Pique­tes de patro­nal- Mikel Ari­za­le­ta

Eran las 7´30 de la maña­na del domin­go. En la radio la cade­na Ser y en sus noti­cias un silen­cio volun­ta­rio de mani­fes­ta­ción gran­de por las calles de Bil­bo. Acu­san a otros gobier­nos de prohi­bir la pre­sen­cia de perio­dis­tas euro­peos en mani­fes­ta­cio­nes ára­bes, de borrar fotos de poli­cías egip­cios dis­pa­ran­do a sus gen­tes, de ocul­tar a los ciu­da­da­nos la bes­tia­li­dad de unos gober­nan­tes, casi todos, que hoy nos toca pade­cer.

Pero de lo que fue­ra se que­jan lo hacen den­tro: sus noti­cias son sus intere­ses, sus silen­cios mani­pu­la­ción, sus que­jas allí jus­ti­fi­ca­ción de lo de acá.

Los perio­dis­tas euro­peos mues­tran una y otra vez, sal­vo algu­nas excep­cio­nes, su sumi­sión de hom­bre vie­jo y medie­val, la blan­du­ra de remos ante su empre­sa, gri­tan en sus cró­ni­cas y en sus micró­fo­nos que son emplea­dos del amo, y no tan­to cuan­do infor­man de fue­ra, que tam­bién, sino sobre todo cuan­do infor­man de su casa, de sus nego­cios, de la Cosa Nos­tra. Vul­ga­res esqui­ro­les en una huel­ga de tra­ba­ja­do­res, pique­tes de patro­nal y sisa­do­res de ilu­sio­nes y sue­ños.

Dice Tonia Etxa­rri en El Correo Espa­ñol: “A Patxi López le está apo­yan­do un par­ti­do sin som­bra de duda que no tie­ne que demos­trar ante nadie su tra­yec­to­ria demo­crá­ti­ca”. Aun­que no lo crean, la perio­dis­ta está hablan­do del PP.

Escri­bió Harold Meyer­son, colum­nis­ta del Washing­ton Post, que mien­tras los tra­ba­ja­do­res esta­ban ayu­dan­do a derro­car al régi­men en El Cai­ro, un gobierno esta­tal en par­ti­cu­lar (el de Wis­con­sin de USA) esta­ba pro­ce­dien­do a derro­car a las orga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res aquí en Esta­dos Uni­dos. Con­clu­yó que los con­ser­va­do­res esta­dou­ni­den­ses fre­cuen­te­men­te expre­san su admi­ra­ción por la valen­tía de los tra­ba­ja­do­res de otros paí­ses al pro­tes­tar con­tra regí­me­nes auto­ri­ta­rios. “Sin embar­go, per­mi­tir que tra­ba­ja­do­res en casa ejer­zan sus dere­chos ame­na­za con minar algu­nos de nues­tros pro­pios regí­me­nes (repu­bli­ca­nos en par­ti­cu­lar) y no se debe­ría per­mi­tir. Aho­ra que el gober­na­dor de Wis­con­sin ha emi­ti­do sus órde­nes de mar­cha a la Guar­dia, pode­mos dis­cer­nir un nue­vo patrón de soli­da­ri­dad repre­si­va, des­de el faraón… del Medio Orien­te al faraón… del Medio Oes­te”.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *