Los ins­tru­men­tos de la domi­na­ción impe­ria­lis­ta en el esce­na­rio mun­dial- Omar Gar­ces

Gra­cias a su diver­si­fi­ca­do sis­te­ma pro­pa­gan­dís­ti­co, Esta­dos Uni­dos ha con­se­gui­do impo­ner­le su visión, esti­lo de vida e intere­ses par­ti­cu­la­res al res­to del mun­do, en un con­tex­to inter­na­cio­nal don­de sus gran­des cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les con­ta­rán siem­pre con el des­plie­gue inme­dia­to de sus fuer­zas arma­das en cual­quier zona geo­grá­fi­ca.

(…) Esta for­ma de doc­tri­na fue acom­pa­ña­da por la cons­ti­tu­ción de la USAID bajo el gobierno de Harry S. Tru­man en 1946, del Ban­co de Impor­ta­cio­nes y Expor­ta­cio­nes (Exim­bank), el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), el Ban­co Inter­na­cio­nal de Recons­truc­ción y Fomen­to o Ban­co Mun­dial (BM), la Orga­ni­za­ción para el Fomen­to de Inver­sio­nes en Amé­ri­ca Lati­na (ADELA) y sus otros apén­di­ces finan­cie­ros (…).

Todo ello, con­for­man­do una vas­ta estra­te­gia hege­mó­ni­ca dise­ña­da al cabo de la Segun­da Gue­rra Mun­dial (…) para con­tra­rres­tar, derro­tar y, final­men­te, eli­mi­nar a la Unión de Repú­bli­cas Socia­lis­tas Sovié­ti­cas (URSS), su enemi­go ideo­ló­gi­co y mili­tar, de modo que la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se se impu­sie­ra sin riva­les a nivel mun­dial, apli­cán­do­se lue­go en cada una de las zonas geo­grá­fi­cas del pla­ne­ta don­de la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos per­so­ni­fi­ca­ba una ame­na­za para la hege­mo­nía impe­ria­lis­ta, sien­do el comu­nis­mo inter­na­cio­nal la excu­sa per­fec­ta para legi­ti­mar la inter­ven­ción abier­ta o encu­bier­ta de Washing­ton (…).

Tal estra­te­gia fue per­fec­cio­nán­do­se con el tiem­po a tra­vés de equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios, tenien­do en la indus­tria cine­ma­to­grá­fi­ca de Holly­wood, sin duda algu­na, uno de sus mejo­res medios de pro­pa­gan­da,

(…) Todo esto tie­ne que ser des­mon­ta­do y des­le­gi­ti­ma­do por los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios median­te accio­nes con­cre­tas que les mues­tren a nues­tros pue­blos todo el entra­ma­do de des­in­for­ma­ción y de alie­na­ción apli­ca­do por el con­sor­cio gober­nan­te de Esta­dos Uni­dos, de mane­ra que exis­ta una posi­bi­li­dad real de eman­ci­pa­ción, arrai­ga­da en el carác­ter nacio­nal de cada uno, derro­tan­do la impo­si­ción de un pen­sa­mien­to úni­co como par­te de los meca­nis­mos de domi­na­ción impe­ria­lis­ta en el mun­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *