis­mo: la agi­li­dad tác­ti­ca den­tro de una estra­te­gia fle­xi­ble pero fiel a los obje­ti­vos irre­nun­cia­bles.

3.- Nues­tro mar­xis­mo aho­ra.

El socia­lis­mo inde­pen­den­tis­ta tie­ne que demos­trar su efec­ti­vi­dad prác­ti­ca pre­ci­sa­men­te en la situa­ción cru­cial que vivi­mos, prin­gán­do­se en la lucha a pie de calle, en las fábri­cas, en los movi­mien­tos que defien­den los dere­chos de los y las pri­sio­ne­ras polí­ti­cas, los dere­chos demo­crá­ti­cos per­se­gui­dos, el final de la tor­tu­ra, el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, en la lucha con­tra el paro, la pre­ca­rie­dad y la pobre­za, etc. Eus­kal Herria se encuen­tra en una cri­sis glo­bal ori­gi­na­da por la con­fluen­cia de cua­tro cri­sis par­cia­les. Mal­vi­vi­mos den­tro de una cri­sis glo­bal que inte­gra cua­tro sub­cri­sis par­cia­les que al inter­ac­tuar gene­ral una siner­gia de la que resul­ta esa cri­sis glo­bal. Las cua­tro cri­sis espe­cí­fi­cas o sub­cri­sis inser­tas en una cri­sis supe­rior, nos remi­ten a una cues­tión que siem­pre ha mar­ca­do las dis­tan­cias entre el mar­xis­mo y el refor­mis­mo en cual­quie­ra de sus corrien­tes: el pro­ble­ma del poder. La izquier­da inde­pen­den­tis­ta sos­tie­ne que el Pue­blo Vas­co nece­si­ta tener poder polí­ti­co para res­pon­der con las medi­das ade­cua­das a cada una de las sub­cri­sis y a todas ellas en con­jun­to. La nece­si­dad de un Esta­do Vas­co se demues­tra pre­ci­sa­men­te por la gra­ve­dad de la cri­sis glo­bal, por la expe­rien­cia ele­va­da al ran­go de lec­ción his­tó­ri­ca, según la cual los Esta­dos espa­ñol y fran­cés siem­pre han supe­di­ta­do o sacri­fi­ca­do al Pue­blo Vas­co en aras de los intere­ses de sus bur­gue­sías res­pec­ti­vas.

Las cua­tro sub­cri­sis son las siguien­tes:

Una, la cri­sis mun­dial del capi­ta­lis­mo que no es úni­ca­men­te una cri­sis de acu­mu­la­ción y sobre­pro­duc­ción exce­den­ta­ria agra­va­da por el caos finan­cie­ro y la impa­ga­ble deu­da públi­ca y pri­va­da de las gran­des poten­cias impe­ria­lis­tas occi­den­ta­les, como los EEUU, etc. La actual cri­sis tie­ne estas y otras carac­te­rís­ti­cas ya cono­ci­das. Pero a la vez, tie­ne un con­te­ni­do nue­vo que dis­tin­gue de las cri­sis eco­nó­mi­cas ante­rio­res: aho­ra es la pri­me­ra vez en la his­to­ria del capi­tal en la que a la cri­sis eco­nó­mi­ca se le aña­den una cri­sis ener­gé­ti­ca y de recur­sos natu­ra­les, una cri­sis eco­ló­gi­ca y ali­men­ta­ria, y una cri­sis de hege­mo­nía inter­im­pe­ria­lis­ta que se expre­sa en la mili­ta­ri­za­ción gene­ra­li­za­da, en el alza del beli­cis­mo y en la posi­bi­li­dad de la auto­des­truc­ción ter­mo­nu­clear y bio­quí­mi­ca. Nun­ca en la his­to­ria de la civi­li­za­ción bur­gue­sa se habían con­ci­ta­do estas cri­sis en una sola, y nun­ca antes las fuer­zas des­truc­ti­vas, la mili­ta­ri­za­ción y el beli­cis­mo habían lle­ga­do a ser tan impor­tan­tes en la repro­duc­ción amplia­da del capi­tal, y tan­to poder ani­qui­la­dor y letal como en el pre­sen­te.

Dos, la cri­sis de deca­den­cia del impe­ria­lis­mo occi­den­tal en su con­jun­to, y del euro­im­pe­ria­lis­mo en con­cre­to, no sólo como resul­ta­do de la cri­sis ante­rior, que tam­bién, sino a la vez como efec­to del poder cre­cien­te del BRICS, de Bra­sil, Rusia, India, Chi­na y Sudá­fri­ca, poten­cias que ya cami­nan uni­das en cues­tio­nes insos­pe­cha­bles hace pocos años –tie­nen dife­ren­cias en otras muchas – , que empie­zan a minar cimien­tos bási­cos del impe­ria­lis­mo occi­den­tal. Pero la cri­sis de la UE res­pon­de ade­más de a los fac­to­res ante­rio­res, tam­bién res­pon­de a su pro­pia diná­mi­ca inter­na cau­sa­da por una serie de pro­ble­mas muy difí­ci­les de resol­ver a cor­to pla­zo, excep­to si se recu­rre a la “gue­rra eco­nó­mi­ca” o a la gue­rra a secas. El eje ger­mano-fran­cés, repre­sen­tan­te del blo­que de cla­ses domi­nan­te en la UE, está lan­zan­do una sal­va­je “gue­rra eco­nó­mi­ca” con­tra los pue­blos tra­ba­ja­do­res y con­tra las bur­gue­sías euro­peas más débi­les para impo­ner­les muy durí­si­mos recor­tes sala­ria­les y socia­les en bene­fi­cio del capi­tal finan­cie­ro-indus­trial. La situa­ción socio­eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca del capi­ta­lis­mo fran­cés, sin ser tan angus­tio­sa como la del espa­ñol, no es tan boyan­te como la ale­ma­na, y des­de lue­go no tan­to como lo desea y nece­si­ta la bur­gue­sía gala. Para la par­te del Pue­blo Vas­co bajo ocu­pa­ción fran­ce­sa esta situa­ción sola­men­te pue­de ser nega­ti­va, tenien­do en cuen­ta la casi infi­ni­ta des­pro­por­ción de recur­sos entre la nación opri­mi­da y el Esta­do ocu­pan­te.

Tres, la cri­sis espe­cí­fi­ca del Esta­do espa­ñol que sufre tam­bién las ante­rio­res pero con agra­van­tes pro­pios como son la inexis­ten­cia de un orden esta­to-nacio­nal bur­gués asen­ta­do en la legi­ti­mi­dad gene­ra­da por una revo­lu­ción bur­gue­sa clá­si­ca, fra­ca­so his­tó­ri­co que obli­ga al blo­que de cla­ses domi­nan­te a recu­rrir a otros apa­ra­tos de orden, como el mili­tar y el reli­gio­so, al ser muy débil la efec­ti­vi­dad inte­gra­do­ra de la legi­ti­mi­dad bur­gue­sa; su atra­so socio­eco­nó­mi­co, su baja pro­duc­ti­vi­dad, su indi­fe­ren­cia tec­no­cien­tí­fi­ca, su alta eco­no­mía sumer­gi­da, su corrup­ción, etc. Estos y otros agra­van­tes han faci­li­ta­do que el capi­ta­lis­mo espa­ñol depen­da mucho más de la indus­tria turís­ti­ca, de los ser­vi­cios, de la espe­cu­la­ción finan­cie­ra, del ladri­llo, del dine­ro cri­mi­nal y mafio­so, que de la indus­tria nor­mal, por no hablar de la de alta tec­no­lo­gía, inexis­ten­te en la prác­ti­ca. Este edi­fi­cio arti­fi­cial remo­za­do el oro­pel entre 1997 y 2006, se ha des­plo­ma­do dejan­do a la luz sus débi­les bases. Pero tan­ta podre­dum­bre, y sobre todo, la inte­gra­ción en el sis­te­ma de la opo­si­ción de su majes­tad y del sin­di­ca­lis­mo ofi­cial, ha impi­do has­ta aho­ra la emer­gen­cia de un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio nue­vo excep­to muy con­ta­dos gru­pos.

Y cua­tro, la cri­sis que sufre Eus­kal Herria que, ade­más de eco­nó­mi­ca, es tam­bién cri­sis de la polí­ti­ca repre­si­va espa­ño­la. La cri­sis eco­nó­mi­ca tie­ne dife­ren­cias impor­tan­tes con res­pec­to a la espa­ño­la por la natu­ra­le­za más indus­tria­li­za­da y tec­no­lo­gi­za­da del capi­ta­lis­mo vas­co, com­pa­ra­do con el espa­ñol, lo que se demues­tra, por ejem­plo, en la dife­ren­cia cuan­ti­ta­ti­va y cua­li­ta­ti­va de la tasa de paro, etc. Pero es en la cri­sis polí­ti­ca de la domi­na­ción espa­ño­la y de las fuer­zas auto­no­mis­tas y regio­na­lis­tas la que deter­mi­na las deci­si­vas ten­den­cias fuer­tes de sali­da de la cri­sis glo­bal: avan­zar en los dere­chos nacio­na­les y en las mejo­ras socia­les pro­fun­das como pasos hacia el socia­lis­mo y la inde­pen­den­cia esta­tal. La reso­lu­ción de la cri­sis de domi­na­ción en el sen­ti­do demo­crá­ti­co y pro­gre­sis­ta de la pala­bra, es vital para la reso­lu­ción de la cri­sis socio­eco­nó­mi­ca. Sin una pro­fun­da demo­cra­ti­za­ción es impo­si­ble dete­ner el empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida del pue­blo tra­ba­ja­dor.

El inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta es muy cons­cien­te de que la actual cri­sis glo­bal sola­men­te pue­de resol­ver­se en bene­fi­cio de las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos, en bene­fi­cio de las muje­res y de las per­so­nas de ter­ce­ra edad, median­te medi­das socio­po­lí­ti­cas que garan­ti­cen la apli­ca­ción de solu­cio­nes eco­nó­mi­ca con­tra­rias a las que está impo­nien­do el capi­tal. Es decir, apli­ca con­tun­den­te­men­te el axio­ma mar­xis­ta de la impor­tan­cia del poder de masas y de la fuer­za polí­ti­ca como ins­tru­men­tos fun­da­men­ta­les para ven­cer a la bur­gue­sía en las bata­llas coti­dia­nas den­tro del capi­ta­lis­mo, como para ven­cer revo­lu­cio­na­ria­men­te en el trán­si­to al socia­lis­mo. Sin duda, esta es una de las gran­des dife­ren­cias que sepa­ra al mar­xis­mo vas­co del mar­xis­mo espa­ñol actual: la cues­tión del poder de las masas orga­ni­za­das y de la fuer­za polí­ti­ca, según hemos dicho arri­ba.

La crí­ti­ca mar­xis­ta de la eco­no­mía polí­ti­ca bur­gue­sa sos­tie­ne que si bien los des­en­ca­de­nan­tes de las cri­sis son fun­da­men­tal­men­te endó­ge­nos, inter­nos, a la eco­no­mía en sí, es decir, cau­sa­dos por sus con­tra­dic­cio­nes irre­con­ci­lia­bles, y si bien la lucha de cla­ses ace­le­ra la agu­di­za­ción de esas con­tra­dic­cio­nes al redu­cir par­cial­men­te la tasa media de bene­fi­cio, sien­do esto cier­to, sin embar­go, la sali­da de la cri­sis sola­men­te es posi­ble median­te vic­to­rias polí­ti­cas, bien sean vic­to­rias bur­gue­sas en cual­quie­ra de sus for­mas, bien sean vic­to­rias revo­lu­cio­na­rias y anti­ca­pi­ta­lis­tas. Dicho de otro modo, aun­que el des­en­ca­de­nan­te de la cri­sis sea eco­nó­mi­co, su sali­da es polí­ti­ca, sien­do la lucha de cla­ses y la lucha de libe­ra­ción nacio­nal el nexo entre ambos polos de la tota­li­dad dia­léc­ti­ca. Quie­re esto decir que el pro­ble­ma del poder es cen­tral. El poder polí­ti­co es la quin­tae­sen­cia del poder eco­nó­mi­co, y sus inter­ac­cio­nes y media­cio­nes se rea­li­zan en la lucha de cla­ses y de libe­ra­ción nacio­nal. El mar­xis­mo vas­co apli­ca a Eus­kal Herria este prin­ci­pio incues­tio­na­ble del mar­xis­mo uni­ver­sal.

La rei­vin­di­ca­ción explí­ci­ta de un Esta­do que ver­te­bre la Repú­bli­ca Socia­lis­ta Vas­ca se basa en la expe­rien­cia de la lucha de la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra con­tra la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. La insis­ten­cia macha­co­na del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta en el papel rec­tor del con­tra­po­der popu­lar y obre­ro en las luchas coti­dia­nas den­tro del capi­ta­lis­mo y de la opre­sión nacio­nal, y del papel cla­ve que ten­drá el poder popu­lar en ascen­so con­for­me se avan­ce en la libe­ra­ción, esta cons­tan­te prác­ti­ca sos­te­ni­da en más de medio siglo y siem­pre some­ti­da a la crí­ti­ca teó­ri­ca, esta insis­ten­cia es típi­ca­men­te mar­xis­ta. Del mis­mo modo, tam­bién es esen­cial­men­te mar­xis­ta la com­pa­gi­na­ción entre la acción de masas, la lucha ins­ti­tu­cio­nal no asi­mi­la­ble por el sis­te­ma, y la per­ma­nen­te lucha teó­ri­co-cul­tu­ral con­tra la ideo­lo­gía bur­gue­sa.

El inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta sabe que el poder polí­ti­co es fun­da­men­tal en cual­quie­ra de sus áreas y espa­cios de rea­li­za­ción, des­de el muni­ci­pal has­ta el par­la­men­ta­rio, des­de la asam­blea obre­ra y veci­nal has­ta las huel­gas gene­ra­les masi­va­men­te rea­li­za­das. Cuan­do defi­ni­mos al poder polí­ti­co como fun­da­men­tal lo hace­mos en tér­mi­nos mar­xis­tas, es decir, como ins­tru­men­to de aglu­ti­na­ción de fuer­zas pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rias y, a la vez, como ins­tru­men­to de lucha para ven­cer siquie­ra en esas bata­llas con­cre­tas a la cla­se domi­nan­te y al Esta­do opre­sor en ese espa­cio de poder deter­mi­na­do. No habla­mos del poder en abs­trac­to, o del poder o por el poder, o menos aún de aquel dicho refor­mis­ta de que “hay que tocar poder” a cual­quier pre­cio. Habla­mos del poder en el sen­ti­do deci­si­vo de, pri­me­ro, ir redu­cien­do el poder bur­gués y espa­ñol en opre­sio­nes con­cre­tas desa­rro­llan­do con­tra­po­de­res popu­la­res que en las fábri­cas y talle­res, en las escue­las y uni­ver­si­da­des, en las calles y domi­ci­lios, en todos los sitios don­de las explo­ta­cio­nes macha­can a la gen­te tra­ba­ja­do­ra, en estos luga­res el con­tra­po­der popu­lar ha de debi­li­tar al poder explo­ta­dor y ha de ampliar y for­ta­le­cer las liber­ta­des y dere­chos socia­les; y, segun­do, sobre estas bases con­quis­ta­das, que deben ser defen­di­das y amplia­das en todo momen­to, sin des­can­so, sobre ellas tene­mos que avan­zar hacia otro gra­do supe­rior del poder popu­lar que ha de mate­ria­li­zar­se en la inde­pen­den­cia esta­tal.

4.- Resu­men:

Nues­tro Marx aho­ra sola­men­te pue­de exis­tir como un mar­xis­mo inde­pen­den­tis­ta e inter­na­cio­na­lis­ta, que demues­tre teó­ri­ca­men­te la nece­si­dad de un poder popu­lar y de un Esta­do vas­co que esta­blez­ca rela­cio­nes pre­va­len­tes con otros pue­blos libres y sobe­ra­nos. La cri­sis glo­bal, civi­li­za­cio­nal, del capi­ta­lis­mo, que va a ser muy lar­ga aun­que con alti­ba­jos, ha ele­va­do a un ran­go supe­rior la urgen­cia de esta­ble­cer rela­cio­nes inter­na­cio­na­les nue­vas, opues­tas a las impe­ria­lis­tas, que a su vez se basen en una pla­ni­fi­ca­ción de la vida colec­ti­va inter­na rea­li­za­da median­te la demo­cra­cia socia­lis­ta y el poder popu­lar. Este mar­xis­mo vas­co se ha crea­do sola­men­te des­pués de que la amar­ga expe­rien­cia acu­mu­la­da entre 1890 y 1950 – 60 con­fir­ma­se que los dog­mas apa­ren­te­men­te mar­xis­tas del exte­rior no ser­vían en abso­lu­to para la lucha revo­lu­cio­na­ria en Eus­kal Herria. Esta cer­ti­dum­bre se hizo irre­ver­si­ble tras las expe­rien­cias del Mayo’68 fran­cés, del euro­co­mu­nis­mo y de la “tran­si­ción demo­crá­ti­ca” de fina­les de 1970 en el Esta­do espa­ñol, y se está refor­zan­do des­de enton­ces cada día que pasa.

El inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta no ha sido una crea­ción arbi­tra­ria y capri­cho­sa de un gru­pi­to inte­lec­tual reclui­do en sus des­pa­chos uni­ver­si­ta­rios y ofi­ci­nas pro­fe­sio­na­les. Ha sido y está sien­do el pro­duc­to con­tra­dic­to­rio y com­ple­jo de la expe­rien­cia de colec­ti­vos que siem­pre se han opues­to fron­tal y radi­cal­men­te a la esen­cia mis­ma del capi­ta­lis­mo espa­ñol, a su for­ma esta­to-nacio­nal bur­gue­sa como mar­co espa­cio-tem­po­ral y cul­tu­ral de acu­mu­la­ción amplia­da. El mar­xis­mo vas­co se ha ido for­man­do teó­ri­ca­men­te des­pués de la expe­rien­cia prác­ti­ca, des­pués de las luchas, inte­gran­do com­po­nen­tes de otras ver­sio­nes del mar­xis­mo, o si se quie­re, de otros mar­xis­mo, pero man­te­nién­do­se fiel a lo esen­cial de la teo­ría abier­ta que empe­zó a for­mar­se en el cuar­to dece­nio del siglo XIX. La teo­ría de la plus­va­lía, de la explo­ta­ción asa­la­ria­da y de las cri­sis socio­eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas; del feti­chis­mo y de la alie­na­ción, del Esta­do, de la demo­cra­cia socia­lis­ta y del poder popu­lar; de la inter­ac­ción entre fac­to­res obje­ti­vos y sub­je­ti­vos y el papel de la “ver­güen­za nacio­nal”; del papel de la con­cien­cia como fuer­za mate­rial; del impe­ria­lis­mo y de la libe­ra­ción nacio­nal; del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co y el méto­do dia­léc­ti­co; de la reduc­ción de la mujer a mero ins­tru­men­to pro­duc­ti­vo; de la mer­can­ti­li­za­ción de la natu­ra­le­za, de su “ven­gan­za” y de la Tie­rra como patri­mo­nio de las gene­ra­cio­nes veni­de­ras, estos y otros com­po­nen­tes del mar­xis­mo uni­ver­sal son y deben ser con­fir­ma­dos en Eus­kal Herria median­te el logro de nues­tra inde­pen­den­cia socia­lis­ta.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE (23-II-2011)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *