El plan de la OTAN es ocu­par Libia- Fidel Cas­tro

El petró­leo se con­vir­tió en la prin­ci­pal rique­za en manos de las gran­des trans­na­cio­na­les yan­kis; a tra­vés de esa fuen­te de ener­gía dis­pu­sie­ron de un ins­tru­men­to que acre­cen­tó con­si­de­ra­ble­men­te su poder polí­ti­co en el mun­do. Fue su prin­ci­pal arma cuan­do deci­die­ron liqui­dar fácil­men­te a la Revo­lu­ción Cuba­na tan pron­to se pro­mul­ga­ron las pri­me­ras leyes jus­tas y sobe­ra­nas en nues­tra Patria: pri­var­la de petró­leo.

Sobre esa fuen­te de ener­gía se desa­rro­lló la civi­li­za­ción actual. Vene­zue­la fue la nación de este hemis­fe­rio que mayor pre­cio pagó. Esta­dos Uni­dos se hizo due­ño de los enor­mes yaci­mien­tos con que la natu­ra­le­za dotó a ese her­mano país.

Al fina­li­zar la últi­ma Gue­rra Mun­dial comen­zó a extraer de los yaci­mien­tos de Irán, así como de los de Ara­bia Sau­di­ta, Iraq y los paí­ses ára­bes situa­dos alre­de­dor de ellos, mayo­res can­ti­da­des de petró­leo. Estos pasa­ron a ser los prin­ci­pa­les sumi­nis­tra­do­res. El con­su­mo mun­dial se ele­vó pro­gre­si­va­men­te a la fabu­lo­sa cifra de apro­xi­ma­da­men­te 80 millo­nes de barri­les dia­rios, inclui­dos los que se extraen en el terri­to­rio de Esta­dos Uni­dos, a los que ulte­rior­men­te se suma­ron el gas, la ener­gía hidráu­li­ca y la nuclear. Has­ta ini­cios del siglo XX el car­bón había sido la fuen­te fun­da­men­tal de ener­gía que hizo posi­ble el desa­rro­llo indus­trial, antes de que se pro­du­je­ran miles de millo­nes de auto­mó­vi­les y moto­res con­su­mi­do­res de com­bus­ti­ble líqui­do.

El derro­che del petró­leo y el gas está aso­cia­do a una de las mayo­res tra­ge­dias, no resuel­ta en abso­lu­to, que sufre la huma­ni­dad: el cam­bio cli­má­ti­co.

Cuan­do nues­tra Revo­lu­ción sur­gió, Arge­lia, Libia y Egip­to no eran toda­vía pro­duc­to­res de petró­leo, y gran par­te de las cuan­tio­sas reser­vas de Ara­bia Sau­di­ta, Iraq, Irán y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos esta­ban por des­cu­brir­se.

En diciem­bre de 1951, Libia se con­vier­te en el pri­mer país afri­cano en alcan­zar su inde­pen­den­cia des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, en la que su terri­to­rio fue esce­na­rio de impor­tan­tes com­ba­tes entre tro­pas ale­ma­nas y del Rei­no Uni­do, que die­ron fama a los gene­ra­les Erwin Rom­mel y Ber­nard L. Mont­go­mery.

El 95 % de su terri­to­rio es total­men­te desér­ti­co. La tec­no­lo­gía per­mi­tió des­cu­brir impor­tan­tes yaci­mien­tos de petró­leo lige­ro de exce­len­te cali­dad que hoy alcan­zan un millón 800 mil barri­les dia­rios y abun­dan­tes depó­si­tos de gas natu­ral. Tal rique­za le per­mi­tió alcan­zar una pers­pec­ti­va de vida que alcan­za casi los 75 años, y el más alto ingre­so per cápi­ta de Áfri­ca. Su rigu­ro­so desier­to está ubi­ca­do sobre un enor­me lago de agua fósil, equi­va­len­te a más de tres veces la super­fi­cie de Cuba, lo cual le ha hecho posi­ble cons­truir una amplia red de con­duc­to­ras de agua dul­ce que se extien­de por todo el país.

Libia, que tenía un millón de habi­tan­tes al alcan­zar su inde­pen­den­cia, cuen­ta hoy con algo más de 6 millo­nes.

La Revo­lu­ción Libia tuvo lugar en el mes de sep­tiem­bre del año 1969. Su prin­ci­pal diri­gen­te fue Muam­mar al-Gad­da­fi, mili­tar de ori­gen beduino, quien en su más tem­pra­na juven­tud se ins­pi­ró en las ideas del líder egip­cio Gamal Abdel Nas­ser. Sin duda que muchas de sus deci­sio­nes están aso­cia­das a los cam­bios que se pro­du­je­ron cuan­do, al igual que en Egip­to, una monar­quía débil y corrup­ta fue derro­ca­da en Libia.

Los habi­tan­tes de ese país tie­nen mile­na­rias tra­di­cio­nes gue­rre­ras. Se dice que los anti­guos libios for­ma­ron par­te del ejér­ci­to de Aní­bal cuan­do estu­vo a pun­to de liqui­dar a la Anti­gua Roma con la fuer­za que cru­zó los Alpes.

Se podrá estar o no de acuer­do con el Gad­da­fi. El mun­do ha sido inva­di­do con todo tipo de noti­cias, emplean­do espe­cial­men­te los medios masi­vos de infor­ma­ción. Habrá que espe­rar el tiem­po nece­sa­rio para cono­cer con rigor cuán­to hay de ver­dad o men­ti­ra, o una mez­cla de hechos de todo tipo que, en medio del caos, se pro­du­je­ron en Libia. Lo que para mí es abso­lu­ta­men­te evi­den­te es que al Gobierno de Esta­dos Uni­dos no le preo­cu­pa en abso­lu­to la paz en Libia, y no vaci­la­rá en dar a la OTAN la orden de inva­dir ese rico país, tal vez en cues­tión de horas o muy bre­ves días.

Los que con pér­fi­das inten­cio­nes inven­ta­ron la men­ti­ra de que Gad­da­fi se diri­gía a Vene­zue­la, igual que lo hicie­ron en la tar­de de ayer domin­go 20 de febre­ro, reci­bie­ron hoy una dig­na res­pues­ta del Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Vene­zue­la, Nico­lás Madu­ro, cuan­do expre­só tex­tual­men­te que hacía “votos por­que el pue­blo libio encuen­tre, en ejer­ci­cio de su sobe­ra­nía, una solu­ción pací­fi­ca a sus difi­cul­ta­des, que pre­ser­ve la inte­gri­dad del pue­blo y la nación Libia, sin la inje­ren­cia del impe­ria­lis­mo…”

Por mi par­te, no ima­gino al diri­gen­te libio aban­do­nan­do el país, elu­dien­do las res­pon­sa­bi­li­da­des que se le impu­tan, sean o no fal­sas en par­te o en su tota­li­dad.

Una per­so­na hones­ta esta­rá siem­pre con­tra cual­quier injus­ti­cia que se come­ta con cual­quier pue­blo del mun­do, y la peor de ellas, en este ins­tan­te, sería guar­dar silen­cio ante el cri­men que la OTAN se pre­pa­ra a come­ter con­tra el pue­blo libio.

A la jefa­tu­ra de esa orga­ni­za­ción beli­cis­ta le urge hacer­lo. ¡Hay que denun­ciar­lo!

Fidel Cas­tro Ruz

Febre­ro 21 de 2011

10 y 14 p.m.

El plan de la OTAN es ocupar Libia

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *