Revo­lu­ción, con­tra revo­lu­ción y duc­ti­li­dad del impe­ria­lis­mo

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­rial

Los suce­sos de Egip­to, Tunez, Yemen, Bah­rein, Libia, Arge­lia, Marrue­cos, Mali han lle­va­do la per­ple­ji­dad a occi­den­te. Duran­te déca­das se ha teni­do la impre­sión de que las masas ára­bes han naci­do para sufrir, para pade­cer y resig­nar­se. Has­ta se ha invo­ca­do la cues­tión reli­gio­sa para expli­car su aver­sión hacia la liber­tad. Los hechos son tozu­dos y mues­tran la reali­dad de millo­nes de seres huma­nos dolo­ro­sa­men­te har­tos de su dra­má­ti­ca situa­ción.

Inme­dia­ta­men­te quie­nes no han dado un cén­ti­mo de euro por las revo­lu­cio­nes demo­crá­ti­cas en el mun­do musul­mán tie­nen la expli­ca­ción: detrás de este movi­mien­to están la CIA y el Mos­sad. No se pue­de negar que esos apa­ra­tos cri­mi­na­les prac­ti­can una polí­ti­ca hacia los pro­ce­sos de lucha en el mun­do islá­mi­co pero cabe pen­sar que si sus estra­te­gias triun­fan es debi­do a que EEUU inter­vie­ne real­men­te en los pro­ce­sos de movi­li­za­ción a tra­vés de sus media, de sus emba­ja­das, de Oba­ma y Clin­ton mien­tras los demás callan.

Es difí­cil que un pro­ce­so espon­ta­neo vire al socia­lis­mo cuan­do las posi­cio­nes revo­lu­cio­na­rias se expre­san solo a tra­vés de las sofla­mas pro­pa­gan­dís­ti­cas des­de la izquier­da anti impe­ria­lis­ta. Urge demos­trar a los pue­blos en lucha que las izquier­das occi­den­ta­les son algo más que los cria­dos ser­vi­les de sus pro­pios impe­ria­lis­mos, sin movi­li­za­ción anti impe­ria­lis­ta solo que­da ver con tris­te­za que las luchas se encau­zan des­de el impe­ria­lis­mo hacia pro­ce­sos a la espa­ño­la.

Y díga­se de mane­ra cla­ra, nada va a cam­biar en esas socie­da­des, sacri­fi­can algún peón para hacer­se con el petró­leo. Curio­so el silen­cio de Al Qeda y elo­cuen­tes los apo­yos popu­la­res de las mili­cias shiies a las movi­li­za­cio­nes aún cuan­do estas sean de signo sun­ni, diga­mos que es la gran­de­za de la lucha de cla­ses, esta aún no ha dicho la últi­ma pala­bra, pero y la sub­je­ti­vi­dad anti impe­ria­lis­ta occi­den­tal, ¿dón­de están?.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *