Paci­fi­ca­ción – José Luis Ore­lla

Paci­fi­ca­ción es la res­tau­ra­ción del orden per­di­do en el reco­no­ci­mien­to de la per­so­na­li­dad físi­ca, terri­to­rial y social del inter­lo­cu­tor, jun­ta­men­te con todos sus dere­chos. Has­ta aho­ra se habla­ba de paci­fi­ca­ción tras una gue­rra o una huel­ga como el con­jun­to de acti­vi­da­des diplo­má­ti­cas, huma­ni­ta­rias o mili­ta­res, que se lle­va­ban a cabo con el fin de lograr el final de un con­flic­to béli­co o social. Aho­ra tene­mos que hablar de paci­fi­ca­ción tras medio siglo de enfren­ta­mien­tos terro­ris­tas o rei­vin­di­ca­ti­vos de iden­ti­dad.

Ni toda gue­rra es neu­tra, como si sólo los otros hubie­ran sido los cau­san­tes de la rup­tu­ra del orden indi­vi­dual o social, ni toda paci­fi­ca­ción es uni­la­te­ral con exi­gen­cia a los ven­ci­dos del reco­no­ci­mien­to de su error y la vuel­ta al redil de la ver­dad abso­lu­ta.

Toda paci­fi­ca­ción recla­ma de las par­tes enfren­ta­das una con­ver­sión, un arre­pen­ti­mien­to y un pro­yec­to de nue­va vida. Y esto tan­to a nivel indi­vi­dual como social. Y no habrá ver­da­de­ra paci­fi­ca­ción si algu­na de las par­tes actúa de for­ma auto­ri­ta­ria y des­pó­ti­ca, como si toda la ver­dad estu­vie­ra de su par­te.

La con­ver­sión recla­ma un cam­bio radi­cal de direc­ción admi­tien­do la trans­for­ma­ción del pen­sa­mien­to, del len­gua­je y de la acción. Con­lle­va una renun­cia de la vida ante­rior y un some­ti­mien­to a las leyes legí­ti­mas y al dere­cho uni­ver­sal.

La con­ver­sión, según el brah­ma­nis­mo, recla­ma la exis­ten­cia de una ilu­mi­na­ción que impli­que el aban­dono del camino lle­va­do has­ta el momen­to para empren­der una nue­va vida. Según la filo­so­fía grie­ga, la con­ver­sión recla­ma una pro­fun­di­za­ción en el cono­ci­mien­to del pro­pio yo y de su ínti­mo ser. Tam­bién los grie­gos exi­gían en la con­ver­sión una reve­la­ción sin­gu­lar por la que se alcan­za­ba una más cla­ra visión de futu­ro. La con­ver­sión igual­men­te recla­ma el decai­mien­to del esta­do de sober­bia o indi­fe­ren­cia en unos, o de rebe­lión en otros, para pasar a una más cla­ra con­cien­cia de con­fra­ter­ni­dad y de la cola­bo­ra­ción.

La con­ver­sión no sólo ata­ñe a los indi­vi­duos, sino que tam­bién las socie­da­des deben entrar en un pro­ce­so de refle­xión. Y cuan­do ha habi­do una gue­rra sola­pa­da secu­lar de enfren­ta­mien­to social, ambas socie­da­des deben entrar en un pro­ce­so de puri­fi­ca­ción y con­ver­sión. La con­ver­sión debe ser un pro­ce­so no sólo indi­vi­dual, sino que es un revi­val en el que debe entrar toda una gene­ra­ción.

Toda con­ver­sión recla­ma el arre­pen­ti­mien­to, que con­sis­te en el abo­rre­ci­mien­to de las injus­ti­cias come­ti­das y el empren­di­mien­to de una nue­va vida. El arre­pen­ti­mien­to debe ser inte­rior, gene­ral y debe ser toma­do por razo­nes supe­rio­res, si bien no es nece­sa­rio para reci­bir el per­dón.

El arre­pen­ti­mien­to no se ha exi­gi­do has­ta este momen­to nun­ca para par­ti­ci­par en polí­ti­ca ni euro­pea ni espa­ño­la, ni para asu­mir car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad. Dígan­se­lo, si no, a los anti­guos miem­bros del par­ti­do comu­nis­ta euro­peo y en Espa­ña a car­gos como Adol­fo Suá­rez y otros miem­bros de su par­ti­do, o actual­men­te a los afi­lia­dos a Falan­ge Espa­ño­la.

El per­dón se pue­de con­ce­der por cada una de las par­tes aun cuan­do no haya arre­pen­ti­mien­to en la par­te con­tra­ria por la cor­te­dad o la cerra­zón del cul­pa­ble de bue­na fe. Pero para empe­zar una nue­va con­vi­ven­cia, el per­dón debe recla­mar­se mutua­men­te a las par­tes enfren­ta­das.

Si el arre­pen­ti­mien­to no es obli­ga­to­rio, ya que se rela­cio­na con la pro­pia idio­sin­cra­sia, el per­dón sí es pie­za fun­da­men­tal de la paci­fi­ca­ción, ya que es con­di­ción indis­pen­sa­ble para enta­blar un nue­vo camino.

En toda paci­fi­ca­ción lo que es obli­ga­to­rio es el cam­bio de vida de las par­tes enfren­ta­das. Aun­que la con­ver­sión, el per­dón y el cam­bio de vida no impli­can el desis­ti­mien­to de la pro­pia idio­sin­cra­sia.

En efec­to, la paci­fi­ca­ción no exi­ge el cam­bio de idio­sin­cra­sia. El mun­do de los vivos está com­pues­to de afi­ni­da­des y de recha­zos. Afi­ni­da­des de todo nivel que no sólo son ins­tin­ti­vas, sino que tam­bién las hay cons­cien­tes. Afi­ni­da­des de gus­tos, de ten­den­cias afec­ti­vas, de con­fi­gu­ra­ción, de sexo, de pre­fe­ren­cias. Por estas afi­ni­da­des de géne­ro las plan­tas se fecun­dan, los ani­ma­les se apa­rean y for­man cama­das, reba­ños y orga­ni­zan migra­cio­nes, los hom­bres con­fi­gu­ran sus for­mas de vida en dis­tin­tos pai­sa­jes y en varia­das orga­ni­za­cio­nes. Aun­que todas las espe­cies vivas tie­nen su hábi­tat que defien­den de for­ma enér­gi­ca y aun béli­ca, sin embar­go, se per­mi­ten las migra­cio­nes y la con­vi­ven­cia y adap­ta­ción de espe­cies.

Sólo los huma­nos recla­man con razo­nes iló­gi­cas la terri­to­ria­li­dad de su pai­sa­je, impi­dien­do por razo­nes varia­das de eco­no­mía, de len­gua o de sim­ple volun­tad, la exclu­si­vi­dad de su asen­ta­mien­to. Sin embar­go, ni los vas­cos tie­nen un títu­lo de pro­pie­dad exclu­si­va sobre el terri­to­rio vas­co ni los espa­ño­les de la patria Espa­ña, ni los euro­peos de Euro­pa. En toda la his­to­ria cono­ci­da de la huma­ni­dad las migra­cio­nes han sido nor­ma­les y enri­que­ce­do­ras.

La izquier­da aber­tza­le ha hecho su pro­ce­so de con­ver­sión que no impli­ca el desis­ti­mien­to de su idio­sin­cra­sia. En sen­ti­do opues­to a este camino reco­rri­do, debe acom­pa­ñar otro pro­ce­so igual­men­te de con­ver­sión de la socie­dad vas­ca y de la socie­dad espa­ño­la. En todos debe gene­rar­se la con­ver­sión y el arre­pen­ti­mien­to que no impli­ca la trans­for­ma­ción de idio­sin­cra­sia. Sin embar­go, a cada una de las par­tes enfren­ta­das se le debe recla­mar el arre­pen­ti­mien­to y la rec­ti­fi­ca­ción de las injus­ti­cias come­ti­das.

¿O es que aca­so la vio­len­cia de ETA, el posi­cio­na­mien­to de la izquier­da aber­tza­le, el acom­pa­ña­mien­to de los par­ti­dos demo­crá­ti­cos vas­cos, la pos­tu­ra de fuer­za legal y judi­cial de la mayo­ría espa­ño­la no han teni­do unas raí­ces socia­les y polí­ti­cas y unas actua­cio­nes mani­fies­ta­men­te vin­di­ca­ti­vas, de fuer­za y aun dic­ta­to­ria­les?

Des­de cuán­do y por qué cau­sas nació y sub­sis­te el con­flic­to vas­co que ha sido el espan­ta­jo que ha sus­ten­ta­do y el leiv motiv de la actua­ción con­flic­ti­va terro­ris­ta des­de la tran­si­ción?

¿Qué cam­bios socia­les y polí­ti­cos recla­ma la des­apa­ri­ción de ETA para que no haya nun­ca ten­ta­ción algu­na que jus­ti­fi­que el resur­gir de un nue­vo movi­mien­to pare­ci­do?

La paci­fi­ca­ción impli­ca la pre­pa­ra­ción de un nue­vo camino en el que se satis­fa­gan las recla­ma­cio­nes de las par­tes, de modo que se coac­ten las sos­pe­chas y se cie­rren las posi­bi­li­da­des de una repe­ti­ción del enfren­ta­mien­to.

La paci­fi­ca­ción recla­ma la res­tau­ra­ción del orden per­di­do, el reco­no­ci­mien­to de la per­so­na­li­dad y la acep­ta­ción de los dere­chos del adver­sa­rio o inter­lo­cu­tor, es decir, los dere­chos huma­nos como per­so­na y como ciu­da­dano, los dere­chos socia­les, labo­ra­les y eco­nó­mi­cos, los dere­chos de raza, len­gua y terri­to­rio, los dere­chos como tri­bu, pue­blo, nación, sin­di­ca­to o aso­cia­ción. Es decir, se exi­ge el reco­no­ci­mien­to de la idio­sin­cra­sia del inter­lo­cu­tor, como indi­vi­duo, como ciu­da­dano o como comu­ni­dad libre­men­te orga­ni­za­da.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *