Arnal­do Ote­gi : «Una opor­tu­ni­dad para las solu­cio­nes demo­crá­ti­cas»

Los inde­pen­den­tis­tas y socia­lis­tas [email protected], hemos cons­trui­do un esce­na­rio polí­ti­co nue­vo en nues­tro País. A pesar de los esté­ri­les inten­tos por tra­tar de evi­tar­lo, hoy ya nadie es capaz de sos­te­ner con rigor, mas allá de la mera pro­pa­gan­da polí­ti­ca, que nada ha cam­bia­do.

Quie­nes están empe­ña­dos en sos­te­ner posi­cio­nes de mar­ca­do carác­ter inmo­vi­lis­ta no pue­den ocul­tar su decep­ción y cada vez mas acen­tua­do ner­vio­sis­mo. Aho­ra lo pode­mos decir; la pri­me­ra bata­lla, que con carác­ter estra­té­gi­co sabía­mos que ten­dría­mos que librar iba a ser la bata­lla de la cre­di­bi­li­dad.

Cuan­do ini­cia­mos las pri­me­ras refle­xio­nes en torno a la nece­si­dad de abor­dar una pro­fun­da revi­sión auto­crí­ti­ca sobre nues­tra estra­te­gia (inme­dia­ta­men­te des­pués del fra­ca­so del pro­ce­so de dia­lo­go) éra­mos cons­cien­tes de que las expe­rien­cias nego­cia­do­ras (fun­da­men­tal­men­te Liza­rra y la ulti­ma) frus­tra­das habían hecho mella en nues­tra cre­di­bi­li­dad polí­ti­ca entre [email protected] [email protected] [email protected]

Éra­mos pues cons­cien­tes, de que esa mer­ma era aten­der a una reali­dad social evi­den­te. Reco­no­cer esa reali­dad nos auto obli­ga­ba a dese­char lec­tu­ras auto­com­pla­cien­tes por un lado y a huir de deba­tes entorno a si nues­tra per­di­da de cre­di­bi­li­dad era mayor o menor que la del Esta­do sen­ci­lla­men­te por­que el Esta­do pue­de sopor­tar algu­na per­di­da en ese sen­ti­do en la medi­da en que su estra­te­gia legi­ti­ma­do­ra no nece­si­ta la acep­ta­ción popu­lar vas­ca, mien­tras que para los que impul­sa­mos el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal la legi­ti­ma­ción y acep­ta­ción popu­lar es sen­ci­lla­men­te impres­cin­di­ble.

La recu­pe­ra­ción de nues­tra cre­di­bi­li­dad era toda­vía mas urgen­te, por cuan­to que ade­más la apues­ta uni­la­te­ral por abrir un pro­ce­so demo­crá­ti­co se sus­ten­ta­ba en dos pila­res fun­da­men­ta­les: Nues­tro Pue­blo y la Comu­ni­dad Inter­na­cio­nal.

Por eso se equi­vo­can de plano aque­llos sec­to­res que ins­ta­la­dos en el inmo­vi­lis­mo se dedi­can a decir­nos, que, como y cuan­do debe­mos plan­tear nues­tras ini­cia­ti­vas y pro­pues­tas. Los úni­cos suje­tos habi­li­ta­dos para plan­tear suge­ren­cias o pro­pues­tas a la Izquier­da Aber­tza­le en esta fase del Pro­ce­so son los agen­tes socia­les, sin­di­ca­les, polí­ti­cos e inter­na­cio­na­les que están inmer­sos en la tarea de desa­rro­llar el Pro­ce­so Demo­crá­ti­co. Todos nues­tros esfuer­zos han esta­do diri­gi­dos a ganar­nos su cre­di­bi­li­dad y a aumen­tar nues­tro mutuo gra­do de con­fian­za.

Arnal­do Ote­gi

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *