Lo que no se cono­ce sobre Egip­to- Vicent Nava­rro

La caí­da del dic­ta­dor Muba­rak como resul­ta­do de la movi­li­za­ción popu­lar es un moti­vo de ale­gría para toda per­so­na con sen­si­bi­li­dad demo­crá­ti­ca. Pero esta mis­ma sen­si­bi­li­dad demo­crá­ti­ca debe­ría con­cien­ciar­nos de que la ver­sión de lo ocu­rri­do que ha apa­re­ci­do en los medios de infor­ma­ción de mayor difu­sión inter­na­cio­nal (des­de Al Yazi­raThe New York TimesCNN) es incom­ple­ta o ses­ga­da, pues res­pon­de a los intere­ses que los finan­cian. Así, la ima­gen gene­ral pro­mo­vi­da por aque­llos medios es que tal even­to se debe a la movi­li­za­ción de los jóve­nes, pre­do­mi­nan­te­men­te estu­dian­tes y pro­fe­sio­na­les de las cla­ses medias, que han uti­li­za­do muy exi­to­sa­men­te las nue­vas téc­ni­cas de comu­ni­ca­ción (Face­book y Twit­ter, entre otras) para orga­ni­zar­se y lide­rar tal pro­ce­so, ini­cia­do, por cier­to, por la indig­na­ción popu­lar en con­tra de la muer­te en pri­sión, con­se­cuen­cia de las tor­tu­ras sufri­das, de uno de estos jóve­nes.

Esta expli­ca­ción es enor­me­men­te incom­ple­ta. En reali­dad, la supues­ta revo­lu­ción no se ini­ció hace tres sema­nas y no fue ini­cia­da por estu­dian­tes y jóve­nes pro­fe­sio­na­les. El pasa­do recien­te de Egip­to se carac­te­ri­za por luchas obre­ras bru­tal­men­te repri­mi­das que se han incre­men­ta­do estos últi­mos años. Según el Egypt’s Cen­ter of Eco­no­mic and Labor Stu­dies, sólo en 2009 exis­tie­ron 478 huel­gas cla­ra­men­te polí­ti­cas, no auto­ri­za­das, que cau­sa­ron el des­pi­do de 126.000 tra­ba­ja­do­res, 58 de los cua­les se sui­ci­da­ron. Como tam­bién ocu­rrió en Espa­ña duran­te la dic­ta­du­ra, la resis­ten­cia obre­ra demo­crá­ti­ca se infil­tró en los sin­di­ca­tos ofi­cia­les (cuyos diri­gen­tes eran nom­bra­dos por el par­ti­do gober­nan­te, que sor­pren­den­te­men­te había sido acep­ta­do en el seno de la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta), jugan­do un papel cla­ve en aque­llas movi­li­za­cio­nes. Miles y miles de tra­ba­ja­do­res deja­ron de tra­ba­jar, inclui­dos los de la pode­ro­sa indus­tria del arma­men­to, pro­pie­dad del ejér­ci­to. Se aña­die­ron tam­bién los tra­ba­ja­do­res del Canal de Suez (6.000 tra­ba­ja­do­res) y, por fin, los emplea­dos de la Admi­nis­tra­ción públi­ca, inclu­yen­do médi­cos y enfer­me­ras (que des­fi­la­ron con sus uni­for­mes blan­cos) y los abo­ga­dos del Esta­do (que des­fi­la­ron con sus togas negras). Uno de los sec­to­res que tuvo mayor impac­to en la movi­li­za­ción fue el de los tra­ba­ja­do­res de comu­ni­ca­cio­nes y correos, y los del trans­por­te públi­co.

Los cen­tros indus­tria­les de Asyut y Sohag, cen­tros de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca, ener­gía y gas, tam­bién deja­ron de tra­ba­jar. Las empre­sas en Sharm El-Sheikh, El-Maha­lla Al Kubra, Dum­yat y Damanhour, cen­tros de la indus­tria tex­til, mue­bles y made­ra y ali­men­ta­ción tam­bién para­ron su pro­duc­ción. El pun­to álgi­do de la movi­li­za­ción obre­ra fue cuan­do la direc­ción clan­des­ti­na del movi­mien­to obre­ro con­vo­có una huel­ga gene­ral.

Los medios de infor­ma­ción inter­na­cio­na­les se cen­tra­ron en lo que ocu­rría en la pla­za Tah­rir de El Cai­ro, igno­ran­do que tal con­cen­tra­ción era la cús­pi­de de un tém­pano espar­ci­do por todo el país y cen­tra­do en los luga­res de tra­ba­jo –cla­ves para la con­ti­nua­ción de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca– y en las calles de las mayo­res ciu­da­des de Egip­to.

El ejér­ci­to, que era, y es, el ejér­ci­to de Muba­rak, no las tenía todas con­si­go. En reali­dad, ade­más de la para­li­za­ción de la eco­no­mía, tenían temor a una rebe­lión inter­na, pues la mayo­ría de los sol­da­dos pro­ce­den de fami­lias muy pobres de barrios obre­ros cuyos veci­nos esta­ban en la calle. Man­dos inter­me­dios del ejér­ci­to sim­pa­ti­za­ban tam­bién con la movi­li­za­ción popu­lar, y la cúpu­la del ejér­ci­to (pró­xi­ma a Muba­rak) sin­tió la nece­si­dad de sepa­rar­se de él para sal­var­se a sí mis­ma. Es más, la Admi­nis­tra­ción de Oba­ma, que al prin­ci­pio estu­vo en con­tra de la dimi­sión de Muba­rak, cam­bió y pre­sio­nó para que éste se fue­ra. El Gobierno fede­ral ha sub­ven­cio­na­do con una can­ti­dad de 1.300 millo­nes de dóla­res al año al ejér­ci­to de aquel país y éste no podía desoír lo que el secre­ta­rio de Defen­sa de EEUU, Robert Gates, esta­ba exi­gien­do. De ahí que el direc­tor de la CIA anun­cia­se que Muba­rak dimi­ti­ría y, aun­que se retra­só unas horas, Muba­rak dimi­tió.

Ni que decir tie­ne que los jóve­nes pro­fe­sio­na­les que hicie­ron uso de las nue­vas téc­ni­cas de comu­ni­ca­ción (sólo un 22% de la pobla­ción tie­ne acce­so a Inter­net) juga­ron un papel impor­tan­te, pero es un error pre­sen­tar aque­llas movi­li­za­cio­nes como con­se­cuen­cia de un deter­mi­nis­mo tec­no­ló­gi­co que con­si­de­ra la uti­li­za­ción de tec­no­lo­gía como el fac­tor deter­mi­nan­te. En reali­dad, la des­apa­ri­ción de dic­ta­du­ras en un perio­do de tiem­po rela­ti­va­men­te cor­to, como resul­ta­do de las movi­li­za­cio­nes popu­la­res, ha ocu­rri­do cons­tan­te­men­te. Irán (con la caí­da del Sha), el Muro de Ber­lín, la caí­da de las dic­ta­du­ras del Este de Euro­pa, entre otros casos, han caí­do, una detrás de otra, por movi­li­za­cio­nes popu­la­res sin que exis­tie­ra Inter­net. Y lo mis­mo ocu­rrió en Túnez, don­de, por cier­to, la resis­ten­cia de la cla­se tra­ba­ja­do­ra tam­bién jugó un papel fun­da­men­tal en la caí­da del dic­ta­dor, cuyo par­ti­do fue tam­bién, sor­pren­den­te­men­te, admi­ti­do en la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta.

El futu­ro, sin embar­go, comien­za aho­ra. Es impro­ba­ble que el ejér­ci­to per­mi­ta una tran­si­ción demo­crá­ti­ca. Per­mi­ti­rá esta­ble­cer un sis­te­ma mul­ti­par­ti­dis­ta, muy limi­ta­do y super­vi­sa­do por el ejér­ci­to, para el cual el enemi­go núme­ro uno no es el fun­da­men­ta­lis­mo islá­mi­co (aun­que así lo pre­sen­ta, con el fin de con­se­guir el apo­yo del Gobierno fede­ral de EEUU y de la Unión Euro­pea), sino la cla­se tra­ba­ja­do­ra y las izquier­das, que son las úni­cas que eli­mi­na­rían sus pri­vi­le­gios. No olvi­de­mos que las cla­ses domi­nan­tes de Irán, Irak y Afga­nis­tán apo­ya­ron el radi­ca­lis­mo musul­mán (con el apo­yo del Gobierno fede­ral de EEUU y de Ara­bia Sau­dí) como una mane­ra de parar a las izquier­das. Una de las pri­me­ras medi­das que ha toma­do la Jun­ta Mili­tar ha sido prohi­bir las huel­gas y las reunio­nes de los sin­di­ca­lis­tas. Sin embar­go, esta movi­li­za­ción obre­ra ape­nas apa­re­ció en los mayo­res medios de infor­ma­ción.

Vice­nç Nava­rro

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *