Revo­lu­ción, con­tra revo­lu­ción y duc­ti­li­dad del imperialismo

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­rial

Los suce­sos de Egip­to, Tunez, Yemen, Bah­rein, Libia, Arge­lia, Marrue­cos, Mali han lle­va­do la per­ple­ji­dad a occi­den­te. Duran­te déca­das se ha teni­do la impre­sión de que las masas ára­bes han naci­do para sufrir, para pade­cer y resig­nar­se. Has­ta se ha invo­ca­do la cues­tión reli­gio­sa para expli­car su aver­sión hacia la liber­tad. Los hechos son tozu­dos y mues­tran la reali­dad de millo­nes de seres huma­nos dolo­ro­sa­men­te har­tos de su dra­má­ti­ca situación.

Inme­dia­ta­men­te quie­nes no han dado un cén­ti­mo de euro por las revo­lu­cio­nes demo­crá­ti­cas en el mun­do musul­mán tie­nen la expli­ca­ción: detrás de este movi­mien­to están la CIA y el Mos­sad. No se pue­de negar que esos apa­ra­tos cri­mi­na­les prac­ti­can una polí­ti­ca hacia los pro­ce­sos de lucha en el mun­do islá­mi­co pero cabe pen­sar que si sus estra­te­gias triun­fan es debi­do a que EEUU inter­vie­ne real­men­te en los pro­ce­sos de movi­li­za­ción a tra­vés de sus media, de sus emba­ja­das, de Oba­ma y Clin­ton mien­tras los demás callan.

Es difí­cil que un pro­ce­so espon­ta­neo vire al socia­lis­mo cuan­do las posi­cio­nes revo­lu­cio­na­rias se expre­san solo a tra­vés de las sofla­mas pro­pa­gan­dís­ti­cas des­de la izquier­da anti impe­ria­lis­ta. Urge demos­trar a los pue­blos en lucha que las izquier­das occi­den­ta­les son algo más que los cria­dos ser­vi­les de sus pro­pios impe­ria­lis­mos, sin movi­li­za­ción anti impe­ria­lis­ta solo que­da ver con tris­te­za que las luchas se encau­zan des­de el impe­ria­lis­mo hacia pro­ce­sos a la española.

Y díga­se de mane­ra cla­ra, nada va a cam­biar en esas socie­da­des, sacri­fi­can algún peón para hacer­se con el petró­leo. Curio­so el silen­cio de Al Qeda y elo­cuen­tes los apo­yos popu­la­res de las mili­cias shiies a las movi­li­za­cio­nes aún cuan­do estas sean de signo sun­ni, diga­mos que es la gran­de­za de la lucha de cla­ses, esta aún no ha dicho la últi­ma pala­bra, pero y la sub­je­ti­vi­dad anti impe­ria­lis­ta occi­den­tal, ¿dón­de están?.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.