Medio Orien­te: Rebe­lión en la gran­ja- James Petras

Comen­ta­rios para CX36 Radio Cen­te­na­rio del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano, James Petras des­de su huer­to en Bingham­ton, Nue­va York Esta­dos Uni­dos. Lunes 21 de febre­ro de 2011. www​.radio36​.com​.uy

Chury: Jus­ta­men­te en la pre­sen­ta­ción del espa­cio inter­na­cio­nal yo esta­ba hablan­do de lo com­pli­ca­das que apa­re­cen las cosas por allá por Yemen, por Libia, por Marrue­cos, por Soma­lía des­pués de lo Egip­to que ya comen­tas­te el otro día así que que­ría plan­tear­te estos temas pero tam­bién los que ten­gas en ela­bo­ra­ción.

Petras: Hay que ana­li­zar en pro­fun­di­dad más allá de las mani­fes­ta­cio­nes, lo que está atrás de eso. Pri­me­ro, debe­mos enten­der que el pro­ce­so mar­cha de una for­ma des­igual. Por ejem­plo aho­ra en Egip­to y en Túnez, que ya alcan­zan a derro­car a los dic­ta­do­res en la pri­me­ra fase, están entran­do en la segun­da fase don­de están exi­gien­do una lim­pie­za total del Esta­do y los apa­ra­tos, y rea­li­zar algu­nos pasos hacia la demo­cra­cia, no sim­ple­men­te reem­pla­zar a un gobierno auto­crá­ti­co con otro. En Túnez hoy hay una gran mani­fes­ta­ción exi­gien­do la renun­cia del gobierno de tran­si­ción. Mien­tras en Yemen, Libia, Jor­da­nia, Arge­lia, Irán, Bah­réin, Marrue­cos, están en la pri­mer fase para trans­for­mar gobier­nos monár­qui­cos, abso­lu­tis­tas y repre­so­res y creo que entre los pró­xi­mos gobier­nos a ser afec­ta­dos pare­ce que están Libia, Bah­réin y Yemen, que están a pun­to de caer.

Aho­ra, ¿qué hay detrás de todas estas mani­fes­ta­cio­nes?: En pri­me­ra ins­tan­cia debe­mos bre­ve­men­te ana­li­zar las eco­no­mías.

Las eco­no­mías están con­cen­tra­das en uno o dos sec­to­res que gene­ran los ingre­sos de gobier­nos, que son el petró­leo, el turis­mo y sec­to­res con poco impac­to sobre el empleo, prin­ci­pal­men­te no dan mucho empleo para la gran masa de jóve­nes edu­ca­dos, uni­ver­si­ta­rios y secun­da­rios. Segun­do una gran pre­sen­cia de capi­tal extran­je­ro que des­pla­za a cual­quier bur­gue­sía que podría fomen­tar peque­ñas y media­nas indus­trias por­que como son paí­ses que depen­den de las expor­ta­cio­nes, la bur­gue­sía está ausen­te como fac­tor. Son las empre­sas del Esta­do con­tro­la­do por una oli­gar­quía y el capi­tal extran­je­ro. Es más, impor­tan mano de obra exter­na de India, de Pakis­tán y otros paí­ses y tam­bién eso es un blo­queo para la uti­li­za­ción de mano de obra local.

Y ter­ce­ro, uti­li­zan sol­da­dos extran­je­ros, mer­ce­na­rios de Pakis­tán y otros paí­ses afri­ca­nos que no tie­nen nin­gu­na rela­ción con el pue­blo.

Más allá, para pro­te­ger este sis­te­ma eco­nó­mi­co para­si­ta­rio, com­pran muchas armas, miles de millo­nes de dóla­res. En vez de inver­tir y diver­si­fi­car la eco­no­mía, estas oli­gar­quías pre­fie­ren impor­tar armas, mon­tar ejér­ci­tos y poli­cía para pro­te­ger esta eco­no­mía no diver­si­fi­ca­da.

Aho­ra, a par­tir de esa eco­no­mía tene­mos una cla­se domi­nan­te cerra­da, que no es real­men­te una cla­se sino que son cla­nes, ren­tis­tas, per­so­nas que viven de la ren­ta y no tie­nen nin­gu­na fun­ción eco­nó­mi­ca que pudié­ra­mos decir pro­duc­ti­va. Es una bur­gue­sía lum­pen que gana su dine­ro a par­tir del con­trol del teso­ro y a par­tir de eso uti­li­zan los gran­des ingre­sos con­cen­tra­dos para el gran con­su­mo de lujos con doce­nas de casas, yates, putas y tam­bién en cuen­tas en el exte­rior. Hay miles de millo­nes en ban­cos en paraí­sos fis­ca­les que como deci­mos, es capi­tal muer­to que no afec­ta nin­gu­na posi­bi­li­dad para que se cree nin­gu­na cla­se media. Lo que exis­ten, que son peque­ñas empre­sas, están total­men­te blo­quea­das por las impor­ta­cio­nes que depen­den de la polí­ti­ca esta­tal. Y la cla­se media de emplea­dos públi­cos está impac­ta­da por la infla­ción y los altos cos­tos de mer­can­cías que vie­nen del exte­rior.

El fac­tor más diná­mi­co en todo eso son los jóve­nes des­ocu­pa­dos y sub-ocu­pa­dos que suman más del 60 % de la pobla­ción. Es una pobla­ción demo­grá­fi­ca­men­te muy joven, sin empleo y que enfren­ta las alter­na­ti­vas de: o emi­gra­ción, bus­car salir a Euro­pa, o rebe­lar­se. Y fren­te al pano­ra­ma que hemos des­cri­to la mayo­ría por muchos años bus­có salir; aho­ra esta sali­da es cada vez más difí­cil por las polí­ti­cas inmi­gra­to­rias de Euro­pa y Esta­dos Uni­dos. Enton­ces han opta­do por la rebe­lión. En todo caso muchos quie­ren que­dar­se en su país y ellos for­man la fuer­za motriz de toda esta movi­li­za­ción por­que no ven nin­gún futu­ro en esta eco­no­mía oli­gár­qui­ca, expor­ta­do­ra de mate­rias pri­mas.

Enton­ces tene­mos esta mez­cla de eco­no­mía, estruc­tu­ra de cla­ses y tam­bién fren­te a eso la fal­ta de una sali­da polí­ti­ca. Como esta oli­gar­quía es muy redu­ci­da depen­de del ejér­ci­to, las fuer­zas repre­si­vas y como monar­quías abso­lu­tis­tas, ana­cró­ni­cas, no per­mi­ten nin­gu­na expre­sión para modi­fi­car o cam­biar este sis­te­ma. Sim­ple­men­te son dife­ren­tes ver­sio­nes de gobier­nos auto­crá­ti­cos con una dinas­tía de fami­lias que van des­de el monar­ca o el dic­ta­dor a sus hijos y los otros parien­tes alre­de­dor de estos gobier­nos.

Depen­de mucho de sec­to­res muy atra­sa­dos, tri­bus, para con­tro­lar a los sec­to­res moder­nos. Pero actual­men­te la gran mayo­ría de las tri­bus y los sec­to­res reli­gio­sos se jun­tan en las pro­tes­tas. Eso pone en cues­tión los regí­me­nes por­que la oli­gar­quía depen­de de estos sec­to­res tra­di­cio­na­les para con­tro­lar y repri­mir a los sec­to­res moder­nos de des­ocu­pa­dos, la cla­se media y los tra­ba­ja­do­res. Y aho­ra como están per­dien­do este esla­bón, pare­ce que todo está en cues­tión.

Quie­ro enfa­ti­zar otra vez que muchos de los mili­ta­res que uti­li­zan estos regí­me­nes, de los paí­ses petro­le­ros, son mer­ce­na­rios extran­je­ros, prin­ci­pal­men­te pakis­ta­níes y afri­ca­nos tam­bién, que los uti­li­zan como una fuer­za mer­ce­na­ria.

Este pro­ce­so no pue­de ter­mi­nar sin cam­bios por­que por­que las cau­sas son estruc­tu­ra­les. Pue­den repri­mir un día y otro día pero como con­di­cio­nes de lar­go pla­zo, de gran alcan­ce, per­ju­di­can­do a tan­tos sec­to­res, lo úni­co que bus­can estos dic­ta­do­res es abrir un diá­lo­go para con­se­guir fre­nar las movi­li­za­cio­nes en la calle. Pero estos diá­lo­gos no pue­den ir muy lejos por las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas que hemos comen­ta­do.

Chury: Casi todos estos paí­ses sino todos, son paí­ses saté­li­tes del impe­rio.

Petras: Sí, ese es el fac­tor que debe­mos enfa­ti­zar. Cuan­do habla­mos de eco­no­mías de encla­ves, debe­mos enten­der que esos encla­ves son una for­ma de com­par­tir poder entre el capi­tal impe­rial y las fami­lias. Hay una arti­cu­la­ción entre las éli­tes impe­ria­lis­tas y las cla­ses domi­nan­tes para­si­ta­rias. Lo mis­mo con los mili­ta­res, todos los regí­me­nes en estas zonas com­pran más de 180 mil millo­nes de dóla­res en armas cada año. Sólo Ara­bia Sau­di­ta ha fir­ma­do con­tra­tos por 70 mil millo­nes de dóla­res de armas. Y ese es el gran nego­cio para el impe­ria­lis­mo en estas regio­nes y tie­ne la doble fun­ción de abrir bases mili­ta­res en estos paí­ses, como tie­ne en Bah­réin. El gran puer­to de Bah­réin es para las fuer­zas nava­les de Esta­dos Uni­dos en todo el gol­fo y lo mis­mo en Ara­bia Sau­di­ta que hay bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas. Y tene­mos que enten­der que la ven­ta de armas es el úni­co sec­tor indus­trial impor­tan­te que está cre­cien­do un 7% el año pasa­do en Euro­pa y Esta­dos Uni­dos, fren­te al estan­ca­mien­to de lo civil.

Final­men­te debe­mos enten­der que el con­trol impe­rial allá es tan­to polí­ti­co como mili­tar y eco­nó­mi­co. Una for­ma de impe­ria­lis­mo extra­or­di­na­rio por­que no es sim­ple­men­te tener una base mili­tar o ven­der armas o tener un puer­to naval sino tam­bién com­bi­nar eso con un con­trol de sec­to­res eco­nó­mi­cos impor­tan­tes y mer­ca­dos de ven­tas.

Tam­bién el fac­tor que debe­mos enfa­ti­zar es que estos gobier­nos son cola­bo­ra­do­res de Israel. Tra­ba­jan bajo las direc­tri­ces nor­te­ame­ri­ca­nas de apo­yar las agre­sio­nes de Israel que for­ma el país más influ­yen­te en la polí­ti­ca inter­na de Esta­dos Uni­dos. Y aho­ra esta polí­ti­ca de Israel de apo­yar dic­ta­do­res, repre­so­res, pro nor­te­ame­ri­ca­nos, ha cau­sa­do un enor­me pro­ble­mas para la Casa Blan­ca.

Por­que por un lado los sio­nis­tas aquí pre­sio­nan para que el gobierno siga apo­yan­do a estos regí­me­nes auto­crá­ti­cos mien­tras por otro lado los polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les dicen que mien­tras segui­mos apo­yan­do estos regí­me­nes en caí­da para ser­vir a Israel, esta­mos per­dien­do todas las palan­cas para influir a los nue­vos gober­nan­tes que van sur­gien­do de los movi­mien­tos. Este es el dile­ma, o some­ter­se a los sio­nis­tas y apo­yar a los gobier­nos repre­so­res o bus­car la for­ma de inser­tar­se y poner un recam­bio más com­pa­ti­ble con la situa­ción del impe­rio.

Chury: ¿Habrá veto del pre­si­den­te Oba­ma al pre­su­pues­to [de EE.UU.] cuan­do lo tra­te el sena­do?

Petras: El pre­su­pues­to está en una situa­ción de total pará­li­sis por­que el gobierno está divi­di­do. El Con­gre­so con­tro­la­do por los repu­bli­ca­nos quie­re pro­fun­di­zar los recor­tes en una for­ma muy bru­tal y muy exten­si­va afec­tan­do la segu­ri­dad social o pen­sio­nes y todos los reajus­tes que uno nece­si­ta fren­te a los altos pre­cios. Oba­ma no está en con­tra en prin­ci­pio, pero el rit­mo de los cam­bios debe ser menos rápi­do y gran­de por­que él tie­ne mie­do de que si imple­men­ta la polí­ti­ca de los repu­bli­ca­nos en todo, va a per­der un 50 % del elec­to­ra­do que lo votó. En ese caso, si no aprue­ban un nue­vo finan­cia­mien­to para la deu­da y el fun­cio­na­mien­to coti­diano del gobierno, no tie­nen dine­ro para pagar a los millo­nes de fun­cio­na­rios. Y el gobierno ter­mi­na­rá para­li­za­do, cerran­do su fun­cio­na­mien­to.

Eso va a crear una cri­sis mun­dial del sis­te­ma finan­cie­ro y una corri­da sobre el dólar por­que sin más cir­cu­lan­te, sin una apro­ba­ción del nue­vo pre­su­pues­to y finan­cia­mien­to, ter­mi­na defi­ni­ti­va­men­te de fun­cio­nar. Por eso las bol­sas y los espe­cu­la­do­res, inver­sio­nis­tas, están muy ner­vio­sos por­que has­ta aho­ra el gobierno está divi­di­do con la opo­si­ción entre los ultras y los con­ser­va­do­res mode­ra­dos y Oba­ma no encuen­tra una solu­ción. Enton­ces vamos cami­nan­do hacia el abis­mo en este sen­ti­do.

Si el gobierno no con­si­gue finan­cia­mien­to, quie­ro repe­tir, el gobierno que­da cerra­do, no hay for­ma de con­ti­nuar las fun­cio­nes dia­rias.

Chury: Un hecho real­men­te gra­ve Petras, ¿no? Sin duda algu­na

Petras: Muy gra­ve y no apa­re­ce en los gran­des títu­los toda­vía. Pero la fecha se está acer­can­do. Sim­ple­men­te unas 3 sema­nas has­ta el 10 de Mar­zo que debe comen­zar a fun­cio­nar el nue­vo finan­cia­mien­to y no apa­re­ce en el hori­zon­te nin­gu­na posi­bi­li­dad de un arre­glo. Y eso vamos a ver con más aten­ción mien­tras la fecha se acer­ca.

Chury: Petras, muy bue­na la acla­ra­ción por­que ade­más segu­ra­men­te muchí­si­ma gen­te en el mun­do pue­de creer que lo que se está tra­tan­do es un tema domés­ti­co, interno de los Esta­dos Uni­dos, pero tú estás acla­ran­do que la reper­cu­sión inter­na­cio­nal es muy gran­de

Petras: Sí, va a afec­tar a todos los mer­ca­dos en el mun­do y podría pro­vo­car o deto­nar un crac en la eco­no­mía mun­dial por­que las olas van a exten­der­se más allá de Wall Street y Washing­ton y el país. Van a exten­der­se a todas las eco­no­mías vin­cu­la­das finan­cie­ra­men­te con los Esta­dos Uni­dos y eso es muy gra­ve. Debe­mos man­te­ner la aten­ción sobre lo que pue­de pasar. Al mis­mo tiem­po tene­mos aquí una rebe­lión muy sig­ni­fi­ca­ti­va en el esta­do de Wis­con­sin don­de ayer se movi­li­za­ron 100 mil obre­ros, emplea­dos públi­cos, maes­tros, médi­cos y otros, en con­tra de un gober­nan­te que quie­re imple­men­tar la agen­da de la dere­cha y quie­re eli­mi­nar las nego­cia­cio­nes colec­ti­vas de los sin­di­ca­tos, quie­re recor­tar las pen­sio­nes, quie­re eli­mi­nar el finan­cia­mien­to de la salud por par­te del esta­do.

En este sen­ti­do vemos otro con­flic­to que va más allá del Demó­cra­ta y Repu­bli­cano. Por pri­me­ra vez el pue­blo orga­ni­za­do, los sin­di­ca­tos loca­les, los emplea­dos públi­cos, entran en una gran con­fron­ta­ción: la huel­ga y pro­tes­ta más gran­de que hemos vis­to en más de 50 años aquí. Una huel­ga gene­ral del sec­tor públi­co con­tra este gober­na­dor que tra­ta de eli­mi­nar efec­ti­va­men­te a los sec­to­res sin­di­ca­les. Hablé con un sin­di­ca­lis­ta que me dijo que esta lucha es has­ta la muer­te por­que si el gober­na­dor con­si­gue la apro­ba­ción de la ley, va a eli­mi­nar efec­ti­va­men­te el fun­cio­na­mien­to de los sin­di­ca­tos. Más allá de los recor­tes está en jue­go el sin­di­ca­lis­mo repre­sen­ta­ti­vo. Enton­ces esta­mos en una situa­ción don­de la extre­ma dere­cha, con­tro­lan­do pues­tos impor­tan­tes en el gobierno, ha pro­vo­ca­do por pri­me­ra vez un tipo de levan­ta­mien­to popu­lar que uti­li­za en algu­nos casos las con­sig­nas de Egip­to: hablan de un levan­ta­mien­to popu­lar esti­lo El Cai­ro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *