Las cau­sas del aumen­to de pre­cios y de la cri­sis ali­men­ta­ria en el mun­do.

En las últi­mas sema­nas han cir­cu­la­do diver­sos artícu­los y comen­ta­rios sobre la cri­sis del aumen­to de los pre­cios de ali­men­tos. La mayo­ría de los aná­li­sis son bue­nos. Aun­que algu­nos que­dan atra­pa­dos en la visión eco­no­mi­cis­ta de la ofer­ta y deman­da. O de algún pro­ble­ma de sequía o inun­da­ción en algún país, que de hecho no son la cau­sa del aumen­to de pre­cios de los ali­men­tos.

Den­tro del MST y de la Vía Cam­pe­si­na hemos pro­du­ci­do bue­nos aná­li­sis, y no está demás refor­zar­los. Por eso esta­mos com­par­tien­do con Uds. nues­tra opi­nión, como una espe­cie de resu­men sobre las cau­sas del incre­men­to de pre­cios de los ali­men­tos y de la cri­sis ali­men­ta­ria que afec­ta a millo­nes de seres huma­nos, más allá de los mil millo­nes de ham­brien­tos que ya pasan ham­bre todos los días, según la FAO.

1.- El con­trol oli­go­pó­li­co que unas pocas empre­sas tie­nen del comer­cio agrí­co­la mun­dial, de los prin­ci­pa­les pro­duc­tos, como: soya, maíz, arroz, tri­go, leche y car­nes; pues ellas impo­nen un pre­cio, inde­pen­dien­te­men­te del cos­to real de pro­duc­ción.

2.- La espe­cu­la­ción de gran­des inver­so­res en las bol­sas de mer­can­cías agrí­co­las ha con­ver­ti­do a los ali­men­tos en meros pape­les de nego­cios. Se comen­ta en los perió­di­cos que ya están ven­di­das en las bol­sas las pró­xi­mas sie­te cose­chas de soya del mun­do. Éstas ya tie­nen due­ño, como títu­los de ven­tas.

3.- La espe­cu­la­ción finan­cie­ra: muchos ban­cos invier­ten sus capi­ta­les volá­ti­les en mer­can­cías agrí­co­las, para pro­te­ger­se de la cri­sis gene­ral.

4.- La pro­duc­ción agrí­co­la de agro­com­bus­ti­bles, que tie­ne sus pre­cios basa­dos en el petró­leo, ter­mi­na empu­jan­do la tasa medía de ganan­cia en la agri­cul­tu­ra hacia arri­ba. Y así, debi­do al ele­va­do pre­cio del eta­nol, suben todos los pro­duc­tos agrí­co­las.

5.- El ele­va­do cos­to de trans­for­mar millo­nes de tone­la­das de cerea­les en pro­teí­na ani­mal. O sea, las éli­tes deman­dan cada vez más car­nes, y por eso par­te de la pro­duc­ción de vege­ta­les, que podría ser con­su­mi­da por la pobla­ción, va para los ani­ma­les y, por tan­to, aca­ba inci­dien­do en el aumen­to del pre­cio de las car­nes.

6.- Las pri­va­ti­za­cio­nes de los ser­vi­cios públi­cos para la agri­cul­tu­ra, que los trans­fie­ren al con­trol de las empre­sas trans­na­cio­na­les, tam­bién reper­cu­ten en el incre­men­to de cos­tos en el pre­cio final.

7.- Las legis­la­cio­nes ambien­ta­les de sani­dad y cer­ti­fi­ca­dos de paten­tes, imple­men­ta­dos en el perio­do de los gobier­nos neo­li­be­ra­les para favo­re­cer el con­trol oli­go­pó­li­co de algu­nas empre­sas sobre la mayo­ría de los pro­duc­tos que exi­gen trans­for­ma­ción indus­trial, les da poder para impo­ner pre­cios.

8- La regla gene­ral impues­ta por la OMC (Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio) a par­tir de 1994, que trans­for­mó los ali­men­tos en meras mer­can­cías, que deben ser regu­la­das sólo por el mer­ca­do. Y como el mer­ca­do es con­tro­la­do por las gran­des empre­sas trans­na­cio­na­les, eso tie­ne efec­to direc­to en el pre­cio.

9- La intro­duc­ción de la pro­pie­dad pri­va­da de las semi­llas trans­gé­ni­cas impo­ne una nue­va matriz tec­no­ló­gi­ca con cos­tos de pro­duc­ción mayo­res y en bene­fi­cio de las mis­mas empre­sas que con­tro­lan el comer­cio, las semi­llas y los insu­mos agrí­co­las.

10. Hay una corri­da de los capi­ta­lis­tas en gene­ral y de las gran­des empre­sas hacia el hemis­fe­rio sur, para apo­de­rar­se de los recur­sos natu­ra­les: tie­rras, agua, lagos, reser­vas de made­ra, etc. y con eso van expul­san­do a las pobla­cio­nes nati­vas y los cam­pe­si­nos en gene­ral, e impo­nien­do la regla gene­ral del capi­tal sobre los ali­men­tos.

11- En las últi­mas dos déca­das con el pro­ce­so de inter­na­cio­na­li­za­ción del capi­tal y de las empre­sas capi­ta­lis­tas, los pre­cios de los ali­men­tos se inter­na­cio­na­li­za­ron. Esto deter­mi­na que los pará­me­tros de pro­duc­ción y de los pre­cios no son más el cos­to real de pro­duc­ción de ali­men­tos en cada país, sino que se esta­ble­ce un pre­cio medio mun­dial, con­tro­la­do por las empre­sas, que exclu­ye com­ple­ta­men­te otras for­mas de pro­duc­ción, loca­les, cam­pe­si­nas, etc.

Como se ve, la lucha por la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria que los movi­mien­tos de la Vía Cam­pe­si­na en todo el mun­do adop­ta­ron como prio­ri­dad es más que correc­ta, es nece­sa­ria y urgen­te. La sobe­ra­nía ali­men­ta­ria es la polí­ti­ca de que cada pue­blo, en su región, muni­ci­pio y país, desa­rro­lle con­di­cio­nes para pro­du­cir los ali­men­tos que nece­si­ta para sobre­vi­vir. Y que sólo expor­te el exce­den­te, y sólo impor­te lo que va más allá de su canas­ta bási­ca en con­so­nan­cia con sus hábi­tos ali­men­ti­cios.

Ade­más, todos los nutri­cio­nis­tas advier­ten que nues­tra die­ta ali­men­ta­ria tie­ne que dar­se a par­tir de los ali­men­tos pro­du­ci­dos en los bio­mas don­de vivi­mos. Eso es lo que garan­ti­za ener­gía salu­da­ble para la repro­duc­ción de todos los seres vivos, en su pro­pio hábi­tat. Las empre­sas trans­na­cio­na­les están trans­for­man­do el mun­do en un úni­co y gran super­mer­ca­do, a base de soya y maíz. Espe­ra­mos que las con­tra­dic­cio­nes que el movi­mien­to del capi­tal nos pre­sen­ta cada día, nos ayu­de a cons­cien­ti­zar a nues­tra base y a la socie­dad en gene­ral, para los cam­bios nece­sa­rios, para un nue­vo mode­lo de pro­duc­ción agrí­co­la en Bra­sil y en el Mun­do.

Esta es la tarei­ta, por aho­ra!

Abra­zos

* Mili­tan­tes del MST y de la Vía Cam­pe­si­na
(Tra­duc­ción Min­ga Infor­ma­ti­va de Movi­mien­tos Socia­les)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *