La degra­da­ción físi­ca y moral de Car­los Ote­ro – JM Alva­rez

  • Car­los Ote­ro fue un famo­so pre­sen­ta­dor de la tele­vi­sión cuba­na, que optó por trai­cio­nar a su país de ori­gen. Trai­cio­nar, sí. Una cosa es emi­grar en bús­que­da de mejo­ras eco­nó­mi­cas que un país del Ter­cer Mun­do- que no explo­ta a otros paí­ses y ade­más sufre un blo­queo- no pue­de dar, y otra, muy dis­tin­ta, intro­du­cir­se en el mun­di­llo mafio­so, decla­rar­se exi­lia­do, ganar­se sim­pa­tías de mane­ra fari­sai­ca, y alcan­zar así “cotas más altas”, como con­du­cir un pro­gra­ma tele­vi­si­vo de un canal basu­ra de Mia­mi. Ote­ro no emi­gró, ven­dió su dig­ni­dad por un puña­do de dóla­res.

Pero lle­gó la cri­sis, los nive­les de audien­cia baja­ron y, como todo en el capi­ta­lis­mo, si no gene­ras dine­ro eres arro­ja­do a la exclu­sión social, que fue lo que a él le ha suce­di­do. Inca­paz de bus­car la equi­va­len­cia a cau­sa de su cobar­día, se lamen­ta de su situa­ción, dan­do una de cal y algo más de are­na, lla­man­do a la explo­ta­ción, “liber­tad de expre­sión muy fuer­te” y echan­do la cul­pa en par­te, al hecho de haber­se olvi­da­do de la fami­lia. Hace tiem­po, Ote­ro dijo en Mia­mi que en Cuba año­ra­ba la liber­tad de papel del capi­ta­lis­mo. Hoy, hecho un gui­ña­po, su degra­da­ción físi­ca y moral cons­ti­tu­ye un ejem­plo para los ilu­sos que aún creen en las “bon­da­des” de un sis­te­ma ago­ni­zan­te. Esto decla­ró, recien­te­men­te, el suso­di­cho:

«Hace apro­xi­ma­da­men­te un mes que no sal­go en cáma­ra… me aden­tré tan­to en mi tra­ba­jo que era total­men­te opues­to a lo que venía hacien­do por más de 30 años allá en Cuba y me fui olvi­dan­do de muchas cosas que no tuve el tiem­po de valo­rar y de pro­ce­sar (…) yo vine a este país para dar­le un futu­ro mejor a mis hijos… vine bus­can­do liber­tad y nue­vas aspi­ra­cio­nes en mi vida (…) me cen­tré tan­to en el pro­ce­so de con­si­de­rar­me un exi­lia­do y dejar un hijo atrás (…) tie­nes que luchar con muchas cosas (…) yo venía de una TV muy tran­qui­la y aquí me encon­tré con una liber­tad de expre­sión muy fuer­te (…) caí en una depre­sión (…) me sen­tí muy mal y muy solo (…) estu­ve en una cama tira­do tres días, sin pro­bar ali­men­to, llo­ran­do (…) esto es algo que le ha suce­di­do a muchí­si­mas per­so­nas (…) no voy a decir­te que pen­sé en el sui­ci­dio, por­que soy muy cobar­de para tomar esa deci­sión…

Sus decla­ra­cio­nes, dan­do vuel­tas y más vuel­tas, para elu­dir el cen­tro del pro­ble­ma, que no es otro sino la degra­da­ción que pro­vo­ca el capi­ta­lis­mo en los seres huma­nos, pue­den cau­sar lás­ti­ma pero tam­bién repug­nan­cia. Sin pre­ten­der­lo, Car­los Ote­ro, refuer­za nues­tra con­vic­ción en la nece­sa­ria supera­ción del capi­ta­lis­mo por el socia­lis­mo.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *