[Fotos] Un tsu­na­mi silen­cio­so reco­rre Bil­bo, deman­dan­do la lega­li­za­ción de Sortu

A las 5 y media y con pun­tua­li­dad casi bri­tá­ni­ca ha comen­za­do en Bil­bo en Casi­lla Empa­ran­tza la mar­cha silen­cio­sa que recla­ma­ba la lega­li­za­ción de Sor­tu, bajo el lema «Bake­rantz, lega­li­za­zioa». Por­ta­ban la pan­car­ta los con­vo­can­tes de la movi­li­za­ción: Pello Zaba­la, Iña­ki Zarraoa, Xabier Zubi­za­rre­ta, Xabier Olea­ga, Anje­les Iztue­ta, Maxux Rekal­de y Ant­ton Lafont, entre otros. Tras ellos se han situa­do los impul­so­res de Sor­tu: Iña­ki Zaba­le­ta y Mai­der Etxe­ba­rria, entre otros.

A pesar de la pun­tua­li­dad con que se ha ini­cia­do, la mar­cha ha avan­za­do muy len­ta­men­te ya que las miles de per­so­nas que aba­rro­ta­ban toda Auto­no­mía hacían impo­si­ble una mar­cha mas flui­da. Se han deja­do ver tam­bién algu­na repre­sen­ta­ción inter­na­cio­na­lis­ta y per­so­nas muy cono­ci­das en Eus­kal Herria por su sen­si­bi­li­dad comu­nis­ta y revo­lu­cio­na­ria. [email protected] [email protected], han reco­rri­do el camino de la mar­cha en un silen­cio atro­na­dor que a buen segu­ro a rebo­ta­do en los oídos del espa­ño­lis­mo y sus alia­dos regionalistas.

Cuan­do la cabe­ce­ra ha lle­ga­do a Zabal­bu­ru, en La Casi­lla había toda­vía miles de per­so­nas que no habían ini­cia­do el recorrido.

Ezker Aber­tza­lea, EA, AB, Ara­lar, EB y Alter­na­ti­ba han par­ti­ci­pa­do en la movi­li­za­ción con una amplia repre­sen­ta­ción. El PNV tam­bién ha asis­ti­do y ha envia­do a los par­la­men­ta­rios Iñi­go Itu­rra­te y Mikel Mar­tí­nez. Pre­ci­sa­men­te el par­ti­do regio­na­lis­ta fiel a su tra­yec­to­ria casi cen­te­na­ria ha pues­to una vela a Dios y otra al dia­blo, por una par­te acu­dien­do con una repre­sen­ta­ción de segun­da fila a la mar­cha y por otra des­pres­ti­gián­do­la, hablan­do de elec­to­ra­lis­mo, cuan­do lo que se tra­ta es de que en Eus­kal Herria pue­da haber ya demo­cra­cia con mayús­cu­las. Qui­zás el pro­ble­ma del PNV es que no le ape­te­ce que haya democracia.

En algún momen­to de la mar­cha se han oído irrin­tzis que han pues­to la car­ne de galli­na a las per­so­nas pre­sen­tes y en varias oca­sio­nes la gen­te ha roto en aplau­sos. Por lo demás silen­cio atro­na­dor como hemos comen­ta­do antes.

Kontxi­ta Bei­tia, del movi­mien­to de ande­re­ños de los años 50, y el repre­sen­tan­te de la diás­po­ra vas­ca en Argen­ti­na César Arron­do han sido los encar­ga­dos de trans­mi­tir el men­sa­je final.

Tras agra­de­cer la aco­gi­da que ha teni­do la con­vo­ca­to­ria, han resal­ta­do que «el eco ensor­de­ce­dor de este silen­cio acti­vo, deci­di­do y resuel­to ha de retum­bar allá don­de corres­pon­da: de momen­to en el Gobierno del esta­do espa­ñol, en su Fis­ca­lía Gene­ral y en el Tri­bu­nal Supremo».

Ambos han deja­do cla­ro a los pode­res espa­ño­les que el pue­blo de Eus­kal Herria no va a acep­tar un no por res­pues­ta y que por el con­tra­rio se espe­ra res­pues­tas ade­cua­das de los mismos.

Por ello, han hecho un lla­ma­mien­to a que «el gri­to silen­cio­so y plu­ral de hoy esta­lle en un efec­to mul­ti­pli­ca­dor» y «con­vier­ta en cla­mor social el pre­gón de nues­tra pan­car­ta: Bake­rantz, legalizazioa».

Valo­ra­ción de Boltxe Kolektiboa

El divor­cio entre el esta­do espa­ñol y el pue­blo de Eus­kal Herria es cada día que pasa más evi­den­te. Mien­tras por una par­te se habla de ile­ga­li­za­cio­nes y ren­di­cio­nes, tra­tan­do de con­se­guir que se renun­cie inclu­so al pasa­do de un movi­mien­to, el MLNV, que ha escri­to pagi­nas de lucha iné­di­tas en Euro­pa, por la otra, por par­te del pue­blo vas­co, en innu­me­ra­bles veces en los últi­mos años se le recla­ma algo tan sen­ci­llo, como que se ins­tau­re en Eus­kal Herria una demo­cra­cia auten­ti­ca y que todas las opcio­nes polí­ti­cas pue­dan com­pe­tir en igual­dad y ser realizables.

Eso es pre­ci­sa­men­te lo que no desea el esta­do, que la idea mis­ma de la inde­pen­den­cia y la sobe­ra­nía sea algo irrea­li­za­ble en una demo­cra­cia a la tune­ci­na o a la egip­cia, y que se asien­te una tran­si­ción, la post-fran­quis­ta que se plas­ma en una cons­ti­tu­ción anti­de­mo­crá­ti­ca y antiobrera.

Se le aca­ban las escu­sas a [email protected] espa­ño­lis­tas y a sus fie­les alia­dos del PNV. Este pue­blo, cami­na irre­nun­cia­ble­men­te hacia la sobe­ra­nía, en una apues­ta cla­ra, por lograr los obje­ti­vos polí­ti­cos en un cam­po de jue­go en el que el esta­do se sien­te inco­mo­do. Ten­drán que jugar la par­ti­da, la socie­dad vas­ca, les va a obli­gar y la van a per­der segu­ro, este pue­blo va a ser libre

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.