El Esta­do dará por cerra­do el «Caso GAL» con el jui­cio a Miguel Plan­chue­lo el 4 de abril – La Hai­ne

La sec­ción ter­ce­ra de la Audien­cia Nacio­nal ha fija­do para los pró­xi­mos días 4, 5 y 6 de abril la cele­bra­ción del ulti­mo caso pen­dien­te sobre los aten­ta­dos de los GAL (Gru­pos Anti­te­rro­ris­tas de Libe­ra­ción) per­pe­tra­dos en 1984 y1986 en los bares Con­so­la­ción y Batzo­ki de San Juan de Luz (Fran­cia) en los que resul­ta­ron heri­das seis per­so­nas. El úni­co acu­sa­do es Miguel Plan­chue­lo, Jefe Supe­rior de Poli­cía de Bil­bao en esas fechas.

La Fis­ca­lía pide la abso­lu­ción para Miguel Plan­chue­lo, que desem­pe­ñó el car­go de res­pon­sa­ble de la bri­ga­da de infor­ma­ción de Bil­bao entre 1984 y 1986. La acu­sa­ción par­ti­cu­lar soli­ci­ta que se le con­de­ne por deli­tos de ase­si­na­to en gra­do de ten­ta­ti­va y estra­gos. Estos dos aten­ta­dos fue­ron come­ti­dos por mer­ce­na­rios a suel­do de los GAL, y Plan­chue­lo está acu­sa­do por la sos­pe­cha de que pudo finan­ciar ope­ra­ción.

El tri­bu­nal, pre­si­di­do por el magis­tra­do Alfon­so Gue­va­ra, ha orde­na­do a la Inter­pol la loca­li­za­ción de dos mer­ce­na­rios por­tu­gue­ses ex miem­bros de las fuer­zas espe­cia­les lusas en el anti­guo colo­nial para que acu­dan como tes­ti­gos para decla­rar por estas dos accio­nes terro­ris­tas.

Terro­ris­mo a cuen­ta del Esta­do Espa­ñol

Duran­te la dic­ta­du­ra de Fran­cis­co Fran­co, a par­tir de 1939, se prac­ti­có el terro­ris­mo de Esta­do, don­de, entre otras atro­ci­da­des, se fusi­ló a más de 50.000 ciu­da­da­nos por dife­ren­cias polí­ti­cas, etc. y encar­ce­la­ron otros cien­tos de miles.

Fina­li­za­da la dic­ta­du­ra se pro­du­je­ron nume­ro­sos casos del deno­mi­na­do terro­ris­mo tar­do­fran­quis­ta has­ta prin­ci­pios de los años 80. Ope­ra­ron bajo diver­sos nom­bres como la Alian­za Apos­tó­li­ca Anti­co­mu­nis­ta (AAA o «Tri­ple A»), Anti­te­rro­ris­mo ETA (ATE), Gru­pos Arma­dos Espa­ño­les (GAE), Gue­rri­lle­ros de Cris­to Rey, Bata­llón Vas­co Espa­ñol (BVE) y otros de menor reso­nan­cia, como los Coman­dos Anti­mar­xis­tas, esen­cial­men­te dedi­ca­dos a la vio­len­cia calle­je­ra con­tra per­so­nas de ideas con­tra­rias. En pala­bras de un anti­guo mili­tar que for­mó par­te de estos gru­pos, «eso sólo son siglas, nom­bres que van salien­do y que se van uti­li­zan­do con­for­me se nece­si­ta». La tute­la de los aten­ta­dos la tenían agen­tes del ser­vi­cio secre­to SECED (Ser­vi­cio Cen­tral de Docu­men­ta­ción), con dine­ro y manos libres para actuar al mar­gen de la ley.[13] Como con­se­cuen­cia de sus accio­nes resul­ta­ron muer­tas entre 15 y 40 per­so­nas, des­de mili­tan­tes de ETA has­ta abo­ga­dos labo­ra­lis­tas de izquier­das (la «matan­za de Ato­cha») o sin­di­ca­lis­tas de la CNT (Caso Sca­la), pasan­do por los car­lis­tas ase­si­na­dos en 1976 duran­te los deno­mi­na­dos suce­sos de Mon­te­ju­rra, y ciu­da­da­nos que no tenían nin­gu­na rela­ción con la polí­ti­ca. Fue­ron jus­ti­fi­ca­dos como medios de acción con­tra orga­ni­za­cio­nes arma­das como ETA o el con­jun­to del Movi­mien­to de Resis­ten­cia Antifascista(principalmente el PCE® y los GRAPO), pero en la prác­ti­ca actua­ron con­tra miles de per­so­nas mili­tan­tes de agru­pa­cio­nes polí­ti­cas de izquier­das o a títu­lo indi­vi­dual.

Estos gru­pos esta­ban cons­ti­tui­dos por ele­men­tos civi­les, poli­cías y mili­ta­res, que afec­tos al régi­men ante­rior, pre­ten­dían ase­gu­rar el cam­bio polí­ti­co en Espa­ña pero man­te­nien­do­se como par­te esen­cial de la estruc­tu­ra del Esta­do, cosa que final­men­te con­si­guie­ron, dado que sus estruc­tu­ras no han sido des­man­te­la­das. Los gru­pos tuvie­ron víncu­los más o menos estre­chos con orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas neo­fas­cis­tas euro­peas y ame­ri­ca­nas y tam­bién con gru­pos dere­chis­tas lega­les como Fuer­za Nue­va.

Su obje­ti­vo era eli­mi­nar a quie­nes con­si­de­ra­ban «enemi­gos de la Patria» y quie­nes con­tri­bu­ye­ran a la des­es­ta­bi­li­za­ción de la «nacien­te demo­cra­cia». Con­for­me ésta fue con­so­li­dán­do­se con las estruc­tu­ras fran­quis­tas intac­tas, y tras el falli­do gol­pe de Esta­do del 23‑F, estos gru­pos fue­ron incor­po­rán­do­se pau­la­ti­na­men­te al nue­vo ciclo que el terro­ris­mo de Esta­do iba a pro­ta­go­ni­zar con la asun­ción del PSOE al Gobierno. En 1982 se pue­den con­si­de­rar des­apa­re­ci­dos. Se cree que muchos de los anti­guos mili­tan­tes del terro­ris­mo tar­do­fran­quis­ta fue­ron uti­li­za­dos para cons­ti­tuir los pri­me­ros Gru­pos Anti­te­rro­ris­tas de Libe­ra­ción (GAL), que actua­ron duran­te los gobier­nos de Feli­pe Gon­zá­lez.

Otros epi­so­dios de terro­ris­mo de Esta­do tuvie­ron lugar el 15 de enero de 1978 en Bar­ce­lo­na. Ese día se pro­du­jo la muer­te de 4 per­so­nas duran­te un incen­dio en una cono­ci­da dis­co­te­ca de la ciu­dad, suce­sos cono­ci­dos como Caso Sca­la, en el cual supues­ta­men­te el Esta­do lle­va a cabo accio­nes para des­es­ta­bi­li­zar el cre­cien­te movi­mien­to anar­quis­ta en Cata­lu­ña.

Tam­bién en 1978, Anto­nio Cubi­llo líder del MPAIC, orga­ni­za­ción inde­pen­den­tis­ta cana­ria, resul­tó gra­ve­men­te heri­do en un aten­ta­do en su domi­ci­lio en Argel, la vís­pe­ra de su asis­ten­cia a la ONU para hablar de la cues­tión colo­nial cana­ria. Las dili­gen­cias judi­cia­les sobre dicho aten­ta­do con­si­de­ra­ron pro­ba­do fue orga­ni­za­do des­de ins­tan­cias del Minis­te­rio del Inte­rior espa­ñol.

Asi­mis­mo, hay cen­te­na­res de casos de ase­si­na­tos que, encua­dra­dos bajo la eti­que­ta de «estra­te­gia de la ten­sión» y que tenían como res­pon­sa­bles a per­so­na­jes y figu­ras rele­van­tes del per­so­nal de segu­ri­dad del Esta­do o de orga­ni­za­cio­nes ultras, nun­ca fue­ron inves­ti­ga­dos a fon­do y en la prác­ti­ca han sido pro­te­gi­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *