¿Que es el socia­lis­mo?- Iña­ki Gil de San Vicen­te

Nota: Tex­to publi­ca­do en la revis­ta La Épo­ca, Boli­via, Año IX, N. 464, 19-II-2011

Los cono­ci­mien­tos sobre las Amé­ri­cas, sien­do impor­tan­tes, fue­ron deja­dos en un segun­do lugar por­que la prio­ri­dad eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y cul­tu­ral esta­ba en otros con­ti­nen­tes. Esto expli­ca en par­te la casi total ausen­cia de estu­dios sobre las luchas popu­la­res y socia­les en las Amé­ri­cas por par­te del socia­lis­mo euro­peo en todas sus corrien­tes, no sólo en la mar­xis­ta.

Pre­gun­tar sobre qué es el socia­lis­mo, pare­ce algo obvio a estas altu­ras de la lucha de cla­ses a nivel mun­dial. Por todas par­tes vemos escri­ta la pala­bra “socia­lis­mo”, pero si obser­va­mos con cier­to deta­lle qué uso se le da en cada caso, vemos que pue­den ser muy dife­ren­tes, lle­gan­do a con­tra­de­cir­se entre ellos. Ocu­rre así, sobre todo, cuan­do las masas avan­zan en sus rei­vin­di­ca­cio­nes y apa­re­cen dife­ren­tes par­ti­dos “socia­lis­tas”: social­de­mó­cra­tas, social­cris­tia­nos, socia­li­be­ra­les, socia­lis­tas a secas y socia­lis­tas con todos los mati­ces. La cosa se com­pli­ca al leer los deba­tes sobre el “socia­lis­mo del siglo XXI”, como si con el cam­bio de mile­nio de la era cris­tia­na el socia­lis­mo adqui­rie­ra un con­te­ni­do nue­vo. En este bre­ve artícu­lo inten­ta­re­mos acla­rar un poco este gali­ma­tías.

El socia­lis­mo pre­mo­derno

Des­de fina­les del siglo XIV las luchas con­tra la explo­ta­ción asa­la­ria­da empie­zan a arro­jar algu­na luz sobre carac­te­rís­ti­cas bási­cas ini­cia­les del socia­lis­mo. En el nor­te de Ita­lia y algo más tar­de en algu­nas ciu­da­des euro­peas, un com­ple­jo movi­mien­to for­ma­do por arte­sa­nos y tra­ba­ja­do­res urba­nos, cam­pe­si­nos des­arrai­ga­dos y masas empo­bre­ci­das, plan­tean rei­vin­di­ca­cio­nes entre las que des­ta­can tres: aumen­to sala­rial y reduc­ción del tiem­po de tra­ba­jo, for­ma de pro­pie­dad colec­ti­va y for­ma de poder popu­lar que vigi­le el cum­pli­mien­to de los dos logros ante­rio­res. Según la ubi­ca­ción espa­cio-tem­po­ral de cada lucha, las rei­vin­di­ca­cio­nes toman diver­sos ropa­jes y van acom­pa­ña­das por otras como la prohi­bi­ción de tor­tu­ras, jus­ti­cia igual para todos, fin de la corrup­ción, fin de los pri­vi­le­gios de la Igle­sia y de la devo­lu­ción de sus rique­zas, etc. Pero la lec­ción fun­da­men­tal es que ya enton­ces apa­re­cen en ciu­da­des como Flo­ren­cia rei­vin­di­ca­cio­nes que serán esen­cia­les del socia­lis­mo moderno.

Bas­tan­tes de estas rei­vin­di­ca­cio­nes van den­tro de una visión bíbli­ca por­que cier­tas par­tes de La Biblia jus­ti­fi­can algu­nas ideas socia­les más o menos enfren­ta­das con las cla­ses ricas. Su influen­cia fue más fuer­te en las luchas cam­pe­si­nas que en las urba­nas, y se man­tu­vo has­ta la pri­me­ra mitad del siglo XIX, como es el caso del meto­dis­mo en las fran­jas obre­ras ingle­sas con menos con­cien­cia de cla­se. Una bue­na par­te del socia­lis­mo utó­pi­co se for­mó inte­gran­do estas ilu­sio­nes. Pero otra par­te, crea­da por inte­lec­tua­les de ori­gen noble y bur­gués, bus­có su ins­pi­ra­ción en las cos­tum­bres socia­les de los pue­blos no euro­peos expo­lia­dos por el colo­nia­lis­mo, sobre todo de las cul­tu­ras ame­ri­ca­nas. Las for­mas de vida colec­ti­vas de muchas de estas civi­li­za­cio­nes, así como algu­nos res­tos de cos­tum­bres colec­ti­vas sobre­vi­vien­tes cada vez menos en Euro­pa, sir­vie­ron para crear la tesis del “buen sal­va­je”, de la per­so­na bue­na y no corrom­pi­da por el dine­ro y por la rique­za, y en el caso de las uto­pías más radi­ca­les, por la pro­pie­dad pri­va­da. De este modo, a comien­zos del siglo XIX tene­mos un socia­lis­mo utó­pi­co crea­do sobre el sin­cre­tis­mo de tres gran­des corrien­tes: las ver­sio­nes jus­ti­cia­lis­tas del cris­tia­nis­mo, las ver­sio­nes comu­na­lis­tas del “buen sal­va­je” y las ver­sio­nes socio­po­lí­ti­cas del inci­pien­te movi­mien­to obre­ro euro­peo. A esto se le unió lue­go, duran­te el trán­si­to de la uto­pía a la cien­cia crí­ti­ca, un cuar­to com­po­nen­te: el mar­xis­mo.

En la cul­tu­ra euro­pea exis­tía una cla­ra sepa­ra­ción: La eli­te bur­gue­sa admi­ra­ba el “lujo per­sa”, la “finu­ra de la India”, la “sabi­du­ría orien­tal”, el “exo­tis­mo asiá­ti­co”, etc.; pero el movi­mien­to obre­ro y socia­lis­ta-utó­pi­co admi­ra­ba el “buen sal­va­je”. Con el ascen­so del socia­lis­mo refor­mis­ta, con la inte­gra­ción del movi­mien­to obre­ro gra­cias en par­te a los bene­fi­cios del colo­nia­lis­mo y del impe­ria­lis­mo, y debi­do tam­bién a la debi­li­dad del socia­lis­mo mar­xis­ta den­tro del socia­lis­mo en su con­jun­to, por estas razo­nes des­apa­re­cie­ron estas dos “admi­ra­cio­nes”, y se impu­so el racis­mo euro­cén­tri­co, com­po­nen­te vital para cimen­tar el trán­si­to del colo­nia­lis­mo al impe­ria­lis­mo y obte­ner la cola­bo­ra­ción de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras en las gue­rras impe­ria­lis­tas. Los datos y las noti­cias eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, cul­tu­ra­les, etc., que lle­ga­ban a Euro­pa pro­ve­nían de los con­ti­nen­tes más pro­duc­ti­vos para el impe­ria­lis­mo, sobre todo de la India y Chi­na, mucho de Rusia y Asia Cen­tral, y poco de Áfri­ca. La mejor filo­so­fía del momen­to, la hege­lia­na, es un ejem­plo de la impor­tan­cia con­ce­di­da al cho­que entre Asia y Euro­pa. Los cono­ci­mien­tos sobre las Amé­ri­cas, sien­do impor­tan­tes, eran sin embar­go deja­dos en un segun­do lugar por­que la prio­ri­dad eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y cul­tu­ral esta­ba en otros con­ti­nen­tes. Esto expli­ca en par­te la casi total ausen­cia de estu­dios sobre las luchas popu­la­res y socia­les en las Amé­ri­cas por par­te del socia­lis­mo euro­peo en todas sus corrien­tes, no sólo en la mar­xis­ta.

“Socia­lis­mo del Siglo XX”

La II Inter­na­cio­nal, la social­de­mó­cra­ta, apo­ya­ba en la prác­ti­ca el socia­lim­pe­ria­lis­mo de sus res­pec­ti­vas bur­gue­sías, pero en los Con­gre­sos con­de­na­ba el impe­ria­lis­mo. Es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo el que el deli­be­ra­do impul­so a la ideo­lo­gía occi­den­ta­lis­ta y nacio­na­lis­ta bur­gue­sa se pro­du­je­ra coin­ci­dien­do con los gran­des sal­tos teó­ri­cos den­tro del socia­lis­mo en su con­jun­to. Mien­tras que el socia­lis­mo utó­pi­co per­día terreno des­de la derro­ta de las revo­lu­cio­nes de 1848 y era poco a poco sus­ti­tui­do por la for­ma­ción del mar­xis­mo; des­de que el anar­quis­mo per­día terreno tras la derro­ta de la Comu­na de 1871 y era sus­ti­tui­do por el mar­xis­mo ya bas­tan­te desa­rro­lla­do, y des­de que este mar­xis­mo entró en cho­que con el socia­lis­mo las­sa­lleano y refor­mis­ta, en este mis­mo pro­ce­so, la bur­gue­sía alen­tó pre­me­di­ta­da­men­te el racis­mo y el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta y mili­ta­ris­ta. Estas y otras razo­nes, como la dege­ne­ra­ción buro­crá­ti­ca de la URSS, expli­can por qué el socia­lis­mo ha tar­da­do en recu­pe­rar dos de los cua­tro com­po­nen­tes: el valor de lo común, de la pro­pie­dad comu­nal, del ideal y del sue­ño comu­nis­ta que laten en algu­nas crí­ti­cas reli­gio­sas y en las for­mas comu­na­les pre­ca­pi­ta­lis­tas.

Des­de esta pers­pec­ti­va, si bien hablar de “socia­lis­mo del siglo XXI” pue­de ser peda­gó­gi­co en algu­nos casos, es mucho más acor­de con la expe­rien­cia de la huma­ni­dad explo­ta­da hablar del socia­lis­mo como un pro­ce­so que englo­ba tres fases: la pri­me­ra es la post­ca­pi­ta­lis­ta y la pro­to­so­cia­lis­ta, en la que se des­tru­yen muchos de los pila­res del capi­ta­lis­mo, sobre todo el poder polí­ti­co arma­do bur­gués, su Esta­do que es sus­ti­tui­do por el Esta­do obre­ro y el pue­blo en armas, se ins­tau­ra la demo­cra­cia socia­lis­ta y los dere­chos de los pue­blos y de las muje­res, se redu­ce el tiem­po de tra­ba­jo explo­ta­do y aumen­ta el tiem­po libre. La segun­da, la fase socia­lis­ta como ante­sa­la del comu­nis­mo, en la que se va superan­do la pro­pie­dad pri­va­da, las cla­ses y el Esta­do, el dine­ro y la ley del valor, la divi­sión entre el tra­ba­jo inte­lec­tual y manual, y el sis­te­ma patriar­cal, bajo el lema “de cada cual según su capa­ci­dad, a cada cual según su tra­ba­jo”. Y por últi­mo, la fase del comu­nis­mo, o socia­lis­mo defi­ni­ti­va­men­te rea­li­za­do, en la que rige el prin­ci­pio: “de cada uno según sus capa­ci­da­des, a cada uno según sus nece­si­da­des”, fase comu­nis­ta sobre la que ape­nas pode­mos ima­gi­nar e intuir algu­nos de sus logros huma­nos.

Esta pers­pec­ti­va de fases his­tó­ri­cas en el trán­si­to revo­lu­cio­na­rio del capi­ta­lis­mo al comu­nis­mo, median­te el socia­lis­mo, nos ayu­da a evi­tar los erro­res de meca­ni­cis­mo dog­má­ti­co, y nos exi­ge una pra­xis abier­ta, auto­crí­ti­ca y sabe­do­ra de que el capi­ta­lis­mo no se hun­di­rá nun­ca por sí mis­mo si no es ven­ci­do por los pue­blos tra­ba­ja­do­res.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE.

EUSKAL HERRIA 27-I-2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *