Rep­sol y sus (ir)responsabilidades en Ecua­dor-Rebe­lión.

Polí­ti­cas petro­le­ras en Ecua­dor y su momen­to actual

Has­ta la déca­da de los seten­ta, Ecua­dor desa­rro­lló una acti­vi­dad petro­le­ra errá­ti­ca, expor­tan­do can­ti­da­des peque­ñas de petró­leo has­ta los años seten­ta [1]. En la medi­da en que el con­su­mo nacio­nal aumen­ta­ba de for­ma más rápi­da que su pro­duc­ción petro­le­ra, la depen­den­cia de la indus­tria hacia el petró­leo fue apa­re­ja­da de la depen­den­cia de Ecua­dor hacia otros paí­ses. En 1973, Ecua­dor cuan­ti­fi­ca­ba sus reser­vas en torno al 4% de las reser­vas pro­ba­das de Amé­ri­ca Lati­na y pro­du­cía apro­xi­ma­da­men­te el 6,5% del total de la región [2].

Ecua­dor trans­for­mó su situa­ción en la déca­da de los seten­ta, cuan­do tras impor­tan­tes des­cu­bri­mien­tos desa­rro­lla­dos por el con­sor­cio Texa­co-Gulf Oil, el país se con­vier­te en un pro­duc­tor neto de petró­leo. En 1973, con un gobierno mili­tar de per­fil nacio­na­lis­ta, Ecua­dor se incor­po­ra a la Orga­ni­za­ción de los Paí­ses Expor­ta­do­res de Petró­leo (OPEP) [3] y nacio­na­li­za en 1976 la filial de Gulf Oil que ope­ra­ba en el país, con­vir­tien­do a la Cor­po­ra­ción Esta­tal de Petró­leos del Ecua­dor (CEPE) [4] en el accio­nis­ta prin­ci­pal de Texa­co Ecua­dor [5]. Esa polí­ti­ca nacio­na­lis­ta [6] lle­ga a su fin como con­se­cuen­cia del cre­ci­mien­to con­ti­nua­do de la deu­da exter­na, y la con­si­guien­te sus­pen­sión de pagos rea­li­za­da en 1984 [7].

índice2 Repsol y sus (ir)responsabilidades en Ecuador

Foto: El Gobierno mili­tar ecua­to­riano nacio­na­li­za Gulf. Fuen­te: www​.kali​pe​dia​.com

En Ecua­dor, como en otros paí­ses de la región, se apli­ca la “ter­ce­ra ola” de pla­nes de ajus­tes estruc­tu­ra­les [8] que se desa­rro­lló en la déca­da de los noven­ta. La polí­ti­ca petro­le­ra apli­ca­da en Ecua­dor, cau­sa y con­se­cuen­cia de la cri­sis de la deu­da, gene­ró mayor depen­den­cia de las inver­sio­nes exter­nas. Sin recur­sos finan­cie­ros con­se­cuen­cia del impac­to de la deu­da, el gobierno ecua­to­riano no tie­ne ape­nas capa­ci­dad de accio­nar las polí­ti­cas que le habían sido váli­das has­ta prin­ci­pios de la déca­da de los ochen­ta, que­dan­do el Esta­do sin un rol impor­tan­te en las inver­sio­nes y en su par­ti­ci­pa­ción sobre las ganan­cias petro­le­ras. Así, el Esta­do ecua­to­riano se ve obli­ga­do a fle­xi­bi­li­zar sus con­di­cio­nes para atraer nue­vos capi­ta­les y esti­mu­lar la explo­ra­ción para detec­ción de nue­vas reser­vas (la espe­ran­za de vida de las reser­vas pro­ba­das en 1994 era de 25 años), a tra­vés de joint-ven­tu­res [9] y de la pri­va­ti­za­ción de cier­tas acti­vi­da­des que has­ta enton­ces habían sido con­tro­la­das por Petroe­cua­dor [10]. Estas prác­ti­cas de orden neo­li­be­ral desa­rro­lla­das en las polí­ti­cas de extrac­ción de recur­sos natu­ra­les en Ecua­dor se vino a defi­nir como “ajus­te petro­le­ro” [11].

Doc a 30 71 300x256 Repsol y sus (ir)responsabilidades en Ecuador

Grá­fi­co: Mapa del Ecua­dor con ubi­ca­ción de Blo­ques petro­le­ros en la Ama­zo­nía (anti­guas con­ce­sio­nes). Fuen­te: www4​.ecua​.net​.ec/​p​e​t​r​o​e​c​u​a​d​o​r​/​b​l​o​q​u​e​s​_​c​o​n​c​e​s​i​o​n​a​d​o​s​.​htm

La ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca gene­ra­da en el país a par­tir de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y el fenó­meno de la glo­ba­li­za­ción, se ve agu­di­za­da a par­tir del “sal­va­ta­je ban­ca­rio” de 1999 [12] y la dola­ri­za­ción rea­li­za­da en el 2000. La emer­gen­cia de los nue­vos movi­mien­tos socia­les [13]que se desa­rro­lla en Ecua­dor en la déca­da de los noven­ta; fun­da­men­tal­men­te en los entor­nos del mun­do indí­ge­na [14] y del movi­mien­to ambien­ta­lis­ta, sur­gen fru­to del ago­ta­mien­to y cri­sis de la for­ma de gobierno nacio­nal popu­lis­ta y del fra­ca­so del mode­lo de desa­rro­llo apli­ca­do bajo las direc­tri­ces de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cia­ras de Bret­ton Woods.

En el ámbi­to polí­ti­co, la toma de pose­sión del actual Pre­si­den­te Rafael Correa a comien­zos del 2007, gene­ra una nue­va fase de esta­bi­li­dad polí­ti­ca que con sus cir­cuns­tan­cias pro­pias se man­tie­ne has­ta la actua­li­dad.

En mate­ria de polí­ti­ca petro­le­ra, el pri­mer cam­bio impor­tan­te que se visua­li­za en Ecua­dor tie­ne lugar con el Regla­men­to sus­ti­tu­ti­vo de apli­ca­ción de la Ley 42 (2006) refor­man­do la Ley de Hidro­car­bu­ros, fir­ma­do por el enton­ces pre­si­den­te Alfre­do Pala­cio. “Este regla­men­to obli­ga a las empre­sas en con­tra­to de par­ti­ci­pa­ción para la explo­ra­ción o la explo­ta­ción petro­le­ra a con­ce­der al Esta­do al menos la mitad de las ganan­cias ´extra­or­di­na­rias´ rea­li­za­das des­de 2003, que pro­vie­nen del sal­do entre el pre­cio de ven­ta del petró­leo ecua­to­riano (pro­me­dio men­sual pon­de­ra­do FOB) y el pre­cio vigen­te a la fecha de sus­crip­ción del con­tra­to[15]. Ya en octu­bre de 2007, el Pre­si­den­te Correa aumen­ta a 99% la par­ti­ci­pa­ción del Esta­do en estas ganan­cias extra­or­di­na­rias.

La polí­ti­ca petro­le­ra en el Gobierno de la Revo­lu­ción Ciu­da­da­na se man­tie­ne suje­ta a con­tra­dic­cio­nes crea­das por la pre­sión de los con­flic­tos socia­les. Por un lado, se reafir­ma la cam­pa­ña de “reac­ti­va­ción petro­le­ra” pues­ta en mar­cha a ini­cios de siglo. Ecua­dor retor­na a la OPEP y gene­ra alto gra­do de con­fu­sio­nis­mo aus­pi­cian­do “pers­pec­ti­vas de nue­vas ron­das de lici­ta­cio­nes para la cuen­ca ama­zó­ni­ca, en par­ti­cu­lar para explo­tar los cam­pos ITT, ubi­ca­dos en un área eco­ló­gi­ca y social­men­te sen­si­ble”, al tiem­po que el gobierno anun­cia su “inten­ción de decla­rar una mora­to­ria sobre las acti­vi­da­des petro­le­ra en esta área, en par­ti­cu­lar en las áreas pro­te­gi­das, a cam­bio de una con­tri­bu­ción finan­cie­ra de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal[16].

images9 Repsol y sus (ir)responsabilidades en Ecuador

Grá­fi­co: Logo­ti­po de la cam­pa­ña Yasu­ní ITT para dejar en petro­leo en tie­rra. Fuen­te: www​.yasu​ni​-itt​.gob​.ec

Fru­to de estas fuer­tes pre­sio­nes entre posi­cio­nes dia­me­tral­men­te opues­tas, se da lugar una reu­nión del direc­to­rio de Petroe­cua­dor el 30 de mar­zo de 2007. Al día siguien­te, el Minis­te­rio de Ener­gía y Minas, cuyo titu­lar en aquel momen­to era Alber­to Acos­ta [17], emi­te un bole­tín de pren­sa don­de indi­ca: “Se acep­tó como pri­me­ra opción la de dejar el cru­do repre­sa­do en tie­rra, a fin de no afec­tar un área de extra­or­di­na­ria bio­di­ver­si­dad y no poner en ries­go la exis­ten­cia de varios pue­blos en ais­la­mien­to volun­ta­rio o pue­blos no con­tac­ta­dos. Esta medi­da será con­si­de­ra­rá siem­pre y cuan­do la comu­ni­dad inter­na­cio­nal entre­gue al menos la mitad de los recur­sos que se gene­ra­rían si se opta por la explo­ta­ción del petró­leo; recur­sos que requie­re la eco­no­mía ecua­to­ria­na para su desa­rro­llo”.

Por su par­te, el lla­ma­do Plan B, que sig­ni­fi­ca la explo­ta­ción de los cam­pos ITT [18], la cual se man­tie­ne des­de enton­ces como una “espa­da de Damo­cles” sobre el cue­llo de la Ini­cia­ti­va Yasu­ní ITT, se divi­de en tres posi­bi­li­da­des dife­ren­tes en caso de apli­car­se: “una lici­ta­ción entre empre­sas petro­le­ras esta­ta­les, una lici­ta­ción inter­na­cio­nal abier­ta a todo tipo de empre­sas o que Petroe­cua­dor explo­ta­ra el ITT direc­ta­men­te” [19].

Las con­ti­nuas ame­na­zas del Pre­si­den­te Correa ante la comu­ni­dad inter­na­cio­nal de explo­tar los cam­pos del ITT si es que esta no se hace copar­tí­ci­pe de la ini­cia­ti­va, suma­do a que inclu­so se lle­gó a valo­rar públi­ca­men­te que hubie­se una pre­gun­ta de con­sul­ta popu­lar sobre si la ciu­da­da­nía ecua­to­ria­na esta­ría de acuer­do en su explo­ta­ción, ha dado argu­men­tos a los paí­ses indus­tria­li­za­dos para mani­fes­tar sus rece­los ante las con­ti­nuas con­tra­dic­cio­nes del man­da­ta­rio ecua­to­riano. En una situa­ción de cri­sis eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal, el posi­cio­na­mien­to del Pre­si­den­te Correa le ha veni­do a los paí­ses del Nor­te como “agua de mayo” para jus­ti­fi­car sus injus­ti­fi­ca­bles pos­tu­ras dan­do la espal­da a la ini­cia­ti­va de dejar en cru­do en tie­rra en una de las áreas de mayor bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta.

El des­en­la­ce de la Ini­cia­ti­va Yasu­ní ITT está pron­ta a resol­ver­se, a la par que el gobierno ecua­to­riano pre­ten­de este mis­mo año 2011 dotar de par­ti­da pre­su­pues­ta­ria al pro­yec­to de una mega refi­ne­ría en la pro­vin­cia de Mana­bí, la cual todos los exper­tos esti­man sobre­di­men­sio­na­da en su capa­ci­dad de pro­duc­ción, siem­pre y cuan­do no se explo­ten los yaci­mien­tos petro­le­ros del ITT.

Ante­ce­den­tes y situa­ción del “Impe­rio” Rep­sol YPF, S.A.

Rep­sol es una socie­dad anó­ni­ma, fun­da­da en 1987 y for­ma­da ori­gi­nal­men­te por la agru­pa­ción de una serie de com­pa­ñías, que per­te­ne­cían al Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Hidro­car­bu­ros (INH) [20], con acti­vi­da­des en la explo­ra­ción, pro­duc­ción, trans­por­te y refino de petró­leo y gas. Tam­bién fabri­ca, dis­tri­bu­ye y comer­cia­li­za deri­va­dos del petró­leo, pro­duc­tos petro­quí­mi­cos y gas licua­do, a la par que ven­de gas natu­ral.

En 1991, el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Hidro­car­bu­ros (INH) ante la inmi­nen­te des­apa­ri­ción del mono­po­lio esta­tal de petró­leos (CAMPSA [21]), se fijó el obje­ti­vo de crear una empre­sa de capi­tal mix­to públi­co – pri­va­do para la explo­ta­ción de los acti­vos petro­le­ros del Esta­do.

Con la crea­ción de Rep­sol en la segun­da mitad de los años 80, CAMPSA pasó a incor­po­rar­se a la com­pa­ñía Rep­sol como una sim­ple mar­ca comer­cial, al igual que ocu­rrió con la tam­bién absor­bi­da Petro­nor [22].

Ape­nas dos años más tar­de de su crea­ción, y por las exi­gen­cias anti­mo­no­po­lis­tas impues­tas por la Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Euro­pea (actual Unión Euro­pea), Rep­sol es pri­va­ti­za­da. El pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción de la com­pa­ñía comen­zó en mayo de 1989 con la ven­ta al enton­ces Ban­co Bil­bao Viz­ca­ya (hoy Ban­co Bil­bao Viz­ca­ya Argen­ta­ria –BBVA‑, tras la pri­va­ti­za­ción tam­bién del ban­co inmo­bi­lia­rio esta­tal Argen­ta­ria) de un paque­te accio­na­rial ade­más de una OPV [23], que entre ambas suma­ron el 30% del capi­tal social de ento­nes. Dicho pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción fina­li­zó en abril de 1997 con la ven­ta por par­te del Esta­do del últi­mo 10% de accio­nes que aún tenía en sus manos [24].

Cuan­do en 1999 Rep­sol adqui­rió prác­ti­ca­men­te la tota­li­dad de las accio­nes de la petro­le­ra esta­tal argen­ti­na YPF [25], la socie­dad pasó a lla­mar­se Rep­sol YPF, S.A. cons­ti­tu­yen­do una empre­sa mul­ti­na­cio­nal inte­gra­da de petró­leo y gas natu­ral, con­vir­tién­do­se en una de las mayo­res petro­le­ras pri­va­das del mun­do, con ope­ra­cio­nes en una trein­te­na de paí­ses y unos 37.000 emplea­dos de dife­ren­tes nacio­na­li­da­des.

images13 Repsol y sus (ir)responsabilidades en Ecuador

Foto: Edi­fi­cio Rep­sol YPF. Fuen­te: www​.for​tu​na​web​.com​.ar

La acti­vi­dad empre­sa­rial de la com­pa­ñía se divi­de en los siguien­tes apar­ta­dos (datos Rep­sol 2003 [26]):

  • Explo­ra­ción y pro­duc­ción: la pro­duc­ción es de más de 1 millón de barri­les dia­rios.
  • Refi­na­do y mar­ke­ting: ope­ra en nue­ve refi­ne­rías en acti­vo con una capa­ci­dad de 1,2 millo­nes de barri­les al día y con una red de ven­ta de 6.600 pun­tos en Euro­pa y Lati­noa­mé­ri­ca.
  • Quí­mi­ca: su acti­vi­dad se lle­va a cabo en cin­co com­ple­jos indus­tria­les en el Esta­do espa­ñol y Argen­ti­na, sien­do sus mer­ca­dos más impor­tan­tes Euro­pa y los paí­ses del Mer­co­sur.
  • Gas y Elec­tri­ci­dad: a tra­vés de sus filia­les dis­tri­bu­ye a más de nue­ve millo­nes de clien­tes. Ade­más par­ti­ci­pa en la pro­duc­ción de ener­gía eléc­tri­ca.

En el pri­mer semes­tre de 2010, Rep­sol ya obte­nía un bene­fi­cio neto de 1.338 millo­nes de euros, un 38% más que en el mis­mo perío­do del año ante­rior. De igual mane­ra, el resul­ta­do ope­ra­ti­vo alcan­zó los 3.004 millo­nes de euros para esta fecha, un 81,7% supe­rior al regis­tra­do en el pri­mer tri­mes­tre del año pasa­do. Des­ta­can­do así, el cre­ci­mien­to del resul­ta­do de explo­ta­ción del área de Ups­tream (Explo­ta­ción y Pro­duc­ción), un 124,9% supe­rior al del pri­mer semes­tre del 2009, apo­ya­do en los incre­men­tos de los pre­cios inter­na­cio­na­les del cru­do y del gas y el aumen­to de su pro­duc­ción y mejo­ra del mix.

Duran­te el pri­mer tri­mes­tre de 2010, Rep­sol aumen­tó un 4,9% su pro­duc­ción de hidro­car­bu­ros con res­pec­to al mis­mo perío­do del año ante­rior, y mejo­ró, según indi­can los infor­mes a sus inver­sio­nis­tas, la com­po­si­ción de su ces­ta de pro­duc­tos, aumen­tan­do el peso de sus líqui­dos.

El nego­cio del Downs­tream, con un nota­ble incre­men­to del mar­gen inte­gra­do de refino y mar­ke­ting, jun­to con la recu­pe­ra­ción del nego­cio quí­mi­co, han con­tri­bui­do a la mejo­ra de resul­ta­dos de esta com­pa­ñía trans­na­cio­nal.

A pesar de la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, lo cual gene­ró un entorno nega­ti­vo en la eco­no­mía pla­ne­ta­ria duran­te el ejer­ci­cio 2009, Rep­sol reali­zó en ese año la cam­pa­ña explo­ra­to­ria más exi­to­sa de su his­to­ria con un total de 15 des­cu­bri­mien­tos de petró­leo y gas. Tres de ellos –Aba­ré Oes­te en Bra­sil, Bucks­kin en Esta­dos Uni­dos y Per­la 1X en Vene­zue­la- se situa­ron entre los diez más impor­tan­tes des­cu­bri­mien­tosoffsho­re del mun­do en 2009, sien­do ade­más Per­la 1X el mayor des­cu­bri­mien­to de gas en la his­to­ria de la com­pa­ñía.

Ya a fina­les del pri­mer semes­tre del año pasa­do, Rep­sol YPF tenía pla­ni­fi­ca­do su plan de inter­ven­ción para empe­zar en los pró­xi­mos meses la explo­ra­ción petro­le­ra de la Cuen­ca Nor­te de Cuba, emplean­do una pla­ta­for­ma de aguas pro­fun­das de fabri­ca­ción chi­na. Según las esti­ma­cio­nes de la ofi­ci­na de Estu­dios Geo­ló­gi­cos del gobierno esta­dou­ni­den­se, Cuba tie­ne reser­vas no des­cu­bier­tas de más de 5.000 millo­nes de barri­les de petró­leo, una can­ti­dad simi­lar a las reser­vas com­pro­ba­das de paí­ses pro­duc­to­res de petró­leo como Ecua­dor o Colom­bia.

La ambi­ción sin lími­tes de Rep­sol YPF se plas­ma en la aper­tu­ra cons­tan­te de nue­vos mer­ca­dos, entre los que hay que sig­ni­fi­car su recien­te entra­da en Ango­la, uno de los paí­ses con mayor poten­cial en explo­ra­cio­nes de petró­leo y con unas reser­vas esti­ma­das de 30.000 millo­nes de barri­les. Rep­sol YPF se ha adju­di­ca­do tres blo­ques explo­ra­to­rios en aguas de Ango­la, los blo­ques se encuen­tran en la cuen­ca de Kwan­za, geo­ló­gi­ca­men­te comu­ni­ca­da con la de San­tos en Bra­sil, y par­ti­ci­pa en ellos jun­to a otras petro­le­ras como Sonan­gol, Eni y Cono­co [27].

Pen­dien­tes del cie­rre con­ta­ble del 2010, la petro­le­ra Rep­sol YPF abo­nó en el mes enero del pre­sen­te año, un divi­den­do de 0,525 euros por acción a cuen­ta del ejer­ci­cio 2010 a sus accio­nis­tas.

Rep­sol YPF afian­za su con­ti­nui­dad en Ecua­dor

Rep­sol ope­ra el Blo­que 16 des­de 1999, año en el que asu­mió el 99% de las accio­nes de YPF. Median­te un acuer­do con la esta­tal Petroe­cua­dor, Rep­sol YPF ope­ra ade­más, en las áreas Bogi-Capi­rón y el Cam­po Tiva­cuno.

2911101003 yasuni 51 300x155 Repsol y sus (ir)responsabilidades en Ecuador

Grá­fi­co: Par­que Nacio­nal Yasu­ni, Zona intan­gi­ble y Blo­ques petro­le­ros. Fuen­te: http://​ani​ma​le​sex​tin​cion​.es

El Blo­que 16, está ubi­ca­do en la pro­vin­cia ama­zó­ni­ca de Ore­lla­na, y con Tiva­cuno y Bogi-Capi­rón suma una exten­sión de 220.000 hec­tá­reas. En su inte­rior se cons­tru­ye­ron sofis­ti­ca­das ins­ta­la­cio­nes reque­ri­das para el pro­ce­sa­mien­to del petró­leo extraí­do, con­di­cio­nes que según la com­pa­ñía, les ha per­mi­ti­do “un ade­cua­do y téc­ni­co mane­jo de la acti­vi­dad petro­le­ra den­tro de un área pro­te­gi­da”, el Par­que Nacio­nal Yasu­ní [28].

El petró­leo que se pro­du­ce en el Blo­que 16 y en Bogi-Capi­rón, es trans­por­ta­do has­ta Lago Agrio a tra­vés de un oleo­duc­to sub­te­rrá­neo de 120 kiló­me­tros de lon­gi­tud, el cual se supo­ne que cuen­ta con los están­da­res de segu­ri­dad apro­pia­dos.

Otro aspec­to tec­no­ló­gi­co que se apli­ca en el Blo­que 16, es el tra­ta­mien­to de los lodos de per­fo­ra­ción y la rein­yec­ción del agua de for­ma­ción que se pro­du­ce con­jun­ta­men­te con el petró­leo.

Según la com­pa­ñía, “la exis­ten­cia de una sofis­ti­ca­da tec­no­lo­gía en geo­lo­gía, geo­fí­si­ca, explo­ra­ción y pro­duc­ción de cru­do pesa­do, hace que la ope­ra­ción del Blo­que 16 sea un mode­lo de ges­tión con míni­mo impac­to ambien­tal y prác­ti­ca­men­te sin emi­sio­nes ya que se rea­li­za la com­bus­tión del gas para gene­rar ener­gía[29]. De hecho, la ope­ra­ción del Blo­que 16 ha sido ava­la­da por el Bureau Veri­tas [30] de Lon­dres con las cer­ti­fi­ca­cio­nes ISO 14001 (en el año 2004), se supo­ne que por su “estric­ta pro­tec­ción del medio ambien­te”, e ISO 9001 (en el año 2008), se supo­ne que por “la exce­len­cia en la ges­tión de sus ope­ra­cio­nes”.

En Ecua­dor, Rep­sol par­ti­ci­pa a tra­vés de Dura­gas [31], impor­tan­te com­pa­ñía inter­na­cio­nal en la dis­tri­bu­ción de Gas Licua­do de Petró­leo (GLP) que ope­ra en toda la geo­gra­fía nacio­nal [32], con una cuo­ta de mer­ca­do del 37,6% al cie­rre del 2009.

Duran­te los últi­mos años, ya duran­te el gobierno del Ec. Rafael Correa, la his­to­ria de des­en­cuen­tros y reen­cuen­tros entre Rep­sol YPF y el Gobierno de la Revo­lu­ción Ciu­da­da­na ha sido, al menos de for­ma apa­ren­te, tor­tuo­sa.

En las nego­cia­cio­nes empren­di­das des­de el Minis­te­rio de Minas y Petró­leos del Ecua­dor para un cam­bio en la moda­li­dad de los con­tra­tos petro­le­ros duran­te octu­bre de 2008, se lle­gó a anun­ciar la sali­da de Rep­sol YPF del Ecua­dor. El 30 de octu­bre de 2008, el enton­ces minis­tro Der­lis Pala­cios, anun­ció duran­te una rue­da de pren­sa ofre­ci­da en Qui­to, que “las­ti­mo­sa­men­te con Rep­sol no hemos podi­do lle­gar a un acuer­do“. El minis­tro Pala­cios ase­gu­ró que “ellos (Rep­sol YPF) han cam­bia­do cons­tan­te­men­te de cri­te­rio y no nos han per­mi­ti­do lle­gar a una nego­cia­ción (…) el Esta­do ecua­to­riano ha toma­do la deci­sión de ter­mi­nar la rela­ción labo­ral con Rep­sol[33]. De igual mane­ra se mani­fes­ta­ba el Pre­si­den­te Correa en su Enla­ce Ciu­da­dano del 1 de noviem­bre de 2008, indi­can­do que “Rep­sol se va del país por­que nos ha hecho per­der el tiem­po como ocho meses, ade­más de que ha baja­do la pro­duc­ción y las inver­sio­nes, y no ha acep­ta­do rene­go­ciar el con­tra­to[34]. Sin embar­go, cin­co días des­pués, y tras la inter­me­dia­ción del gobierno espa­ñol [35] en nom­bre de su reale­za y los intere­ses de sus trans­na­cio­na­les, una fuen­te de Rep­sol YPF anun­cia­ba que se que­da­ban en el país, acor­dan­do con el Gobierno ecua­to­riano la fir­ma del “con­tra­to por un año tran­si­to­rio y lue­go pasar al con­tra­to de pres­ta­ción de ser­vi­cios[36].

Rafael Correa Antonio Brufau1 300x220 Repsol y sus (ir)responsabilidades en Ecuador

Foto: Pre­si­den­te ecua­to­riano Rafael Correa se foto­gra­fía en el Pala­cio de Caron­de­let con Anto­nio Bru­fau, pre­si­den­te de Rep­sol YPf tras alcan­zar acuer­dos para la con­ti­nui­dad de la empre­sa. Fuen­te: www​.elpais​.com

En la pri­me­ra quin­ce­na de mar­zo del 2009, Rep­sol YPF fir­ma­ba un nue­vo acuer­do tran­si­to­rio con la esta­tal Petroe­cua­dor como paso pre­vio a la rene­go­cia­ción de su con­tra­to, que en prin­ci­pio le per­mi­ti­ría con­ti­nuar en el país has­ta 2018.

Tras una lar­ga nego­cia­ción, el “con­tra­to modi­fi­ca­to­rio” fue sus­cri­to el 13 de mar­zo de 2009 entre el enton­ces pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Petroe­cua­dor, el con­tra­al­mi­ran­te Luis Jara­mi­llo, y el geren­te de Rep­sol YPF Ecua­dor S.A., Ser­gio Affron­ti, acom­pa­ña­do de una cor­te de direc­ti­vos de las empre­sas aso­cia­das a petro­le­ra espa­ño­la.

El con­tra­to se extien­de a las áreas de explo­ta­ción de Rep­sol YPF en la Ama­zo­nía ecua­to­ria­na, con­cre­ta­men­te el Blo­que 16 y el cam­po de extrac­ción com­par­ti­da con Petroe­cua­dor, Bogi-Capi­rón, que en total suman una pro­duc­ción de más de 40.000 barri­les dia­rios. Rep­sol YPF nego­ció un incre­men­to de 17% a 36% de la par­ti­ci­pa­ción del Esta­do en la pro­duc­ción del Blo­que 16.

El con­tra­to modi­fi­ca­do de par­ti­ci­pa­ción en la ren­ta petro­le­ra, con vigen­cia por un año, es un paso pre­vio a la nego­cia­ción de otro con­tra­to de pres­ta­ción de ser­vi­cios, cam­bio exi­gi­do por el Gobierno ecua­to­riano a todas las empre­sas pri­va­das que ope­ran en el país.

El con­ve­nio esta­ble­ció que Rep­sol debe hacer nue­vas inver­sio­nes, unos 315 millo­nes de dóla­res en los pró­xi­mos nue­ve años, para sos­te­ner la pro­duc­ción actual de la com­pa­ñía y mejo­rar­la en el futu­ro. De igual mane­ra, Rep­sol YPF tuvo que asu­mir el com­pro­mi­so de pagar apro­xi­ma­da­men­te 447 millo­nes de dóla­res de deu­da pen­dien­te [37] por la deno­mi­na­da Ley 42, la cual como ya se indi­có con ante­rio­ri­dad, se esta­ble­ció en el 2006 con la fina­li­dad de que el Esta­do ecua­to­riano reci­bie­se la mitad de las ganan­cias adi­cio­na­les obte­ni­das por las petro­le­ras pri­va­das, debi­do al ele­va­do pre­cio del petró­leo en el mer­ca­do inter­na­cio­nal.

images16 300x150 Repsol y sus (ir)responsabilidades en EcuadorFoto: Ins­ta­la­cio­nes del Blo­que 16 Rep­sol YPF. Fuen­te: www​.es​.paper​blog​.com

El con­tra­to supo­ne que, “a mayor pre­cio del petró­leo, más alta es la par­ti­ci­pa­ción del Esta­do”, lo cual supo­ne mayo­res ingre­sos para el país. De igual mane­ra, el con­tra­to se rige sobre una nor­ma que esta­ble­ce un repar­to del 70% para el Esta­do y el 30% para la com­pa­ñía, sobre los ingre­sos extra­or­di­na­rios que obten­ga Rep­sol por la ven­ta del cru­do ecua­to­riano [38].

El últi­mo epi­so­dio de esta “tele­no­ve­la” ha teni­do lugar el pasa­do 24 de enero, cuan­do Rep­sol YPF lle­gó a un acuer­do con el Gobierno ecua­to­riano sobre el últi­mo con­tra­to que aún no había rene­go­cia­do, el cual ha sido alar­ga­do has­ta 2018. La com­pa­ñía acep­tó una reduc­ción de 1,75 dóla­res en la tari­fa por barril que reci­bía por la pro­duc­ción del cam­po Tiva­cuno, pero a cam­bio logró la exten­sión de la con­ce­sión has­ta el 2018. La trans­na­cio­nal espa­ño­la, en el mar­co de las nego­cia­cio­nes, acep­tó inver­tir unos 23 millo­nes de dóla­res en ese yaci­mien­to, el cual pro­du­ce 4.100 barri­les de cru­do por día. Wil­son Pas­tor, actual minis­tro de Recur­sos Natu­ra­les no Reno­va­bles, ha mani­fes­ta­do en entre­vis­tas recien­tes a los medios de comu­ni­ca­ción, su sor­pre­sa por las altas uti­li­da­des que estos peque­ños yaci­mien­tos petro­le­ros pro­du­cen para las trans­na­cio­na­les que los explo­tan.

De esta mane­ra, Rep­sol YPF ha con­se­gui­do ase­gu­rar la tota­li­dad de sus explo­ta­cio­nes en el Ecua­dor como míni­mo has­ta el año 2018. Cobra­rá al Esta­do ecua­to­riano, ver­da­de­ro pro­pie­ta­rio del cru­do que sus­trae de su sub­sue­lo 35,95 dóla­res por barril, de tal mane­ra que sus uti­li­da­des, a pesar de haber­se vis­to mer­ma­das, siguen sien­do de una enver­ga­du­ra suma­men­te impor­tan­te.

Como todas las demás com­pa­ñías extran­je­ras que ope­ran en Ecua­dor, Rep­sol ha baja­do nota­ble­men­te la pro­duc­ción por fal­ta de inver­sión a pesar de los com­pro­mi­sos adqui­ri­dos en este sen­ti­do. En 2005, Rep­sol YPF extra­jo del sub­sue­lo ecua­to­riano 56.000 barri­les por día, mien­tras que en la actua­li­dad su pro­duc­ción está en 41.842 barri­les por día con un cos­to por barril de 19 dóla­res [39].

Con­flic­tos, bene­fi­cios e impac­to ambien­tal de Rep­sol YPF en Ecua­dor

Si según indi­can algu­nos espe­cia­lis­tas, des­de 1997 has­ta el 2006 Rep­sol YPF S.A. habría extraí­do 146 millo­nes de barri­les del sub­sue­lo ecua­to­riano, de los cua­les el Esta­do solo reci­bió un 17 % de ese cru­do. Podría­mos esti­mar enton­ces, que Rep­sol YPF habría con­se­gui­do sacar del sub­sue­lo ecua­to­riano duran­te ese perío­do la nada des­pre­cia­ble cifra de 760 millo­nes de dóla­res anua­les [40].

A esto hay que sumar, que la sobre pro­duc­ción de los cam­pos petro­le­ros por par­te de las trans­na­cio­na­les, está dejan­do secos los yaci­mien­tos [41]; o lo que equi­va­le a dejar­los inun­da­dos de agua. Según se denun­cian [42], Rep­sol YPF pro­du­ce 1 barril de petró­leo por cada 12 de agua de for­ma­ción. Es decir, que de 53.000 barri­les de petró­leo por día que extrae Rep­sol YPF, se pro­du­ce casi un millón de barri­les de agua tóxi­ca, que en muchas oca­sio­nes nadie sabe si se está rein­yec­tan­do al sub­sue­lo [43], lo que ten­dría con­se­cuen­cias para los acuí­fe­ros de don­de se sir­ven las comu­ni­da­des ama­zó­ni­cas para el con­su­mo humano.

Por otro lado, Rep­sol YPF ha sido glo­sa­da por el Esta­do ecua­to­riano en varias oca­sio­nes, la más escan­da­lo­sa fue cuan­do la petro­le­ra no pagó el valor real de trans­por­te de cru­do por el Sis­te­ma de Oleo­duc­to Transecua­to­riano (SOTE) [44]. Rep­sol YPF pagó des­de 1997 la tari­fa de 1,02 por cada barril de petró­leo que se trans­por­ta­ba por el SOTE, lo cual pro­du­jo un des­equi­li­brio en con­tra del Esta­do en el con­tra­to por­que la com­pa­ñía esta­ba obli­ga­da a pagar la tari­fa de 1,5 en 1997 y 1,8 par­tir de 1998. Ante esta situa­ción, ana­li­za­da por la Con­tra­lo­ría Gene­ral del Esta­do de Ecua­dor, se esta­ble­ció que la mul­ti­na­cio­nal espa­ño­la debía al Esta­do ecua­to­riano 2,6 millo­nes de barri­les de petró­leo que cuan­ti­fi­ca­dos al valor de 23 dóla­res el barril en agos­to de 2001 en 60,6 millo­nes de dóla­res. Afec­ta­das por esta situa­ción se halla­ban enton­ces cua­tro com­pa­ñías [45], de las cua­les las otras tres aten­die­ron sus pagos para el Esta­do ecua­to­riano.

images17 Repsol y sus (ir)responsabilidades en EcuadorFoto: Sis­te­ma de Oleo­duc­tos Trans Ecua­to­riano (SOTE). Fuen­te: www​.sote​.com​.ec

El con­tro­la­dor del Esta­do en mar­zo de 2002, Dr. Alfre­do Corral, esta­ble­ció res­pon­sa­bi­li­da­des en seis minis­tros de Ener­gía que mane­ja­ron estos con­tra­tos, pues per­mi­tie­ron que las com­pa­ñías sigan pagan­do la tari­fa de 1,02 dóla­res por barril en lugar de haber fija­do la tari­fa y apli­car las cláu­su­las con­trac­tua­les que esta­ble­cían cam­bios en el pre­cio. La his­to­ria petro­le­ra del Ecua­dor ha demos­tra­do la capa­ci­dad por par­te de las com­pa­ñías extrac­ti­vas trans­na­cio­na­les para ple­gar a sus intere­ses a los minis­tros y pre­si­den­tes de turno. En este caso, los ex minis­tros de Ener­gía impli­ca­dos no sólo habían sido some­ti­dos a los intere­ses de la com­pa­ñía Rep­sol YPF duran­te sus man­da­tos, sino que algu­nos de ellos, como Raúl Baca, Patri­cio Riva­de­nei­ra y Teo­do­ro Abdo lle­va­ron a la Pro­cu­ra­du­ría y a la Con­tra­lo­ría Gene­ral del Esta­do ante el Tri­bu­nal de lo Con­ten­cio­so Admi­nis­tra­ti­vo con la fina­li­dad de dejar sin efec­to la reso­lu­ción. No será has­ta el últi­mo tri­mes­tre del 2008, ya en la era Correa, cuan­do la trans­na­cio­nal petro­le­ra espa­ño­la se sien­te a nego­ciar la solu­ción de esta con­tro­ver­sia con Petroe­cua­dor, den­tro del mar­co de con­ti­nui­dad de sus ope­ra­cio­nes extrac­ti­vas en Ecua­dor y uti­li­zan­do tal deu­da como un meca­nis­mo chan­ta­jis­ta más de nego­cia­ción con el Esta­do.

Sin embar­go, unos meses antes Rep­sol YPF se había suma­do a otras cin­co petro­le­ras inter­na­cio­na­les que pre­sen­ta­ron ofi­cial­men­te una deman­da arbi­tral al CIADI [46] por la Ley 42. A fina­les de sep­tiem­bre del 2008, Rep­sol YPF reti­ra­ba tres deman­das pre­sen­ta­das ante el CIADI con­tra el Esta­do ecua­to­riano, tras una ardua nego­cia­ción con el Minis­te­rio de Minas y Petró­leos, enton­ces diri­gi­do por el actual emba­ja­dor ecua­to­riano en Espa­ña, Galo Chi­ri­bo­ga. A pesar de estas nego­cia­cio­nes, don­de Rep­sol YPF tam­bién logró exi­mir­se de gran­des deu­das con el sis­te­ma fis­cal ecua­to­riano, man­tu­vo el liti­gio sobre la Ley 42 en el CIADI.

Curio­sa­men­te, en febre­ro del 2009, el Pre­si­den­te Correa en uno de sus Enla­ces Ciu­da­da­nos saba­ti­nos, indi­ca­ba: “Tuvi­mos una reu­nión de tra­ba­jo con Rep­sol para poner un ulti­má­tum, no me gus­ta esta pala­bra, se tra­ta de un has­ta aquí, no más, a esa empre­sa, por­que nos tie­ne con un arbi­tra­je en el CIADI”. En ese mis­mo pro­gra­ma, el man­da­ta­rio dijo que reci­bió car­tas del mayor gru­po de los indí­ge­nas Wao­ra­ni pidien­do que el Gobierno lle­gue a acuer­dos con la trans­na­cio­nal espa­ño­la con la fina­li­dad de que sal­ga Rep­sol de la zona, debi­do a que sí cum­ple con los com­pro­mi­sos con las comu­ni­da­des.

En dicho comu­ni­ca­do, el gru­po Nacio­na­li­dad Wao­ra­ni del Ecua­dor seña­la que la ter­mi­na­ción del acuer­do con Rep­sol YPF “impli­ca­rá que nues­tras comu­ni­da­des dejen de reci­bir ser­vi­cios médi­cos, odon­to­ló­gi­cos (…) que los niños y jóve­nes dejen de reci­bir cla­ses en sus escue­las y cole­gios, así como desa­yu­nos esco­la­res”, pro­por­cio­na­dos por dicha empre­sa espa­ño­la.

Una vez más las sofla­mas y ame­na­zas del Pre­si­den­te Correa con­tra la trans­na­cio­nal Rep­sol YPF que­da­ron en nada y la com­pa­ñía pri­va­da man­tu­vo la deman­da en el CIADI con­tra el Ecua­dor por USD 417 millo­nes por la Ley 42, la cual la empre­sa uti­li­zó pos­te­rior­men­te como una herra­mien­ta de nego­cia­ción con el Gobierno ecua­to­riano.

Resul­ta curio­so ver como la agre­si­vi­dad en el ver­bo del Pre­si­den­te Correa, se dilu­ye en la prác­ti­ca ante las nego­cia­cio­nes empren­di­das con la com­pa­ñía trans­na­cio­nal espa­ño­la. Sus decla­ra­cio­nes hacien­do refe­ren­cia al inte­rés de las comu­ni­da­des indí­ge­nas de la Ama­zo­nía con res­pec­to a la con­ti­nui­dad de Rep­sol YPF demues­tran bási­ca­men­te dos cosas: por un lado, la capa­ci­dad de inci­den­cia y gene­ra­ción de depen­den­cias por par­te de la trans­na­cio­nal espa­ño­la con res­pec­to a las comu­ni­da­des loca­les sobre las que tie­ne afec­ta­ción su acti­vi­dad empre­sa­rial; y por otro, la inca­pa­ci­dad por par­te del Gobierno ecua­to­riano, cuyo gobierno se lla­ma a sí mis­mo revo­lu­cio­na­rio e imple­men­ta­dor del Socia­lis­mo del Siglo XXI [47], por como asu­mir las fun­cio­nes que al Esta­do real­men­te le corres­pon­den con res­pec­to a los pue­blos y nacio­na­li­da­des ama­zó­ni­cas, la cual, como en este caso, que­da usur­pa­da por las trans­na­cio­na­les extrac­ti­vas, asu­mien­do estas com­pe­ten­cias que no le corres­pon­den (dota­ción de medi­ci­nas y edu­ca­ción al pue­blo Wao­ra­ni).

Otro ele­men­to a rese­ñar en las nego­cia­cio­nes entre Esta­do ecua­to­riano y trans­na­cio­nal es la esca­sa impor­tan­cia dada a las res­pon­sa­bi­li­da­des de índo­le ambien­tal que la com­pa­ñía espa­ño­la tie­ne sobre dete­rio­ro del hábi­tat ama­zó­ni­co y en otras regio­nes del país.

Últi­mos derra­mes de Rep­sol YPF en la Ama­zo­nía ecua­to­ria­na

La trans­na­cio­nal Rep­sol YPF es res­pon­sa­ble pla­ne­ta­ria de emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro como con­se­cuen­cia de la que­ma de gas y petró­leo en su pro­ce­so de extrac­ción, así como de los resul­tan­tes en el pro­ce­so de refino. Ade­más de esto, Rep­sol ha sido res­pon­sa­ble de múl­ti­ples ver­ti­dos y derra­mes de cru­do tan­to en los paí­ses del Sur como en Euro­pa, habien­do pro­vo­ca­do en los últi­mos seis años ocho ver­ti­dos de petró­leo en el mar Medi­te­rrá­neo [48]. En Amé­ri­ca Lati­na, más allá del Ecua­dor, paí­ses como Argen­ti­na y Perú han sido víc­ti­mas de la acti­vi­dad con­ta­mi­nan­te de esta com­pa­ñía.

En Ecua­dor, ya duran­te el man­da­to del Pre­si­den­te Rafael Correa, cons­tan ofi­cial­men­te tres epi­so­dios de estas carac­te­rís­ti­cas que la com­pa­ñía espa­ño­la ha sabi­do sol­ven­tar sin gran­des pro­ble­mas.

En febre­ro de 2008, salió a la luz públi­ca un derra­me en prin­ci­pio de 500 barri­les de cru­do y 2.000 barri­les de agua de resi­duos usa­da para el trans­por­te del petró­leo por tube­rías, que Rep­sol YPF había man­te­ni­do ocul­to.

images18 Repsol y sus (ir)responsabilidades en Ecuador

Foto: Derra­me de Rep­sol en la Ama­zo­nía. Fuen­te: www​.publi​co​.es

A pesar de los sis­te­mas de cali­dad de los que la Rep­sol YPF dis­po­ne, des­de el Minis­te­rio de Minas y Petró­leo se cri­ti­có el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma de con­trol y obten­ción de datos de los flu­jos de cru­do que la petro­le­ra trans­por­ta por sus oleo­duc­tos, el mis­mo que debe­ría aler­tar sobre cam­bios de pre­sión en las tube­rías ante even­tua­les fugas de petró­leo.

El derra­me ocu­rrió en un sec­tor del cam­po petro­le­ro “Amo I”, que for­ma par­te del Blo­que 16; y, se pro­du­jo por la rotu­ra de una tube­ría secun­da­ria, de medio metro de diá­me­tro, ins­ta­la­da hacía ya más de once años.

El derra­me se había pro­du­ci­do diez días antes de que fue­ra noti­fi­ca­do por la com­pa­ñía al Esta­do ecua­to­riano, y fue públi­co por las denun­cias de Oren­go Toca­ri, pre­si­den­te de la comu­ni­dad Wao­ra­ni de Díca­ro, ubi­ca­da a dos kiló­me­tros del lugar del derra­me. La comu­ni­dad de Díca­ro se vio afec­ta­da en sus terre­nos de cul­ti­vo.

A pos­te­rio­ri, la com­pa­ñía espa­ño­la tuvo que reco­no­cer que el derra­me fue de 14.000 barri­les y el área de afec­ta­ción fue de 7,9 ha de bos­que húme­do.

El 27 de febre­ro del 2009, ape­nas un año des­pués del derra­me suce­di­do en el Par­que Natu­ral Yasu­ní, otros 14.000 barri­les de petró­leo de la Rep­sol eran derra­ma­dos en el Oleo­duc­to de Cru­dos Pesa­dos (OCP). Según un infor­me del Minis­te­rio de Medio Ambien­te de Ecua­dor, se afec­tó gra­ve­men­te la Reser­va Eco­ló­gi­ca Cayam­be-Coca y en las pobla­cio­nes de San Car­los y San Luís, cer­ca­nas al río Qui­jos. Noti­fi­ca­dos del derra­me, los téc­ni­cos (ir)responsables de la Rep­sol YPF no cerra­ron a tiem­po las vál­vu­las del oleo­duc­to, lo que sig­ni­fi­có un impac­to más gran­de del que en

Nue­va­men­te, el 23 de mayo de 2009, se tie­ne cons­tan­cia de una nue­va rotu­ra de un oleo­duc­to con tube­ría de 16 pul­ga­das que conec­ta con el OCP y el SOTE. Esta situa­ción pro­vo­có un nue­vo derra­me de cru­do en las inme­dia­cio­nes del sec­tor cono­ci­do como Agua­ri­co 3 (río Agua­ri­co), en el can­tón Sushu­fin­di, en la pro­vin­cia de Sucum­bíos, ya en la peri­fe­ria del Blo­que 16 ges­tio­na­do por la com­pa­ñía espa­ño­la Rep­sol. El derra­me cal­cu­la­do por la com­pa­ñía está en torno a 1.000 barri­les de petró­leo, afec­tan­do varias hec­tá­reas de terreno sel­vá­ti­co, un este­ro y un pan­tano.

Sin embar­go, los pobla­do­res ama­zó­ni­cos del entorno al Blo­que 16 hablan de otras fugas y derra­mes oca­sio­na­dos por la com­pa­ñía pero de los cua­les se care­ce de prue­bas docu­men­ta­les.

Recien­tes reco­no­ci­mien­tos y accio­nes socia­les de Rep­sol en Ecua­dor

Resul­ta curio­so y cla­ri­fi­ca­dor que tras este mar­co de con­flic­ti­vi­dad exis­ten­te entre la petro­le­ra espa­ño­la y el Esta­do ecua­to­riano, en la actua­li­dad asis­ta­mos a una rela­ción pro­pia del final de un “cuen­to de prín­ci­pes y prin­ce­sas”.

El pasa­do 27 de enero, la petro­le­ra Rep­sol YPF Ecua­dor fue par­tí­ci­pe, jun­to a otras 25 empre­sas, del “Pri­mer Reco­no­ci­mien­to Empre­sa­rial a las Mejo­res Prác­ti­cas de Inser­ción Socio­la­bo­ral de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad”.

Al even­to asis­tie­ron varios eje­cu­ti­vos y auto­ri­da­des de la trans­na­cio­nal espa­ño­la, quie­nes en una fas­tuo­sa cere­mo­nia reci­bie­ron el men­cio­na­do reco­no­ci­mien­to en repre­sen­ta­ción de la mul­ti­na­cio­nal petro­le­ra.

reconocimiento RSC 450 tcm17 585711 300x225 Repsol y sus (ir)responsabilidades en EcuadorFoto: Sil­via Bala­re­zo, Coor­di­na­dor de Apo­yo a la Ges­tión de Per­so­nas y Orga­ni­za­ción , reci­bió el reco­no­ci­mien­to en repre­sen­ta­ción de la empre­sa. Fuen­te: http://​www​.rep​sol​.com/​e​c​_​es/

Esta ini­cia­ti­va fue desa­rro­lla­da a nivel nacio­nal por la Fun­da­ción Gene­ral Ecua­to­ria­na [49] con el apo­yo téc­ni­co de la Vice­pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, don­de se supo­ne que iden­ti­fi­can­do las mejo­res prác­ti­cas empre­sa­ria­les en mate­ria de inser­ción socio­la­bo­ral de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad par­ti­ci­pa­ron medio cen­te­nar de empre­sas pri­va­das.

No ha sido el úni­co galar­dón reci­bi­do recien­te­men­te por la mul­ti­na­cio­nal espa­ño­la. En menos de dos meses la trans­na­cio­nal extrac­ti­va Rep­sol YPF ha con­se­gui­do ser galar­do­na­da en dos impor­tan­tes reco­no­ci­mien­tos más por sus bue­nas prác­ti­cas de inser­ción socio­la­bo­ral de jóve­nes y adul­tos. El pasa­do 7 de diciem­bre Rep­sol fue pre­mia­da tam­bién por el Gobierno Pro­vin­cial de Pichin­cha en el 3er Reco­no­ci­mien­to a la Res­pon­sa­bi­li­dad Cor­po­ra­ti­va, sien­do reco­no­ci­da con dos galar­do­nes den­tro de la cate­go­ría “Mul­ti­na­cio­na­les Gran­des” con men­cio­nes de honor a las bue­nas prác­ti­cas de “Apo­yo a la comu­ni­dad y volun­ta­ria­do cor­po­ra­ti­vo” e “Inclu­sión labo­ral de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad” en el mar­co del Reco­no­ci­mien­to Anual Gene­ral Rumi­ñahui pro­mo­vi­do por esta ins­ti­tu­ción pro­vin­cial.

En este acto, Gus­ta­vo Baro­ja, Pre­fec­to de la Pro­vin­cia de Pichin­cha, miem­bro de la direc­ción nacio­nal del par­ti­do ofi­cia­lis­ta Alian­za PAIS y del Buró Polí­ti­co del Gobierno Nacio­nal, expre­só que Rep­sol es una ins­ti­tu­ción com­pe­ti­ti­va, éti­ca y com­pro­me­ti­da con la comu­ni­dad, y que desa­rro­lla y cum­ple con sus com­pro­mi­sos labo­ra­les, tri­bu­ta­rios y ambien­ta­les, con­vir­tién­do­se en la base real de una socie­dad que pros­pe­ra.

A tra­vés de su pági­na web, Rep­sol mani­fies­ta que “la res­pon­sa­bi­li­dad cor­po­ra­ti­va sig­ni­fi­ca un cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble basa­do en la inte­gra­ción de los aspec­tos socia­les y ambien­ta­les en su estra­te­gia y mode­lo de ges­tión”. Y pro­si­gue dicien­do: “La empre­sa entien­de que, de esta mane­ra, resul­ta posi­ble com­pa­ti­bi­li­zar la con­se­cu­ción de los obje­ti­vos de su nego­cio, la crea­ción de valor en el lar­go pla­zo y el res­pe­to del entorno en el que ope­ra. Es un honor para Rep­sol YPF Ecua­dor poder con­tri­buir a la crea­ción de con­di­cio­nes socia­les, eco­nó­mi­cas y ambien­ta­les que inci­dan posi­ti­va­men­te en la gen­te, en el entorno y comu­ni­da­des don­de ope­ra y ade­más, moti­var a otras ins­ti­tu­cio­nes a adop­tar prác­ti­cas efec­ti­vas de Res­pon­sa­bi­li­dad Social Cor­po­ra­ti­va que gene­ren un con­cre­to apor­te social, eco­nó­mi­co y ambien­tal en el país[50].

premio tcm17 582149 300x225 Repsol y sus (ir)responsabilidades en EcuadorFoto: Luis Gar­cía Sán­chez, Geren­te gene­ral de Rep­sol Ecua­dor, en la cere­mo­nia de pre­mia­ción. Fuen­te: http://​www​.rep​sol​.com/​e​c​_​es/

Siguien­do en esta línea de labor “enco­mia­ble” hacia la comu­ni­dad ecua­to­ria­na, la Fun­da­ción Rep­sol tam­bién dio apo­yo a la Fun­da­ción Ale­jan­dro Laba­ka [51], para eje­cu­ción de un peque­ño museo de Pom­pe­ya, don­de se expo­ne un reco­rri­do con­tem­po­rá­neo, que inclu­ye mul­ti­me­dia y mate­rial didác­ti­co para ser uti­li­za­do en encuen­tros edu­ca­ti­vos con escue­las y cole­gios de la pro­vin­cia ama­zó­ni­ca de Ore­lla­na y con comu­ni­da­des de la ribe­ra del río Napo. Dicho Museo Etno­grá­fi­co de Pom­pe­ya, ubi­ca­do en la isla de Pom­pe­ya se inau­gu­ró el pasa­do 25 de enero, y su ins­tau­ra­ción, “per­mi­ti­rá un acer­ca­mien­to hacia la ´Rela­ción Ser Humano – Sel­va´ y a las cul­tu­ras indí­ge­nas, ade­más de ser este un espa­cio cul­tu­ral úni­co en la zona[52].

Según la pági­na web de la Fun­da­ción Rep­sol, “el Museo Etno­grá­fi­co de Pom­pe­ya per­mi­te pro­mo­cio­nar la viven­cia de esas cul­tu­ras y ayu­dar a su com­pren­sión más real (…). De esta for­ma se con­si­gue el obje­ti­vo prin­ci­pal de su crea­ción: fomen­tar el cono­ci­mien­to inter­cul­tu­ral y desa­rro­llar nue­vos espa­cios para la pro­mo­ción, el res­pe­to y el desa­rro­llo de las diver­sas reali­da­des cul­tu­ra­les de los pue­blos indí­ge­nas de la pro­vin­cia de Ore­lla­na y con­se­guir la recu­pe­ra­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca y pro­mo­ción de las dife­ren­tes cul­tu­ras indí­ge­nas de la zona (Wao­ra­ni, Kich­wa, Sio­na, Seco­ya, Shuar)” [53].

La Fun­da­ción Rep­sol YPF

Según defi­ne la pro­pia trans­na­cio­nal, la Fun­da­ción Rep­sol tie­ne como misión y visión “la bús­que­da de la soli­da­ri­dad, el pro­gre­so y el bien­es­tar, mar­can nues­tra volun­tad de con­se­guir un futu­ro mejor”, con el obje­ti­vo de “impul­sar un mode­lo de con­vi­ven­cia social res­pon­sa­ble[54]. Según esta ins­ti­tu­ción pri­va­da, “Rep­sol ha man­te­ni­do siem­pre un fir­me com­pro­mi­so con el desa­rro­llo de la socie­dad, espe­cial­men­te allí don­de está pre­sen­te, y quie­re que, a tra­vés de su Fun­da­ción, la res­pon­sa­bi­li­dad social sea uno de sus prin­ci­pa­les ejes de acción”, enten­dien­do que “las per­so­nas son la fuer­za motriz que impul­sa” dicha Fun­da­ción.

La Fun­da­ción Rep­sol YPF Ecua­dor se fun­dó en el año 2001 como una enti­dad pri­va­da sin fines de lucro, crea­da para ampliar las accio­nes de Res­pon­sa­bi­li­dad Social que Rep­sol YPF cum­ple en dicho país. Su alcan­ce se extien­de no sola­men­te a los ámbi­tos loca­les de inter­ven­ción de la empre­sa sino a otras pro­vin­cias del Ecua­dor.

Las accio­nes desem­pe­ña­das por la Fun­da­ción Rep­sol se enmar­can en diver­sos ámbi­tos de desa­rro­llo cuyos sec­to­res de inter­ven­ción gene­ral­men­te están difun­di­dos en el bien­es­tar social, el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo y el mane­jo sus­ten­ta­ble de recur­sos natu­ra­les; sien­do sus obje­ti­vos: cum­plir con una de las face­tas de Res­pon­sa­bi­li­dad Cor­po­ra­ti­va que corres­pon­de a la empre­sa pri­va­da; ayu­dar a redu­cir las ten­sio­nes que podrían afec­tar la esta­bi­li­dad del país; cola­bo­rar en la eje­cu­ción de un sos­te­ni­do pro­gra­ma de desa­rro­llo social en bene­fi­cio de las comu­ni­da­des más pobres del Ecua­dor y, en espe­cial, de las indí­ge­nas; con­tri­buir con finan­cia­mien­to y asis­ten­cia téc­ni­ca para for­ta­le­cer pro­pues­tas de desa­rro­llo que bene­fi­cien a los sec­to­res más pos­ter­ga­dos de la pobla­ción que pro­cu­ren el ade­cua­do mane­jo ambien­tal y la con­ser­va­ción de recur­sos natu­ra­les. Los pro­yec­tos que se rea­li­zan no tie­nen mayor impac­to social y res­pon­den a inter­ven­cio­nes pun­tua­les que no incor­po­ran una visión sos­te­ni­ble a lar­go pla­zo; la Fun­da­ción es la cara tra­di­cio­nal del desem­pe­ño de la RSC lle­va­da a cabo por la empre­sa.

Un ejem­plo de Res­pon­sa­bi­li­dad Social Cor­po­ra­ti­va de Rep­sol YPF

Si ana­li­za­mos los flu­jos de coope­ra­ción en Ecua­dor entre 2008 y 2010 se evi­den­cia una ten­den­cia a la baja en los mis­mos, que obe­de­ce, entre otros fac­to­res, al impac­to de la cri­sis mun­dial que empu­jó a algu­nos de los coope­ran­tes a adop­tar polí­ti­cas de aus­te­ri­dad en rela­ción a coope­ra­ción finan­cie­ra no reem­bol­sa­ble y a una prio­ri­za­ción de asig­na­ción de recur­sos finan­cie­ros no reem­bol­sa­bles a paí­ses de ren­ta media [55]. Esta ten­den­cia se con­tra­po­ne con un aumen­to en los flu­jos pro­ve­nien­tes de empre­sas pri­va­das enmar­ca­das en el con­cep­to de Res­pon­sa­bi­li­dad Social Cor­po­ra­ti­va (RSC) que a pesar de no cons­ti­tuir una base for­mal de coope­ra­ción, dado que no cons­ta como ele­men­to cons­ti­tu­ti­vo de la Ayu­da Ofi­cial al Desa­rro­llo (AOD), si repre­sen­ta un flu­jo impor­tan­te de capi­tal que en repe­ti­das oca­sio­nes se ha con­ve­ni­do en lla­mar “coope­ra­ción” del sec­tor pri­va­do. Sin duda asis­ti­mos a una fase de pri­va­ti­za­ción de la coope­ra­ción por par­te de los paí­ses indus­tria­li­za­dos hacia los paí­ses en vías de desa­rro­llo.

La RSC es defi­ni­da como un “ejer­ci­cio éti­co” por par­te de las empre­sas que ope­ran en los paí­ses del Sur, al mis­mo tiem­po que una nue­va línea de nego­cio o de estra­te­gias de orden “social” que bus­can ren­ta­bi­li­zar aun más las líneas prin­ci­pa­les de sus nego­cios. Para las empre­sas trans­na­cio­na­les, la RSC es con­si­de­ra­da como una par­te de su pla­ni­fi­ca­ción, pero a pesar de sus dis­cur­sos no nos equi­vo­que­mos, la RSC no está pen­sa­da con fines filan­tró­pi­cos sino como una estra­te­gia de ges­tión empre­sa­rial. Su estra­te­gia de ges­tión impli­ca un desa­fío de orden empre­sa­rial enca­mi­na­do a maxi­mi­zar los bene­fi­cios de las com­pa­ñías que abren esas líneas de inter­ven­ción.

Las accio­nes de Rep­sol en el mar­co de la RSC se divi­den en dos, las ejer­ci­das por la Fun­da­ción Rep­sol YPF Ecua­dor y las lle­va­das a cabo direc­ta­men­te por las empre­sas del gru­po en sus dife­ren­tes moda­li­da­des.

El caso desa­rro­lla­do en esta inves­ti­ga­ción tie­ne que ver con una de las líneas de RSC empren­di­da estric­ta­men­te por la trans­na­cio­nal extrac­ti­va espa­ño­la, y tie­ne su impor­tan­cia en el hecho de enmar­car cua­les son las prác­ti­cas de la com­pa­ñía con las comu­ni­da­des loca­les a las que afec­ta su inter­ven­ción extrac­ti­va.

Polí­ti­ca petro­le­ra en áreas pro­te­gi­das

En los seten­ta y ochen­ta, muchas áreas pro­te­gi­das son redu­ci­das por el Esta­do, demos­tran­do que se prio­ri­za­ba la colo­ni­za­ción agra­ria y los intere­ses mine­ros y made­re­ros a la pre­ser­va­ción del ambien­te. Para­le­la­men­te, las trans­na­cio­na­les petro­le­ras asu­men la rela­ción direc­ta con las comu­ni­da­des loca­les, sus­ti­tu­yen­do en la prác­ti­ca la inexis­ten­cia de Esta­do. Un mar­co de con­tra­dic­cio­nes lega­les suma­do a la inefi­ca­cia admi­nis­tra­ti­va, ha posi­bi­li­ta­do esta usur­pa­ción de roles.

Como indi­ca Fon­tai­ne, “en algu­nos casos, esta con­tra­dic­ción pue­de dar lugar a mani­pu­la­cio­nes, como lo mues­tra el caso del Yasu­ní, don­de la amplia­ción del par­que nacio­nal y del terri­to­rio huo se acom­pa­ñó de un ali­vio de las obli­ga­cio­nes vin­cu­la­das con las acti­vi­da­des petro­le­ras del Blo­que 16[56].

Si bien es cier­to que el Pre­si­den­te Correa mani­fes­tó volun­tad por regu­lar dicha situa­ción en algún momen­to de su man­da­to, la prác­ti­ca mani­fies­ta que no ha habi­do inter­ven­ción polí­ti­ca para el desa­rro­llo de este cum­pli­mien­to o la que se ha desa­rro­lla­do no ha sido ade­cua­da. El mis­mo hecho de que el Pre­si­den­te Correa jus­ti­fi­ca­se la no expul­sión de la Rep­sol YPF del Ecua­dor en base a los ser­vi­cios que dicha trans­na­cio­nal pres­ta a las comu­ni­da­des indí­ge­nas loca­les es sufi­cien­te­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo de esta reali­dad.

Según la inves­ti­ga­ción publi­ca­da en la revis­ta de cien­cias socia­les Íco­nos, en enero del 2005, “la expe­rien­cia de cam­po nos ha mos­tra­do que los aspec­tos más impor­tan­tes de los impac­tos de la acti­vi­dad petro­le­ra se ubi­can a nivel de los pro­ce­sos socia­les[57].

Los Wao­ra­ni

His­tó­ri­ca­men­te, los Wao­ra­ni han habi­ta­do la zona cen­tro de la Ama­zo­nía ecua­to­ria­na, con­cre­ta­men­te un terri­to­rio de apro­xi­ma­da­men­te dos millo­nes de hec­tá­reas situa­do entre los ríos Napo y el Cura­ray [58].

images20 Repsol y sus (ir)responsabilidades en Ecuador

Foto: Wao­ra­nis del Blo­que 16. Fuen­te: Clí­ni­ca Ambien­tal. www​.perio​dis​mo​hu​mano​.com

Su estruc­tu­ra social se arti­cu­la en torno a cla­nes fami­lia­res com­pues­tos de 30 a 40 per­so­nas, de tra­di­ción oral, su len­gua es el Wao-Tede­do (“len­gua de la gen­te”). Una de sus carac­te­rís­ti­cas his­tó­ri­cas fue ser un pue­blo semi-nóma­da y gue­rre­ro, que se des­pla­za­ba en bus­ca de cace­ría; aun­que en la actua­li­dad la mayo­ría de sus asen­ta­mien­tos tie­nen carác­ter per­ma­nen­te y en muchos casos están cer­ca­nos a carre­te­ras y cam­pa­men­tos petro­le­ros. Gran­des cono­ce­do­res de los dones de la natu­ra­le­za sel­vá­ti­ca, lle­ga­ron a dar 6 usos dife­ren­tes a cada plan­ta del bos­que que uti­li­za­ban [59]; sin embar­go, en la actua­li­dad, su salud depen­de de los sumi­nis­tros de medi­ci­na que les hacen los ser­vi­cios de las empre­sas petro­le­ras.

Rep­sol YPF y su rela­ción con los Wao­ra­ni

En el caso de Rep­sol, para enten­der su RSC con los Wao­ra­ni, es nece­sa­rio tomar en cuen­ta varios ele­men­tos que tie­nen nive­les dis­tin­tos enmar­ca­dos en la cons­truc­ción del dis­cur­so empre­sa­rial ver­sus la for­ma cul­tu­ral Wao­ra­ni, que a su vez, se da en el con­tex­to del rela­cio­na­mien­to entre el capi­tal trans­na­cio­nal y la tra­di­ción ances­tral de la sel­va ama­zó­ni­ca. Estos dos nive­les se refie­ren a, por un lado el mane­jo del entorno ambien­tal, y por otro el rela­cio­na­mien­to con el medio social. Los Wao­ra­ni den­tro del Blo­que 16 se com­po­nen de un total de 373 fami­lias indí­ge­nas dis­tri­bui­das en cin­co comu­ni­da­des de la siguien­te for­ma: Dika­ro 176 fami­lias, Yaren­ta­ro 66 fami­lias, Tim­po­ka 33 fami­lias, Gui­ye­ro 39 fami­lias, Peneno 27 fami­lias, y fami­lias dis­per­sas 32 [60].

Esta reali­dad hace que se gene­ren dos ele­men­tos cla­ves en dispu­ta aun­que con cla­ro domi­nio y con­trol de la petro­le­ra: lo refe­ri­do al con­tex­to ambien­tal, don­de tie­ne afec­ta­ción el terri­to­rio Wao­ra­ni; y el usu­fruc­to de los recur­sos dis­po­ni­bles en él. Para los Wao­ra­ni, esta situa­ción pone en peli­gro su caza y pes­ca, los recur­sos fores­ta­les de sus terri­to­rios y los recur­sos ali­men­ti­cios que tra­di­cio­nal­men­te les ha pro­por­cio­na­do el bos­que, en una pala­bra: su sobre­vi­ven­cia. Para Rep­sol YPF, lo que está en jue­go son sus uti­li­da­des, es decir, el bene­fi­cio del usu­fruc­to de un bien que para los Wao­ra­ni no exis­te, el petró­leo, pero que con­di­cio­na los recur­sos que para ellos si exis­ten y son fun­da­men­ta­les para su exis­ten­cia.

Mien­tras el petró­leo se ha con­ver­ti­do en un recur­so natu­ral codi­cia­do por las gran­des empre­sas y los gobier­nos más pode­ro­sos del pla­ne­ta, como un pro­duc­to indis­pen­sa­ble para la exis­ten­cia del mun­do occi­den­tal cuyas deman­das ener­gé­ti­cas alcan­zan nive­les extre­mos; los Wao­ra­ni, como con­se­cuen­cia, ven en peli­gro su terri­to­rio ances­tral, el cual incor­po­ra bue­na par­te de los perí­me­tros inter­nos del Blo­que 16, don­de la bio­di­ver­si­dad es suma­men­te [61] frá­gil.

En este sen­ti­do, es impor­tan­te des­ta­car que aun­que la explo­ta­ción petro­le­ra de Rep­sol YPF “a prio­ri” cum­ple con los están­da­res de cali­dad ambien­tal ante­rior­men­te refe­ren­cia­dos en esta inves­ti­ga­ción, esto no ha evi­ta­do los derra­mes de cru­do en la sel­va ama­zó­ni­ca, lo cual no sólo ha afec­ta­do el entorno ambien­tal del que depen­den los Wao­ra­ni, sino que tam­bién ha pues­to en peli­gro a los cla­nes lla­ma­dos en “ais­la­mien­to volun­ta­rio” [62] (Tagae­ri y Taro­me­na­ne).

Para su tra­to con las comu­ni­da­des ances­tra­les del Blo­que 16 la Rep­sol YPF con­so­li­dó un equi­po espe­cia­li­za­do en el tema. Lo lla­mó Depar­ta­men­to de Rela­cio­nes Comu­ni­ta­rias. Estas rela­cio­nes comu­ni­ta­rias desa­rro­lla­das por Rep­sol al inte­rior del Blo­que 16 y las áreas de influen­cia direc­ta e indi­rec­ta de sus ope­ra­cio­nes se sus­ten­tan sobre el deno­mi­na­do “Acuer­do de Amis­tad, Res­pe­to y Apo­yo Mutuo”, sus­cri­to entre Maxus Ecua­dor Ltda [63] y el pue­blo Wao­ra­ni, repre­sen­ta­do por su orga­ni­za­ción matriz en 1993, la Nacio­na­li­dad Wao­ra­ni del Ecua­dor (NAWE), en ese tiem­po la recién fun­da­da Orga­ni­za­ción de la Nacio­na­li­dad Wao­ra­ni de la Ama­zo­nía Ecua­to­ria­na (ONHAE).

La sus­crip­ción del “Acuer­do de Amis­tad, Res­pe­to y Apo­yo Mutuo” gene­ró una serie de efec­tos cola­te­ra­les en la vida social colec­ti­va del pue­blo Wao­ra­ni. El prin­ci­pal de estos, se pudo evi­den­ciar a par­tir de la crea­ción de la mis­ma ONHAE, una orga­ni­za­ción con­for­ma­da para nego­ciar con la empre­sa petro­le­ra [64]. En este sen­ti­do, uno de los efec­tos ini­cia­les de la RSC en el Blo­que 16, inclu­so des­de su mis­mo ori­gen, sig­ni­fi­ca afec­ta­cio­nes gra­ves en la for­ma cul­tu­ral tra­di­cio­nal de los Wao­ra­ni [65], tan­to en la for­ma en que se rela­cio­nan con Rep­sol como en los meca­nis­mos de toma de deci­sio­nes de la comu­ni­dad [66], habien­do que­dan­do fue­ra de ellos los “sabios” ancia­nos.

El Acuer­do de Amis­tad, Res­pe­to y Apo­yo Mutuo se eje­cu­tó duran­te 20 años y deter­mi­nó dos accio­nes ele­men­ta­les, que debi­do a su impac­to vale la pena ana­li­zar­los:

a) Se logró obte­ner una auto­ri­za­ción del pue­blo Wao­ra­ni para que la ope­ra­do­ra petro­le­ra ingre­sa­ra a par­te de su terri­to­rio: “El pue­blo Wao­ra­ni no se opo­ne a la explo­ta­ción de los hidro­car­bu­ros en su terri­to­rio, por lo tan­to ya no se soli­ci­ta­rá la mora­to­ria de explo­ta­ción y explo­ta­ción y cola­bo­ra­rán estre­cha­men­te con la empre­sa petro­le­ra[67]. Con ante­rio­ri­dad, en el acuer­do de lega­li­za­ción de terri­to­rios otor­ga­do por el Ins­ti­tu­to Ecua­to­riano de Refor­ma Agra­ria y Colo­ni­za­ción (IERAC), a nom­bre del gobierno ecua­to­riano se cedie­ron los dere­chos sobre el sub­sue­lo y los recur­sos que allí se encuen­tren a la empre­sa petro­le­ra con­di­cio­nan­do a los Wao­ra­ni a dejar el camino libre para lle­var a cabo cual­quier tra­ba­jo que se requie­ra para extraer ese recur­so: “los adju­di­ca­ta­rios (los Wao­ra­ni), no podrán impe­dir o difi­cul­tar los tra­ba­jos de explo­ra­ción y/​o explo­ta­ción mine­ra e hidro­car­bu­rí­fe­ra que reali­ce el Gobierno nacio­nal y/​o per­so­nas natu­ra­les o jurí­di­cas legal­men­te auto­ri­za­das[68].

b) El com­pro­mi­so de la empre­sa petro­le­ra de lle­var a cabo un Pro­gra­ma de Desa­rro­llo Comu­ni­ta­rio, en ese momen­to deno­mi­na­do “Plan de Desa­rro­llo Socio­eco­nó­mi­co Cul­tu­ral Huao­ra­ni” que inclui­ría los siguien­tes com­po­nen­tes: edu­ca­ción, salud, dota­ción de infra­es­truc­tu­ra, apo­yo al mane­jo del terri­to­rio Wao­ra­ni, y con­trol estric­to de la colo­ni­za­ción en terri­to­rio Waorani.Inicialmente la Maxus invir­tió en la con­so­li­da­ción de este pro­gra­ma alre­de­dor de USD 500.000. En la actua­li­dad, Rep­sol YPF invier­te anual­men­te unos USD 900.000. Con res­pec­to a esto, es impor­tan­te seña­lar que la cons­truc­ción del pre­su­pues­to y el deta­lle de los mon­tos pre­su­pues­ta­dos para cada acción se mane­ja a par­tir de una rela­ción direc­ta entre Rep­sol YPF y NAWE, sin que inter­ven­ga nin­gu­na ins­ti­tu­ción del Esta­do. Actual­men­te, la eje­cu­ción de este plan ha incre­men­ta­do otras accio­nes pero man­tie­ne la mis­ma base bajo la cual se lo sus­cri­bió en tiem­po de ope­ra­ción de Maxus. Para eje­cu­tar el plan, Rep­sol con­tra­ta a la empre­sa esta­dou­ni­den­se Entrixm [69], con el fin de que admi­nis­tre las accio­nes corres­pon­dien­tes a este acuer­do esta­ble­cien­do un equi­po fijo de rela­cio­na­mien­to comu­ni­ta­rio que se encar­ga exclu­si­va­men­te de dise­ñar las accio­nes que esta­rán con­tem­pla­das en el plan de desa­rro­llo, y socia­li­zar dicho plan en las comu­ni­da­des Wao­ra­ni.

Líde­res de la NAWE entre­vis­ta­dos por esta inves­ti­ga­ción mani­fies­tan: “En los con­ve­nios que hemos fir­ma­do con otras empre­sas, como con Rep­sol YPF, nos ha ido mal. Todo el dine­ro está mane­ja­do por com­pa­ñías como Entrix, quie­nes están enri­que­cién­do­se a sí mis­mos. Están usan­do nues­tros fon­dos para divi­dir­nos, gene­ran­do y man­te­nien­do un sis­te­ma de depen­den­cia que pone en peli­gro la vida de los Wuao­ra­ni, ade­más de rea­li­zar la pla­ni­fi­ca­ción de las accio­nes de los acuer­dos sin con­sul­tar­nos”. Es evi­den­te que el enfo­que de Rep­sol pri­vi­le­gia un “desa­rro­llo de la nacio­na­li­dad” des­de una matriz empre­sa­rial vin­cu­la­da exclu­si­va­men­te a los intere­ses de extrac­ción hidro­car­bu­rí­fe­ra; esto se con­tra­po­ne a lo adver­ti­do en sus repor­tes de RSC, en los cua­les uno de los pun­tos de la Polí­ti­ca de Rep­sol para la Ges­tión Comu­ni­ta­ria dice tex­tual­men­te: “Rep­sol YPF Ecua­dor S.A. res­pe­ta el dere­cho que tie­nen, las étnias, las comu­ni­da­des y pue­blos, a deci­dir sobre sus pro­pias prio­ri­da­des en mate­ria de desa­rro­llo social, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral[70]. De igual mane­ra, esta reali­dad se con­tra­po­ne al pri­mer obje­ti­vo fija­do para la ges­tión comu­ni­ta­ria por la mis­ma empre­sa: “Con­tri­buir a mejo­rar los nive­les de bien­es­tar de las comu­ni­da­des Wao­ra­ni y otras comu­ni­da­des y étnias, con res­pe­to irres­tric­to al dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción que les asis­te, con­for­me los com­pro­mi­sos y prio­ri­da­des esta­ble­ci­dos en los dis­tin­tos acuer­dos, con­ve­nios; así, en los pla­nes anua­les con­sen­sua­dos”. Sin embar­go, una de las con­duc­tas deri­va­das de la des­orien­ta­ción social pro­du­ci­da por esta inter­ven­ción en sus for­mas de vida tra­di­cio­na­les se refle­ja en el alcoho­lis­mo [71] exis­ten­te en la comu­ni­dad.

Los pun­tos del con­ve­nio fir­ma­do entre la Maxus y exten­di­do has­ta la actua­li­dad por eje­cu­ción de la Rep­sol YPF plan­tea apo­yo en salud y edu­ca­ción; el pri­mer tema debe­ría ser tra­ba­ja­do en coor­di­na­ción con la Direc­ción Esta­tal de Edu­ca­ción Inter­cul­tu­ral y con los líde­res de la NAWE encar­ga­dos; en el caso de la salud, la imple­men­ta­ción de accio­nes debe­ría con­si­de­rar la apli­ca­ción de una estra­te­gia de media­ción inter­cul­tu­ral que res­pe­te los pro­ce­di­mien­tos tra­di­cio­na­les com­bi­nan­do con la medi­ci­na occi­den­tal y debe ser lle­va­do a cabo en estre­cha coor­di­na­ción con la NAWE y el Minis­te­rio de Salud Públi­ca del Ecua­dor. La dota­ción de infra­es­truc­tu­ra debe­ría con­si­de­rar las for­mas tra­di­cio­na­les de arqui­tec­tu­ra y tener en cuen­ta las nece­si­da­des y fun­cio­na­li­da­des res­pec­to a lo que se cons­tru­ya. El mane­jo terri­to­rial (pun­to 5 del Plan) plan­tea el “Con­trol estric­to de la colo­ni­za­ción en terri­to­rio Wao­ra­ni”, lo cual ha per­mi­ti­do a Rep­sol YPF actuar como un “virrei­na­to” don­de el ingre­so al Blo­que 16 es res­trin­gi­do y sólo se auto­ri­za a los Wao­ra­ni que viven en la zona; igno­ran­do la exis­ten­cia de un Esta­do que debe­ría asu­mir esta fun­ción en coor­di­na­ción direc­ta con las comu­ni­da­des Wao­ra­ni allí resi­den­tes.

La RSC impli­ca la recom­po­si­ción de un por­cen­ta­je peque­ño de los ingre­sos ope­ra­ti­vos de las empre­sas en inver­sión social den­tro del país en el cual se efec­túa la acti­vi­dad mer­can­til y bus­ca, sobre todo, un real­ce de la ima­gen cor­po­ra­ti­va. El caso de Rep­sol YPF en Ecua­dor es demos­tra­ti­vo del fun­cio­na­mien­to de la RSC en una empre­sa com­pues­ta por capi­ta­les trans­na­cio­na­les y que mane­jan flu­jos impor­tan­tes de recur­sos. Si se rea­li­za una eva­lua­ción some­ra de los flu­jos inver­ti­dos en RSC por par­te de Rep­sol YPF, se evi­den­cia que el por­cen­ta­je de inver­sión en este sen­ti­do es míni­mo [72].

Por otro lado, los intere­ses de la Rep­sol por gene­rar lazos per­ma­nen­tes de rela­ción con las comu­ni­da­des indí­ge­nas den­tro del Blo­que 16 son evi­den­tes. En gene­ral, estas prác­ti­cas inten­tan ase­gu­rar la capa­ci­dad de inci­dir sobre colec­ti­vos huma­nos pre­sen­tes en terri­to­rios de inte­rés mun­dial debi­do a su rique­za bio­ló­gi­ca.

Sin embar­go, el uso cons­cien­te del dine­ro por par­te de los Wao­ra­ni aún no ha sido com­ple­ta­men­te asi­mi­la­do, y de hecho no ten­dría por qué ser­lo. Los Wao­ra­ni son una cul­tu­ra cuyos núme­ros corres­pon­den a los dedos de los pies y de las manos [73]. En este sen­ti­do, ima­gi­ne­mos la rele­van­cia que tie­ne para los Wao­ra­ni que la defo­res­ta­ción en el país pro­duz­ca alre­de­dor de 55 millo­nes de tone­la­das de emi­sio­nes de CO2. Esto ilus­tra la fra­gi­li­dad que sig­ni­fi­ca incor­po­rar meca­nis­mos de com­pra ven­ta de ser­vi­cios ambien­ta­les como REDD, cuyo gra­do de abs­trac­ción y com­ple­ji­dad racio­nal, reba­sa las lógi­cas de una cul­tu­ra que se arti­cu­la en torno a la caza [74], el clan y su entorno natu­ral. Ade­más de esto, otro ele­men­to seria­men­te afec­ta­do en la tra­di­ción cul­tu­ral Wao­ra­ni es todo lo refe­ren­te a la equi­dad social, dado que en la actua­li­dad, y como con­se­cuen­cia de la inter­ven­ción de las petro­le­ras, “goza de más poder o pres­ti­gio quien tie­ne mayor acce­so a bie­nes y obje­tos moder­nos, tie­ne mayor influen­cia para obte­ner recur­sos de las petro­le­ras o habla espa­ñol. El uso del dine­ro y el cam­bio en la con­cep­ción de poder los ha indi­vi­dua­li­za­do[75].

Hay que sumar a lo ante­rior­men­te expues­to, que no exis­te un moni­to­reo de los flu­jos de coope­ra­ción pro­ve­nien­tes de RSC en nin­guno de los paí­ses del Sur. Tam­po­co exis­ten regu­la­cio­nes ade­cua­das de las accio­nes lle­va­das a cabo por las trans­na­cio­na­les extrac­ti­vas en este mar­co, sien­do los úni­cos datos dis­po­ni­bles, los que gene­ran las mis­mas empre­sas. La Rep­sol YPF en el Ecua­dor, sola­men­te pre­sen­ta en su Infor­me Anual de RSC las acti­vi­da­des que rea­li­za, care­cien­do de segui­mien­to deta­lla­do de los mon­tos des­em­bol­sa­dos según la acti­vi­dad pla­ni­fi­ca­da.

Notas:

[1] El pri­mer con­tra­to de con­ce­sión en Ecua­dor fue fir­ma­do en 1878 con la empre­sa M.G. Mier, y en 1909 con la fami­lia Medi­na Pérez, para la explo­ra­ción y la explo­ta­ción de la Cos­ta. En 1919, Anglo Ecua­do­rian Oil Fields, filial de Shell des­cu­brió un hallaz­go en la penín­su­la de San­ta Ele­na, que explo­tó has­ta dejar­lo seco, apor­tan­do al Ecua­dor tan sólo el 1% de sus ganan­cias. (Datos extraí­dos del docu­men­to “25 años de expor­ta­ción del cru­do orien­te. Pasa­do y futu­ro del petró­leo en el Ecua­dor”), Uni­dad de Rela­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na­les (URIP) de Petroe­cua­dor, Qui­to, 1997.

Fon­tai­ne, Gui­llau­me. El Pre­cio del Petró­leo. Con­flic­tos socio-ambien­ta­les y gober­na­bi­li­dad en la región ama­zó­ni­ca. FLACSO Ecua­dor, IFEA y Abya Yala. Qui­to, 2007. Pag. 99 y 100. “En 1937, Royal Dutch/​Shell tomó pose­sión de las con­ce­sio­nes de Leo­nard Explo­ra­cion Co., filial de Stan­dard Oil of New Jer­sey, en 10 millo­nes de hec­tá­reas en la región ama­zó­ni­ca, tras apro­ve­char­se de una irre­gu­la­ri­dad en el con­tra­to atri­bui­do, y lle­vó a cabo las pri­me­ras obras de explo­ra­ción. Stan­dard Oil se reubi­có en Perú, antes de vol­ver a Ecua­dor bajo el nom­bre de Esso, para aso­ciar­se con Shell en 1948. Un año des­pués, el con­sor­cio se reti­ró de la región (…). Sin embar­go, un nue­vo acuer­do de con­ce­sión fue fir­ma­do con el con­sor­cio Texa­co-Gulf en 1964, que pre­ce­dió al des­cu­bri­mien­to de los hallaz­gos de noro­rien­te en 1967, que habían de inau­gu­rar una pri­me­ra ´ria­da hacia el oro negro´. De tal modo que, en 1970, unas 30 con­ce­sio­nes habían sido atri­bui­das, abar­can­do más de 10 millo­nes de hec­tá­reas en la región ama­zó­ni­ca ecua­to­ria­na”.

[2] En 1973, Vene­zue­la era el prin­ci­pal pro­duc­tor de petró­leo de Amé­ri­ca Lati­na, con un 60% de las reser­vas lati­no­ame­ri­ca­nas y las dos ter­ce­ras par­tes de la pro­duc­ción regio­nal. Argen­ti­na y Méxi­co tenían en aquel momen­to ape­nas el 10% de reser­vas pro­ba­das cada uno, con una pro­duc­ción del 10% y el 12,5% res­pec­ti­va­men­te. Ecua­dor, Colom­bia y Bra­sil poseían en torno al 4% de reser­vas pro­ba­das y su pro­duc­ción era del 6,5%, 3% y 3,5% res­pec­ti­vos sobre la pro­duc­ción regio­nal. Por su par­te, Perú, Boli­via y Chi­le goza­ban de menos del 4% de reser­vas regio­na­les, pro­du­cien­do menos del 5% del cru­do lati­no­ame­ri­cano. Esta situa­ción ape­nas se modi­fi­có has­ta 1999.

[3] La adhe­sión de Ecua­dor a la OPEP fue fuer­te­men­te cues­tio­na­da por sec­to­res de la cla­se polí­ti­ca del país, los empre­sa­rios de la Cos­ta, las empre­sas petro­le­ras pri­va­das e inclu­so una par­te de la arma­da ecua­to­ria­na. El minis­tro de Recur­sos Natu­ra­les, el Capi­tán Gus­ta­vo Jarrín Ampu­dia, plan­teó uti­li­zar el petró­leo como un arma a nivel inter­na­cio­nal, a fin de modi­fi­car la cul­tu­ra polí­ti­ca nacio­nal de depen­den­cia que his­tó­ri­ca­men­te se había enrai­za­do en el país. Acu­sa­do de ten­den­cia pro-ara­bis­ta, Jarrín gene­ró hos­ti­li­dad en los sec­to­res mili­ta­res ecua­to­ria­nos de cor­te pro-israe­lí, que pre­sio­na­ron para que Ecua­dor salie­ra de la OPEP. En 1974, corrió el rumor de que los EEUU supri­mi­rían la ayu­da mili­tar al Ecua­dor si Jarrín se man­te­nía en su car­go. En octu­bre de ese mis­mo año, el Capi­tán Jarrín fue cesa­do por la pre­sión de sus opo­si­to­res.

[4] La CEPE fue crea­da el 23 de junio de 1972, cuan­do el Esta­do asu­me todas las acti­vi­da­des rela­cio­na­das con la explo­ra­ción, explo­ta­ción y comer­cia­li­za­ción de hidro­car­bu­ros, absor­bien­do, al mis­mo tiem­po, a la empre­sa Anglo Ecua­do­rian Oil­fields, que ope­ra­ba una refi­ne­ría en La Liber­tad, pro­vin­cia de San­ta Ele­na. Petroe­cua­dor, empre­sa esta­tal ecua­to­ria­na, crea­da el 26 de sep­tiem­bre de 1989, es la con­ti­nua­ción de la CEPE.

[5] CEPE que­dó con el 37,5% de par­ti­ci­pa­cio­nes del con­sor­cio enca­be­za­do por Texa­co.

[6] El minis­tro de Recur­sos Natu­ra­les, el Capi­tán Gus­ta­vo Jarrín Ampu­dia, impul­só una polí­ti­ca nacio­na­lis­ta, siguien­do el mode­lo de los mili­ta­res en Bra­sil, que habían crea­do en 1950 la empre­sa Petro­bras.

[7] Fon­tai­ne, Gui­llau­me. El Pre­cio del Petro­leo. Con­flic­tos socio-ambien­ta­les y gober­na­bi­li­dad en la región ama­zó­ni­ca. FLACSO, IFEA y Abya Yala. Qui­to, 2007. Pag. 95. “En el caso ecua­to­riano, el cho­que petro­le­ro de 1973 abrió una era de pros­pe­ri­dad que sig­ni­fi­có un aumen­to pro­me­dio del PIB del 9% al año en la déca­da del seten­ta, con pun­tas del 25,3% en 1973 y del 9,2% en 1976. No obs­tan­te, este cre­ci­mien­to dis­mi­nu­yó en la déca­da del ochen­ta, al vol­ver a caer un pro­me­dio del 2,1% al año y con osci­la­cio­nes entre ‑6%, en 1987, y 10% en 1988. Entre 1971 y 1980, los ingre­sos fis­ca­les pasa­ron del 10,2 al 12,8% del PIB, mien­tras que los gas­tos públi­cos pasa­ban del 13,3% al 14,2% del PIB. (…) Esta evo­lu­ción con­ti­nuó en la siguien­te déca­da, pese a las pri­me­ras medi­das de ajus­tes estruc­tu­ra­les adop­ta­das en 1984. En efec­to, entre 1981 y 1990, los ingre­sos fis­ca­les aumen­ta­ron del 11,3 al 16,6& del PIB mien­tras que la par­ti­ci­pa­ción de los gas­tos públi­cos en el PIB baja­ba del 16,1 al 14,8%, lo que per­mi­tió al Esta­do vol­ver a una situa­ción de exce­den­te pre­su­pues­ta­rio en 1989 y 1990 (1,8% del PIB)”.

[8] Edwards, Sebas­tian. Cri­sis and Reform in Latin Ame­ri­ca. From Des­pair to Hope. Word Bank-Oxford Uni­ver­tity Press. Washing­ton D.C., 1995. Extrac­to: Ecua­dor for­mó par­te de la “ter­ce­ra ola” de paí­ses que adop­ta­ron pla­nes de ajus­te estruc­tu­ra­les a prin­ci­pios de la déca­da de los noven­ta, des­pués de los “pre­co­ces” (Chi­le, Boli­via, Méxi­co entre 1975 y 1985) y de la “segun­da ola” (Cos­ta Rica, Uru­guay, Tri­ni­dad y Toba­go, Jamai­ca en la segun­da mitad de los 80).

[9] Se defi­ne bajo el tér­mino de joint ven­tu­re a los Con­tra­tos de Ges­tión Com­par­ti­da.

[10] Una de las con­se­cuen­cias de este tipo de polí­ti­cas de libe­ra­li­za­ción en el sec­tor petró­leo, fue poner en rela­ción direc­ta a las empre­sas pri­va­das y a las comu­ni­da­des loca­les afec­ta­das, desa­rro­llán­do­se una rela­ción con­flic­ti­va entre intere­ses con­tra­pues­tos, dis­cre­pan­tes y anta­gó­ni­cos.

[11] Cam­po­dó­ni­co, Hum­ber­to. El Ajus­te petro­le­ro, Polí­ti­cas empre­sa­ria­les en Amé­ri­ca Lati­na de cara al 2000. Des­co. Lima, 1996.

[12] Torres Rodrí­guez, Luís. La Ban­ca: De la Usu­ra al Nar­co­la­va­do. Pag. 7: “(…), en abril de 1999, (el pre­si­den­te Jamil Mahuad) decre­tó el con­ge­la­mien­to de depó­si­tos en el sis­te­ma ban­ca­rio, en dife­ren­tes pro­por­cio­nes para dife­ren­tes tipos de depó­si­tos, excep­to para cuen­tas infe­rio­res a 500 dóla­res. Dichos depó­si­tos con­ge­la­dos per­ma­ne­rie­ron a dis­po­si­ción de los ban­cos, decre­tán­do­se ade­más una exten­sión de pla­zo de los cré­di­tos con­ce­di­dos por el sis­te­ma finan­cie­ro por el mis­mo tiem­po de un año adi­cio­nal. Si bien los deu­do­res de los ban­cos con­si­guie­ron la amplia­ción del pla­zo vigen­te, que garan­ti­zó un exce­si­vo mar­gen de inter­me­dia­ción a los ban­cos de alre­de­dor del 40% (intere­ses a depo­si­tan­tes a tasas infe­rio­res al 20% anual, mien­tras cobra­ron más del 60% a los usua­rios del cré­di­to. En el 2007 la situa­ción fue peor: paga­ron teó­ri­ca­men­te el 4% y cobra­ron el 50% legal­men­te)”.

[13] La expre­sión “nue­vos movi­mien­tos socia­les” pre­ten­de defi­nir a los movi­mien­tos colec­ti­vos de carác­ter civil que sur­gie­ron en la déca­da de los sesen­ta, fru­to del ago­ta­mien­to de los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal y a los movi­mien­tos socia­les “tra­di­cio­na­les” que se habían gene­ra­do en el siglo XIX.

[14] El movi­mien­to pan-indio lati­no­ame­ri­cano rees­truc­tu­ra tras la ´Cam­pa­ña 500 años´ un dis­cur­so uni­ver­sa­lis­ta que defien­de el dere­cho a la vida con­tra el desa­rro­llo “etno­ci­da” (des­apa­ri­ción de las cul­tu­ras indí­ge­nas) y “geno­ci­da” (bru­tal dete­rio­ro ambien­tal con­se­cuen­cia de una explo­ta­ción insos­te­ni­ble de los recur­sos natu­ra­les y con­si­guien­te afec­ta­ción al con­jun­to de la Huma­ni­dad), lo cual se con­vier­te, den­tro del cam­po social, en un dis­cur­so movi­li­za­dor que gene­ra alian­zas con el sec­tor cam­pe­sino y rural al mis­mo tiem­po que con las ONGs ambien­ta­lis­tas.

[15] Fon­tai­ne, Gui­llau­me. Petro­po­lí­ti­ca. Una teo­ría de la gober­nan­za ener­gé­ti­ca. FLACSO, Abya Yala e IEP. Qui­to, 2010. Pag. 199.

[16] Fon­tai­ne, Gui­llau­me. Petro­po­lí­ti­ca. Una teo­ría de la gober­nan­za ener­gé­ti­ca. FLACSO, Abya Yala e IEP. Qui­to, 2010. Pag. 203.

[17] En la actua­li­dad, Alber­to Acos­ta for­ma par­te del equi­po aca­dé­mi­co de la FLACSO Ecua­dor y es uno de los más des­ta­ca­dos defen­so­res de la Ini­cia­ti­va Yasu­ní ITT, mani­fes­tan­do de for­ma cre­cien­te sus dife­ren­cias con el Gobierno del Pre­si­den­te Correa.

[18] El pro­yec­to petro­le­ro para el extre­mo orien­tal del Yasu­ní se lla­ma ITT por los tres cam­pos des­cu­bier­tos: Ish­pin­go, Tam­bo­ro­co­cha y Tupu­ti­ni. Sus reser­vas posi­bles alcan­zan los 846 millo­nes de barri­les (apro­xi­ma­da­men­te un 20% de las reser­vas nacio­na­les).

[19] Mar­tí­nez, Espe­ran­za. Yasu­ní. El tor­tuo­so camino de Kio­to a Qui­to. Abya Yala y CEP. Qui­to, 2009. Pag. 15.

[20] El INH fue una enti­dad de Dere­cho Públi­co espa­ño­la, crea­da el 28 de diciem­bre de 1981 y depen­dien­te del Minis­te­rio de Indus­tria y Ener­gía, con el obje­ti­vo de cen­tra­li­zar la ges­tión de la acti­vi­dad públi­ca en mate­ria de hidro­car­bu­ros, labor has­ta enton­ces desa­rro­lla­da por el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Indus­tria (INI). Su crea­ción se dio en el gobierno de Leo­pol­do Cal­vo-Sote­lo (tran­si­ción espa­ño­la), como fru­to de la segun­da cri­sis del petró­leo, reor­ga­ni­zan­do la indus­tria pesa­da espa­ño­la, en ese momen­to aún con fuer­te pre­sen­cia esta­tal. En 1987, den­tro del INH se creó el gru­po Rep­sol, como con­se­cuen­cia del fin del mono­po­lio esta­tal sobre los hidro­car­bu­ros. Esto fue con­di­ción para el ingre­so del Esta­do espa­ñol a la enton­ces lla­ma­da Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Euro­pea. El INH des­apa­re­ce en junio de 1995, fru­to de las polí­ti­cas de neo­li­be­ra­les y de pri­va­ti­za­ción que se apli­can en el país.

[21] Com­pa­ñía Arren­da­ta­ria del Mono­po­lio de Petró­leos Socie­dad Anó­ni­ma (CAMPSA), fue una empre­sa espa­ño­la cuyo ori­gen se remon­ta a 1927, con­se­cuen­cia de la expro­pia­ción en Espa­ña de las filia­les de Stan­tard Oil y la Shell, a par­tir de la Ley del Mono­po­lio de Petró­leos de ese año. CAMPSA tuvo como fun­ción admi­nis­trar la con­ce­sión del mono­po­lio esta­tal de petró­leos des­de la épo­ca de la dic­ta­du­ra del Gene­ral Pri­mo de Rive­ra (autor de las expro­pia­cio­nes de las filia­les espa­ño­las de los dos gran­des trust petro­le­ros que en aque­lla épo­ca con­tro­la­ban el 80% del mer­ca­do mun­dial). Ori­gi­nal­men­te fue una empre­sa mix­ta con par­ti­ci­pa­ción mino­ri­ta­ria del Esta­do (todo el capi­tal era nacio­nal aun­que la par­ti­ci­pa­ción públi­ca no podía reba­sar el 30%) y fue ya en 1977 cuan­do el Esta­do asu­mió el 50% del con­trol accio­na­rial.

[22] Petro­nor o Petró­leos del Nor­te S.A. es una empre­sa petro­lí­fe­ra espa­ño­la, cuyo obje­to social es el refino y comer­cia­li­za­ción de dife­ren­tes pro­duc­tos petro­lí­fe­ros, así como de sus deri­va­dos, que se fun­dó en Bil­bao en 1968 con la fina­li­dad de hacer ope­ra­ti­va una licen­cia para la cons­truc­ción y explo­ta­ción de una refi­ne­ría otor­ga­da por el gobierno de la épo­ca a un gru­po de indus­tria­les vas­cos fora­lis­tas, en aquel momen­to cer­ca­nos al régi­men fran­quis­ta y que pos­te­rior­men­te se ali­nea­ron a los sec­to­res de la bur­gue­sía vas­ca inte­gra­dos en el Par­ti­do Nacio­na­lis­ta Vas­co (PNV). En la actua­li­dad su refi­ne­ría es la mayor del Esta­do espa­ñol, con una capa­ci­dad de once millo­nes de tone­la­das anua­les de hidro­car­bu­ros. La empre­sa ha sido cri­ti­ca­da en múl­ti­ples oca­sio­nes por la con­ta­mi­na­ción gene­ra­da, y su pro­pie­dad se divi­de entre Rep­sol YPF con cer­ca del 86% de su accio­na­ria­do, que­dan­do el 14% para el ban­co Bil­bao Biz­kaia Kutxa.

[23] OPV (Ofer­ta Públi­ca de Ven­ta) es una ope­ra­ción que se rea­li­za a tra­vés del mer­ca­do bur­sá­til, median­te la cual un ofer­tan­te pone a la ven­ta acti­vos finan­cie­ros de una com­pa­ñía.

[24] Uno de los obje­ti­vos del gobierno de José María Aznar fue cum­plir con los cri­te­rios de con­ver­gen­cia que per­mi­tie­ran al país la entra­da en el Euro, en la Unión Eco­nó­mi­ca y Mone­ta­ria (UEM), para lo cual se dise­ñó en mar­zo de 1992 el Pro­gra­ma de con­ver­gen­cia de Espa­ña (1992−1996). En junio de 1994 se pre­sen­tó una Actua­li­za­ción del Pro­gra­ma de con­ver­gen­cia que exten­día su alcan­ce tem­po­ral al perío­do 1994 – 1997, y con pos­te­rio­ri­dad se deter­mi­nó la ela­bo­ra­ción por par­te del gobierno espa­ñol de un nue­vo Pro­gra­ma de Con­ver­gen­cia 1997 – 2000 por el cual se reno­va­ba “el com­pro­mi­so de Espa­ña con el cum­pli­mien­to de los cri­te­rios para acce­der a la ter­ce­ra fase de la UEM, la dis­po­si­ción del Gobierno a tomar las medi­das que fue­ran nece­sa­rias para evi­tar toda des­via­ción de los obje­ti­vos plan­tea­dos y su volun­tad de cum­plir con los cri­te­rios de dis­ci­pli­na fis­cal, aún más rigu­ro­sos, que se apli­ca­rán a par­tir de 1999 en vir­tud del Pac­to de Esta­bi­li­dad y Cre­ci­mien­to acor­da­do en Dublín en diciem­bre de 1996”. Entre las empre­sas de pro­pie­dad del Esta­do espa­ñol, des­ta­ca­ban cin­co que fue­ron defi­ni­das como las “joyas de la coro­na”: ENDESA, Taba­ca­le­ra, Rep­sol, Tele­fó­ni­ca y Argen­ta­ria. Su valor se esti­mó en ese momen­to en más de seis billo­nes de pese­tas. Aun­que el pro­ce­so se con­so­li­dó en la era Aznar, el dise­ño e ini­cio de dicho pro­ce­so le corres­pon­dió al gobierno de Feli­pe Gon­zá­lez (PSOE).

[25] Tras una ope­ra­ción en la que inter­vino Juan Car­los I, Rey de Espa­ña, y del enton­ces Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca de Argen­ti­na, Car­los S. Menem, Rep­sol adquie­re median­te una Ofer­ta Públi­ca de Adqui­si­ción de Accio­nes (OPA) el 98,23% de las accio­nes de YPF S.A. (logran­do alcan­zar –y man­te­ner– el 99,04% de las accio­nes tiem­po más tar­de). Con la adqui­si­ción de YPF en 1999, “a pre­cio de gan­ga”, Rep­sol se con­vir­tió rápi­da­men­te en uno de los con­glo­me­ra­dos ener­gé­ti­co-finan­cie­ros más ren­ta­bles a nivel mun­dial. Extraí­do del Infor­me Rep­sol Mayo 2006 ela­bo­ra­do por Eli­sa Carrió, Fabia­na Ríos y Adrián Pérez (todos ellos en aquel momen­to dipu­tados nacio­na­les argen­ti­nos). Ver tam­bién Los nego­cios de Juan Car­los I: trein­ta años a cuer­po de rey, inves­ti­ga­ción sobre los nego­cios ocul­tos del Rey de Espa­ña ela­bo­ra­da por Decio Macha­do y publi­ca­da en el Perió­di­co Dia­go­nal (www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net) en noviem­bre del 2006.

[26] Ela­bo­ra­do por David Fer­nán­dez López y Emi­liano Rodrí­guez del Olmo. Aná­li­sis Finan­cie­ro Rep­sol YPF, 2003.

[27] Rep­sol YPF ope­ra uno de los tres blo­ques que ha logra­do, el núme­ro 22, don­de tie­ne una par­ti­ci­pa­ción del 30 %, jun­to a Sonan­gol, que tie­ne un 50 % y Sta­toil, con un 20 %. En el blo­que 35, Rep­sol par­ti­ci­pa en un 25 %, jun­to a Eni, que ope­ra el blo­que con un 30 %, y Sonan­gol, con un 50 %. Por últi­mo, en el blo­que 37, Rep­sol YPF tie­ne un 20 %, jun­to a Cono­co, que es el ope­ra­dor y tie­ne un 30 %, y Sonan­gol, otro 50 %.

[28] El Par­que Natu­ral Yasu­ní, tie­ne una exten­sión de 982.000 hec­tá­reas ubi­ca­das en las pro­vin­cias ama­zó­ni­cas de Ore­lla­na y Pas­ta­za. La idea exis­ten­te en el ámbi­to inter­na­cio­nal de que esta área es una zona de natu­ra­le­za pura que se ha con­ser­va­do a pesar de la hidro­car­bu­rí­fe­ra exis­ten­te en su entorno es más que rela­ti­va. Den­tro del Yasu­ní se encuen­tran el Blo­que 16, que está en manos de un con­sor­cio lide­ra­do por Rep­sol (Espa­ña); el 14 y el 17, a car­go de Petroo­rien­tal (Chi­na), y el 15, que lo tie­ne Petroa­ma­zo­nas (esta­tal ecua­to­ria­na) des­de el 2006, lue­go de que salió del país la mul­ti­na­cio­nal Occi­den­tal (EE.UU.). Todos estos cam­pos se encuen­tran en ple­na fase de pro­duc­ción, dado que entre las tres extraen más de 150.000 barri­les de cru­do al día (datos del Minis­te­rio de Recur­sos Natu­ra­les no Reno­va­bles). Las ope­ra­cio­nes en los blo­ques 14, 15 y 16, los más gran­des en el Par­que, empe­za­ron hace más de 20 años. Los con­tra­tos con las petro­le­ras que ini­cia­ron la explo­ta­ción de estos Blo­ques se fir­ma­ron entre 1985 y 1987, aun­que pos­te­rior­men­te han sido reem­pla­za­das por otras. Den­tro del Par­que Nacio­nal Yasu­ní tam­bién se encuen­tra el Blo­que 31, en manos de la esta­tal Petroa­ma­zo­nas, y aun­que allí aún no ha empe­za­do la fase de explo­ta­ción, los cam­pa­men­tos e ins­ta­la­cio­nes están ya lis­tos y ame­na­zan­tes para pro­ce­der a tal efec­to.

[29] Decla­ra­cio­nes rea­li­za­das por auto­ri­da­des loca­les de Rep­sol YPF en entre­vis­tas con el autor de esta inves­ti­ga­ción.

[30] La socie­dad de cali­fi­ca­ción Bureau Veri­tas es con­si­de­ra­da una de las gran­des cali­fi­ca­do­ras a nivel mun­dial (per­te­ne­ce al gru­po de las diez selec­tas socie­da­des inte­gran­tes de la IACS). A pesar de ello, entre otras ano­ma­lías en su ges­tión, des­ta­ca su veri­fi­ca­ción del sis­te­ma de segu­ri­dad y pre­ven­ción de la con­ta­mi­na­ción que reali­zó en el año 2001, en nom­bre del Esta­do de Baha­mas, según la cual garan­ti­za­ba que el bar­co petro­le­ro Pres­ti­ge seguía todos los pro­ce­di­mien­tos de segu­ri­dad para pre­ve­nir la posi­bi­li­dad de un acci­den­te. Dicha cer­ti­fi­ca­ción se con­ce­dió el 19 de junio de 2001, con vigen­cia has­ta el 20 de junio de 2006. A dicho cer­ti­fi­ca­do le acom­pa­ña­ba, de acuer­do con lo dis­pues­to en el Códi­go ISM, el docu­men­to de segu­ri­dad que figu­ra­ba en la docu­men­ta­ción a bor­do del Pres­ti­ge con­for­me al cual el buque obser­va­ba todas las pres­crip­cio­nes del Códi­go que le eran apli­ca­bles, docu­men­to emi­ti­do por BV el 25 de mar­zo de 1998, con vigen­cia has­ta el 26 de febre­ro de 2003. El 19 de noviem­bre de 2002, el Pres­ti­ge se hun­dió fren­te a las cos­tas de Gali­cia (Esta­do espa­ñol), oca­sio­nan­do un ver­ti­do de fue­loil que pro­vo­có uno de los mayo­res desas­tres eco­ló­gi­cos de la his­to­ria de ese país.

[31] Dura­gas ini­ció en el año de 1956, el pro­ce­so de indus­tria­li­za­ción y ven­ta de GLP, pro­mo­vien­do el uso del cilin­dro domés­ti­co entre sus pri­me­ros clien­tes en Ecua­dor. Tras cons­truir una pri­me­ra plan­ta en Gua­ya­quil, Dura­gas con­ti­nuó su desa­rro­llo, imple­men­tan­do a tra­vés de los años nue­vos cen­tros de tra­ba­jo, en dife­ren­tes zonas del país, con la fina­li­dad de incre­men­tar su cuo­ta de mer­ca­do en el Ecua­dor. El 24 de julio de 1998 Dura­gas pasa a for­mar par­te del Gru­po Rep­sol. Des­de el año 1973 el Esta­do ecua­to­riano puso en vigen­cia el sub­si­dio al uso del gas domés­ti­co, que sigue vigen­te en la actua­li­dad.

[32] Dura­gas comer­cia­li­zó 372 kt de GLP duran­te el 2009 en Ecua­dor. El pre­cio de ven­ta del GLP enva­sa­do está fuer­te­men­te sub­ven­cio­na­do por el Esta­do ecua­to­riano. La comer­cia­li­za­ción se rea­li­za median­te una red de dis­tri­bui­do­res exclu­si­vos.

[33]http://​www​.elpais​.com/​a​r​t​i​c​u​l​o​/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​E​c​u​a​d​o​r​/​r​o​m​p​e​/​c​o​n​t​r​a​t​o​s​/​R​e​p​s​o​l​/​e​l​p​e​p​u​e​c​o​/​2​0​0​8​1​0​3​1​e​l​p​e​p​u​e​c​o​_​1​5​/​Tes

[34] http://​www​.hoy​.com​.ec/​n​o​t​i​c​i​a​s​-​e​c​u​a​d​o​r​/​a​c​u​e​r​d​o​-​t​r​a​n​s​i​t​o​r​i​o​-​c​o​n​-​p​e​t​r​o​l​e​r​a​-​r​e​p​s​o​l​-​y​p​f​-​f​r​e​n​a​-​s​u​-​s​a​l​i​d​a​-​d​e​-​e​c​u​a​d​o​r​-​3​1​6​5​4​7​.​h​tml

[35] Esta inter­ven­ción fue rea­li­za­da en nom­bre del Rey de Espa­ña por el enton­ces minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res, Miguel Ángel Mora­ti­nos y la enton­ces tam­bién Secre­ta­ria de Esta­do para Ibe­ro­amé­ri­ca, Tri­ni­dad Jimé­nez (des­de el 20 de octu­bre ejer­ce como titu­lar del Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res y Coope­ra­ción, tras haber sido pre­via­men­te minis­tra de Sani­dad).

[36] http://​www​.hoy​.com​.ec/​n​o​t​i​c​i​a​s​-​e​c​u​a​d​o​r​/​r​e​p​s​o​l​-​y​p​f​-​s​e​-​q​u​e​d​a​-​e​n​-​e​c​u​a​d​o​r​-​t​r​a​s​-​a​c​u​e​r​d​o​-​c​o​n​-​g​o​b​i​e​r​n​o​-​3​1​6​4​8​9​.​h​tml

[37] Se esta­ble­ció que dicha deu­da se can­ce­la­ra en cin­co años, con un pri­mer des­em­bol­so de 89 millo­nes de dóla­res den­tro del mes de mar­zo de 2009 (mes de la fir­ma del acuer­do) y alí­cuo­tas semes­tra­les por 53 millo­nes de dóla­res has­ta su can­ce­la­ción final. En su des­car­go, la petro­le­ra espa­ño­la según su geren­te Affron­ti, indi­ca­ba que en esa fecha ya había inver­ti­do unos 2.000 millo­nes de dóla­res des­de que comen­za­ron sus ope­ra­cio­nes en el país, apar­te de otros 1.500 millo­nes en impues­tos.

[38] El petró­leo es la prin­ci­pal fuen­te de finan­cia­ción del Esta­do ecua­to­riano y es el pri­mer pro­duc­to de expor­ta­ción del país andino, cuyos ingre­sos en el 2008 supe­ra­ron los 11.000 millo­nes de dóla­res. De los 500.000 barri­les dia­rios de cru­do que se pro­du­cen en Ecua­dor, el 60% per­te­ne­ce al Esta­do y el res­to se repar­ten entre la dece­na de com­pa­ñías extran­je­ras que ope­ran en el país.

[39] Bení­tez, Galo F. Ecua­dor: la lupa petro­le­ra. Publi­ca­do en ele​cua​to​riano​.com, en diciem­bre 2010.

[40] Las ganan­cias medias del sec­tor se ubi­can entre 15 y 25%, aun­que se esti­ma que las com­pa­ñías petro­le­ras en Ecua­dor han levan­ta­do por­cen­ta­jes escan­da­lo­sos de uti­li­da­des sobre el barril, alcan­zan­do en algu­nos casos entre el 40 y el 50%.

[41] Acos­ta, Alber­to. La Mal­di­ción de la abun­dan­cia. Ed. Abya Yala, Qui­to, 2009. Pag. 63: “Aún antes de tomar en cuen­ta las pre­sio­nes de la actual cri­sis eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal, es pre­ci­so con­si­de­rar en este pun­to que las reser­vas de cru­do en Ecua­dor, de con­for­mi­dad con la infor­ma­ción dis­po­ni­ble, comien­zan a decli­nar. Lo que se ha extraí­do podría ser ya supe­rior a lo dis­po­ni­ble. Así, las reser­vas del país supe­ran en poco los 4.000 millo­nes de barri­les. Los des­cu­bri­mien­tos son cada vez menos fre­cuen­tes, más cos­to­sos y los nue­vos cam­pos encon­tra­dos son más peque­ños. Ade­más, los cru­dos halla­dos son cada vez más pesa­dos. Hay que tener en cuen­ta que el Orien­te ecua­to­riano ha sido explo­ra­do por déca­das, y que la mayor can­ti­dad de petró­leo que se extrae hoy fue encon­tra­da hace más de 30 años”.

[42] Bení­tez N., Galo. Horro­res y erro­res de la polí­ti­ca petro­le­ra ecua­to­ria­nahttp://​www​.vol​tai​re​net​.org/​a​r​t​i​c​l​e​1​4​1​7​1​7​.​h​tml

[43] Algu­nas denun­cias indi­can que enor­mes volú­me­nes de aguas con­ta­mi­nan­tes son rein­yec­ta­dos en una estruc­tu­ra lla­ma­da Tiyu­ya­cu, con­si­de­ra­da una de las más impor­tan­tes reser­vas sub­te­rrá­neas de agua dul­ce del pla­ne­ta.

[44] Tras un perío­do explo­ra­to­rio ini­cia­do en 1967 en el nor­te de la Ama­zo­nía ecua­to­ria­na, el con­sor­cio Texa­co-Gulf fir­mó un con­tra­to de aso­cia­ción con la enton­ces empre­sa públi­ca CEPE para explo­tar un blo­que de 500.000 hec­tá­reas, cuyo epi­cen­tro era la base de Nue­va Loja, cono­ci­da hoy con el nom­bre de Lago Agrio. En un año, este con­sor­cio reali­zó una de las más espec­ta­cu­la­res obras de infra­es­truc­tu­ra en Amé­ri­ca Lati­na, con la cons­truc­ción del SOTE, de unos 500 km, que vin­cu­la Nue­va Loja con la esta­ción de refi­na­ción de Iba­rra, cru­zan­do los Andes.

[45] Occi­den­tal entre­gó a Petroe­cua­dor 1,8 millo­nes de dóla­res; City Inves­ting 15,7 millo­nes de dóla­res y la Inter Oil entre­gó 20.600 barri­les de cru­do. Rep­sol no acep­tó las obser­va­cio­nes de la Con­tra­lo­ría y si bien reco­no­ció que había paga­do una tari­fa infe­rior a la que se esta­ble­cía en el con­tra­to, pro­pu­so que esta­ría dis­pues­ta a pagar alre­de­dor de 20 a 25 millo­nes de dóla­res al Esta­do, ofer­ta que no fue acep­ta­da por el Esta­do.

[46] CIADI. Cen­tro Inter­na­cio­nal de Arre­glo de Dife­ren­cias Rela­ti­vas a Inver­sio­nes, un orga­nis­mo ads­cri­to al Ban­co Mun­dial. El CIADI se ha carac­te­ri­za­do his­tó­ri­ca­men­te por defen­der los intere­ses de las trans­na­cio­na­les en sus con­flic­tos con­tra los Esta­dos don­de inter­vie­nen.

[47] En el caso del Ecua­dor al menos, el lla­ma­do Gobierno del Socia­lis­mo del Siglo XXI (o del Socia­lis­mo del Buen Vivir, como lo defi­ne la SENPLADES) más bien podría defi­nir­se ideo­ló­gi­ca­men­te como un gobierno de cor­te key­ne­siano, con ten­den­cias a la moder­ni­za­ción del Esta­do e imple­men­ta­ción de infra­es­truc­tu­ras y mega­pro­yec­tos, basa­do en polí­ti­cas desa­rro­llis­tas y una estra­te­gia de acu­mu­la­ción arti­cu­la­da entorno al neo-extrac­ti­vis­mo.

[48] Gaval­dá, Marc. http://​www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net/​E​n​-​s​e​i​s​-​a​n​o​s​-​R​e​p​s​o​l​-​h​a​-​p​r​o​v​o​c​a​d​o​.​h​tml. Perió­di­co Dia­go­nal (enero 2011).

[49] Una ONG cons­ti­tui­da en 1980 que tie­ne como misión faci­li­tar la inclu­sión edu­ca­ti­va y socio­la­bo­ral para mejo­rar la cali­dad de vida de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

[50] http://​www​.rep​sol​.com/​e​c​_​e​s​/​c​o​r​p​o​r​a​c​i​o​n​/​p​r​e​n​s​a​/​n​o​t​a​s​-​d​e​-​p​r​e​n​s​a​/​u​l​t​i​m​a​s​-​n​o​t​a​s​/​8​1​2​2​0​1​0​-​r​e​p​s​o​l​-​p​r​e​m​i​a​d​a​-​p​o​r​-​a​p​o​y​o​-​c​o​m​u​n​i​d​a​d​-​e​-​i​n​t​e​g​r​a​c​i​o​n​-​p​e​r​s​o​n​a​s​-​c​o​n​-​d​i​s​c​a​p​a​c​i​d​a​d​.​a​spx

[51] Esta fun­da­ción que tomó el nom­bre del Mon­se­ñor Ale­jan­dro Laba­ka, quien fue­ra pri­mer obis­po del Coca, está con­for­ma­do por misio­ne­ros capu­chi­nos. Se fun­dó en 2003, tie­ne como obje­ti­vo de pro­mo­ver e impul­sar la crea­ción del Museo y Cen­tro Cul­tu­ral de la ciu­dad de Coca, pro­vin­cia de Ore­lla­na; y difun­dir las cul­tu­ras ama­zó­ni­cas a tra­vés de publi­ca­cio­nes, even­tos cul­tu­ra­les y expo­si­cio­nes.

[52] http://​www​.rep​sol​.com/​e​c​_​e​s​/​c​o​r​p​o​r​a​c​i​o​n​/​p​r​e​n​s​a​/​n​o​t​a​s​-​d​e​-​p​r​e​n​s​a​/​u​l​t​i​m​a​s​-​n​o​t​a​s​/​2​5​0​1​2​0​1​1​-​i​n​a​u​g​u​r​a​c​i​o​n​-​m​u​s​e​o​-​e​t​n​o​g​r​a​f​i​c​o​.​a​spx

[53] http://​www​.rep​sol​.com/​e​c​_​e​s​/​c​o​r​p​o​r​a​c​i​o​n​/​p​r​e​n​s​a​/​n​o​t​a​s​-​d​e​-​p​r​e​n​s​a​/​u​l​t​i​m​a​s​-​n​o​t​a​s​/​2​5​0​1​2​0​1​1​-​i​n​a​u​g​u​r​a​c​i​o​n​-​m​u​s​e​o​-​e​t​n​o​g​r​a​f​i​c​o​.​a​spx

[54] http://​www​.fun​da​cion​rep​sol​.com/​l​a​-​f​u​n​d​a​c​i​o​n​/​e​n​e​r​g​i​a​-​s​o​c​ial

[55] en este sen­ti­do, Ecua­dor está con­si­de­ra­do como uno de los paí­ses de ren­ta media por los paí­ses dona­do­res de coope­ra­ción pro­ve­nien­te del lla­ma­do Pri­mer Mun­do.

[56] Fon­tai­ne, Gui­llau­me. El pre­cio del petró­leo. Conflci­tos socio-ambien­ta­les y gober­na­bi­li­dad en la región ama­zó­ni­ca. FLACSO, IEFA y Abya Yala. Qui­to, 2007. Pag. 421.

[57] Bus­ta­man­te, Teo­do­ro y Jarrín, María Cris­ti­na. Impac­tos socia­les de la acti­vi­dad petro­le­ra en Ecua­dor: un aná­li­sis de los indi­ca­do­res. Revis­ta Íco­nos num.21. FLACSO. Enero, 2005.

[58] Dicho terri­to­rio inclu­ye el actual Par­que Nacio­nal Yasu­ní.

[59] Almei­da, Ale­xan­dra y Proaño, José. Tigre, Agui­la y Wao­ra­ni, una sola sel­va, una sola lucha. Ed. Acción Eco­ló­gi­ca. (Qui­to, 2008). Pag. 23: “Tenían como pro­me­dio 4 usos dis­tin­tos para cada plan­ta del bos­que que uti­li­za­ban, aun­que para algu­nas espe­cies, podían lle­gar a tener has­ta 6 usos. En la socie­dad tra­di­cio­nal cada per­so­na lle­ga­ba a cono­cer alre­de­dor de 150 espe­cies de lia­nas, por lo menos 80 espe­cies dis­tin­tas de hon­gos y unas 120 plan­tas medi­ci­na­les”.

[60] Infor­me Rep­sol sobre los Wao­ra­ni en el Blo­que 16 (año 2008).

[61] En terri­to­rio Wao­ra­ni se con­cen­tran el 4% de las espe­cies de aves exis­ten­tes en la Ama­zo­nía; aco­ge al 40% de todas las espe­cies de mamí­fe­ros de la cuen­ca ama­zó­ni­ca y tie­ne más de 100.000 cla­ses de insec­tos por hec­tá­rea.

[62] Tri­bus no con­tac­ta­das.

[63] En la segun­da ron­da de lici­ta­cio­nes de 1985, el Con­sor­cio lide­ra por Cono­co Ecua­dor Ltd (EEUU) gana la lici­ta­ción para explo­ra­ción y explo­ta­ción de hidro­car­bu­ros en el Blo­que 16, el cual ocu­pa terri­to­rio ances­tral Wao­ra­ni. El Con­sor­cio esta­ba com­pues­to por: Cono­co Ltd (35%), Over­seas Petro­leum and Invest­ment Cor­po­ra­tion (20%), Maxus Ecua­dor Inc (15%), Nome­co Ecua­dor Oil Com­pany (10%), Murphy Ecua­dor Oil Com­pany Ltd (10%) y Canam Offsho­re Ltd (10%). Cono­co ven­dió sus accio­nes a Maxus en 1991, que­dan­do esta como ope­ra­do­ra mayo­ri­ta­ria del blo­que, reci­bien­do tam­bién los cam­pos Tiva­cuno y Bogui-Capi­rón. En 1996 la petro­le­ra argen­ti­na YPF com­pra las accio­nes de Maxus. En 1999, la empre­sa Rep­sol absor­be a YPF y que­da como ope­ra­do­ra del Blo­que 16.

[64] Nar­váez, I. Huao­ra­ni vs. Mar­xus. FESO (Qui­to, 1993). Pag. 270: “la ONHAE fue impul­sa­da por la nece­si­dad de la empre­sa petro­le­ra, en fun­ción de tener un inter­lo­cu­tor polí­ti­co, y tal como lo pre­vió la trans­na­cio­nal le sir­vió para apro­bar el ´Plan de rela­cio­na­mien­to comu­ni­ta­rio´ y para su apro­ba­ción y sus­crip­ción se des­pla­zó a la comu­ni­dad Huao­ra­ni de Kiwa­do el 13 de agos­to de 1993”.

[65] Según el infor­me rea­li­za­do por el gru­po Clí­ni­ca Ambien­tal, publi­ca­do en enero de este año, “cada fami­lia Huao­ra­ni reci­be entre 300 y 500 dóla­res al mes”. La mayor com­pen­sa­ción a la pobla­ción local que exis­te en el Ecua­dor. En este sen­ti­do, es nece­sa­rio recor­dar que el pri­mer encuen­tro con el dine­ro de los Wao­ra­nis se dio en la déca­da de los cin­cuen­ta a tra­vés de “los misio­ne­ros evan­gé­li­cos que hicie­ron de enla­ce y cara ama­ble para la reta­guar­dia: la empre­sa Texa­co, pri­me­ra en ope­rar en Ecua­dor una vez des­cu­bier­tas las gran­des reser­vas de hidro­car­bu­ros”. http://​perio​dis​mo​hu​mano​.com/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​e​l​-​d​i​n​e​r​o​-​d​e​-​r​e​p​s​o​l​-​c​o​n​-​e​l​-​q​u​e​-​u​n​-​p​u​e​b​l​o​-​i​n​d​i​g​e​n​a​-​s​e​-​a​u​t​o​d​e​s​t​r​u​y​e​.​h​tml

[66] Nar­váez, I. Huao­ra­ni vs. Mar­xus. FESO (Qui­to, 1993). “Si tra­di­cio­nal­men­te los líde­res comu­ni­ta­rios eran los ancia­nos y las deci­sio­nes las toma­ba la comu­ni­dad en su con­jun­to, en la nue­va moda­li­dad orga­ni­za­ti­va impues­ta en la ONHAE par­ti­ci­pan jóve­nes que hablan espa­ñol y con más pro­pen­sión a las nego­cia­cio­nes dado su mayor enten­di­mien­to con las y los rela­cio­na­do­res empre­sa­ria­les. En esa épo­ca las deci­sio­nes ya no fue­ron adop­ta­das con­for­me a la tra­di­ción”.

[67] Extrac­to del Acuer­do de Amis­tad, Res­pe­to y Apo­yo Mutuo (1993).

[68] Extrac­to del Acuer­do de lega­li­za­ción de tie­rras para el Pue­blo Wao­ra­ni, (IERAC, 1990).

[69] Entrix. Empre­sa de ori­gen esta­dou­ni­den­se de con­sul­to­ría ambien­tal espe­cia­li­za­da en el mane­jo de recur­sos hídri­cos, de ries­gos ambien­ta­les, el mane­jo y la eco­no­mía de recur­sos natu­ra­les y el cum­pli­mien­to de leyes y regu­la­cio­nes ambien­ta­les, iden­ti­fi­ca­ción de pasi­vos, rela­cio­nes comu­ni­ta­rias y asis­ten­cia legal en mate­ria ambien­tal en casos de liti­gios. http://​www​.entrix​.com/​a​b​out

[70] Repor­te Rep­sol YPF sobre RSC (año 2008, pag. 70).

[71] “En el mer­ca­do de Pom­pe­ya, don­de se reúnen dife­ren­tes tri­bus, ´es común ver Huao­ra­ni borra­chos´, que lue­go cogen un auto­bús paga­do por Rep­sol para regre­sar a sus comu­ni­da­des. ´El alcoho­lis­mo ha sido pro­vo­ca­do por el con­tac­to y asis­ten­cia­lis­mo de las empre­sas petro­le­ras´, sen­ten­cia el infor­me (de Clí­ni­ca Ambien­tal), por­que ´sin ser indu­ci­dos direc­ta­men­te a su con­su­mo, obtie­nen de la petro­le­ra los medios eco­nó­mi­cos (…) y sobre todo el entorno agres­te que les hace desear­lo. Obtie­nen gran­des pagos pero ya no con­tro­lan sus vidas cons­trui­das alre­de­dor de obje­tos moder­nos y la avi­dez por con­su­mir´. http://​perio​dis​mo​hu​mano​.com/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​e​l​-​d​i​n​e​r​o​-​d​e​-​r​e​p​s​o​l​-​c​o​n​-​e​l​-​q​u​e​-​u​n​-​p​u​e​b​l​o​-​i​n​d​i​g​e​n​a​-​s​e​-​a​u​t​o​d​e​s​t​r​u​y​e​.​h​tml

[72] Para el año 2008 el mon­to de la RSC de Rep­sol YPF (sin tomar en cuen­ta los flu­jos mane­ja­dos por la Fun­da­ción Rep­sol) alcan­zó los USD 667.490, mien­tras los ingre­sos ope­ra­ti­vos de Rep­sol ascien­den a USD 385.300.000. El mon­to de RSC de Rep­sol YPF no alcan­zó ni siquie­ra el 0.2% de los ingre­sos ope­ra­ti­vos de la trans­na­cio­nal.

[73] El inven­ta­rio numé­ri­co de los Wao­ra­ni lle­ga ape­nas a los vein­te.

[74] Boni­lla, Nata­lia. Impac­tos Socia­les en el pue­blo Wao­ra­ni debi­dos a la explo­ta­ción petro­le­ra de Rep­sol YPF. Docu­men­to no publi­ca­do (Octu­bre, 2002). “Den­tro del Blo­que 16 se encuen­tran dos esta­cio­nes cien­tí­fi­cas per­te­ne­cien­tes a dos Uni­ver­si­da­des pri­va­das del país. La comu­ni­dad de Gui­ye­ro está cer­ca­na a la esta­ción cien­tí­fi­ca dona­da por Maxus a la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca del Ecua­dor. La esta­ción man­tie­ne un con­ve­nio con la gen­te de Gui­ye­ro, en don­de se com­pro­me­te a pagar una can­ti­dad de dine­ro men­sual a los Wao­ra­ni a cam­bio de que éstos se abs­ten­gan de cazar monos por­que pue­den inte­rrum­pir los estu­dios cien­tí­fi­cos sobre la fau­na lle­va­da a cabo por inves­ti­ga­do­res de esta esta­ción”.

[75] http://​perio​dis​mo​hu​mano​.com/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​e​l​-​d​i​n​e​r​o​-​d​e​-​r​e​p​s​o​l​-​c​o​n​-​e​l​-​q​u​e​-​u​n​-​p​u​e​b​l​o​-​i​n​d​i​g​e​n​a​-​s​e​-​a​u​t​o​d​e​s​t​r​u​y​e​.​h​tml

Fuen­te: http://​vamo​sa​cam​bia​rel​mun​do​.org/​2​0​1​1​/​0​2​/​r​e​p​s​o​l​-​y​-​s​u​s​-​i​r​r​e​s​p​o​n​s​a​b​i​l​i​d​a​d​e​s​-​e​n​-​e​c​u​a​d​or/

Decio Macha­do

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *