El Esta­do espa­ñol man­tie­ne acti­va­dos todos los fren­tes de la repre­sión polí­ti­ca

A lo lar­go de esta sema­na, varios ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas nava­rras debe­rán com­pa­re­cer ante la Audien­cia Nacio­nal al hilo de dis­tin­tos epi­so­dios repre­si­vos:

Maña­na mar­tes día 22, nue­ve ciu­da­da­nos nava­rros han sido cita­dos en la Audien­cia Nacio­nal para decla­rar en rela­ción a las fotos de los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas que fue­ron exhi­bi­das en la últi­ma Korri­ka a su paso por Iru­ñea.

El miér­co­les día 23 se cele­bra­rá el jui­cio con­tra la veci­na de Doni­ba­ne Josu­ne Arria­ga, que fue extra­di­ta­da del Esta­do fran­cés en vir­tud de una euro­or­den. Se le acu­sa de tomar par­te en una acción de ETA, por la cual tie­ne una peti­ción fis­cal de 30 años. Una vez más, las prue­bas de car­go son las decla­ra­cio­nes de otros dete­ni­dos obte­ni­das bajo tor­tu­ra.

El vier­nes 25, el vecino de Itu­rra­ma Ibai Azko­na será juz­ga­do bajo la acu­sa­ción de haber colo­ca­do en un caje­ro auto­má­ti­co un arte­fac­to explo­si­vo que no lle­gó a explo­tar, por lo que se enfren­ta a una peti­ción fis­cal de 7 años. Las úni­cas prue­bas con­tra Ibai Azko­na son decla­ra­cio­nes poli­cia­les obte­ni­das bajo tor­tu­ra.

Ade­más, en estos días se ha cono­ci­do que el ex pre­so polí­ti­co de Bur­la­ta Aitor Torrea se enfren­ta a una peti­ción fis­cal de 2 años por los hechos acae­ci­dos en el fune­ral de su padre. Torrea se encon­tra­ba en pri­sión cuan­do su padre falle­ció, y fue con­du­ci­do al fune­ral escol­ta­do por la Poli­cía Nacio­nal. Al salir de la Igle­sia, hubo momen­tos de ten­sión entre la Poli­cía Nacio­nal y las per­so­nas con­gre­ga­das en Bur­la­ta. Al hilo de estos hechos, otro joven se enfren­ta­rá a una peti­ción fis­cal de 4 años y 4 meses por aten­ta­do a la auto­ri­dad, des­ór­de­nes públi­cos y daños, mien­tras que el pro­pio Aitor Torrea ha sido acu­sa­do por el fis­cal de cóm­pli­ce de aten­ta­do a la auto­ri­dad, por lo que se enfren­ta­rá a una peti­ción de dos años. Todos los tes­ti­gos pre­sen­cia­les nie­gan que Torrea agre­die­se o fue­se cóm­pli­ce de nin­gu­na agre­sión a los agen­tes que le cus­to­dia­ban, ni tam­po­co que gri­ta­se “Gora ETA, Gora Eus­kal Herria aska­ta­su­na (sic), ETA mata­los”, como seña­la el ates­ta­do poli­cial.

Final­men­te, en estos días se ha cono­ci­do la impo­si­ción de una llu­via de mul­tas en Ansoáin (entre 30 y 40) a per­so­nas acu­sa­das de haber toma­do par­te en una mani­fes­ta­ción para denun­ciar la deten­ción de Roxi­ka Iriar­te, dete­ni­da en sep­tiem­bre.

Todos estos hechos nos dan la medi­da del ace­le­rón repre­si­vo en que se halla inmer­so el esta­do espa­ñol. Mien­tras en Eus­kal Herria se van dan­do pasos hacia la reso­lu­ción de con­flic­to y la aper­tu­ra de un pro­ce­so demo­crá­ti­co, el Esta­do sigue empe­ña­do en su estra­te­gia repre­si­va y en el cas­ti­go a la disi­den­cia vas­ca, sín­to­ma de la debi­li­dad polí­ti­ca de quien toda­vía no se atre­ve a con­fron­tar con el inde­pen­den­tis­mo sin repre­sión, sin tor­tu­ras, sin jui­cios far­sa, sin cen­su­ras y sin cas­ti­gos eco­nó­mi­cos con cla­ra inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca.

AAM

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *