Dere­cho peni­ten­cia­rio del enemi­go- Fran­cis­co Larrau­ri

En las socie­da­des moder­nas, cuan­do se apli­ca el dere­cho penal, su con­se­cuen­cia inme­dia­ta, el dere­cho peni­ten­cia­rio, entra en acción. Se tra­ta de una legis­la­ción peni­ten­cia­ria que impar­te dere­chos y obli­ga­cio­nes a todo un mare­mág­num de fun­cio­na­rios y tam­bién de pre­sos ence­rra­dos en pri­sión. Su apli­ca­ción es una expe­rien­cia que ya en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les, debi­do a la fal­se­dad de los nom­bres, toda la pobla­ción car­ce­la­ria vive con una som­bra de sobre­sal­to, por­que el huma­nis­mo que se des­pren­de de la semán­ti­ca ofi­cial difie­re en gran mane­ra de la reali­dad. Sin embar­go, todos los abo­ga­dos y espe­cia­lis­tas saben que el diag­nós­ti­co empeo­ra cuan­do nos refe­ri­mos a los pre­sos polí­ti­cos, por­que el sis­te­ma se defien­de siem­pre con el dere­cho penal del enemi­go y, pos­te­rior­men­te, inde­fec­ti­ble­men­te, apli­can­do a los pri­sio­ne­ros el dere­cho peni­ten­cia­rio del enemi­go que se reac­ti­va y se apli­ca retros­pec­ti­va­men­te si es nece­sa­rio a gus­to del esta­do, como la lla­ma­da doc­tri­na Parot. Por eso deci­mos que una cosa es con­se­cuen­cia de la otra.

Para cer­ti­fi­car lo que es dere­cho peni­ten­cia­rio del enemi­go sola­men­te hace fal­ta ilus­trar el espe­cial ale­ja­mien­to de la fami­lia que se apli­ca a los pre­sos polí­ti­cos, cuan­do el dere­cho peni­ten­cia­rio res­pe­ta el cen­tro de cum­pli­mien­to cer­cano por vin­cu­la­ción fami­liar; por tan­to, el dere­cho peni­ten­cia­rio del enemi­go pro­por­cio­na un plus de ven­gan­za no con la pér­di­da de liber­tad, sino con el ale­ja­mien­to, para con­ver­tir a los pri­sio­ne­ros vas­cos en un núme­ro y que nadie se ocu­pe de ellos. Así, con el dere­cho penal y peni­ten­cia­rio del enemi­go, han pre­ten­di­do impo­ner a los pre­sos polí­ti­cos y a su entorno fami­liar, un atri­bu­to pseu­do-ejem­pla­ri­zan­te que no ha con­se­gui­do, sin embar­go, impo­ner la fuer­za del poder real. Otra carac­te­rís­ti­ca del dere­cho peni­ten­cia­rio del enemi­go es el sin­fín de dis­po­si­cio­nes regla­men­ta­rias puni­ti­vas apli­ca­das a los pri­sio­ne­ros vas­cos, con un con­te­ni­do exclu­si­va­men­te polí­ti­co, mien­tras que la pobla­ción car­ce­la­ria con­vi­ve con otras envol­tu­ras regi­men­ta­les que per­mi­ten fan­ta­sear con el sue­ño de la reha­bi­li­ta­ción.

Por eso deci­mos que la apli­ca­ción jus­ta del dere­cho peni­ten­cia­rio con la nue­va situa­ción polí­ti­ca que se está gene­ran­do en Eus­kal Herria pue­de ofre­cer un amplio mar­gen de expo­si­ción, aun­que para la gran mayo­ría de pre­sos polí­ti­cos vas­cos la cár­cel ha sig­ni­fi­ca­do duran­te déca­das que muchos dere­chos indi­vi­dua­les no hayan sido admi­nis­tra­dos, y esto los abo­ga­dos que repre­sen­tan a los pre­sos vas­cos lo saben muy bien. El sis­te­ma judi­cial que aho­ra ya no encuen­tra razo­nes obje­ti­vas para apli­car el dere­cho penal del enemi­go, caso Udal­bil­tza, por ejem­plo, podría valo­rar que es un ana­cro­nis­mo seguir apli­can­do el dere­cho peni­ten­cia­rio del enemi­go cuan­do los pre­sos están ante una nue­va situa­ción peni­ten­cia­ria, si valo­ra­mos jus­ta­men­te que han des­apa­re­ci­do las cir­cuns­tan­cias que deter­mi­na­ron su ingre­so en pri­sión. Y este cam­bio de cir­cuns­tan­cias es reco­gi­do gene­ro­sa­men­te por el dere­cho peni­ten­cia­rio sin adje­ti­var cuan­do de ciu­da­da­nos nor­ma­les se tra­ta.

Pero como el dere­cho peni­ten­cia­rio del enemi­go ha sido duran­te muchos años un dis­po­si­ti­vo útil para ins­ta­lar en la socie­dad espa­ño­la, con pro­pa­gan­da muy bien imple­men­ta­da por los medios, un per­fil de terror aso­cia­do a los pre­sos al que liga­rían su deve­nir per­so­nal y del que no se podrían des­lin­dar ni obte­nien­do la liber­tad, aho­ra, con la peti­ción de la modi­fi­ca­ción de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria gene­ra­da por el anun­cio de las vías exclu­si­va­men­te polí­ti­cas por par­te de ETA, inten­tan pro­te­ger­se con el dise­ño de pro­gra­mas de arre­pen­ti­mien­to para cubrir­se ante la reper­cu­sión mediá­ti­ca que ellos mis­mos han crea­do y poder ofre­cer una nue­va coar­ta­da.

Para­dó­ji­ca­men­te, con las cam­pa­ñas de pro­pa­gan­da han con­se­gui­do que este ten­den­cio­so per­fil cons­trui­do del pre­so, en el que no se han aho­rra­do insul­tos y han uti­li­za­do la psi­co­lo­gía y la psi­co­pa­to­lo­gía de mane­ra sil­ves­tre, como si los pri­sio­ne­ros vas­cos no tuvie­ran padres, espo­sa e hijos, sea con­si­de­ra­do uno de los mejo­res acti­vos de la per­so­na al rein­te­grar­se en su entorno habi­tual.

En estos momen­tos, cuan­do para la lega­li­za­ción de la izquier­da aber­tza­le los gober­nan­tes piden insis­ten­te­men­te que demues­tren el ale­ja­mien­to de la vio­len­cia de ETA, ¿se pue­de soli­ci­tar el mis­mo ale­ja­mien­to del dere­cho peni­ten­cia­rio del enemi­go y de la tor­tu­ra a los que pre­su­men de demó­cra­tas?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *