El cre­ci­mien­to de LLi​ber​tat​.Cat es para­le­lo al del inde­pen­den­tis­mo polí­ti­co

LLi​ber​tat​.Cat ha visi­ta­do recien­te­men­te Eus­kal Herria y en Boltxe hemos apro­ve­cha­do para [email protected] esta entre­vis­ta, intere­san­te entre pagi­nas ami­gas

Lli​ber​tat​.Cat es una pági­na ami­ga de Boltxe y la voz de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta cata­la­na. Con ella nos une, ade­más de una bue­na amis­tad, obje­ti­vos infor­ma­ti­vos comu­nes y un tra­ba­jo en la red, en pos de la liber­tad y el socia­lis­mo para nues­tras nacio­nes.

Les hemos plan­tea­do varias cues­tio­nes que con toda la ama­bi­li­dad que carac­te­ri­za al her­mano pue­blo cata­lán nos res­pon­den

B- Pri­me­ro decid­nos, ¿Cuán­to tiem­po lle­va en la red el pro­yec­to de Lli­ber­tat y un poco como valo­ráis el tra­ba­jo hecho has­ta hoy?

LL- Lli​ber​tat​.cat no nació de la nada. Des­de el año 2006 que Lli​ber​tat​.cat es un por­tal infor­ma­ti­vo pro­pia­men­te dicho, refe­ren­cial en el mun­do de l’Esquerra Inde­pen­den­tis­ta. Pre­ci­sa­men­te en noviem­bre de este año cum­pli­re­mos cin­co años y pre­ve­mos orga­ni­zar una cele­bra­ción ambi­cio­sa en moti­vo de la efe­mé­ri­de pero modes­ta como siem­pre se ha carac­te­ri­za­do nues­tra tarea coti­dia­na, carac­te­ri­za­da por el ser­vi­cio infor­ma­ti­vo al movi­mien­to sin áni­mo de lucro y gra­cias al tra­ba­jo volun­ta­rio del equi­po de Lli​ber​tat​.cat. Segu­ra­men­te una de las nove­da­des más des­ta­ca­das de este ani­ver­sa­rio y que aho­ra pode­mos avan­zar es la nue­va pági­na web que vamos a pre­sen­tar en los pró­xi­mos meses.

Deci­mos que el por­tal no nació de la nada por­que es here­de­ra en la red del pro­yec­to Lli​ber​tat​.com, una pági­na web que nació en 1999 y que aun­que no era un ser­vi­cio infor­ma­ti­vo como aho­ra lo enten­de­mos era un espa­cio de infor­ma­ción y deba­te igual­men­te al ser­vi­cio de l’Esquerra Inde­pen­den­tis­ta.

Lli​ber​tat​.cat sen­tó un pre­ce­den­te, y deci­mos que lo sen­tó por­que el mode­lo des­acom­ple­ja­do nacio­nal­men­te que ha pro­pug­na­do Lli​ber​tat​.cat ha sido segui­do por muchas otras expe­rien­cias comu­ni­ca­ti­vas no estric­ta­men­te de nues­tro movi­mien­to. Este cre­ci­mien­to ha sido para­le­lo al cre­ci­mien­to del inde­pen­den­tis­mo polí­ti­co. Des­de Lli​ber​tat​.cat valo­ra­mos esta reali­dad como una cons­ta­ta­ción del encier­to del mode­lo que hemos segui­do y que opta­mos por seguir cuan­do nadie en la red ofre­cía un ser­vi­cio infor­ma­ti­vo y de deba­te cla­ra­men­te inde­pen­den­tis­ta.

Este cre­ci­mien­to ha con­ta­do con muchas satis­fac­cio­nes, pero tam­bién con difi­cul­ta­des y expe­rien­cias des­agra­da­bles a medi­da que nues­tro movi­mien­to ha ido cogien­do impor­tan­cia, como por ejem­plo la denun­cia de una dipu­tada de CiU con­tra Lli​ber​tat​.cat, hecho que obli­gó dos de nues­tros redac­to­res a ir a decla­rar por haber hecho una noti­cia sobre una paro­dia car­na­va­les­ca.

En defi­ni­ti­va, la tra­yec­to­ria en todos estos años sólo pue­de ser valo­ra­da como muy posi­ti­va. Lli​ber​tat​.cat ha con­se­gui­do lle­nar un vacío que muchos recla­ma­ban y con­so­li­dar­se como un por­tal de refe­ren­cia en infor­ma­ción, opi­nión y deba­te para el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta en nues­tro país ‑gra­cias a muchí­si­mas per­so­nas que nos han apor­ta­do su gra­ni­to de are­na, muchas gracias‑, abrién­do­se a nue­vos sec­to­res y apor­tan­do valor aña­di­do a todo el mate­rial que se pro­du­ce.

Así lo corro­bo­ra el regis­tro de visi­tas de Lli​ber​tat​.cat, que no ha deja­do de cre­cer en todo este tiem­po y que sigue y segui­rá cre­cien­do. El pro­yec­to se expan­de, y la reno­va­ción de la pági­na web tam­bién se enmar­ca en este con­tex­to. Si no cre­cié­ra­mos cons­tan­te­men­te y si no reci­bié­ra­mos el apo­yo de muchas per­so­nas ni nos plan­tea­ría­mos crear una nue­va inter­fí­cie; no sería nece­sa­rio. Pero aho­ra por aho­ra cree­mos pre­ci­so y casi impres­cin­di­ble estre­nar una nue­va pági­na web, mucho más moder­na y com una mejor usa­bi­li­dad, pero sobre todo dig­na del tra­ba­jo que esta­mos hacien­do. La actual pági­na se nos ha que­da­do peque­ña. Lo deci­mos con orgu­llo y siem­pre con humil­dad, pero sobre todo con mucha satis­fac­ción y agra­de­ci­mien­to. Nos sen­ti­mos muy agra­de­ci­dos a los lec­to­res que nos siguen, que son los úni­cos que han hecho posi­ble que haga­mos lle­ga­do has­ta aquí.

B- Sois un pro­yec­to infor­ma­ti­vo de la izquier­da sobe­ra­nis­ta cata­la­na, ¿Cuál es el esta­do de salud, hoy día de la izquier­da nacio­nal de los Pai­sos Cata­lans?

LL- El esta­do de salud de l’Esquerra Inde­pen­den­tis­ta va mejo­ran­do con los años. Poco a poco la CUP va adqui­rien­do cada vez más pre­sen­cia y más impor­tan­cia en el pano­ra­ma inde­pen­den­tis­ta, y en este sen­ti­do son muy impor­tan­tes las elec­cions muni­ci­pa­les de mayo, en las que la CUP tie­ne la opor­tu­ni­dad de con­so­li­dar­se en el ámbi­to muni­ci­pal, y a par­tir de ahí adqui­rir impor­tan­cia para con­ver­tir­se en un actor que no pue­da ser mar­gi­na­do en la esce­na nacio­nal, cosa que cada vez va suce­dien­do en menor medi­da, por des­gra­cia de los par­ti­dos mera­men­te ins­ti­tu­cio­na­les, que temen el ascen­so de una orga­ni­za­ción rup­tu­ris­ta como la CUP. Esto es muy impor­tan­te para un pro­yec­to como Lli​ber​tat​.cat, que está al ser­vi­cio de l’Esquerra Inde­pen­den­tis­ta y que aspi­ra a su cre­ci­mien­to. Como ya hemos dicho, noso­tros somos actual­men­te el alta­voz infor­ma­ti­vo de la CUP en la red, como orga­ni­za­ción veta­da ‑aun­que cada vez les va sien­do más difí­cil- por los medios de comu­ni­ca­ción del régi­men.

B‑Hoy día la expre­sión polí­ti­ca del sobe­ra­nis­mo de izquier­da cata­lán seria la CUP, decid­nos, ¿Qué gra­do de implan­ta­ción tie­ne la CUP en los Pai­sos Cata­lans y que tipo de tra­ba­jos desa­rro­llan?

LL- Sí, la CUP es una orga­ni­za­ción polí­ti­ca que lucha por la libe­ra­ción nacio­nal y social de los Paï­sos Cata­lans, que mar­ca como obje­ti­vo la cons­truc­ción de un con­tra­po­der en su ver­tien­te de lucha ins­ti­tu­cio­nal y de masas. Fun­cio­na de modo asam­blea­rio y es de abas­to nacio­nal. Aho­ra por aho­ra la CUP es un actor polí­ti­co que se mue­ve a nivel muni­ci­pal y comar­cal. Su gra­do de implan­ta­ción es aun modes­to pero está sufrien­do un cre­ci­mien­to muy impor­tan­te y de hecho el ascen­so del inde­pen­den­tis­mo actual no se enten­de­ría sin la tarea que la CUP y en gene­ral el con­jun­to de l’Esquerra Inde­pen­den­tis­ta des­de hace déca­das han desa­rro­lla­do en nues­tro país. Hace años eran sólo los mili­tan­tes inde­pen­den­tis­tas de las orga­ni­za­cio­nes de l’Esquerra Inde­pen­den­tis­ta los que se rei­vin­di­ca­ban como inde­pen­den­tis­tas y cen­tra­ban su lucha en con­se­guir un esta­do cata­lán y socia­lis­ta. Aho­ra, el inde­pen­den­tis­mo ha cre­ci­do estre­pi­to­sa­men­te ‑sólo cabe mirar el fenó­meno de las con­sul­tas inde­pen­den­tis­tas, impul­sa­das por la CUP y expan­di­das por el pue­blo en su con­jun­to; lle­va­mos más de 530‑, pero este cre­ci­mien­to no se enten­de­ría sin la lucha de uns cuan­tos mili­tan­tes inde­pen­den­tis­tes que hace unos años sufrie­ron la repre­sión del esta­do y el silen­cio de los esta­men­tos polí­ti­cos y ins­ti­tu­cio­na­les cata­la­nes. Aho­ra el inde­pen­den­tis­mo ya no es sólo res­pon­sa­bi­li­dad de estos mili­tan­tes, sino que abra­za amplios sec­to­res de la socie­dad has­ta el pun­to de estar en el orden del día actual­men­te. La fun­ción de l’Esquerra Inde­pen­den­tis­ta aho­ra es el momen­to de dotar de con­te­ni­do social este inde­pen­den­tis­mo, y en esto está la CUP, una orga­ni­za­ción muni­ci­pa­lis­ta pero con pro­yec­ción nacio­nal que se encuen­tra en cons­tan­te cre­ci­mien­to.

Para citar sólo algu­nas cifras, en mayo la CUP va a pre­sen­tar más de 80 can­di­da­tu­ras. De ellas, más de 30 son nue­vas res­pec­to las elec­cions muni­ci­pals del 2007 y 20 corres­pon­den a capi­ta­les de comar­ca, a muchas de las cua­les la CUP se pre­sen­ta­rá por pri­me­ra vez. La implan­ta­ción terri­to­rial es por tan­to cre­cien­te y uno de los retos en los pró­xi­mos años será el de arrai­gar el pro­yec­to tam­bién en el País Valen­cià ‑don­de ya hay unas pocas asam­bleas de la CUP‑, en la Cata­lun­ya Nord i en las Illes Balears i Pitiü­ses.

B‑Volviendo a Lli­ber­tat, ¿Qué tipo de infor­ma­cio­nes prio­ri­záis, el movi­mien­to popu­lar, polí­ti­co, cul­tu­ral? Un poco que cri­te­rios usáis para hacer la pagi­na.

LL- Hemos ido intro­du­cien­do cam­bios, como nue­vas sec­cio­nes y demás, para estar a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias a medi­da que nues­tro movi­mien­to va adqui­rien­do madu­rez. Así, el ser­vi­cio más impor­tan­te y que se renue­va cada día es el espa­cio de noti­cias ‑con una media de 8 – 10 noti­cias nue­vas dia­rias- y que bási­ca­men­te con­sis­te en hacer­se eco de las luchas popu­la­res sobre todo de los Paï­sos Cata­lans ‑y en la medi­da que poda­mos de las nacio­nes sin esta­do del esta­do espa­ñol, del res­to de Euro­pa y del res­to del mundo‑, dar cober­tu­ra infor­ma­ti­va al avan­ce de l’Esquerra Inde­pen­den­tis­ta en nues­tro país ‑así, somos el alta­voz de la CUP en la red- y en gene­ral del teji­do aso­cia­ti­vo de nues­tro país. A su vez, tene­mos una impor­tan­te sec­ción de Opi­nión que pone­mos a dis­po­si­ción de todo aquel que quie­ra dar difu­sión y expo­ner sus argu­men­tos para con­tri­buir a la lucha ideo­ló­gi­ca del movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta.

En este sen­ti­do, hemos sido refe­ren­tos en cues­tio­nes de actua­li­dad e inte­rés nacio­nal rea­li­zan­do cober­tu­ras espe­cia­les de todas las olas de con­sul­tas por la inde­pen­den­cia, las elec­cio­nes muni­ci­pa­les, la que­ma de foto­gra­fías del rey espa­ñol, las movi­li­za­cio­nes estu­dian­ti­les, etc.

Todo esto nos ha con­ver­ti­do en un medio refe­ren­cial para un sec­tor cada vez más impor­tan­te de gen­te, y de hecho hemos mul­ti­pli­ca­do por cua­tro la can­ti­dad de visi­tas dia­rias des­de el ini­cio, situán­do­nos actual­men­te alre­de­dor de las 1.800 visi­tas dia­rias de media. Esto nos espe­ro­na a ende­gar nue­vos pro­yec­tos, de los que ire­mos infor­man­do pró­xi­ma­men­te a medi­da que se acer­que nues­tro quin­to ani­ver­sa­rio.

B-¿Tenéis algún tipo de rela­ción con gru­pos de Cata­lun­ya Nord? Por­que nos ima­gi­na­mos que vues­tro pro­yec­to es el que com­pren­de la tota­li­dad de las zonas de habla cata­la­na, lo que cono­ce­mos como Pai­sos cata­lans

LL- Evi­den­te­men­te, nues­tro pro­yec­to infor­ma­ti­vo no se enten­de­ría sin una visión estric­ta­men­te nacio­nal, es decir, que cubra infor­ma­ti­va­men­te el terri­to­rio que va des­de de Sal­ses (en la Cata­lun­ya Nord) a Guar­da­mar (en el País Valen­cià) y de Fra­ga (en la Fran­ja de Ponent, admi­nis­tra­ti­va­men­te en la comu­ni­dad de Ara­gón) a Maó (Illes Balears i Pitiü­ses). Esto sue­na muy ambi­cio­so, pero no es bala­dí remar­car las difi­cul­ta­des que exis­ten para abra­zar todo el terri­to­rio y que son tam­bién polí­ti­cas, ya que cada terri­to­rio avan­za a su rit­mo y tie­ne sus pecu­lia­ri­da­des. Como ya hemos sub­ra­ya­do, Lli​ber​tat​.cat es un pro­yec­to sin áni­mo de lucro en el que todos los que par­ti­ci­pan lo hacen volun­ta­ria­men­te, de modo que la cober­tu­ra que poda­mos hacer del con­jun­to del país no es el que nos gus­ta­ría, evi­dent­men­te. Somos ambi­cio­sos y nos gus­ta­ría poder ofre­cer infor­ma­ción dia­ria de cada terri­to­rio, pero las difi­cul­ta­des ahí están. Tene­mos cola­bo­ra­do­res que viven en todas las zonas, pero nues­tro equi­po tra­ba­ja mayo­ri­ta­ria­men­te en el Prin­ci­pat y es ahí don­de tene­mos mayor foca­li­za­ción, tam­bién por­que es don­de el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta avan­za más depri­sa. De todos modos, uno de los retos prin­ci­pa­les que tene­mos es el de expan­dir­nos terri­to­rial­men­te.

B‑Habéis esta­do hace poco en Eus­kal Herria, ¿que os impre­sio­nes os lle­váis a vues­tra tie­rra de este país que es vues­tra casa tam­bién?

LL- Nos lle­va­mos un boni­to ejem­plo de uni­dad inde­pen­den­tis­ta y de refe­ren­cia sin­di­cal que hemos inten­ta­do plas­mar en la entre­vis­ta que hici­mos a Igor de LAB. Os agra­de­ce­mos la hos­pi­ta­li­dad mos­tra­da y des­de todo el equi­po de Lli​ber​tat​.cat os man­da­mos un cáli­do abra­zo inter­na­cio­na­lis­ta.

B-¿Cómo veis des­de Cata­lun­ya el actual momen­to polí­ti­co vas­co?

LL- Con opti­mis­mo y espe­ran­za. Como deci­mos en cata­lán, “cada terra fa sa gue­rra” (“cada tie­rra hace su gue­rra”). El pro­ce­so vas­co de eman­ci­pa­ción tie­ne su camino, el que ha deci­di­do el con­jun­to de acto­res polí­ti­cos y socia­les en cada momen­to, y espe­cial­men­te el que han esco­gi­do las per­so­nas más con­cien­cia­das y más com­pro­me­ti­das en cada momen­to his­tó­ri­co de su camino por la liber­tad, por su inde­pen­den­cia y sus dere­chos. En este sen­ti­do, obser­va­mos con admi­ra­ción los avan­ces en esta lucha y su capa­ci­dad de ade­cua­ción antre los cam­bios y las difi­cul­ta­des. Y vues­tro obje­ti­vo está muy pró­xi­mo por­que la desin­te­gra­ción del pro­yec­to espa­ñol es una evi­den­cia sin retorno, aun­que dé cole­ta­zos de rabia.

Una reali­dad nacio­nal y un movi­mien­to polí­ti­co que resis­te las embes­ti­das repre­si­vas (jurí­di­cas, poli­cia­les, mediá­ti­cas, socia­les) como las que está aguan­tan­do y esqui­van­do el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta vas­co tie­ne ase­gu­ra­da su super­vi­ven­cia, su expan­sión social y reno­va­ción gene­ra­cio­nal, y en últi­ma ins­tan­cia el éxi­to de sus obje­ti­vos. En pocas pala­bas: Esto no la para ni Dios.

B‑Y ya para ter­mi­nar, la bue­na rela­ción entre Boltxe, Lli­ber­tat y Diá­rio Liber­da­de, vie­ne a repre­sen­tar la uni­dad que debe haber entre nues­tros pue­blo en la lucha común con­tra el esta­do opre­sor espa­ñol y nues­tras inde­pen­den­cias. ¿No pen­sáis que eso tam­bién se debe­ría lle­var al terreno polí­ti­co y que las izquier­das sobe­ra­nis­tas debe­rían dar un paso ade­lan­te en ese sen­ti­do?

LL- Sin duda, y des­de la CUP se tie­ne pre­sen­te esto. El por­ta­voz nacio­nal, Marc Sallas, via­jó en diciem­bre a Gali­za para par­ti­ci­par a la pre­sen­ta­ción del Acuer­do Demo­crá­ti­co Gale­go en repre­sen­ta­ción de los Paï­sos Cata­lans, y el res­pal­do a la izquier­da aber­tza­le en el nue­vo hori­zon­te polí­ti­co es total. Sallas sig­nó, como repre­sen­tan­te de la CUP, un mani­fies­to que se pre­sen­tó hace pocos días y que exi­ge la fin de la dis­per­sión de los pre­sos vas­cos. Así que ya véis que por par­te de la CUP la dis­po­si­ción és máxi­ma.

Sin duda algu­na el inter­na­cio­na­lis­mo entre las nacio­nes sin esta­do es muy impor­tan­te para hacer fren­te a un enemi­go que es común, en nues­tro caso el esta­do espa­ñol, y a nivel euro­peo y mun­dial el capi­ta­lis­mo. Con­ta­mos con unos ante­ce­den­tes his­tó­ri­cos de alian­zas vas­co-galai­co-cata­la­nas en los años vein­te (Galeus­ca) y seten­ta (el comr­po­mi­so de la Car­ta de Brest, entre inde­pen­den­tis­tas de diver­sas nacio­nes euro­peas) del siglo pasa­do. Por supues­to siem­pre sin dejar de lado tu ámbi­to de actua­ción, que en nues­tro caso es y va a ser siem­pre el cata­lán. Por esto des­de Lli​ber​tat​.cat valo­ra­mos muy posi­ti­va­men­te el acuer­do alcan­za­do con Boltxe y Diá­rio Liber­da­de por­que a pesar de las difi­cul­ta­des para lle­gar a todo es esen­cial tener­se unos a los otros.

Pues nada más, solo decir que ha sido un gus­to tene­ros en Eus­kal Herria y cono­ce­ros, salu­da­mos vues­tro pro­yec­to infor­ma­ti­vo y desear que esa amis­tad y cola­bo­ra­ción dure muchos años.

Igual­men­te, así lo espe­ra­mos. Salu­dos a todos los com­pa­ñe­ros y lec­to­res de Boltxe. ¡Muchas gra­cias!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *