La nue­va estra­te­gia mili­tar de EEUU tie­ne otras prio­ri­da­des – Iliá Krám­nik

EEUU aca­ba de pre­sen­tar su nue­va estra­te­gia mili­tar. El docu­men­to que reem­pla­za la estra­te­gia apro­ba­da en 2004, ha sufri­do cam­bios bas­tan­te impor­tan­tes.

Ante todo, se cam­bió el obje­ti­vo de la estra­te­gia. El docu­men­to de 2004 esta­ba basa­do en la defen­sa del terri­to­rio de EEUU de una hipo­té­ti­ca agre­sión y esta­ble­cía que el Ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se no pue­de estar en infe­rio­ri­dad a nin­gún otro ejér­ci­to del mun­do.

Según la nue­va doc­tri­na, la tarea prin­ci­pal de EEUU es refor­zar la coope­ra­ción con sus alia­dos extran­je­ros. Hoy en día, se con­si­de­ra que la par­ti­ci­pa­ción en coa­li­cio­nes inter­na­cio­na­les es garan­tía de segu­ri­dad en el mun­do con­tem­po­rá­neo.

A pesar del anun­cia­do com­pro­mi­so de for­mar coa­li­cio­nes, EEUU se reser­va el dere­cho a actuar de mane­ra inde­pen­dien­te si es nece­sa­rio.

Entre otros obje­ti­vos men­cio­na­dos en el docu­men­to, se plan­tea for­ta­le­cer la segu­ri­dad inter­na­cio­nal y regio­nal, con­tra­rres­tar el «extre­mis­mo», disua­dir una poten­cial agre­sión y for­mar las “Fuer­zas Arma­das del Futu­ro”.

Ade­más, el docu­men­to hace énfa­sis en que Esta­dos Uni­dos bus­ca avan­zar hacia un mun­do libre de armas nuclea­res.

Ame­na­zas y alia­dos

El «terro­ris­mo inter­na­cio­nal» sigue con­si­de­rán­do­se como la ame­na­za prin­ci­pal a la segu­ri­dad de EEUU. Esta ame­na­za deter­mi­na los obje­ti­vos estra­té­gi­cos que abar­can la lucha con­tra la red terro­ris­ta Al Qae­da y sus alia­dos que actúan, ante todo, en Afga­nis­tán y Pakis­tán.

La nue­va estra­te­gia mili­tar de EEUU men­cio­na a Rusia tan sólo una vez, en el con­tex­to de seña­lar la nece­si­dad de refor­zar la coope­ra­ción ruso-esta­dou­ni­den­se. Washing­ton va a “fomen­tar el diá­lo­go con Rusia y la rela­ción entre ambos Ejér­ci­tos, basán­do­se en los avan­ces logra­dos en mate­ria del recor­te de armas estra­té­gi­cas ofen­si­vas”, des­ta­ca el docu­men­to.

EEUU tam­bién mani­fies­ta el deseo de “coope­rar (con Rusia) en la lucha anti­te­rro­ris­ta, la no pro­li­fe­ra­ción (nuclear), el espa­cio y la defen­sa anti­mi­sil” y la invi­ta a “desem­pe­ñar un papel más acti­vo para pre­ser­var la segu­ri­dad en el Asia”.

La nue­va estra­te­gia mili­tar de EEUU dedi­ca una aten­ción espe­cial a Chi­na. EEUU reco­no­ce la cre­cien­te impor­tan­cia de Chi­na en Asia y tie­ne inten­cio­nes de desa­rro­llar la coope­ra­ción con el el Impe­rio Celes­te con el fin de con­se­guir la com­pren­sión mutua y esta­bi­li­zar de for­ma con­jun­ta la situa­ción en la penín­su­la de Corea. Ade­más, el docu­men­to cons­ta­ta que las dimen­sio­nes del pro­gra­ma mili­tar de Chi­na repre­sen­ta una ame­na­za poten­cial a la «segu­ri­dad» en Asia y que Washing­ton está dis­pues­to a pres­tar apo­yo a sus alia­dos para con­tra­rres­tar cual­quier acti­vi­dad que ame­na­ce afec­tar las actua­les «rela­cio­nes eco­nó­mi­cas inter­na­cio­na­les».

Ana­li­zan­do el tex­to

¿Qué con­clu­sio­nes se pue­de sacar del tex­to de la nue­va estra­te­gia mili­tar esta­dou­ni­den­se? EEUU, de fac­to, reco­no­ció que había deja­do de ser el líder glo­bal capaz de defi­nir la arqui­tec­tu­ra de la segu­ri­dad inter­na­cio­nal y la jerar­quía de los paí­ses en este sis­te­ma.

EEUU no pudo sopor­tar el peso toma­do en los 90. Así las cosas, el for­ta­le­ci­mien­to de rela­cio­nes con los socios extran­je­ros fue una reac­ción natu­ral de Washing­ton a los pro­ble­mas que afron­tó en el Orien­te Pró­xi­mo y Asia Cen­tral.

Sea como sea, EEUU sigue y segui­rá sien­do duran­te mucho tiem­po la poten­cia mili­tar más fuer­te en el mun­do. Pero hoy en día, no sólo EEUU con­tro­la la situa­ción, lo que ha aumen­ta­do el ries­go de la «des­es­ta­bi­li­za­ción».

Las ame­na­zas a la segu­ri­dad inter­na­cio­nal siguen exis­tien­do y aún cre­cen a pesar de que la Gue­rra Fría for­mal­men­te ter­mi­nó. Los nume­ro­sos con­flic­tos loca­les y pro­ce­sos polí­ti­cos que suce­den en varios paí­ses del Ter­cer Mun­do tie­nen una reper­cu­sión más y más nega­ti­va en la segu­ri­dad de los paí­ses líde­res glo­ba­les, inclui­do EEUU.

El cre­ci­mien­to drás­ti­co de la influen­cia y capa­ci­da­des de Chi­na que, en un futu­ro pre­vi­si­ble, pue­de afec­tar los intere­ses de EEUU en la región del Asia-Pací­fi­co mucho más que cual­quier otro país des­de el colap­so de la URSS.

En estas con­di­cio­nes, fue natu­ral que EEUU haya cam­bia­do de prio­ri­da­des. Aho­ra que­da una cues­tión cru­cial. ¿Es capaz la actual admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se de hacer reali­dad las con­di­cio­nes anun­cia­das en la estra­te­gia?

No es un secre­to que tan­to en EEUU como en Rusia las per­so­nas que se guían por los este­reo­ti­pos de la épo­ca de la Gue­rra Fría gozan de gran influen­cia y sus accio­nes, por ejem­plo, acer­ca de Rusia, no están diri­gi­das a con­se­guir la com­pren­sión mutua y fomen­tar la coope­ra­ción sino a su ais­la­mien­to del pro­ce­so de la toma de deci­sio­nes a nivel inter­na­cio­nal.

La nue­va doc­tri­na mili­tar que mues­tra que el gobierno de EEUU, en gene­ral, y el Depar­ta­men­to mili­tar esta­dou­ni­den­se, en par­ti­cu­lar, entien­den la coyun­tu­ra mun­dial, ten­drá valor sólo en el caso de que sea lle­va­da a cabo por los que real­men­te creen en los valo­res defi­ni­dos en el docu­men­to.

Duran­te los pró­xi­mos dos años, la nue­va estra­te­gia esta­dou­ni­den­se pasa­rá una serie de prue­bas. ¿Podrá el docu­men­to sobre­vi­vir las elec­cio­nes en EEUU y cómo el com­pro­mi­so de fomen­tar la coope­ra­ción será rea­li­za­do? Es impor­tan­te tam­bién la dis­po­si­ción de encon­trar fór­mu­las de com­pro­mi­so en cues­tio­nes con­tro­ver­ti­bles.

En caso de un posi­ble fra­ca­so, se podrá hacer cons­tar que la estra­te­gia mili­tar de EEUU de 2011 se con­ver­ti­rá en otro docu­men­to decla­ra­ti­vo.

Ria Novos­ti /​La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *