Egip­to: Un buen comien­zo- Mumia Abu-Jamal

Los suce­sos en Egip­to duran­te las últi­mas sema­nas ponen en el tape­te más pre­gun­tas que res­pues­tas. Mien­tras pare­ce que algu­nas cosas siguen cam­bian­do, otras que­dan bas­tan­te cla­ras:

1) Las revo­lu­cio­nes no sim­ple­men­te cam­bian un sobe­rano por otro; cam­bian los sis­te­mas.

2) Las revo­lu­cio­nes para ganar la demo­cra­cia no pue­den ter­mi­nar en el domi­nio mili­tar por­que las dos cosas son intrín­se­ca­men­te opues­tas entre sí.

3) La lucha en Egip­to ape­nas está en su comien­zo, no en su fin.

La renun­cia obli­ga­da de Hos­ni Muba­rak de las rien­das del poder se logró por una con­fluen­cia de fuer­zas: las mani­fes­ta­cio­nes en Cai­ro, Ale­jan­dría y el país ente­ro (inclu­so con nume­ro­sas huel­gas); la pre­sión de los intere­ses comer­cia­les que per­die­ron miles de millo­nes de dóla­res debi­do a los auto­bu­ses turís­ti­cos vacíos; y los ele­men­tos del ejér­ci­to que esta­ban preo­cu­pa­dos por­que veían el poten­cial para cada vez más caos y tal vez una pér­di­da de su pro­pio poder.

Muba­rak no se fue fácil­men­te o de bue­na gana. Su elec­ción de Omar Sulei­man como vice-pre­si­den­te hubie­ra sido un gol­pe maes­tro en cual­quier otro momen­to por­que Sulei­man se dis­tin­gue por su peri­cia en la tor­tu­ra. Su nom­bra­mien­to fue dise­ña­do para enviar mur­mu­llos de temor y pavor por la Pla­za Tah­rir.

Pero cosa sor­pren­den­te, tuvo el efec­to opues­to. Impul­só mayor resis­ten­cia, y ace­le­ró la sali­da de Muba­rak.

Aún así, el poder toda­vía está en manos de los mili­ta­res en Egip­to igual que en Túnez. Tan­to Ben Ali como Muba­rak eran hom­bres que depen­dían de la fuer­za mili­tar para con­ser­var su poder y con­tro­lar a los disi­den­tes. En Túnez, Ben Ali tenía dos títu­los: ¡Pre­si­den­te y Gene­ral! Muba­rak había sido pilo­to de caza. Por eso, sus ins­tin­tos eran de pelear, no nego­ciar.

El esta­lli­do en Egip­to tuvo sus orí­ge­nes en la deses­pe­ra­ción de Moha­med Aboua­zi­zi enTú­nez, quien, des­pués de repe­ti­dos esfuer­zos para obte­ner jus­ti­cia de un régi­men corrup­to e indi­fe­ren­te, se pren­dió fue­go.

Aboua­zi­zi era un hom­bre de 26 años que había gana­do su doc­to­ra­do pero no pudo encon­trar empleo. Tra­ba­ja­ba como ven­de­dor de fru­ta y su mer­can­cía fue injus­ta­men­te con­fis­ca­da por la poli­cía. El fue­go que él encen­dió aca­bó con su vida pero ins­pi­ró a millo­nes de tune­ci­nos, quie­nes a su vez des­per­ta­ron la rebel­día en millo­nes de egip­cios que sen­tían una pro­fun­da iden­ti­fi­ca­ción con la des­es­pe­ran­za de Aboua­zi­zi.

Quién sabe qué tan lejos estos fue­gos se exten­de­rán.

Pue­de ser que Egip­to esté en un lar­go camino para des­per­tar de su lar­go y des­agra­da­ble dor­mir. Pero esto es el comien­zo del camino, no el fin.

–© “11maj

12 de febre­ro de 2011

Audio gra­ba­do por Noe­lle Han­rahan: www​.pri​son​ra​dio​.org

Tex­to cir­cu­la­do por Fati­rah [email protected]​aol.​com

Tra­duc­ción [email protected] de Mumia, Méxi­co

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *