Huel­gis­tas en Vene­zue­la: Made en USA- Eva Golin­ger

El jue­ves, 17 de febre­ro, en horas de la noche, el Depar­ta­men­to de Esta­do de Esta­dos Uni­dos decla­ró su apo­yo incon­di­cio­nal al gru­po de jóve­nes en huel­ga de ham­bre en Vene­zue­la, quie­nes recla­man por la liber­tad de unos supues­tos «pre­sos polí­ti­cos».

En una nota de pren­sa envia­da a perio­dis­tas nacio­na­les e inter­na­cio­na­les, el Depar­ta­men­to de Esta­do expre­só su «preo­cu­pa­ción por la salud y el bien­es­tar de los estu­dian­tes quie­nes arries­gan sus vidas por la demo­cra­cia y las liber­ta­des indi­vi­dua­les». Al mis­mo tiem­po, el gobierno esta­dou­ni­den­se «ins­tó» al gobierno de Vene­zue­la «per­mi­tir una visi­ta de la OEA» para «pro­mo­ver el diáo­lo­go y la com­pren­sión».

Aun­que no es usual que el Depar­ta­men­to de Esta­do emi­te una nota espe­cial en horas noc­tur­nas sobre una huel­ga de ham­bre de no más de 20 per­so­nas en otro país, en el caso de Vene­zue­la tam­po­co es sor­pren­dien­te. Des­de hace varios años, el gobierno esta­dou­ni­den­se ha esta­do selec­cio­nan­do, for­man­do y finan­cian­do este mis­mo gru­po de jóve­nes vene­zo­la­nos para ayu­dar­les con­for­mar un movi­mien­to «estu­dian­til» con­tra el gobierno de Hugo Chá­vez. Su obje­ti­vo es pro­mo­ver accio­nes per­ma­nen­tes de des­es­ta­bi­li­za­ción que impul­sa­rán un des­con­ten­to nacio­nal y un ais­la­mien­to inter­na­cio­nal del gobierno vene­zo­lano, pro­yec­tán­do­lo como «repre­si­vo».

«REVOLUCIONES DE COLORES»

Los jóve­nes que ini­cia­ron la huel­ga de ham­bre hace dos sema­nas for­man par­te de un gru­po, la Juven­tud Acti­va Vene­zue­la Uni­da (JAVU), que orgu­llo­sa­men­te dice ser el «afi­lia­do de OTPOR» en Vene­zue­la. OTPOR fue el gru­po de Ser­bia que con un finan­cia­mien­to mul­ti­mi­llo­na­rio del Depar­ta­men­to de Esta­do y sus agen­cias, como USAID, NED, el Ins­ti­tu­to por la Paz y el Ins­ti­tu­to Albert Eins­tein (AEI), ade­más de todo el apo­yo estra­té­gi­co y polí­ti­co de Washing­ton, logró sacar a Slo­bo­dan Milo­se­vic del poder en Yugos­la­via en 2000. Des­de lue­go, el gobierno esta­dou­ni­den­se ha usa­do a OTPOR como un mode­lo de como pro­mo­ver un «cam­bio de régi­men» sin gol­pes de esta­do o inter­ven­cio­nes mili­ta­res. Has­ta el mis­mo Depar­ta­men­to de Esta­do finan­ció la pro­duc­ción de un docu­men­tal sobre como OTPOR «tum­bó» a Milo­se­vic, titu­la­do «Derro­can­do un dic­ta­dor», lo cual se ha pre­sen­ta­do en varias sedes de Esta­dos Uni­dos en paí­ses como Cuba y Vene­zue­la en años recien­tes.

La estra­te­gia de una «revo­lu­ción de colo­res» con­sis­te en un inten­to de debi­li­tar y des­or­ga­ni­zar los pila­res del poder (el esta­do y las fuer­zas labo­ra­les) y neu­tra­li­zar las fuer­zas de segu­ri­dad, siem­pre en el con­tex­to de un pro­ce­so elec­to­ral. Según el Coro­nel (Ejér­ci­to EEUU) Robert Hel­vey del Ins­ti­tu­to Albert Eins­tein, (prin­ci­pal ente for­ma­dor de esta estra­te­gia), su obje­ti­vo no se tra­ta de des­truir las fuer­zas arma­das y cuer­pos poli­cia­les, sino con­ven­cer­los de dejar al gobierno actual y hacer­les enten­der que hay lugar para ellos en el gobierno de maña­na. Rea­li­zan con­tac­tos con mili­ta­res para inten­tar nego­ciar, eje­cu­tan­do ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas en su con­tra. [Nóta­se que en el caso de los huel­gis­tas en Vene­zue­la, el Gene­ral Anto­nio Rive­ro se ha «uni­do» a la huel­ga…]

Tam­bién uti­li­zan a los medios de comu­ni­ca­ción para pro­yec­tar una visión inter­na­cio­nal de su movi­mien­to con­tra un supues­to esta­do “repre­si­vo”. Las mani­fes­ta­cio­nes de calle, o las huel­gas, ayu­dan para dar la impre­sión de que el país está en una situa­ción de caos, ines­ta­bi­li­dad, y a pun­to de una insu­rrec­ción popu­lar. Cuan­do el esta­do res­pon­de para sim­ple­men­te impo­ner la ley y el orden, a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción los jóve­nes acu­san al gobierno de repre­sor y vio­la­dor de los dere­chos huma­nos. Esto ayu­da jus­ti­fi­car cual­quier agre­sión exter­na o inter­na con­tra el esta­do.

CASO VENEZUELA


En 2003, el Ins­ti­tu­to Albert Eins­tein (AEI) reali­zó un taller de for­ma­ción para la opo­si­ción vene­zo­la­na para ayu­dar desa­rro­llar una estra­te­gia basa­da en las téc­ni­cas de gol­pe sua­ve para “res­tau­rar la demo­cra­cia” en Vene­zue­la. Según el infor­me anual del AEI del 2004, los par­ti­ci­pan­tes en el taller inclu­ye­ron miem­bros de par­ti­dos polí­ti­cos y sin­di­ca­tos, líde­res de ONGs y otros. Algu­nos par­ti­ci­pan­tes, como el opo­si­tor Robert Alon­so, admi­tie­ron que de las ense­ña­zas del taller y la ase­so­ría del Coro­nel Hel­vey y Gene Sharp (el gurú de las revo­lu­cio­nes de colo­res), nacie­ron las gua­rim­bas – esas accio­nes vio­len­tas de calle que tenían como obje­ti­vo crear caos y des­es­ta­bi­li­za­ción en el país en 2004.

Lue­go, vol­vió el con­tac­to entre la opo­si­ción vene­zo­la­na y el AEI en mar­zo de 2005, cuan­do en la sede del ins­ti­tu­to en Bos­ton rea­li­za­ron un taller de for­ma­ción para estu­dian­tes y jóve­nes vene­zo­la­nos. Tra­je­ron dos de los diri­gen­tes de OTPOR des­de Ser­bia, Slo­bo­dan Dino­vic y Ivan Maro­vic para ense­ñar a los estu­dian­tes vene­zo­la­nos como cons­truir su movi­mien­to. Al mis­mo tiem­po, el finan­cia­mien­to de la USAID, el IRI, el NDI y la NED a la opo­si­ción vene­zo­la­na aumen­tó de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va.

En el 2006, el movi­mien­to estu­dian­til entre­na­do por Gene Sharp, el Coro­nel Hel­vey y los jóve­nes exper­tos de OTPOR, se estre­nó con el Plan V duran­te el pro­ce­so de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de diciem­bre 2006. Pero no tenían sufi­cien­te pre­sen­cia en las calles y aún no habían per­fec­cio­na­do las téc­ni­cas. No fue sino has­ta abril 2007, con la excu­sa de la no reno­va­ción del canal de tele­vi­sión RCTV, que los jóve­nes logra­ron eje­cu­tar la pri­me­ra fase de su plan. Nació el movi­mien­to estu­dian­til “manos blan­cas” con el joven diri­gen­te Yon Goi­co­chea (uno de los selec­cio­na­dos estu­dio­sos de las téc­ni­cas de Sharp).

Pos­te­rior­men­te fue­ron selec­cio­na­dos y envia­dos cua­tro estu­dian­tes vene­zo­la­nos a Bel­gra­do en octu­bre 2007 para reci­bir un entre­na­mien­to inten­si­vo con los exper­tos de OTPOR: Ronel Gaglio (UMA), Geral­di­ne Alva­rez (UCAB), Rodri­go Dia­man­ti (UCAB) y Eli­za Tota­ro (UCAB). A su regre­so a Vene­zue­la, su tra­ba­jo con­sis­tía en mobi­li­zar su movi­mien­to con­tra la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal.

Simul­tá­nea­men­te, el Depar­ta­men­to de Esta­do, a tra­vés de su ofi­ci­na no auto­ri­za­da de la Agen­cia Inter­na­cio­nal del Desa­rro­llo de Esta­dos Uni­dos (USAID) en Cara­cas, comen­zó a finan­ciar dife­ren­tes pro­gra­mas y pro­yec­tos en cier­tas uni­ver­si­da­des vene­zo­la­nas, inclu­yen­do a la Uni­ver­si­dad Metro­po­li­ta­na, la Uni­ver­si­dad de los Andes en Méri­da, la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Vene­zue­la, la Uni­ver­si­dad Hum­boldt, la Uni­ver­si­dad San­ta Maria y la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca Andrés Bello, y algu­nas ONGs vin­cu­la­das con la opo­si­ción, como Lide­raz­go y Visión, para rea­li­zar talle­res de for­ma­ción con estu­dian­tes, perio­dis­tas y jóve­nes. Varios millo­nes de dóla­res fue­ron cana­li­za­dos a tra­vés del Depar­ta­men­to de Esta­do y sus dife­ren­tes agen­cias para finan­ciar talle­res de for­ma­ción, cur­sos sobre “demo­cra­cia” y “dere­chos huma­nos” y has­ta currí­cu­la en dife­ren­tes uni­ver­si­da­des vene­zo­la­nas, bus­can­do como cap­tar e influir sobre la juven­tud del país.

En 2008, el estu­dian­te selec­cio­na­do por Washing­ton como uno de sus “agen­tes” prin­ci­pa­les, Yon Goi­co­chea, fue pre­mia­do con 500 mil dóla­res del Ins­ti­tu­to Cato. Con ese dine­ro, Goi­co­chea fun­dó el gru­po Futu­ro Pre­sen­te, una “fun­da­ción” para for­mar jóve­nes en téc­ni­cas de “lide­raz­go” e ideo­lo­gía “demo­crá­ti­ca” al esti­lo de Washing­ton. En 2009, Futu­ro Pre­sen­te esta­ble­ció la “Uni­ver­si­dad de Cato” en Vene­zue­la, para pro­mo­ver la ideo­lo­gía de la extre­ma dere­cha esta­dou­ni­den­se, fun­da­men­ta­da en prin­ci­pios neo­li­be­ra­les y capi­ta­lis­tas – todo con la inten­ción de reclu­tar un sec­tor juve­nil del país para luchar con­tra el gobierno revo­lu­cio­na­rio.

En agos­to 2009, fue­ron selec­cio­na­dos ocho estu­dian­tes por el Depar­ta­men­to de Esta­do como par­te del pro­gra­ma “La Demo­cra­cia para los jóve­nes líde­res polí­ti­cos”, y fue­ron envia­dos duran­te un mes a EEUU para reci­bir talle­res de for­ma­ción. Duran­te su gira en Esta­dos Uni­dos, estos jóve­nes pro­mo­vie­ron la lla­ma­da mar­cha mun­dial “No Más Chá­vez” y esta­ble­cie­ron víncu­los y con­tac­tos con dife­ren­tes agen­cias esta­dou­ni­den­ses.

Duran­te los días 15 y 16 de octu­bre de 2009, en la Ciu­dad de Méxi­co par­ti­ci­pa­ron varios jóve­nes vene­zo­la­nos en la segun­da Cum­bre de la Alian­za de Movi­mien­tos Juve­ni­les (“AYM” por sus siglas en inglés). Patro­ci­na­da por el Depar­ta­men­to de Esta­do, el even­to con­tó con una ora­do­ra de lujo: la Secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton. Los nom­bres que figu­ra­ban en la lis­ta de Vene­zue­la inclu­ye­ron a Yon Goi­co­chea, Rafael Del­ga­do, y la ex diri­gen­te estu­dian­til Geral­di­ne Álva­rez, aho­ra miem­bro de la Fun­da­ción Futu­ro Pre­sen­te. El even­to tra­jo una extra­ña mez­cla de repre­sen­tan­tes de las nue­vas tec­no­lo­gías y redes socia­les, como Face­book, Twit­ter y You­Tu­be, y fun­cio­na­rios de las agen­cias de Washing­ton, espe­cia­lis­tas en la sub­ver­sión y des­es­ta­bi­li­za­ción de gobier­nos no subor­di­na­dos a su agen­da. Su obje­ti­vo era for­mar a estos jóve­nes en el uso de las redes socia­les para pro­mo­ver accio­nes polí­ti­cas con­tra sus gobier­nos.

En mayo 2010, la ofen­si­va con­ti­nuó con una gira rea­li­za­da por el diri­gen­te estu­dian­til vene­zo­lano, Rode­rick Nava­rro, (huel­gis­ta actual), en terri­to­rio esta­dou­ni­den­se. Nava­rro, pre­si­den­te de la Fede­ra­ción de Cen­tros Uni­ver­si­ta­rios de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Vene­zue­la (FCU-UCV), fue has­ta Mia­mi para “reu­nir­se con el movi­mien­to estu­dian­til vene­zo­lano en el exte­rior” y tra­ba­jar con la crea­ción de “una red inter­na­cio­nal que inclu­ya a los estu­dian­tes de Irán y Cuba”. Según Nava­rro, la red se crea­rá “para que el mun­do sepa de las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos que se viven en nues­tros paí­ses”.

En abril 2010, el Ins­ti­tu­to Geor­ge W. Bush, jun­to a la orga­ni­za­ción esta­dou­ni­den­se Free­dom Hou­se, orga­ni­zó un encuen­tro de “acti­vis­tas por la liber­tad y los dere­chos huma­nos” y “exper­tos en Inter­net” para ana­li­zar el “movi­mien­to glo­bal de ciber­di­si­den­tes”.

Al encuen­tro, que fue rea­li­za­do en Dallas, Texas, fue­ron invi­ta­dos Rodri­go Dia­man­ti de la orga­ni­za­ción Futu­ro Pre­sen­te de Vene­zue­la; Arash Kaman­gir, de Irán; Oleg Koz­lovsky, de Rusia; Ernes­to Her­nán­dez Bus­to, de Cuba (vive en Bar­ce­lo­na y es cono­ci­do en la red cuba­na como “Pája­ro Tie­so”); Isaac Mao, de Chi­na; y Ahed Alhen­di, de Siria.

Tam­bién estu­vie­ron pre­sen­tes miem­bros del alto gobierno esta­dou­ni­den­se y otras orga­ni­za­cio­nes vin­cu­la­das con la comu­ni­dad de inte­li­gen­cia de Washing­ton. Su obje­ti­vo fue “coor­di­nar una cam­pa­ña inter­na­cio­nal a tra­vés del Inter­net para denun­ciar a los gobier­nos de Cuba, Irán, Vene­zue­la, Siria, Rusia y Chi­na” por supues­tas “vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos” y la liber­tad de expre­sión.

Esa mis­ma sema­na, un gru­po de estu­dian­tes vene­zo­la­nos fue­ron invi­ta­dos al con­fe­ren­cia anual del Movi­mien­to Mun­dial por la Demo­cra­cia (WMD en inglés), orga­ni­za­ción crea­da y finan­cia­da por la NED. En la reu­nión, que tomó lugar en Jakar­ta, Indo­ne­sia, los estu­dian­tes vene­zo­la­nos denun­cia­ron y ata­ca­ron al gobierno del Pre­si­den­te Chá­vez, pre­sen­tán­do­lo como “dic­ta­to­rial” y “vio­la­dor” de sus dere­chos.

MADE EN USA

El patrón de finan­cia­mien­to, ase­so­ría y con­tac­to per­ma­nen­te entre el Depar­ta­men­to de Esta­do y sus agen­cias, y los jóve­nes opo­si­to­res en Vene­zue­la, evi­den­cia irre­fu­tá­ble­men­te que éste gru­po juve­nil actúa bajo las órde­nes y a favor de los intere­ses de Washing­ton.

En estos días, varios voce­ros esta­dou­ni­den­ses han inten­ta­do hacer algún para­le­lo entre lo ocu­rri­do en Egip­to con­tra Muba­rak, y la situa­ción en Vene­zue­la con el Pre­si­den­te Chá­vez. Aun­que los dos casos no tie­nen abso­lu­ta­men­te nada en común, Washing­ton, y sus agen­tes en Vene­zue­la, inten­tan dis­tor­sio­nar la reali­dad para impul­sar algu­na acción con­tra el gobierno vene­zo­lano, usan­do a los jóve­nes huel­gis­tas como car­ne de cañón. ¿O, cómo se expli­ca que ponen a estos mucha­chos de huel­ga, don­de arries­gan sus vidas para recla­mar la liber­tad de un gru­po de cri­mi­na­les, ase­si­nos y corrup­tos, dicien­do que son «pre­sos polí­ti­cos»? Real­men­te es una mani­pu­la­ción muy peli­gro­sa.

Su «reality show» ha sido una vez más des­cu­bier­to, y no podrán lograr su obje­ti­vo, pero los víncu­los entre Washing­ton y los jóve­nes vene­zo­la­nos siguen repre­sen­tan­do una ame­na­za a la sobe­ra­nía nacio­nal y al futu­ro de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *