Colec­ti­vos socia­les de Bil­bo denun­cian la inde­fen­sión de tes­ti­gos de actua­cio­nes poli­cia­les irre­gu­la­res- Herri­ko­lo­re

Image
En diciem­bre de 2009, dos ciu­da­da­nas fue­ron dete­ni­das por obser­var una actua­ción de la Poli­cía Muni­ci­pal de Bil­bao. Pese a que el caso fue archi­va­do, la Audien­cia Pro­vin­cial de Biz­kaia ha orde­na­do reabrir­lo por ver indi­cios de un deli­to de deten­ción ile­gal. Las denun­cian­tes han dado hoy una rue­da de pren­sa jun­to a los colec­ti­vos SOS Racis­mo, Posa­da de los abra­zos, Muje­res del Mun­do, Ber­di­nak, GITE-IPES y Aló­ke­va­mos (Tas-Tas irra­ti librea). En ella han denun­cia­do su situa­ción, han recla­ma­do medi­das con­tra la arbi­tra­rie­dad poli­cial y han ani­ma­do a la ciu­da­da­nía a seguir su ejem­plo y pre­sen­ciar las actua­cio­nes de la poli­cía.
Los hechos ocu­rrie­ron en la noche del 23 de diciem­bre de 2009, cuan­do Cris­ti­na y Nahia (no dan sus ape­lli­dos) obser­va­ron una actua­ción de la poli­cía muni­ci­pal de Bil­bao con­tra unos jóve­nes inmi­gran­tes que con­si­de­ra­ron extra­ña. Se que­da­ron como tes­ti­gos a dis­tan­cia y en silen­cio. Sin embar­go, fue­ron incre­pa­das por los agen­tes para que se fue­sen. El resul­ta­do es que fue­ron dete­ni­das y per­ma­ne­cie­ron en los cala­bo­zos has­ta las 4 de la maña­na. Ante ello, inter­pu­sie­ron una denun­cia en los juz­ga­dos y una que­ja ante el Arar­te­ko. “Cons­ta­ta­mos que ésta es una his­to­ria que se repi­te y que ni Segu­ri­dad Ciu­da­da­na ni, en oca­sio­nes, el sis­te­ma judi­cial, toma sufi­cien­te­men­te en serio”, cri­ti­có el por­ta­voz de SOS Racis­mo, Patxi de la Fuen­te.

Tal y como deta­lló, el Juz­ga­do de Ins­truc­ción núme­ro 7 deci­dió archi­var las actua­cio­nes. Sin embar­go, y tras recu­rrir esa deci­sión, la Audien­cia pro­vin­cial orde­nó la reaper­tu­ra del caso por con­si­de­rar que hay indi­cios de que se ha podi­do come­ter un deli­to de deten­ción ile­gal, al con­si­de­rar que:

- La cali­fi­ca­ción como deli­to de des­obe­dien­cia gra­ve pare­ce abso­lu­ta­men­te exa­ge­ra­do y más bien se con­fi­gu­ra como un pre­tex­to para dete­ner a las recu­rren­tes y lle­var­las a comi­sa­ría.
– No se dio avi­so a fami­lia­res y abo­ga­do.
– El tiem­po de estan­cia en comi­sa­ría es mucho mayor del que pro­ce­día.
El Arar­te­ko dio cuen­ta de sus actua­cio­nes el 21 de noviem­bre de 2009 (ref. 520÷2010÷19) recor­dan­do las reco­men­da­cio­nes hechas con ante­rio­ri­dad al Ayun­ta­mien­to de Bil­bao y al Depar­ta­men­to de Inte­rior del Gobierno Vas­co. En espe­cial, recuer­da que:
– La exis­ten­cia de tes­ti­gos en el desa­rro­llo de las actua­cio­nes poli­cia­les pue­de tener un efec­to pre­ven­ti­vo
– La peti­ción de infor­ma­ción por par­te de la per­so­na afec­ta­da por una actua­ción poli­cial, e inclu­so el
cues­tio­na­mien­to o las crí­ti­cas a dicha actua­ción no pue­den ser inter­pre­ta­das, sin más, como una fal­ta de res­pe­to o una des­obe­dien­cia a los agen­tes de la auto­ri­dad.
– En caso de que la con­duc­ta del ciu­da­dano alcan­ce rele­van­cia penal no se pue­de dete­ner por fal­tas ‑infrac­cio­nes pena­les leves-

El Ayun­ta­mien­to res­pon­dió que a raíz de esta que­ja se habían remi­ti­do a la Poli­cía Muni­ci­pal ins­truc­cio­nes rela­ti­vas a la nece­si­dad de inves­ti­gar las que­jas y sobre la pre­sen­cia de tes­ti­gos. “Sin embar­go, los movi­mien­tos que con­vo­ca­mos esta rue­da de pren­sa no hemos nota­do cam­bios en posi­ti­vo”, lamen­tó, De la Fuen­te.

El por­ta­voz anti­rra­cis­ta ha des­ta­ca­do que no se tra­ta de un hecho ais­la­do, sino que en los últi­mos años las aso­cia­cio­nes en defen­sa de los Dere­chos Huma­nos han reci­bi­do denun­cias por diver­sas actua­cio­nes dis­cri­mi­na­to­rias de agen­tes de las poli­cías muni­ci­pa­les y de la Ertzain­tza, y la acti­tud hacia las per­so­nas que son tes­ti­gos:

- Actua­cio­nes enca­mi­na­das a evi­tar su tes­ti­mo­nio, ame­na­zas, iden­ti­fi­ca­cio­nes, regis­tros y deten­cio­nes de tes­ti­gos
– Deten­cio­nes por hechos que como máxi­mo podrían ser con­si­de­ra­do cons­ti­tu­ti­vos de fal­tas
– Cali­fi­ca­cio­nes exa­ge­ra­das de los hechos, que más bien pare­cen un pre­tex­to para dete­ner y lle­var a comi­sa­ría.
– Pro­lon­ga­dos tiem­pos de estan­cia en comi­sa­ría
– Fal­ta de medi­das para evi­tar la vio­len­cia exce­si­va o los malos tra­tos
– Denun­cias a quien soli­ci­ta expli­ca­cio­nes o soli­ci­ta el núme­ro de iden­ti­fi­ca­ción del agen­te
– La cali­fi­ca­ción como deli­to de des­obe­dien­cia gra­ve pare­ce abso­lu­ta­men­te exa­ge­ra­do y más bien se con­fi­gu­ra como un pre­tex­to para dete­ner a las recu­rren­tes y lle­var­las a comi­sa­ría
– No se dio avi­so a fami­lia­res y abo­ga­do
– El tiem­po de estan­cia en comi­sa­ría es mucho mayor del que pro­ce­día

Cris­ti­na y Nahia no qui­sie­ron cen­trar­se en lo ocu­rri­do a ellas, sino que des­ta­ca­ron la mayor inde­fen­sión que sufren las per­so­nas inmi­gran­tes, a las que la poli­cía toma por sos­pe­cho­sas por su color de piel, y que si no tie­nen pape­les están en peor situa­ción para denun­ciar. Ante ello, ani­ma­ron a la ciu­da­da­nía a que­dar­se a pre­sen­ciar actua­cio­nes poli­cia­les cuan­do las con­si­de­ren arbi­tra­ria, y que las denun­cien. SOS Racis­mo recor­dó que la ciu­da­da­nía tie­ne dere­cho a denun­ciar este tipo de actua­cio­nes de las que sean víc­ti­mas o tes­ti­gos, tan­to ante la Jus­ti­cia, el Arar­te­ko o ante algún movi­mien­to de lucha con­tra la dis­cri­mi­na­ción.

Como ejem­plo de la impor­tan­cia de los tes­ti­gos, De la Fuen­te recor­dó que las dili­gen­cias abier­tas tras la agre­sión xenó­fo­ba y sexis­ta con­tra una mujer en el Metro en noviem­bre pue­den que­dar cerra­das por no haber­se iden­ti­fi­ca­do a los agre­so­res, a pesar de que el vagón se encon­tra­ba lleno de gen­te, el metro cuen­ta con cáma­ras y vigi­lan­tes de segu­ri­dad y la agre­di­da aler­tó a la poli­cía des­de su telé­fono móvil. Ade­más, recla­ma­ron al Depar­ta­men­to de Inte­rior y a las áreas de segu­ri­dad ciu­da­da­na de los ayun­ta­mien­tos que cum­plan con las reco­men­da­cio­nes del Arar­te­ko y esta­blez­can pro­to­co­los para evi­tar actua­cio­nes dis­cri­mi­na­to­rias y arbi­tra­rias.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *