¿A quién hay que apre­tar el cin­tu­rón? – Luis Ocam­po

Una de las líneas favo­ri­tas de inter­ven­ción de la bri­ga­da mediá­ti­ca y de los par­ti­dos del régi­men, es aque­lla de que las gen­tes, duran­te los años pre­vios a la cri­sis, hemos vivi­do muy por enci­ma de nues­tras posi­bi­li­da­des, y que ello ade­más de ser una de las cau­sas de la cri­sis, tie­ne que cam­biar para poder salir de ella, y toca por tan­to apre­tar­se el cin­tu­rón.

La retó­ri­ca, de que nos corres­pon­de a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, apre­tar­nos el cin­tu­rón, se pre­sen­ta no sólo como una exi­gen­cia »cien­tí­fi­ca­men­te demos­tra­da» sino tam­bién como una »jus­ta peni­ten­cia» al peca­do de derro­che en el que había­mos caí­do duran­te los años pasa­dos.

Las cifras obje­ti­vas, reales, demues­tran que ni hubo tal peca­do de derro­che por par­te de »las fami­lias», con­cep­to en el que se englo­ba el endeu­da­mien­to de la gen­te del común, ni el hecho de que nos aprie­ten, o que nos apre­te­mos el cin­tu­rón, va a ser­vir para salir de la cri­sis eco­nó­mi­co-social.

Si coge­mos las cifras que faci­li­ta el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca y el Ban­co de Espa­ña, pode­mos com­pro­bar como eva­luan­do cua­tro indi­ca­do­res de deu­da: hoga­res, socie­da­des no finan­cie­ras, ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras y deu­da exter­na bru­ta en rela­ción con el P.I.B., las con­clu­sio­nes no van pre­ci­sa­men­te en esa direc­ción:

· Deu­da de los hoga­res: Para el año 2010 poco más 80 % del P.I.B. Esta deu­da era en año 2002 de poco más del 50% del P.I.B., es decir que en los años del teó­ri­co des­pil­fa­rro, del 2002 al 2010, esta aumen­tó en 30 pun­tos por­cen­tua­les.

· Deu­da de las socie­da­des no finan­cie­ras: año 2010 por enci­ma del 140% del P.I.B. En el año 2002 esa deu­da era de algo menos del 90% del P.I.B., ello supo­ne que en el perío­do en cues­tión tuvo una subi­da de más de 50 pun­tos.

· Deu­da de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras: En el año 2010 era de alre­de­dor del 110% del P.I.B. En el año 2002 esa deu­da era del 50% del P.I.B., por lo que en el perío­do ana­li­za­do tuvo un incre­men­to de 60 pun­tos por­cen­tua­les.

· Deu­da exter­na bru­ta espa­ño­la: En el año 2010 esa deu­da corres­pon­de al 170% del P.I.B. En el año 2002 corres­pon­día al 90% del P.I.B. El incre­men­to en el perío­do ana­li­za­do es pues de 80 pun­tos.

Es evi­den­te, par­tien­do de estas cifras que de haber exis­ti­do algún »peca­do de derro­che» por par­te de las cla­ses popu­la­res, éste ha sido un peca­di­llo venial, si lo com­pa­ra­mos con la prác­ti­ca de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras o con el con­jun­to del sec­tor empre­sa­rial, por no hablar de algún sec­tor en par­ti­cu­lar como el del ladri­llo.

Estas con­clu­sio­nes, obje­ti­vas, se obtie­nen par­tien­do de los pro­pios datos que el régi­men faci­li­ta, que son por cier­to har­to dis­cu­ti­bles espe­cial­men­te en lo refe­ri­do a las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, como ellos mis­mos van reco­no­cien­do.

Sin embar­go a la hora de impo­ner peni­ten­cias estas sólo van diri­gi­das a las gen­tes del común. A la gran empre­sa y espe­cial­men­te a la ban­ca se le inyec­ta dine­ro públi­co sin lími­te alguno.

A esos sec­to­res, de los que por cier­to viven los par­ti­dos polí­ti­cos del régi­men y la bri­ga­da mediá­ti­ca, ¡qué casua­li­dad!, no sólo no se les pone peni­ten­cia algu­na, no sólo no se les aprie­ta el cin­tu­rón sino que se les ani­ma a seguir con el des­pil­fa­rro y esta vez ade­más con dine­ro públi­co.

Es muy sin­to­má­ti­co tam­bién como des­de el Gobierno hay una opo­si­ción fron­tal a que haya una mejo­ría en las con­di­cio­nes de devo­lu­ción de las deu­das de las fami­lias a la ban­ca, a tra­vés de la con­do­na­ción de estas con la entre­ga del bien hipo­te­ca­do, tal como algu­nas sen­ten­cias judi­cia­les han resuel­to y a las que no tar­dó ni 24 horas en opo­ner­se la minis­tra de eco­no­mía y vice­pre­si­den­ta ter­ce­ra del gobierno, Ele­na Sal­ga­do.

Es evi­den­te que a quien hay que apre­tar­les el cin­tu­rón, pero has­ta la asfi­xia, es al sis­te­ma depre­da­dor y anti­so­cial finan­cie­ro que ope­ra en este Esta­do, el autóc­tono y el extran­je­ro.

Sólo una ban­ca públi­ca pue­de ayu­dar a salir cabal­men­te de la cri­sis eco­nó­mi­ca-social.

La ban­ca pri­va­da es la prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la géne­sis de esta cri­sis, de su con­ti­nua­ción y de las reper­cu­sio­nes sobre las cla­ses popu­la­res.

Luis Ocam­po, IzCa.

Cas­ti­lla a 14 de febre­ro de 2011.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *