La eter­na pre­sen­cia de Ali Pri­me­ra

venezuela_al_primera.jpg

No hubo sec­tor social al que Alí Pri­me­ra alen­ta­rá con su can­ción y los obre­ros fue­ron su prin­ci­pal ins­pi­ra­ción

Resu­men Latinoamericano/​Alba TV - Una tran­qui­la noche, en un cli­ma agra­da­ble de la madru­ga­da del 16 de febre­ro de 1985, una ciu­dad que ya pare­cía la ciu­dad de los techos rojos, poco tran­si­to, el país cele­bra­ba las fies­tas de car­na­val y los pocos valien­tes que tran­si­ta­ban la auto­pis­ta valle – coche no pre­sa­gia­ban la posi­bi­li­dad de un gra­ve acci­den­te. Tal vez los cho­fe­res irres­pon­sa­bles ya habrían cru­za­do las fron­te­ras de la ciu­dad de cara­cas y los que opta­ron por que­dar­se en la ciu­dad se atre­vie­ron a pasear por la auto­pis­ta y dis­fru­tar de una noche dis­tin­ta sin el rui­do carac­te­rís­ti­co de nues­tra ciu­dad capi­tal.

Algo extra­ño comen­zó en esa madru­ga­da, poco fre­cuen­te escu­char la voz de la revo­lu­ción en las emi­so­ras de toda la ciu­dad, era la voz incon­fun­di­ble de Alí Pri­me­ra, insó­li­to, pues la cen­su­ra guber­na­men­tal tenia prohi­bi­da las letras del can­tor del pue­blo: “Los que mue­ren por la vida no pue­den lla­mar­se muer­tos y a par­tir de estos momen­tos es prohi­bi­do llo­rar­los. Vamos cum­pa cara­jo que para ama­ne­cer no hace fal­ta galli­nas sino el can­tar de gallos”. De pron­to la noti­cia, con las can­cio­nes de fon­do, se anun­cia al país: “En la auto­pis­ta valle-coche, a la altu­ra del puen­te de la Nue­va Gra­na­da, en horas de la madru­ga­da mue­re en un apa­ra­to­so acci­den­te el can­tor de músi­ca de pro­tes­ta Alí Pri­me­ra”.

Ama­ne­ce y la noti­cia reco­rre todo el país, la duda, la rabia y espe­ran­do de no ser cier­ta la infor­ma­ción, dece­nas de veces se anun­cia­ba la muer­te del can­tau­tor de los techos de car­tón, qui­zás pre­pa­ran­do las con­di­cio­nes para poder dar muer­te a este artis­ta de la can­ción nece­sa­ria, Alí siem­pre fue un obje­ti­vo de los esbi­rros de la dic­ta­du­ra ade­co-cope­ya­na quie­nes rea­li­za­ron diver­sos aten­ta­dos a su inte­gri­dad físi­ca.

Cen­te­na­res de per­so­nas de todas las eda­des sus­pen­die­ron sus via­jes, acu­die­ron pre­su­ro­sos a la auto­pis­ta a veri­fi­car la trá­gi­ca noti­cia, allí esta­ban los siem­pre ser­vi­do­res públi­cos, los bom­be­ros de la ciu­dad refres­can­do un ama­si­jo de hie­rros que apri­sio­na­ba el cuer­po del can­tor de los humil­des, era cier­to Alí Pri­me­ra había muer­to. Un silen­cio pro­fun­do se apo­de­ro de aque­llos hom­bres acos­tum­bra­dos a vivir en tra­ge­dias, con la espe­ran­za de sen­tir algu­na señal de vida que per­mi­tie­ra sal­var cor­po­ral­men­te la can­ción revo­lu­cio­na­ria. Allí esta­ba el can­tor de los humil­des, can­tan­do su últi­ma can­ción, afe­rra­do a su gui­ta­rra fusil, dis­pa­ran­do con­tra la muer­te mil veces derro­ta­da y que esta vez por pocos segun­dos había cum­pli­do con éxi­to su misión. Ali se hizo eterno.

El can­tor del pue­blo murió en extra­ñas cir­cuns­tan­cias, sen­ten­cia­do por la bur­gue­sía, muchas veces fue vic­ti­ma de aten­ta­dos por par­te de los cuer­pos de segu­ri­dad de la IV cuar­ta repú­bli­ca que nun­ca per­do­na­ron su cons­tan­te y per­ma­nen­te defen­sa de los dere­chos huma­nos. En nume­ro­sas opor­tu­ni­da­des lle­ga­ron a sabo­tear los actos con la inten­ción de ase­si­nar a Alí Pri­me­ra en medio de la con­fu­sión dado que estos sabo­teos venían pre­ce­di­dos del lan­za­mien­to de bom­bas lacri­mó­ge­nas.

Su voz retum­ba­ba con­tra los esbi­rros: “y si un revo­lu­cio­na­rio vive en cali­dad de pre­so, su úni­co dere­cho es el dere­chi­to a la tor­tu­ra”, era Alí la genui­na voz de los sin voz, mili­tan­te de la soli­da­ri­dad, el inter­na­cio­na­lis­mo era su vir­tud, el dine­ro que logra­ba por la ven­ta de sus dis­cos era des­ti­na­do a la lucha revo­lu­cio­na­ria de nues­tros pue­blos; sin mie­do, apor­ta­ba su voz y sus recur­sos a las gue­rri­llas del Fara­bun­do Mar­tí, del Fren­te San­di­nis­ta y a la gue­rri­lla de las Farc-ep. Alza­ba su gui­ta­rra fusil lla­man­do a la soli­da­ri­dad mili­tan­te: “Dale sal­va­do­re­ño, dale, que no hay pája­ro peque­ño, dale, que des­pués de alzar el vue­lo no deten­gan tu volar”. “Soli­da­ri­dad es arma”. “Hay que dina­mi­tar nues­tra con­cien­cia, Sin callar los poe­mas en la gar­gan­ta. Bus­que­mos con nues­tra manos la mejor can­ción con­tra las bes­tias”.

Fer­vien­te anti­im­pe­ria­lis­ta no dudo en denun­ciar la inter­ven­ción grin­ga y alen­ta­ba la lucha segu­ro del triun­fo de la resis­ten­cia de nues­tros pue­blos y así lo expre­sa­ba: “Grin­go Go home, Yan­qui Go home, los obre­ros de Amé­ri­ca lati­na te dicen yan­qui go home”.

No hubo sec­tor social al que Alí alen­ta­rá con su can­ción, los obre­ros fue­ron su prin­ci­pal ins­pi­ra­ción: “el Yan­qui teme, que tu te levan­tes, Amé­ri­ca lati­na obre­ra no se por­qué no lo haces”. Denun­cio la explo­ta­ción y aupa­ba la revo­lu­ción socia­lis­ta y la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo; impul­so la uni­dad obre­ra, cam­pe­si­na y estu­dian­til: “Cam­pe­sino por su pro­pia tie­rra, obre­ro por su pro­pia fábri­ca, estu­dian­te por tu pro­pia idea; seque­mos el sudor de nues­tra fren­te y bus­que­mos tras las nubes al sol, bus­que­mos con albo­ro­zo el sol mara­vi­llo­so de la revo­lu­ción”.

Su com­pro­mi­so con los humil­des fue inque­bran­ta­ble: “Madre déja­me luchar, madre por los humil­des, déja­me luchar. Y recuer­da madre que la lucha por los humil­des no se hace por cari­dad”.

Poe­ta ena­mo­ra­do de la vida, fue defen­sor de la madre natu­ra­le­za, le can­to a los ríos: “para que no lo seque la can­de­la”; a los pája­ros enjau­la­dos por los que pedía liber­tad los com­pra­ba en las tien­das de ani­ma­les para lue­go sol­tar­los en las mon­ta­ñas. Su madre le ense­ño: “a no matar las mari­po­sas y a no cor­tar las rosas que en su jar­dín cul­ti­va­ba”. “Agua para los peces, liber­tad para los pája­ros, vida para la vida”.

El cama­ra­da poe­ta, mili­tan­te y revo­lu­cio­na­rio Alí Pri­me­ra, ha esta­do pre­sen­te con su can­ción com­ba­te en la barri­ca­da, crean­do con­cien­cia, recor­dan­do que socia­lis­mo es soli­da­ri­dad, igual­dad y fra­ter­ni­dad. Su can­ción esta aquí, jun­to al pue­blo que cons­tru­ye revo­lu­ción. Que tra­ba­ja, que estu­dia, que orga­ni­za, que lucha y que levan­ta las ban­de­ras de la patria boni­ta por la que ya muchos han muer­to. Alí Pri­me­ra murió físi­ca­men­te aquel 16 de febre­ro de 1985, pero ese mis­mo día subió al Olim­po de la inmor­ta­li­dad y hoy su can­ción mas que nun­ca nece­sa­ria esta cons­tru­yen­do poe­sía, amor por la huma­ni­dad, inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio. “Los que sue­ñan y com­ba­ten. Me ani­man a can­tar por ellos”.

Callo la voz por un momen­to, la gui­ta­rra hizo silen­cio, pero de aquel ama­si­jo de hie­rro se eter­ni­zo la can­ción, sur­gió el poe­ta derro­tan­do a la muer­te, can­tan­do mas fuer­te, viva la patria, viva el pue­blo, viva el socia­lis­mo. “Es así de sim­ple her­ma­nos. Cuan­do reci­bo gol­pes, alzo la fren­te y can­to”.

“Adiós Her­ma­nos. Segui­ré can­tan­do. Solo que con el nue­vo acor­de que deja­ron al par­tir: mi nue­va can­ción: can­ta­ta en dolor mayor”.

¡Alí Pri­me­ra Vive! ¡La lucha sigue!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *