¿Demo­cra­cias con pro­ce­sos inqui­si­to­ria­les?- Josu Sorau­ren

Ni soy juris­ta, ni pre­ten­do figu­rar como tal. Que cons­te.

Pero eso no sig­ni­fi­ca, que como ciu­da­dano com­pro­me­ti­do con un correc­to fun­cio­na­mien­to de la demo­cra­cia, igno­re los prin­ci­pios bási­cos del dere­cho o de la juris­pru­den­cia. Algo que sin duda todo ciu­da­dano cabal debie­ra cono­cer.

Pue­de pare­cer que en pleno siglo XXI, hablar de orda­lías o jui­cios de Dios y reme­mo­rar pro­ce­sos inqui­si­to­ria­les sea un des­ca­be­lla­do ana­cro­nis­mo. Tal vez, aun­que qui­zás no tan­to…

Hom­bre, que los jui­cios depen­dan de un Dios en el que ya no deben creer ni los pro­pios clérigos…pues va a ser que no… Ya se han encar­ga­do los pica­plei­tos, intere­ses mediá­ti­cos o de mer­ca­do de apa­ñar­los…

Y que tam­po­co me olvi­do de algu­nos jue­ces ínte­gros, que de vez en cuan­do ya salen por sus fue­ros…

Cla­ro que tra­tán­do­se de jui­cios polí­ti­cos, sobre todo los que ver­san sobre la cosa vas­ca y todo lo que vis­ta con txa­pe­la, ya el asun­to pasa direc­ta­men­te al esta­do, es decir a las caver­nas o gari­tos de la DGS.

De todos modos no nos haga­mos ilu­sio­nes. Qui­zás la jus­ti­cia haya modi­fi­ca­do la esce­nas o si se quie­re la pues­ta a pun­to medie­val. Eso de la esce­na demo­crá­ti­ca lo exi­ge, al menos en lo for­mal…

Y sin embar­go uno tie­ne la sen­sa­ción, de que sobre todo cuan­do se tra­ta de con­flic­tos polí­ti­cos, hable­mos p.ej. de la cues­tión vas­ca, el espí­ri­tu y los méto­dos de los jui­cios de Dios y de los pro­ce­sos inqui­si­to­ria­les, siguen tan vigen­tes como en el s.XV.

Un bre­ve aná­li­sis resuel­ve cual­quier vaci­la­ción. Y sin duda la com­pren­sión teó­ri­ca del mode­lo inqui­si­to­rial, nos va a per­mi­tir inter­pre­tar mejor muchos de los sis­te­mas actua­les.

El dere­cho romano, había desa­rro­lla­do unos nive­les de apli­ca­ción de la jus­ti­cia modé­li­cos, sobre todo si los com­pa­ra­mos con algu­nas pra­xis actua­les que por per­mi­tir la tor­tu­ra, con­vier­ten a jue­ces, fis­ca­les e inqui­si­do­res –o poli­cías- en autén­ti­cos delin­cuen­tes.

El pro­ce­so penal ‑en el dere­cho romano- acu­sa­to­rio (rela­ti­va­men­te garan­tis­ta) era oral y públi­co y sobre todo pro­ba­to­rio, es decir, fun­da­men­ta­do en una “pro­ba­tio”. Nada pues de indi­cios, sos­pe­chas etc…

El inqui­si­to­rial –bien lo sabe­mos los vascos‑, escri­to, secre­to, basa­do en la sos­pe­cha, “sus­pi­cio”, que­dan­do fue­ra del cono­ci­mien­to y escru­ti­nio públi­co.

El “iudex” ordi­na­rio –en el D.R.-, media entre las par­tes, acu­sa­do y acu­sa­dor –o en su caso el fis­cal del minis­te­rio públi­co-.

En el inqui­si­to­rial el juez coin­ci­de con el fis­cal, lo que impli­ca la coin­ci­den­cia del acu­sa­dor con el juez. Esto supo­ne un con­tra­fue­ro legal bási­co en el D.R., “Nemo iudex in sua cau­sa”.

El fis­cal-acu­sa­dor-juez, es quien mar­ca los obje­ti­vos del plei­to, habi­tual­men­te con impli­ca­cio­nes del poder polí­ti­co.

En el D.R., la acu­sa­ción públi­ca era con­tra­rres­ta­da por “la pre­sun­ción de ino­cen­cia”, cas­ti­gán­do­se el per­ju­rio, la fal­sa dela­ción, “la dif­fa­ma­tio” …

Los difa­ma­do­res, difí­cil­men­te se iban de rosi­tas.

¿Y en esta ben­di­ta tierra?¿Qué pasa con los ges­to­res de mon­ta­jes como Egun­ka­ria, Udal­bil­tza con esos dela­to­res, siem­pre impu­nes, como dig­ni­dad y jus­ti­cia, manos blan­cas, la car­cun­dia fran­quis­ta y todos los bobos mediá­ti­cos?

En el pro­ce­so inqui­si­to­rial –evi­den­te­men­te pien­so en los de la AN‑, es el acu­sa­do quien ha de demos­trar su ino­cen­cia. El prin­ci­pio garan­tis­ta , “in dubio pro reo” es rem­pla­za­do por el inqui­si­to­rial, “in dubio pro fidei”. Es decir, en caso de duda o de fal­ta abso­lu­ta de prue­bas con­sis­ten­tes, la sen­ten­cia será lo que se le anto­je al juez acu­sa­dor, que ya sabe­mos a quien repre­sen­ta…

¿Cuán­tos pro­ce­sos impre­sen­ta­bles, cuan­tos mon­ta­jes con esper­pén­ti­co apa­ra­to jurí­di­co ha esce­ni­fi­ca­do la AN con­tra la cul­tu­ra y el pen­sa­mien­to vas­co?

Es en este esce­na­rio, el inqui­si­to­rial, don­de duran­te no menos de sie­te déca­das –des­de el fran­quis­mo- se ha juz­ga­do a la disi­den­cia vas­ca –arma­da, inte­lec­tual, cul­tu­ral, o lo que cua­dre-.

Que para la mayo­ría de los vas­cos –y me ima­gino para muchos espa­ño­les, que callan y otorgan‑, la Audien­cia Nacio­nal, here­de­ra del sinies­tro TOP fran­quis­ta, es una ins­ti­tu­ción inqui­si­to­rial, no ofre­ce la más míni­ma duda.

For­ma par­te de nues­tro pecu­liar elen­co de demo­nios: AN, monar­quía, tri­cor­nios y ban­de­ras al vien­to…

Los vas­cos nun­ca hemos creí­do en la jus­ti­cia espa­ño­la, por­que tan­to ella como su esta­do de dere­cho se basan en la vio­len­cia poli­cial-inqui­si­to­rial o en la ame­na­za suma­rí­si­ma de los sables.

Dejar la jus­ti­cia, exclu­si­va­men­te y sin con­trol, en manos de cual­quier ins­ti­tu­ción poli­cial, –algo que por des­gra­cia no es atri­bu­to exclu­si­vo de este íncli­to reino‑, de cual­quier poli­cía, inclui­das las de “in par­ti­bus infi­de­lium”, es dejar la jus­ti­cia en manos de la tor­tu­ra o de todos los dia­blos que en el mun­do han sido.

La cre­di­bi­li­dad de la ciu­da­da­nía –al menos de gran parte‑, en las actua­les fuer­zas del orden, inclu­so las muni­ci­pa­les –¡mira que los muni­pas de Iru­ña, que andan por ahí ejer­cien­do de San­diós…¡-, es nula.

¿Qué le pasa a muchos de estos “hom­bre­ci­llos” con cere­bro de mos­qui­to ‑a dedu­cir tan­to por los dis­cur­sos que emi­ten, como por su cortesía‑, que en que les colo­can una porra y una pipa al cin­to, se true­can en las peor de las ali­ma­ñas que pue­de encon­trar­se el sen­ci­llo ciu­da­dano de a pie?

Pero a lo que vamos. Alguien ha dicho que la tor­tu­ra es una ins­ti­tu­ción uni­ver­sal y eter­na… Pues que Dios nos coja con­fe­sa­dos…

Si así lo cre­ye­ra, no abri­ga­ría la espe­ran­za de que se pue­da erra­di­car…

Por cier­to, que no se nos pase, que los polí­ti­cos que la per­mi­ten, cuan­do no la fomen­tan, son más per­ver­sos que los direc­tos eje­cu­to­res…

Y me refie­ro a polí­ti­cos de cual­quier signo…

No se nos olvi­de que esos mons­truos, Ben Alí y Muba­rak, per­te­ne­cían a esa nau­sea­bun­da e inmun­da inter­na­cio­nal socia­lis­ta que nun­ca enten­dió que gober­nar sig­ni­fi­ca aten­der y resol­ver pro­ble­mas. No aplas­tar­los con la fuer­za públi­ca –Srs. Rubal­ca­ba, Ares, pepe­ros and com­pany- o resol­ver­los en las maz­mo­rras.

Y esto no solo en el Magreb, Dña. Tri­ni­dad Jimé­nez… No nos pon­ga­mos a hablar de Eus­kalhe­rria…

Hoy día, en muchos esta­dos ¿demo­crá­ti­cos…? –como los EEUU de Guan­tá­na­mo y Abhu-Graip, o la Espa­ña que tor­tu­ra has­ta la muer­te, Arre­gui, Mikel Zabal­za, (a veces como se ve has­ta la muer­te) Lasa y Zaba­la, Por­tu y Sara­so­la…..- los tor­tu­ra­do­res son “dig­nos pro­fe­sio­na­les” con exce­len­tes suel­dos del “esta­do de dere­cho”.

Y no pen­se­mos que estos agen­tes que tra­ba­jan en las letri­nas del esta­do, pade­cen espe­cia­les pato­lo­gías síqui­cas. Bueno, o qui­zás sí, aun­que esto no se haga cons­tar…

Dicen muchos enten­di­dos que la tor­tu­ra pro­cu­ra delei­te al tor­tu­ra­dor. ¡Pues vaya dege­ne­ra­dos!

Lo cier­to es que a tra­vés de la tor­tu­ra se pue­de lograr cual­quier con­fe­sión…

Esto es sin duda lo que deja al pai­ro o mejor a la deri­va, todo el sis­te­ma judi­cial espa­ñol.

Y que los ins­tru­men­tos de tor­tu­ra inqui­si­to­rial, agua-bañe­ra, hie­rro rusien­te –elec­tro­dos, des­truc­ción abso­lu­ta de la auto­es­ti­ma, el des­nu­do y la vio­la­ción etc… etc…, si cabe más sofis­ti­ca­dos, son de rabio­sa actua­li­dad.

Y que los tor­tu­ra­do­res, con la venia del esta­do espa­ñol, están des­tru­yen­do de por vida, la vida, val­ga la redun­dan­cia, de muchí­si­mos vascos/​as.

Y que la mayo­ría de estos tor­tu­ra­dos son ino­cen­tes y habi­tual­men­te gen­te de gran valía.

Y que la tor­tu­ra es un horri­ble cri­men, sobre el que algún día ten­drá que ren­dir cuen­tas Espa­ña.

Y que espe­re­mos que lo hagan mejor que los vic­ti­ma­rios del fran­quis­mo, que no sólo no se arre­pin­tie­ron sino que siguie­ron en las mis­mas, como due­ños del cota­rro…

Orda­lías, jui­cios de Dios pro­ce­sos inqui­si­to­ria­les, cru­da y cri­mi­nal reali­dad de nues­tros días. Cru­da reali­dad que se da en esta­dos hipó­cri­ta­men­te con­si­de­ra­dos demo­crá­ti­cos, ante una Euro­pa que duer­me, tole­ra o pro­te­ge a inde­cen­tes gober­nan­tes…

En estos momen­tos el pue­blo vas­co está vol­ca­do en el inten­to de devol­ver la pala­bra a todos los ciu­da­da­nos…

En esta espe­ran­za­do­ra coyun­tu­ra se esta dise­ñan­do un entorno en que la vio­len­cia de ETA y la endé­mi­ca y plu­ri­se­cu­lar del esta­do espa­ñol, la madre de todos los con­flic­tos, des­apa­rez­can para siem­pre.

Segu­ro que enton­ces, eso espe­ro aun­que nun­ca se sabe, la inqui­si­ción será defi­ni­ti­va­men­te un mal­di­to recuer­do. Una mala noche en una mala posa­da.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *