[Fotos] Fidel con inte­lec­tua­les: “El mun­do debe­ría ser una fami­lia”

Fidel con asistentes a la Feria del Libro. Foto: Roberto ChileFidel con asis­ten­tes a la Feria del Libro. Foto: Rober­to Chi­le

“No hablo de sal­var a la huma­ni­dad en tér­mi­nos de siglos o de mile­nios… A la huma­ni­dad hay que empe­zar a sal­var­la ya”, dijo Fidel en un diá­lo­go con los escri­to­res que asis­ten a la XX edi­ción de la Feria Inter­na­cio­nal y que se pro­lon­gó por más de cin­co horas.

Las pala­bras del líder de la Revo­lu­ción cuba­na entra­ñan toda la urgen­cia de la fra­se, aun­que el diá­lo­go con los escri­to­res es más bien dis­ten­di­do y toma varios rum­bos, que van des­de los altí­si­mos pre­cios de los ali­men­tos has­ta las pro­tes­tas que agi­tan el mun­do ára­be, pasan­do por la edu­ca­ción de los jóve­nes y la poe­sía del cubano Plá­ci­do.

“Nues­tra espe­cie no ha apren­di­do a sobre­vi­vir”, y las res­pues­tas a los dra­má­ti­cos pro­ble­mas que afron­ta el pla­ne­ta “no se pue­den pos­po­ner”, aña­dió el Coman­dan­te en Jefe en lo que fue el típi­co reen­cuen­tro de ami­gos que, des­pués de un tiem­po sin ver­se, con­ver­san sobre la veloz diná­mi­ca de los acon­te­ci­mien­tos mun­dia­les de los últi­mos días, de los últi­mos años, de la últi­ma déca­da. Y tam­bién de la his­to­ria, que se ve de dife­ren­te modo según pasa el tiem­po.

Abel Prie­to, minis­tro de Cul­tu­ra, nom­bró uno por uno al casi cen­te­nar de invi­ta­dos, la mayo­ría cono­ci­dos por ser par­ti­ci­pan­tes asi­duos de la Feria cuba­na del Libro y de otros even­tos cul­tu­ra­les o aca­dé­mi­cos como los encuen­tros de eco­no­mis­tas sobre Glo­ba­li­za­ción y Desa­rro­llo.

EL PROBLEMA MÁS SERIO

Tras los cáli­dos salu­dos de bien­ve­ni­da, Fidel sugi­rió con­cen­trar el diá­lo­go a par­tir de una pre­gun­ta: ¿cuál creen uste­des que es el pro­ble­ma más serio que tene­mos hoy?

Unos afir­ma­ron que la radi­ca­li­za­ción de los pro­ce­sos pro­gre­sis­tas en la región y el mun­do, otros que la capa­ci­dad de res­pon­der por ade­lan­ta­do a los con­flic­tos que toda­vía no esta­mos entre­na­dos en avi­zo­rar y nos sor­pren­den. Muchos coin­ci­die­ron en la nece­si­dad de arti­cu­lar más las fuer­zas de izquier­da y uti­li­zar mejor las actua­les pla­ta­for­mas de comu­ni­ca­ción, nue­vas y desa­fian­tes.

Tam­bién se habló del posi­ble efec­to domi­nó de las rebe­lio­nes socia­les en Áfri­ca del Nor­te y Orien­te Medio y no fal­tó el inte­rés por hacer que las jóve­nes gene­ra­cio­nes se intere­sen en los pro­ble­mas de esta épo­ca, sin que se extra­víen en los mares de la bana­li­dad que los con­vo­ca des­de todas las esqui­nas mediá­ti­cas del mun­do.

El líder de la Revo­lu­ción Cuba­na los escu­chó muy aten­ta­men­te a todos, se mesó sua­ve­men­te la legen­da­ria bar­ba y leyó algu­nos apun­tes que com­par­ti­ría con los inte­lec­tua­les.

UNA ESPECIE EN PELIGRO DE EXTINCIÓN: EL HOMBRE

“Hay un pro­ble­ma que si no se resuel­ve, sobra todo lo demás ‑afir­mó-. No hay ni siquie­ra His­to­ria. Pien­so que esta­mos ante una cri­sis de ese carác­ter. Si tuvie­ra razón sería muy incon­ve­nien­te ‑se aco­tó a sí mismo‑, pero soy opti­mis­ta, por­que de lo con­tra­rio no habla­ría de estos temas… No los habla­ría si cre­ye­ra que la vida no pudie­ra pre­ser­var­se.”

Enton­ces tran­si­tó por algu­nas de las teo­rías alre­de­dor del sur­gi­mien­to de la espe­cie huma­na y su tras­cen­den­cia en el tiem­po. Inde­pen­dien­te­men­te del tema que nos gus­te dis­cu­tir, comen­tó, lo más impor­tan­te es valo­rar cómo vamos a pre­ser­var la vida, mien­tras más se medi­te sobre eso más impor­tan­cia tie­nen las ideas.

Reto­mó lo que ha sido la más recu­rren­te de sus obse­sio­nes como polí­ti­co de visión uni­ver­sal des­de que hace casi 20 años ‑en junio de 1992‑, cuan­do en la Con­fe­ren­cia de Nacio­nes Uni­das sobre Medio Ambien­te y Desa­rro­llo, efec­tua­da en Río de Janei­ro, Bra­sil, advir­tió: “Una impor­tan­te espe­cie bio­ló­gi­ca está en ries­go de des­apa­re­cer por la rápi­da y pro­gre­si­va liqui­da­ción de sus con­di­cio­nes natu­ra­les de vida: el hom­bre…”

“Yo pien­so ‑insis­tió aho­ra- que la espe­cie huma­na está en peli­gro real de extin­ción y pien­so que pode­mos y debe­mos hacer un esfuer­zo para que eso no ocu­rra. Ese es el tema prin­ci­pal sobre el cual que­ría con­ver­sar con uste­des.”

EL ACTO DE TERRORISMO MÁS GRANDE LA HISTORIA

Impo­si­ble olvi­dar las bom­bas ató­mi­cas lan­za­das en 1945, por orden del pre­si­den­te Harry Tru­man, cuan­do esta­ba cer­cano el fin de la II Gue­rra Mun­dial, sobre las ciu­da­des de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki. Fue­ron “el acto de terro­ris­mo más gran­de que se haya come­ti­do jamás”, y esto le hizo recor­dar los tes­ti­mo­nios que han traí­do a Cuba los via­je­ros japo­ne­ses del Cru­ce­ro por la Paz.

Sin embar­go, más de medio siglo des­pués el ser humano no ha hecho otra cosa que des­bor­dar lo irra­cio­nal. El poder des­truc­ti­vo de las armas actua­les equi­va­le a 450 mil veces el de aque­llas que mar­ca­ron un antes y un des­pués en la vida del pla­ne­ta. Como han pro­ba­do emi­nen­tes cien­tí­fi­cos, cien de esas armas, en un con­flic­to local como el que hoy exis­te entre la India y Pakis­tán, bas­ta­rían para pro­vo­car un invierno nuclear duran­te 8 años sin sol, ocul­to por las nubes del pol­vo nuclear, insis­tió.

Fue ahí enton­ces que pre­gun­tó a sus invi­ta­dos si creen que se pue­de hacer algo por pre­ser­var la espe­cie y leyó frag­men­tos de las ideas que aca­ba­ba de escri­bir, don­de ape­la a ese “injer­to del talen­to y la bon­dad” que hace de los inte­lec­tua­les pro­gre­sis­tas per­so­nas úti­les para crear y poner en acción un movi­mien­to de ideas que evi­te los cata­clis­mos adver­ti­dos.

TEMAS A DEBATE

La cri­sis ali­men­ta­ria pro­vo­ca­da por el pre­cio a cuen­ta de la espe­cu­la­ción finan­cie­ra, la escan­da­lo­sa com­pra de millo­nes de hec­tá­reas de tie­rra del Ter­cer Mun­do por par­te de las trans­na­cio­na­les, los agro­com­bus­ti­bles, los secre­tos de una ade­cua­da ali­men­ta­ción huma­na, las medias ver­da­des y las intere­sa­das men­ti­ras sobre las con­cen­tra­cio­nes pobla­cio­na­les y su impac­to en los pre­cios de la comi­da; las deu­das que en oca­sio­nes mul­ti­pli­can varias veces el valor del PIB de las poten­cias del nor­te desa­rro­lla­do, aun­que no se hable de ellas como se habló tan­to y tan crí­ti­ca­men­te de las de las nacio­nes del sur sub­de­sa­rro­lla­do.

Fidel reafir­mó la nece­si­dad de que el pue­blo cubano esté infor­ma­do del alza espec­ta­cu­lar del pre­cio de los ali­men­tos y las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas que esto trae para el mun­do, inclu­yen­do nues­tro país. “Tene­mos el deber de infor­mar sobre la situa­ción. Para pro­du­cir los nive­les de tri­go que el país con­su­me, se nece­si­tan 400 000 hec­tá­reas de ese cul­ti­vo, con un ren­di­mien­to como el que tie­ne Esta­dos Uni­dos.”

“Hay que infor­mar a la gen­te lo que se pue­de extraer de cada metro cua­dra­do de tie­rra en nues­tro país”, enfa­ti­zó.

Se habló de todo eso, como de las manos man­cha­das de san­gre real y no sim­bó­li­ca de los líde­res de las lla­ma­das demo­cra­cias occi­den­ta­les, las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras y has­ta los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, inclui­da la ONU -”una esta­fa”-, don­de los hones­tos no sobre­vi­ven por­que los pode­ro­sos los lar­gan cuan­do no se plie­gan a sus desig­nios.

Y tam­bién se habló de Cuba, de su his­to­ria, de su resis­ten­cia, de la capa­ci­dad del país para enfren­tar­se a las agre­sio­nes y deba­tir cuan­to haya que deba­tir abier­ta­men­te, cuan­do se pre­ten­de igua­lar sus diná­mi­cas a lo que ocu­rre aho­ra mis­mo en Orien­te Medio.

Fidel recor­dó cómo fue que la Revo­lu­ción Cuba­na lle­gó a con­ver­tir­se en una trans­for­ma­ción radi­cal y pro­fun­da des­de la raíz de un movi­mien­to que, con menos del 25 por cien­to de la fuer­za que se con­ci­bió cuan­do sur­gió la idea de la lucha en las mon­ta­ñas, una sola arma auto­má­ti­ca y no 300, y poco más de 50 fusi­les con miri­lla teles­có­pi­ca, lle­gó al país y fue prác­ti­ca­men­te des­tro­za­do para emer­ger des­de un peque­ño gru­po y derro­tar a un ejér­ci­to arma­do, entre­na­do y finan­cia­do por la cer­ca­na poten­cia nor­te­ame­ri­ca­na.

Alu­dió a la éti­ca prac­ti­ca­da des­de su naci­mien­to por el movi­mien­to gue­rri­lle­ro en Cuba, que se ganó el res­pe­to y la admi­ra­ción del adver­sa­rio. Recor­dó la acción del gru­po de ofi­cia­les jóve­nes que pro­ta­go­ni­zó una rebe­lión el 5 de sep­tiem­bre de 1957, que incluía en sus pla­nes bom­bar­deos al Pala­cio Pre­si­den­cial ‑don­de se refu­gia­ba el dic­ta­dor Ful­gen­cio Batis­ta- y el Cam­pa­men­to Mili­tar de Colum­bia.

“Eran ofi­cia­les serios, valien­tes”, pero de haber gana­do el poder aquel gru­po de ofi­cia­les, no habría sido posi­ble gene­rar la fuer­za que per­mi­tió rea­li­zar direc­ta­men­te la pro­fun­da Revo­lu­ción que tuvo lugar en Cuba.

COMO UNA FAMILIA

“¿Por qué el mun­do no pue­de actuar como una fami­lia?”, se pre­gun­tó Fidel. “No tene­mos otro pla­ne­ta a don­de mudar­nos. Venus, que lle­va el nom­bre de la dio­sa del amor, tie­ne un calor enor­me. La estre­lla más cer­ca­na a la Tie­rra está a 4 años luz ‑un año luz es la dis­tan­cia que un rayo de luz reco­rre en un año, a la velo­ci­dad de 300 000 kiló­me­tros por hora-. No pode­mos mudar­nos. Nues­tra vida está aquí, en este pla­ne­ta, lo úni­co que ver­da­de­ra­men­te tene­mos”, aña­dió.

“Creo que debe­ría­mos com­por­tar­nos como una fami­lia, y com­par­tir lo que tene­mos: unos petró­leo, otros ali­men­tos, los de más allá médi­cos….” Y como si rega­la­ra un sue­ño o un des­tino, per­fi­ló la fra­se: “¿Por qué no pode­mos con­si­de­rar al mun­do como la sede de una sola fami­lia huma­na?”

Al final del encuen­tro, des­pués de escu­char las valio­sas inter­ven­cio­nes de nume­ro­sos par­ti­ci­pan­tes, Fidel los con­vo­có a tra­ba­jar para sumar muchas volun­ta­des a esta vital bata­lla de ideas y los invi­tó a ver­se den­tro de un año en la pró­xi­ma edi­ción de la Feria del Libro.

LA HUMANIDAD HAY QUE EMPEZAR A SALVARLA YA

Tex­to Intro­duc­to­rio del Coman­dan­te en Jefe Fidel Cas­tro al deba­te con los inte­lec­tua­les rea­li­za­do el mar­tes 15 de febre­ro de 2011 en el Pala­cio de las Con­ven­cio­nes.

Supe que varios inte­lec­tua­les pres­ti­gio­sos, y ami­gos sin­ce­ros de Cuba, visi­ta­ron nues­tra Capi­tal para par­ti­ci­par en la XX Feria Inter­na­cio­nal del Libro de La Haba­na.

Esa Feria es una de las modes­tas cosas bue­nas que hemos impul­sa­do. Los libros y las ideas que uste­des ela­bo­ran y pro­mue­ven han sido fuen­tes de alien­to y espe­ran­za; gra­cias a ellos, cono­ce­mos lo que vale el injer­to del talen­to y la bon­dad. Sus nom­bres se fami­lia­ri­zan y se repi­ten a lo lar­go de la vida duran­te años, que siem­pre nos pare­cen bre­ves.

Entre los fac­to­res que ame­na­zan al mun­do están las gue­rras. Los cien­tí­fi­cos han sido capa­ces de poner en manos del hom­bre colo­sa­les ener­gías, que han ser­vi­do entre otras cosas para crear un ins­tru­men­to auto­des­truc­ti­vo y cruel como el arma nuclear.

Los inte­lec­tua­les pue­den qui­zás pres­tar un enor­me ser­vi­cio a la huma­ni­dad. No se tra­ta­ría de sal­var­la en tér­mi­nos de mile­nios, tal vez ni siquie­ra en tér­mi­nos de siglos. El pro­ble­ma es que nues­tra espe­cie se encuen­tra ante pro­ble­mas nue­vos, y no apren­dió siquie­ra a sobre­vi­vir.

Si logra­mos que los inte­lec­tua­les com­pren­dan el ries­go que esta­mos vivien­do en este momen­to, en que la res­pues­ta no se pue­de pos­po­ner, tal vez logren per­sua­dir a las cria­tu­ras más auto­su­fi­cien­tes e inca­pa­ces que han exis­ti­do nun­ca: noso­tros, los polí­ti­cos.

¿Cómo?

Me corres­pon­dió hace casi 20 años la des­agra­da­ble tarea de adver­tir al mun­do, en la Con­fe­ren­cia de Nacio­nes Uni­das sobre Medio Ambien­te y Desa­rro­llo, que nues­tra espe­cie esta­ba en peli­gro de extin­ción.

Lo razo­né enton­ces, aun­que el peli­gro no era inmi­nen­te como aho­ra, se me escu­chó con aten­ción, aun­que tal vez sería mejor decir que con bene­vo­len­cia.

Hubo aplau­sos. Un tipo se había per­ca­ta­do de eso. Los súper pode­ro­sos allí reu­ni­dos se die­ron cuen­ta de que era cier­to, pero un pro­ble­ma que ellos, des­de lue­go, se ocu­pa­rían de resol­ver en los siglos que tenían por delan­te.

La cara son­rien­te de Bush padre, y la monu­men­tal mole del Can­ci­ller ale­mán Hel­mut Kohl, mar­chan­do con rapi­dez por un ancho pasi­llo, al fren­te del gru­po des­pués de la foto final, pro­pi­cia­ba la impre­sión de que nada podía per­tur­bar el feliz sosie­go de nues­tro esplén­di­do mun­do.

Tan ton­to como los demás mor­ta­les, que­dé con la idea de que tal vez había exa­ge­ra­do.

Han pasa­do solo 19 años y hoy veo cosas per­tur­ba­do­ras que ya están suce­dien­do y no admi­ten dila­ción algu­na.

Más vale pare­cer locos que ser­lo y no pare­cer­lo. Si pen­sa­mos que esta­mos ya a un paso del abis­mo y nues­tro cálcu­lo no fue­ra exac­to, nin­gún daño haría­mos a la huma­ni­dad. Cuan­do nos acer­ca­mos ya a los 7 mil millo­nes de habi­tan­tes, no es cues­tión de poner­se a filo­so­far sobre Mal­thus y las posi­bi­li­da­des de la soya, el tri­go y el maíz gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­do.

Los nor­te­ame­ri­ca­nos, que en eso son los más avan­za­dos, saben bien cual es el tope de sus posi­bi­li­da­des.

Es hora ya de pres­tar aten­ción a los eco­lo­gis­tas y los cien­tí­fi­cos como Les­ter Brown, la máxi­ma auto­ri­dad mun­dial en esa mate­ria y la pro­duc­ción de ali­men­tos.

Pen­sa­do­res emi­nen­tes ven con cla­ri­dad que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta desa­rro­lla­do mar­cha hacia un desas­tre inevi­ta­ble. Nadie habría sido capaz de pre­ver las nue­vas situa­cio­nes que se van crean­do a lo lar­go del camino, y en nada se nie­ga sino, por el con­tra­rio, se con­fir­man las cri­sis que nos con­vir­tie­ron en revo­lu­cio­na­rios. Aho­ra no se tra­ta de la inevi­ta­bi­li­dad del cam­bio de la socie­dad, sino del dere­cho de la espe­cie a una vida dife­ren­te por la cual no hemos deja­do de luchar.

Ni siquie­ra entre las reli­gio­nes que pos­tu­lan el Apo­ca­lip­sis, una idea en la que creen muchos, nadie que yo sepa sugi­rió que sería este mile­nio y mucho menos este siglo.

He medi­ta­do mucho estos días en los suce­sos que están tenien­do lugar y les rue­go hagan lo mis­mo, sin temor alguno de soli­ci­tar­les un esfuer­zo inú­til.

Ten­go el hábi­to de leer cuan­to aná­li­sis de eco­lo­gis­tas y cien­tí­fi­cos pres­ti­gio­sos lle­ga a mis manos.

Ayer, cuan­do medi­ta­ba sobre lo ocu­rri­do en Túnez y Egip­to, me lla­mó la aten­ción un artícu­lo recién publi­ca­do de Paul Krug­man, escri­tor renom­bra­do y eco­no­mis­ta serio, cuyos aná­li­sis sobre las medi­das de Roo­se­velt a raíz de la Gran Depre­sión y la gue­rra, refle­ja­ban un espe­cial cono­ci­mien­to de la eco­no­mía en Esta­dos Uni­dos y el papel desem­pe­ña­do por el autor del New Deal. No es mar­xis­ta ni socia­lis­ta. Reci­bió el Pre­mio Nobel de Eco­no­mía en el año 2008. Vean lo que escri­bió sobre la cri­sis de los ali­men­tos, la per­so­na tal vez más auto­ri­za­da para hacer­lo.

Sequías, inun­da­cio­nes y ali­men­tos

PAUL KRUGMAN 13/​02/​2011

Esta­mos en mitad de una cri­sis ali­men­ta­ria mun­dial (la segun­da en tres años). Los pre­cios mun­dia­les de los ali­men­tos batie­ron un récord en enero, impul­sa­dos por los enor­mes aumen­tos de los pre­cios del tri­go, el maíz, el azú­car y los acei­tes. Estos pre­cios desor­bi­ta­dos solo han teni­do un efec­to limi­ta­do en la infla­ción esta­dou­ni­den­se, que sigue sien­do baja des­de un pun­to de vis­ta his­tó­ri­co, pero están tenien­do un impac­to bru­tal para los pobres del mun­do, que gas­tan gran par­te o inclu­so la mayo­ría de sus ingre­sos en ali­men­tos bási­cos.

Las con­se­cuen­cias de esta cri­sis ali­men­ta­ria van mucho más allá de la eco­no­mía. Des­pués de todo, la gran pre­gun­ta acer­ca de los levan­ta­mien­tos con­tra los regí­me­nes corrup­tos y opre­si­vos en Orien­te Pró­xi­mo no es tan­to por qué se están pro­du­cien­do como por qué se están pro­du­cien­do aho­ra. Y hay pocas dudas de que el hecho de que el pre­cio de la comi­da esté por las nubes ha sido un des­en­ca­de­nan­te impor­tan­te de la cóle­ra popu­lar.

¿Y qué hay detrás del repun­te de los pre­cios? La dere­cha esta­dou­ni­den­se (y la chi­na) cul­pa a las polí­ti­cas del dine­ro fácil de la Reser­va Fede­ral, y hay al menos un exper­to que afir­ma que hay “san­gre en las manos de Ber­nan­ke”. Mien­tras tan­to, el pre­si­den­te fran­cés Nico­las Sar­kozy cul­pa a los espe­cu­la­do­res y les acu­sa de “extor­sión y pilla­je”.

Pero las prue­bas cuen­tan una his­to­ria dife­ren­te, mucho más sinies­tra. Aun­que hay varios fac­to­res que han con­tri­bui­do a la drás­ti­ca subi­da de los pre­cios de los ali­men­tos, el que real­men­te sobre­sa­le es la medi­da en que los acon­te­ci­mien­tos meteo­ro­ló­gi­cos adver­sos han alte­ra­do la pro­duc­ción agrí­co­la. Y estos acon­te­ci­mien­tos meteo­ro­ló­gi­cos adver­sos son exac­ta­men­te la cla­se de cosas que uno espe­ra­ría ver a medi­da que el aumen­to de las con­cen­tra­cio­nes de los gases de efec­to inver­na­de­ro cam­bie el cli­ma (lo que sig­ni­fi­ca que la actual subi­da del pre­cio de la comi­da podría ser solo el prin­ci­pio).

Aho­ra bien, has­ta cier­to pun­to, el ver­ti­gi­no­so ascen­so de los pre­cios de los ali­men­tos for­ma par­te de un enca­re­ci­mien­to gene­ral de los pro­duc­tos bási­cos: los pre­cios de muchas mate­rias pri­mas, que abar­can todo el espec­tro des­de el alu­mi­nio has­ta el zinc, han esta­do subien­do rápi­da­men­te des­de prin­ci­pios de 2009, prin­ci­pal­men­te debi­do al ace­le­ra­do cre­ci­mien­to indus­trial en los mer­ca­dos emer­gen­tes.

Pero la rela­ción entre el cre­ci­mien­to indus­trial y la deman­da está mucho más cla­ra en el caso del cobre, por ejem­plo, que en el de los ali­men­tos. Excep­to en los paí­ses muy pobres, el aumen­to de la ren­ta no tie­ne un gran efec­to en la can­ti­dad que come la gen­te.

Es cier­to que el cre­ci­mien­to en algu­nos paí­ses emer­gen­tes como Chi­na con­du­ce a un aumen­to del con­su­mo de car­ne y, por tan­to, a un incre­men­to de la deman­da de pien­so para los ani­ma­les. Tam­bién es cier­to que las mate­rias pri­mas agrí­co­las, espe­cial­men­te el algo­dón, com­pi­ten por la tie­rra y otros recur­sos con los cul­ti­vos des­ti­na­dos a la ali­men­ta­ción (como tam­bién lo hace la pro­duc­ción sub­ven­cio­na­da de eta­nol, que con­su­me muchí­si­mo maíz). De modo que tan­to el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co como las malas polí­ti­cas ener­gé­ti­cas han con­tri­bui­do en cier­ta medi­da al repen­tino enca­re­ci­mien­to de la comi­da.

Aun así, los pre­cios de los ali­men­tos iban a la zaga de los pre­cios de otros pro­duc­tos bási­cos has­ta el verano pasa­do. Enton­ces lle­gó el azo­te del tiem­po.

Fíjen­se en el caso del tri­go, cuyo pre­cio casi se ha dupli­ca­do des­de el verano. La cau­sa inme­dia­ta del repun­te del pre­cio del tri­go es evi­den­te: la pro­duc­ción mun­dial ha caí­do en pica­do. La mayor par­te del decli­ve de dicha pro­duc­ción, según los datos del Depar­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de EE UU, es el refle­jo de una drás­ti­ca baja­da en la anti­gua Unión Sovié­ti­ca. Y sabe­mos a qué se debe eso: una ola de calor y una sequía sin pre­ce­den­tes, que ele­va­ron las tem­pe­ra­tu­ras de Mos­cú por enci­ma de los 38 gra­dos por pri­me­ra vez en la his­to­ria.

La ola de calor rusa solo ha sido uno de los muchos acon­te­ci­mien­tos meteo­ro­ló­gi­cos extre­mos recien­tes, des­de la sequía de Bra­sil has­ta las inun­da­cio­nes de pro­por­cio­nes bíbli­cas de Aus­tra­lia, que han mer­ma­do la pro­duc­ción mun­dial de ali­men­tos.

La pre­gun­ta, por tan­to, pasa a ser qué hay detrás de estas con­di­cio­nes meteo­ro­ló­gi­cas extre­mas. Has­ta cier­to pun­to, esta­mos vien­do las con­se­cuen­cias de un fenó­meno natu­ral, La Niña, un acon­te­ci­mien­to perió­di­co en el que el agua del Pací­fi­co ecua­to­rial se enfría más de lo nor­mal. Y los fenó­me­nos de La Niña se han rela­cio­na­do his­tó­ri­ca­men­te con cri­sis ali­men­ta­rias mun­dia­les, entre ellas, las cri­sis de 2007 y 2008.

Pero la his­to­ria no ter­mi­na ahí. No se dejen enga­ñar por la nie­ve: en con­jun­to, 2010 está vin­cu­la­do con 2005 por ser el año más cáli­do del que se tie­nen regis­tros, aun cuan­do nos encon­trá­ba­mos en un perio­do de acti­vi­dad solar míni­ma y La Niña fue un fac­tor de enfria­mien­to duran­te la segun­da mitad del año. Los récords de tem­pe­ra­tu­ra no solo se batie­ron en Rusia, sino en al menos 19 paí­ses, que repre­sen­tan una quin­ta par­te de la super­fi­cie terres­tre del pla­ne­ta. Y tan­to las sequías como las inun­da­cio­nes son con­se­cuen­cias natu­ra­les de un mun­do que se calien­ta: las sequías por­que hace más calor, las inun­da­cio­nes por­que los océa­nos más calien­tes libe­ran más vapor de agua.

Como siem­pre, no es posi­ble atri­buir nin­gún acon­te­ci­mien­to meteo­ro­ló­gi­co con­cre­to a los gases de efec­to inver­na­de­ro. Pero el patrón que esta­mos vien­do, con máxi­mos extre­mos y en gene­ral un tiem­po extre­mo que se vuel­ve mucho más habi­tual, es jus­to lo que uno espe­ra­ría del cam­bio cli­má­ti­co.

Por supues­to, los sos­pe­cho­sos habi­tua­les se pon­drán como locos ante las insi­nua­cio­nes de que el calen­ta­mien­to glo­bal pue­da tener algo que ver con la cri­sis ali­men­ta­ria; quie­nes insis­ten en que Ben Ber­nan­ke tie­ne las manos man­cha­das de san­gre sue­len ser más o menos los mis­mos que insis­ten en que el con­sen­so cien­tí­fi­co sobre el cli­ma es el refle­jo de una des­co­mu­nal cons­pi­ra­ción de la izquier­da.

Pero las prue­bas indi­can, de hecho, que lo que esta­mos vivien­do aho­ra es un ade­lan­to de la alte­ra­ción, eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, a la que nos enfren­ta­re­mos en un mun­do reca­len­ta­do. Y dada nues­tra inca­pa­ci­dad para actuar fren­te a los gases de efec­to inver­na­de­ro, se ave­ci­nan muchas más cosas, y mucho peo­res. -

Han pasa­do casi 19 años de la Cum­bre de Río de Janei­ro y tene­mos el pro­ble­ma delan­te. Allí está­ba­mos plan­tean­do esos pro­ble­mas, sin ima­gi­nar­nos que el fin de la espe­cie pue­de ser den­tro de un siglo o de dece­nios, si antes no se pro­du­ce una gue­rra.

El aumen­to de los pre­cios de los ali­men­tos agra­va­rá de inme­dia­to sin nin­gu­na duda la situa­ción polí­ti­ca inter­na­cio­nal. Si como con­se­cuen­cia de todo esto se agra­van los pro­ble­mas, me pre­gun­to: ¿debe­mos igno­rar­los?

Me gus­ta­ría que sobre este tema se cen­tra­ra nues­tro deba­te.

La Huma­ni­dad hay que empe­zar a sal­var­la ya.

Fidel con los intelectuales. Foto: Roberto ChileFidel con los inte­lec­tua­les. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel con los intelectuales. Foto: Roberto ChileFidel con los inte­lec­tua­les. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel con los intelectuales. Foto: Roberto ChileFidel con los inte­lec­tua­les. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel con los intelectuales. Foto: Roberto ChileFidel con los inte­lec­tua­les. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel con los intelectuales. Foto: Roberto ChileFidel con los inte­lec­tua­les. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel con los intelectuales. Foto: Roberto ChileFidel con los inte­lec­tua­les. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel con los intelectuales. Foto: Roberto ChileFidel con los inte­lec­tua­les. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel con los intelectuales. Foto: Roberto ChileFidel con los inte­lec­tua­les. Foto: Rober­to Chi­le
Eusebio Leal en el encuentro. Foto: Roberto ChileEuse­bio Leal, His­to­ria­dor de la Ciu­dad. Foto: Rober­to Chi­le
Daniel Chavarría. Foto: Roberto ChileDaniel Cha­va­rría, Pre­mio Nacio­nal de Lite­ra­tu­ra. Foto: Rober­to Chi­le
Stella Calloni, escritora argentina. Foto: Roberto ChileSte­lla Callo­ni, escri­to­ra argen­ti­na. Foto: Rober­to Chi­le
Santiago Alba Rico. Foto: Roberto ChileEl filó­so­fo y ensa­yis­ta San­tia­go Alba Rico, resi­den­te en Túnez. Foto: Rober­to Chi­le
Pablo Armando Fernández. Foto: Roberto ChilePablo Arman­do Fer­nán­dez, Pre­mio Nacio­nal de Lite­ra­tu­ra. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel con los intelectuales. Foto: Roberto ChileFidel con los inte­lec­tua­les. Foto: Rober­to Chi­le

Fidel con intelectuales. Foto: Roberto ChileFidel con inte­lec­tua­les. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel con intelectuales. Foto: Roberto ChileDe dere­cha a izquier­da, Zulei­ka Romay, pre­si­den­ta del Ins­ti­tu­to Cubano del Libre, Fidel y el minis­tro de Cul­tua, Abel Prie­to. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel con intelectuales. Foto: Roberto ChileFidel con inte­lec­tua­les. Foto: Rober­to Chi­le

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *