Con­ta­dor, dopa­jes y otras hier­bas – Jon Odrio­zo­la

La Fede­ra­ción Espa­ño­la de Ciclis­mo ha deci­di­do no san­cio­nar a Alber­to Con­ta­dor por el posi­ti­vo por clem­bu­te­rol del últi­mo Tour de Fran­cia. Una deci­sión que con­tra­di­ce su pro­pues­ta dis­ci­pli­na­ria del 26 de enero que lle­va­ba implí­ci­to ‑según infor­ma Jose­ba Itu­rria en este papel- la pér­di­da del Tour y un año de san­ción. En medio, infor­ma­cio­nes sobre trans­fu­sio­nes de san­gre hechas en el día de des­can­so de la ron­da gala. Y, tam­bién, el cas­ti­cis­mo car­pe­to­ve­tó­ni­co espa­ñol que acha­ca el «can­te» al con­su­mo de un solo­mi­llo com­pra­do en Irun con­ta­mi­na­do con clem­bu­te­rol, lo que en su día soli­vian­tó a car­ni­ce­ros y gana­de­ros iru­ne­ses. Hace nada, el pre­si­den­te de la Unión Ciclis­ta Inter­na­cio­nal (UCI), el irlan­dés Pat McQuaid, lamen­tó las «inter­fe­ren­cias polí­ti­cas» ‑en refe­ren­cia a las decla­ra­cio­nes de Zapa­te­ro, Rajoy y has­ta la Audien­cia Nacio­nal en lo que fri­sa las tra­zas de una «cues­tión de Esta­do»- y decla­ró que no le ha sor­pren­di­do nada, pues «se tra­ta de Espa­ña y nada me sor­pren­de vinien­do de Espa­ña». O sea,puta envi­dia.

Vaya por delan­te que nada ten­go con­tra Con­ta­dor. Cuan­do lo vi decla­ran­do en exclu­si­va en el pro­gra­ma de tele­vi­sión de Pedro J. Ramí­rez, en Veo7, me dije que Con­ta­dor ya había sido absuel­to no ya por la opi­nión públi­ca más patrio­te­ra y cho­vi­nis­ta, ena­je­na­da y mos­tren­ca, sino por las ins­tan­cias más altas del Esta­do espa­ñol. Su cal­va­rio había ter­mi­na­do gra­cias a la api­so­na­do­ra lobo­to­mi­za­do­ra y clo­ro­for­man­te de los medios de comu­ni­ca­ción. Antes la ver­dad que la jus­ti­cia, cla­ma­ba el cuá­que­ro Una­muno (en reali­dad, dijo «paz»). Ton­te­rías: Mar­ta Domín­guez, una vul­gar tra­pi­chea­do­ra de sus­tan­cias dopan­tes, aun­que no con­su­mi­do­ra, es el últi­mo icono sal­va­do por Pedro Jota: in hoc signo vin­ces.

Es vox popu­li que la alta exi­gen­cia en el depor­te (?) com­pe­ti­ti­vo deman­da esti­mu­lan­tes extra­de­por­ti­vos en for­ma de ana­bo­li­zan­tes, etc. Pero pue­de más la afi­ción que el saber el modo en que se con­si­guen los éxi­tos. Hace un año el ex ciclis­ta Jesús Man­zano decla­ró ante el Tri­bu­nal de Arbi­tra­je Depor­ti­vo, en Lau­sa­na (Sui­za), que en el equi­po ciclis­ta al que per­te­ne­ció todos se dopa­ban por­que o se pres­ta­ban a ello o eran expul­sa­dos. En Ita­lia ‑aña­dió- tuvie­ron que sacri­fi­car a Ivan Bas­so y en Ale­ma­nia a Jan Ull­rich, pero noso­tros «somos un país (se refie­re a Espa­ña) de cha­ran­ga». Seña­ló como artí­fi­ce al doc­tor Eufe­miano Fuen­tes y una lis­ta de fut­bo­lis­tas, tenis­tas, atle­tas y ciclis­tas que pasa­ron por su nada secre­to cen­tro madri­le­ño. Lo apos­tro­fa­ron ‑a Man­zano- de «muer­to de ham­bre», «chi­va­to» y otras lin­de­zas que ante­po­nen la «glo­ria» y el «somos los mejo­res» a la ver­dad de las cosas, las cañe­rías a la vir­tud. Todo con tal de no reco­no­cer que el dopa­je ‑con hon­ra­dí­si­mas excep­cio­nes, por supuesto‑, es inhe­ren­te a un mun­do (capi­ta­lis­ta) don­de lo impor­tan­te no es par­ti­ci­par, sino ganar. Antes, se nos decía, eran las atle­tas de los «paí­ses del Este» (o sea, comu­nis­tas) quie­nes se hor­mo­na­ban. Si gana­ban era por­que se chu­ta­ban (y no diré que no). Hoy no, hoy se gana por cojo­nes y espa­ño­lía. Lo demás, «leyen­da negra»…

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *