Egip­to: los movi­mien­tos socia­les, la CIA y el Mos­sad- James Petras

Los lími­tes de los movi­mien­tos sociales 

Por una par­te, los movi­mien­tos socia­les han demos­tra­do su capa­ci­dad para movi­li­zar a cien­tos de miles de per­so­nas, qui­zás millo­nes, en una exi­to­sa lucha sos­te­ni­da que cul­mi­nó con el derro­ca­mien­to del dic­ta­dor de una mane­ra que los par­ti­dos de opo­si­ción y las per­so­na­li­da­des pre­exis­ten­tes no pudie­ron o no qui­sie­ron hacer.

En cam­bio, por otra par­te, a fal­ta de un lide­raz­go polí­ti­co nacio­nal, los movi­mien­tos no fue­ron capa­ces de tomar el poder polí­ti­co y hacer reali­dad sus deman­das, lo que per­mi­tió a los altos man­dos mili­ta­res de Muba­rak tomar el poder y defi­nir el post muba­ra­kis­mo, garan­ti­zan­do la con­ti­nui­dad de la subor­di­na­ción de Egip­to a los EE.UU., la pro­tec­ción de la rique­za ilí­ci­ta del clan Muba­rak (70 millo­nes de dóla­res), el man­te­ni­mien­to de las nume­ro­sas empre­sas en pro­pie­dad de la éli­te mili­tar y la pro­tec­ción de las cla­ses altas.

Los millo­nes de per­so­nas movi­li­za­dos por los movi­mien­tos socia­les para derro­car a la dic­ta­du­ra han sido exclui­dos en la prác­ti­ca por la nue­va jun­ta mili­tar, auto­pro­cla­ma­da “revo­lu­cio­na­ria”, a la hora de defi­nir las ins­ti­tu­cio­nes y las polí­ti­cas, por no hablar de las refor­mas socio­eco­nó­mi­cas nece­sa­rias para aten­der las nece­si­da­des bási­cas de la pobla­ción (el 40% de la pobla­ción vive con menos de dos dóla­res al día y el des­em­pleo juve­nil ascien­de a más de 30%). Egip­to, como en el caso de los movi­mien­tos socia­les y estu­dian­ti­les popu­la­res con­tra las dic­ta­du­ras de Corea del Sur, Tai­wán, Fili­pi­nas e Indo­ne­sia, es una demos­tra­ción de que la fal­ta de una orga­ni­za­ción polí­ti­ca de ámbi­to esta­tal per­mi­te que per­so­na­jes neo­li­be­ra­les y con­ser­va­do­res “de opo­si­ción” reem­pla­cen al régi­men. Estos per­so­na­jes pro­ce­den a esta­ble­cer un régi­men elec­to­ral que con­ti­núe sir­vien­do a los intere­ses impe­ria­les depen­dien­tes y defien­da el apa­ra­to esta­tal exis­ten­te. En algu­nos casos, sus­ti­tu­yen a los vie­jos com­pin­ches capi­ta­lis­tas por otros de nue­vo cuño.

No es casual que los medios de comu­ni­ca­ción ala­ben la “espon­tá­nea” natu­ra­le­za de las luchas (no las deman­das socio­eco­nó­mi­cas) y pre­sen­ten bajo una luz favo­ra­ble el papel de los mili­ta­res (sin tener en cuen­ta los 30 años en los que han sido un baluar­te de la dic­ta­du­ra). Las masas son ala­ba­das por su “heroís­mo” y los jóve­nes por su “idea­lis­mo”, pero en nin­gún caso se les reco­no­ce como acto­res polí­ti­cos cen­tra­les en el nue­vo régi­men. Una vez caí­da la dic­ta­du­ra, los mili­ta­res y la opo­si­ción elec­to­ra­lis­ta “cele­bra­ron” el éxi­to de la revo­lu­ción y se movie­ron rápi­da­men­te para des­mo­vi­li­zar y des­man­te­lar el movi­mien­to espon­tá­neo, con el fin de dar paso a las nego­cia­cio­nes entre los polí­ti­cos libe­ra­les elec­to­ra­lis­tas, Washing­ton y la éli­te mili­tar en el poder.

Mien­tras la Casa Blan­ca pue­de tole­rar o inclu­so fomen­tar movi­mien­tos socia­les que con­duz­can al derro­ca­mien­to (“sacri­fi­cio”) de las dic­ta­du­ras, tie­nen todo el inte­rés en pre­ser­var el Esta­do. En el caso de Egip­to, el prin­ci­pal alia­do estra­té­gi­co del impe­ria­lis­mo de EE.UU., no es Muba­rak, es el ejér­ci­to, con el que Washing­ton ha esta­do en cons­tan­te cola­bo­ra­ción antes, duran­te y des­pués del derro­ca­mien­to de Muba­rak, ase­gu­rán­do­se que la “tran­si­ción” a la demo­cra­cia (sic) garan­ti­ce la per­ma­nen­te subor­di­na­ción de Egip­to a los intere­ses y las polí­ti­cas para Orien­te Pró­xi­mo de EE.UU. e Israel.

La rebe­lión del pue­blo: los fra­ca­sos de la CIA y el Mossad 

La revuel­ta ára­be demues­tra una vez más varios fallos estra­té­gi­cos en ins­ti­tu­cio­nes tan cacarea­das como la poli­cía secre­ta, las fuer­zas espe­cia­les y las agen­cias de inte­li­gen­cia de EE.UU., así como en el apa­ra­to esta­tal israe­lí, nin­guno de los cua­les fue capaz de pre­ver, no diga­mos ya inter­ve­nir, para evi­tar esta exi­to­sa movi­li­za­ción e influir en las polí­ti­cas de sus gobier­nos hacia los gober­nan­tes laca­yos que esta­ban en peligro.

La ima­gen que la mayo­ría de escri­to­res, aca­dé­mi­cos y perio­dis­tas pro­yec­tan de la imba­ti­bi­li­dad del Mos­sad israe­lí y de la omni­po­ten­te CIA ha sido some­ti­da a una dura prue­ba, con su fra­ca­so en reco­no­cer el alcan­ce, la pro­fun­di­dad y la inten­si­dad del movi­mien­to de millo­nes de per­so­nas que ha derro­ca­do la dic­ta­du­ra de Muba­rak. El Mos­sad, orgu­llo y ale­gría de los pro­duc­to­res de Holly­wood, pre­sen­ta­do como un “mode­lo de efi­cien­cia” por sus bien orga­ni­za­dos com­pa­ñe­ros de via­je sio­nis­tas, no fue capaz de detec­tar el cre­ci­mien­to de un movi­mien­to de masas en un país vecino. El pri­mer minis­tro israe­lí, Ben­ja­min Netan­yahu, se mos­tró sor­pren­di­do (y cons­ter­na­do) por la pre­ca­ria situa­ción de Muba­rak y el colap­so de su clien­te ára­be más pro­mi­nen­te, pre­ci­sa­men­te a cau­sa de erro­res de inte­li­gen­cia del Mos­sad. Del mis­mo modo, a Washing­ton, con sus 27 orga­nis­mos de inte­li­gen­cia ade­más del Pen­tá­gono, lo pilla­ron des­pre­ve­ni­do, a pesar de los cen­te­na­res de miles de agen­tes paga­dos y sus pre­su­pues­tos de miles de millo­nes de dóla­res, los masi­vos levan­ta­mien­tos popu­la­res y los movi­mien­tos emergentes.

Varias obser­va­cio­nes teó­ri­cas se impo­nen. Se ha demos­tra­do que la idea de unos gober­nan­tes feroz­men­te repre­si­vos que reci­ben miles de millo­nes de dóla­res de ayu­da mili­tar de EE.UU. y que cuen­tan con cer­ca de un millón de poli­cías, mili­ta­res y para­mi­li­ta­res para garan­ti­zar la hege­mo­nía impe­rial no es infa­li­ble. La supo­si­ción de que man­te­ner víncu­los a gran esca­la y lar­go pla­zo con tales gober­nan­tes dic­ta­to­ria­les sal­va­guar­da los intere­ses impe­ria­les de EE.UU. ha sido refutada.

El glo­bo de la arro­gan­cia de Israel y la pre­sun­ción de supe­rio­ri­dad judía en mate­ria de orga­ni­za­ción, estra­te­gia y polí­ti­ca sobre “los ára­bes”, ha sido seria­men­te pin­cha­do. El Esta­do de Israel, sus exper­tos, sus agen­tes encu­bier­tos y sus aca­dé­mi­cos de las mejo­res uni­ver­si­da­des esta­dou­ni­den­ses per­ma­ne­cie­ron cie­gos a las reali­da­des emer­gen­tes, igno­ran­tes de la pro­fun­di­dad del des­con­ten­to e impo­ten­tes para evi­tar la opo­si­ción masi­va a sus clien­tes más valio­sos. Los publi­cis­tas de Israel en EE.UU., que no sue­len resis­tir­se a cual­quier opor­tu­ni­dad de glo­sar la “bri­llan­tez” de las fuer­zas de segu­ri­dad de Israel tan­to si se tra­ta de ase­si­nar a un líder ára­be en Líbano o Dubai o bom­bar­dear una ins­ta­la­ción mili­tar en Siria, se que­da­ron tem­po­ral­men­te sin habla.

La caí­da de Muba­rak y el posi­ble sur­gi­mien­to de un gobierno inde­pen­dien­te y demo­crá­ti­co sig­ni­fi­ca­rían que Israel podría per­der su prin­ci­pal alia­do poli­cial. Una opi­nión públi­ca demo­crá­ti­ca no va a coope­rar con Israel en el man­te­ni­mien­to del blo­queo de Gaza ni con­de­nar a los pales­ti­nos a morir de ham­bre para que­brar su volun­tad de resis­tir. Israel no podrá con­tar con un gobierno demo­crá­ti­co para res­pal­dar sus vio­len­tas ocu­pa­cio­nes de tie­rras en Cis­jor­da­nia y su régi­men títe­re pales­tino. Tam­po­co podría con­tar EE.UU. con un Egip­to demo­crá­ti­co para res­pal­dar sus intri­gas en Líbano, sus gue­rras en Iraq y Afga­nis­tán o sus san­cio­nes con­tra Irán. Por otra par­te, el levan­ta­mien­to de Egip­to ha ser­vi­do de ejem­plo para otros movi­mien­tos popu­la­res con­tra­rios a otras dic­ta­du­ras clien­tes de EE.UU. en Jor­da­nia, Yemen y Ara­bia Sau­dí. Por todas estas razo­nes, Washing­ton apo­yó el gol­pe mili­tar con el fin de dar for­ma a una tran­si­ción polí­ti­ca de acuer­do con su gus­to y sus intere­ses imperiales.

El debi­li­ta­mien­to del prin­ci­pal pilar del poder impe­rial de EE.UU. y del poder colo­nial israe­lí en el Nor­te de Áfri­ca y Orien­te Pró­xi­mo ponen de mani­fies­to el papel esen­cial de los regí­me­nes cola­bo­ra­do­res del Impe­rio. El carác­ter dic­ta­to­rial de estos regí­me­nes es un resul­ta­do direc­to del papel que desem­pe­ñan en defen­sa de los intere­ses impe­ria­les. Y los gran­des paque­tes de ayu­da mili­tar que corrom­pen y enri­que­cen a las éli­tes domi­nan­tes son las recom­pen­sas por su bue­na dis­po­si­ción a cola­bo­rar con los esta­dos impe­ria­les y colo­nia­les. Dada la impor­tan­cia estra­té­gi­ca de la dic­ta­du­ra egip­cia, ¿cómo expli­car el fra­ca­so de las agen­cias de inte­li­gen­cia de EE.UU. e Israel para anti­ci­par las revueltas?

Tan­to la CIA como el Mos­sad cola­bo­ra­ron estre­cha­men­te con los ser­vi­cios secre­tos de Egip­to y se basa­ron en ellos para su infor­ma­ción, con­fian­do en sus con­for­mis­tas infor­mes, según los cua­les todo esta­ba bajo con­trol. Los par­ti­dos de opo­si­ción son débi­les, están diez­ma­dos por la infil­tra­ción y la repre­sión, sus mili­tan­tes lan­gui­de­cen en la cár­cel o sufren fata­les “ata­ques al cora­zón” a cau­sa de seve­ras “téc­ni­cas de inte­rro­ga­to­rio”, afir­ma­ban. Las elec­cio­nes fue­ron mani­pu­la­das para ele­gir a los clien­tes de EE.UU. e Israel, de modo que no hubie­ra sor­pre­sas demo­crá­ti­cas en el hori­zon­te inme­dia­to o a medio plazo.

Los ser­vi­cios secre­tos egip­cios son entre­na­dos y finan­cia­dos por agen­tes israe­líes y esta­dou­ni­den­ses, y tie­nen una natu­ral ten­den­cia a com­pla­cer la volun­tad de sus amos. Eran tan obe­dien­tes para pro­du­cir infor­mes que com­pla­cie­ran a sus men­to­res, que igno­ra­ban cual­quier infor­ma­ción sobre un cre­cien­te males­tar popu­lar o la agi­ta­ción vía Inter­net. La CIA y el Mos­sad esta­ban tan incrus­ta­dos en el vas­to apa­ra­to de segu­ri­dad de Muba­rak que fue­ron inca­pa­ces de obte­ner cual­quier otra infor­ma­ción sobre los movi­mien­tos popu­la­res, des­cen­tra­li­za­dos y flo­re­cien­tes, todos ellos movi­mien­tos inde­pen­dien­tes de la opo­si­ción elec­to­ral tra­di­cio­nal que controlaban.

Cuan­do los movi­mien­tos de masas extra­par­la­men­ta­rios esta­lla­ron, el Mos­sad y la CIA con­ta­ban con el apa­ra­to esta­tal de Muba­rak para tomar el con­trol a tra­vés de la típi­ca ope­ra­ción de la zanaho­ria y el palo: dar con­ce­sio­nes sim­bó­li­cas tran­si­to­rias y sacar a la calle al ejér­ci­to, la poli­cía y los escua­dro­nes de la muer­te. A medi­da que el movi­mien­to cre­cía de dece­nas de miles a cien­tos de miles y a millo­nes de per­so­nas, el Mos­sad y los prin­ci­pa­les con­gre­sis­tas esta­dou­ni­den­ses par­ti­da­rios de Israel ins­ta­ban a Muba­rak a “aguan­tar”. La CIA se limi­tó a pre­sen­tar a la Casa Blan­ca los per­fi­les polí­ti­cos de fun­cio­na­rios mili­ta­res fia­bles y de per­so­na­jes polí­ti­cos fle­xi­bles, “de tran­si­ción”, dis­pues­tos a seguir los pasos de Muba­rak. Una vez más, la CIA y el Mos­sad demos­tra­ron su depen­den­cia del apa­ra­to esta­tal egip­cio para con­se­guir infor­ma­ción sobre quién podría repre­sen­tar una alter­na­ti­va via­ble pro esta­dou­ni­den­se e israe­lí, hacien­do caso omi­so de las exi­gen­cias ele­men­ta­les de las masas. El inten­to de coop­tar a la vie­ja guar­dia elec­to­ra­lis­ta de los Her­ma­nos Musul­ma­nes a tra­vés de nego­cia­cio­nes con el vice­pre­si­den­te gene­ral Omar Sulei­man fra­ca­só, en par­te debi­do a que los Her­ma­nos Musul­ma­nes no tenían el con­trol del movi­mien­to y en par­te debi­do a que Israel y sus segui­do­res esta­dou­ni­den­ses se opu­sie­ron. Por otra par­te, el ala juve­nil de los Her­ma­nos pre­sio­nó para que la orga­ni­za­ción se reti­ra­ra de las negociaciones.

Los fallos en mate­ria de inte­li­gen­cia com­pli­ca­ron los esfuer­zos de Washing­ton y Tel Aviv de sacri­fi­car el régi­men dic­ta­to­rial para sal­var el Esta­do: ni la CIA ni el Mos­sad tenían víncu­los con nin­guno de los nue­vos líde­res emer­gen­tes. Los israe­líes no pudie­ron hallar nin­gún “nue­vo ros­tro” que tuvie­ra un segui­mien­to popu­lar y que estu­vie­ra dis­pues­to a desem­pe­ñar el poco deco­ro­so papel de cola­bo­ra­dor de la opre­sión colo­nial. La CIA había esta­do total­men­te com­pro­me­ti­da en el uso de los ser­vi­cios secre­tos egip­cios para tor­tu­rar a sos­pe­cho­sos de terro­ris­mo (las “entre­gas extra­or­di­na­rias”) y en la vigi­lan­cia de los paí­ses ára­bes veci­nos. Como resul­ta­do, tan­to Washing­ton como Israel bus­ca­ron y pro­mo­vie­ron el gol­pe mili­tar para ade­lan­tar­se a una mayor radicalización.

En últi­ma ins­tan­cia el fra­ca­so de la CIA y el Mos­sad para detec­tar y pre­ve­nir el sur­gi­mien­to del movi­mien­to demo­crá­ti­co popu­lar pone de mani­fies­to la pre­ca­rie­dad de las bases del poder impe­rial y colo­nial. A lar­go pla­zo, no son las armas, los miles de millo­nes de dóla­res, la poli­cía secre­ta, ni las cáma­ras de tor­tu­ra las que deci­den la his­to­ria. Las revo­lu­cio­nes demo­crá­ti­cas se pro­du­cen cuan­do la gran mayo­ría de un pue­blo se alza y dice “bas­ta”, toma las calles, para­li­za la eco­no­mía, des­man­te­la el Esta­do auto­ri­ta­rio y exi­ge liber­tad e ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas sin la tute­la impe­rial o la sumi­sión colonial.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​p​=​1​838 – Tra­du­ci­do para Rebe­lión por S. Seguí

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.