Demo­cra­cia y exclu­sión social: No se tra­ta de admi­nis­trar la des­igual­dad, sino de eli­mi­nar­la – Osval­do Mar­tí­nez,

El tema de la demo­cra­cia no sue­le ser abor­da­do por eco­no­mis­tas. Soció­lo­gos, poli­tó­lo­gos e his­to­ria­do­res son los que fre­cuen­tan este tema, aun­que es evi­den­te que en el mode­lo eco­nó­mi­co tie­ne el deba­te sobre la demo­cra­cia un com­po­nen­te sus­tan­ti­vo. El acce­so al empleo es la base prin­ci­pal para dis­po­ner de un ingre­so y sos­te­ner pro­yec­tos de vida indi­vi­dual y fami­liar pues difí­cil­men­te se podría par­ti­ci­par en la vida polí­ti­ca si no hay par­ti­ci­pa­ción en la vida eco­nó­mi­ca, si se care­ce de ese pun­to de par­ti­da con­di­cio­nan­te de la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca que es tener medios de vida ase­gu­ra­dos por un tra­ba­jo esta­ble. El deba­te sobre la “cons­truc­ción de ciu­da­da­nía” raras veces toma en cuen­ta la cons­truc­ción de empleos esta­bles, remu­ne­ra­dos y dota­dos de ade­cua­das pres­ta­cio­nes socia­les, sin los cua­les los ciu­da­da­nos que deben mover los hilos de la demo­cra­cia, no son más que exclui­dos socia­les.

Curio­sa­men­te, las ten­den­cias que sobre el empleo desa­rro­lla el capi­ta­lis­mo glo­bal de nues­tros días son cla­ra­men­te exclu­yen­tes de aquel empleo esta­ble. El tra­ba­jo tien­de a deva­luar­se, frag­men­tar­se y pre­ca­ri­zar­se siguien­do el dic­ta­do del lucro de mer­ca­do que subor­di­na y defor­ma el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías de la infor­ma­ción, con­vir­tién­do­las en fac­to­res deva­lua­do­res de la fuer­za de tra­ba­jo. Estas ten­den­cias domi­nan­tes a esca­la glo­bal lle­van implí­ci­ta la pre­gun­ta ele­men­tal acer­ca de si con tal deva­lua­ción y exclu­sión del lla­ma­do fac­tor tra­ba­jo, el deba­te sobre la demo­cra­cia ‑muy ses­ga­do hacia el aná­li­sis de la diná­mi­ca de par­ti­dos, de pro­ce­di­mien­tos y ritua­les– carez­ca cada vez más de base de sus­ten­ta­ción y deri­ve hacia una meta­fí­si­ca demo­crá­ti­ca.

Es nece­sa­ria una ojea­da a lo que está hacien­do el capi­ta­lis­mo glo­bal con el tra­ba­jo y un recor­da­to­rio de la reali­dad eco­nó­mi­co-social lati­no­ame­ri­ca­na, para des­de allí, plan­tear­nos de nue­vo las vie­jas inte­rro­gan­tes sobre la demo­cra­cia.

Entre 2002 y 2007 Amé­ri­ca Lati­na vivió una cier­ta épo­ca dora­da en tér­mi­nos de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co gra­cias a los altos pre­cios de sus expor­ta­cio­nes de pro­duc­tos bási­cos, lo cual pro­pi­ció un afian­za­mien­to de su per­fil pri­ma­rio expor­ta­dor (repri­ma­ri­za­ción), pero hizo posi­ble un cre­ci­mien­to de 26,5%. El ingre­so per cápi­ta anual aumen­tó 18,4% en ese perío­do (Mus­si, Afon­so, 2008) y per­mi­tió que el ingre­so anual pro­me­dio de un lati­no­ame­ri­cano sea de unos 8,700 dóla­res, algo así como una cla­se media a nivel mun­dial.

En 2007, des­pués de ese aus­pi­cio­so perío­do los pobres alcan­za­ban no obs­tan­te, la cifra de 194 millo­nes, de los cua­les 71 millo­nes eran indi­gen­tes. En esta extre­ma cate­go­ría se incluían 41 millo­nes de niñas y niños entre 0 y 12 años y 12 millo­nes de ado­les­cen­tes entre 13 y 19 años.

En las zonas rura­les la extre­ma pobre­za se acen­túa y afec­ta al 37% de la pobla­ción. Entre indí­ge­nas y afro­des­cen­dien­tes la extre­ma pobre­za supera entre 1,6 veces (Colom­bia), has­ta 7,8 veces (Para­guay) a la del res­to de la pobla­ción (CEPAL).

La cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal en 2008 – 2009 impac­tó a la región y pro­ba­ble­men­te echa­rá por tie­rra los avan­ces socia­les que aque­llos años de altos pre­cios de las com­mo­di­ties tra­je­ron. Por el momen­to la FAO ha reve­la­do que los avan­ces logra­dos a paso de hor­mi­ga duran­te 15 años en la reduc­ción del núme­ro de ham­brien­tos, fue­ron borra­dos ya y que 53 millo­nes de lati­no­ame­ri­ca­nos están des­nu­tri­dos, inclu­yen­do tres de cada cua­tro niños indí­ge­nas.

Pero, lo más intere­san­te es el secu­lar pro­ble­ma de la des­igual­dad en la dis­tri­bu­ción del ingre­so. Amé­ri­ca Lati­na no es la región más pobre. Ella es una espe­cie de cla­se media en esos enga­ño­sos pro­me­dios mun­dia­les. Pero, lo que nadie dis­cu­te es que con­tie­ne la mayor car­ga de des­igual­dad social, de pola­ri­za­ción extre­ma entre rique­za y pobre­za.

Se seña­la que el coefi­cien­te Gini en Amé­ri­ca Lati­na supera en dos ter­cios al de los paí­ses de la OCDE. En la región el 20% mas pobre reci­be menos del 10% del ingre­so total, mien­tras que el 20% más rico se apro­pia entre 50 – 60% (CEPAL).

Esta extre­ma des­igual­dad es una poco hon­ro­sa “mar­ca de fábri­ca” que acom­pa­ña a Amé­ri­ca Lati­na, la defi­ne como la región de mayor inequi­dad social en el pla­ne­ta y tie­ne una rela­ción de fun­da­men­tal impor­tan­cia con el fun­cio­na­mien­to de la demo­cra­cia, su cali­dad y aun su mis­ma con­cep­ción.

Aun­que esa inequi­dad hun­de sus raí­ces en el pasa­do colo­nial y en los pro­ce­sos de arti­cu­la­ción de las eco­no­mías y socie­da­des lati­no­ame­ri­ca­nas a los cen­tros del capi­ta­lis­mo mun­dial en los siglos 19 y 20, las ten­den­cias actua­les del capi­ta­lis­mo glo­bal tien­den a empeo­rar lo regre­si­vo en la dis­tri­bu­ción del ingre­so, en ínti­ma cone­xión con la polí­ti­ca neo­li­be­ral que ha domi­na­do y aun con­ti­núa sien­do domi­nan­te, a pesar de los esfuer­zos por encon­trar otras fór­mu­las.

Las ten­den­cias hacia una mayor des­igual­dad pro­ve­nien­tes del capi­ta­lis­mo glo­bal.

El perío­do de rela­ti­va esta­bi­li­dad, con polí­ti­ca key­ne­sia­na, socie­dad de bien­es­tar y no pocos avan­ces en la legis­la­ción y prác­ti­ca labo­ral, que vivió el capi­ta­lis­mo apro­xi­ma­da­men­te entre 1945 y 1975, entró en cri­sis por una com­bi­na­ción de fac­to­res que inclu­ye­ron el des­cen­so de la tasa de ganan­cia del capi­tal pro­duc­ti­vo debi­do al aumen­to de la com­po­si­ción orgá­ni­ca del capi­tal y la con­si­guien­te inca­pa­ci­dad de la deman­da para absor­ber los resul­ta­dos de las inver­sio­nes en tec­no­lo­gías. Comen­zó a regis­trar­se un exce­den­te de capi­tal en rela­ción con sus posi­bi­li­da­des de inver­sión ren­ta­ble en las con­di­cio­nes pro­duc­ti­vas de aque­lla eta­pa: key­ne­sia­na en cuan­to a polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y for­dis­ta en cuan­to a orga­ni­za­ción indus­trial.

El capi­tal exce­den­te bus­có sali­das alter­na­ti­vas para su colo­ca­ción ren­ta­ble y las encon­tró en la inver­sión espe­cu­la­ti­va, en el tras­la­do de dóla­res hacia Euro­pa (euro­dó­la­res), en la cana­li­za­ción de cré­di­tos hacia los paí­ses del Sur, en espe­cial los lati­no­ame­ri­ca­nos, en los cua­les no tar­da­ría en esta­llar la cri­sis de la deu­da exter­na (1982), y en el gas­to mili­tar oca­sio­na­do por la gue­rra en Viet Nam.

Aque­lla trans­fe­ren­cia masi­va hacia el sec­tor finan­cie­ro en detri­men­to de la eco­no­mía real se refle­jó en un cre­ci­mien­to más len­to y un aumen­to del des­em­pleo. Esto a su vez some­tió a ten­sión al esta­do de bien­es­tar, hizo aumen­tar el gas­to públi­co y comen­za­ron los des­equi­li­brios en la balan­za de pagos, en espe­cial en la de Esta­dos Uni­dos, has­ta deri­var en el insos­te­ni­ble des­equi­li­brio que hace fun­cio­nar esa eco­no­mía como una aspi­ra­do­ra que apo­ya su con­su­mis­mo en gigan­tes­cos défi­cits fis­ca­les y comer­cia­les que son finan­cia­dos por el res­to del mun­do, en lo que algu­nos han lla­ma­do el equi­li­brio del terror finan­cie­ro.

Esos des­equi­li­brios, ape­nas ini­cia­les en el caso de Esta­dos Uni­dos en los años 70, fue­ron enfren­ta­dos por lo gene­ral, median­te la emi­sión de mone­da, pro­vo­can­do infla­ción, y final­men­te al reu­nir­se el esca­so cre­ci­mien­to con la infla­ción, el sis­te­ma key­ne­siano-for­dis­ta vivió su cri­sis final mar­ca­do por la estan­fla­ción.

Que­dó abier­to el camino para la implan­ta­ción de la con­tra­rre­vo­lu­ción neo­li­be­ral. Ella com­bi­nó la cen­tra­li­dad del mer­ca­do como árbi­tro y orga­ni­za­dor supre­mo, con el flu­jo de capi­ta­les cada vez más libres gra­cias a la des­re­gu­la­ción finan­cie­ra, más abun­dan­tes gra­cias a las cre­cien­tes ganan­cias espe­cu­la­ti­vas y la anu­la­ción de la com­pe­ten­cia del lla­ma­do socia­lis­mo real con la des­apa­ri­ción de la Unión Sovié­ti­ca.

Pero, como ha expli­ca­do Gil­ber­to Dupas en su exce­len­te artícu­lo “Pobre­za, des­igual­dad y tra­ba­jo en el capi­ta­lis­mo glo­bal” publi­ca­do en la revis­ta Nue­va Socie­dad 215 (2008), la incor­po­ra­ción de las tec­no­lo­gías de la infor­ma­ción al sis­te­ma pro­duc­ti­vo con­for­mó una eco­no­mía del cono­ci­mien­to que impac­tó el sig­ni­fi­ca­do de con­cep­tos como valor, capi­tal y tra­ba­jo. Si bien el tra­ba­jo aumen­tó en muchos casos su com­po­nen­te de cono­ci­mien­to, las reglas capi­ta­lis­tas con­ti­nua­ron impo­nien­do el prin­ci­pio de que a mayor cos­to del tra­ba­jo, menos impor­tan­cia y res­pe­to hacia éste. Esas mis­mas tec­no­lo­gías faci­li­ta­ron la “fle­xi­bi­li­za­ción del tra­ba­jo”, esto es, su pre­ca­ri­za­ción, infor­ma­ti­za­ción y esca­sa remu­ne­ra­ción. Se extien­de el “micro-mini­em­pre­sa­rio” que debe auto­abas­te­cer su pro­pia comi­da, trans­por­te, salud, supera­ción indi­vi­dual, en una pecu­liar varian­te de auto­ex­plo­ta­ción.

Con el cono­ci­mien­to se han abier­to paso dos caras del mis­mo fenó­meno. Por un lado, éste se ha depre­cia­do al mul­ti­pli­car­se casi sin cos­to como soft­wa­re uti­li­za­do por máqui­nas para apli­car patro­nes repe­ti­dos, masi­fi­ca­dos. Por otro, el cono­ci­mien­to para con­ser­var su valor, debe ser esca­so y tra­tar de obte­ner mono­po­lios ‑aun­que sean fuga­ces– en la inves­ti­ga­ción tec­no­ló­gi­ca pri­va­da para faci­li­tar ganan­cias extra­or­di­na­rias mien­tras dure.

Es el caso de las compu­tado­ras, pan­ta­llas de plas­ma y telé­fo­nos celu­la­res que son obje­to de cam­pa­ñas publi­ci­ta­rias inten­sas, de modo que se hacen obso­le­tos a poco tiem­po de salir al mer­ca­do y en ple­na capa­ci­dad de sus valo­res de uso. Es un per­ma­nen­te pro­ce­so de inu­ti­li­za­ción de pro­duc­tos que supo­ne un enor­me des­per­di­cio de mate­rias pri­mas y recur­sos no reno­va­bles, una degra­da­ción ace­le­ra­da del medio ambien­te y un voraz con­su­mo de ener­gía.

El tra­ba­jo, o bien se pre­ca­ri­za y frag­men­ta, o se deva­lúa aun incor­po­ran­do cono­ci­mien­to, o en los casos pri­vi­le­gia­dos, sir­ve como base para una “des­truc­ción crea­ti­va” schum­pen­te­ria­na, en la que al incor­po­rar los lími­tes al cre­ci­mien­to dados por la degra­da­ción ambien­tal y el con­su­mo de ener­gía, la des­truc­ción supera con cre­ces a la crea­ción, al incluir­se den­tro del pro­ce­so glo­bal de agre­sión a las con­di­cio­nes para la vida huma­na en el pla­ne­ta.

Como seña­la Dupas algu­nas gran­des cor­po­ra­cio­nes apa­re­cen como pro­to­ti­pos de momen­tos en la his­to­ria del capi­ta­lis­mo. En los años 80 fue el auge de la maqui­la des­pla­zan­do acti­vi­da­des indus­tria­les hacia la fron­te­ra con Méxi­co en bus­ca de sus bajos sala­rios. El capi­tal glo­bal lucha­ba en dos fren­tes con­tra la ten­den­cia decre­cien­te de la tasa de ganan­cia: inflan­do una super­es­truc­tu­ra espe­cu­la­ti­va desor­bi­ta­da cuyo esta­lli­do con­du­ci­ría a la cri­sis glo­bal actual, y reba­jan­do sala­rios, pro­tec­ción al tra­ba­jo, recor­tan­do ser­vi­cios públi­cos y con­ta­mi­nan­do el medio ambien­te para des­car­gar cos­tos.

Si en algún momen­to el mode­lo empre­sa­rial fue Ford y Gene­ral Motors ‑hoy redu­ci­das a nos­tál­gi­cos recuer­dos y finan­cie­ra­men­te que­bra­das- en otro fue Micro­soft y aho­ra el para­dig­ma es Wall Mart, lo que equi­va­le a decir una fac­tu­ra­ción de 300 mil millo­nes de dóla­res anua­les, más de 100 millo­nes de clien­tes cada sema­na, jun­to a sala­rios pési­mos, explo­ta­ción des­car­na­da en medio de abu­si­vas e inhu­ma­nas con­di­cio­nes de tra­ba­jo.

El mode­lo neo­li­be­ral ha sido de pro­fun­do impac­to en hacer más des­igua­les e inequi­ta­ti­vas las socie­da­des lati­no­ame­ri­ca­nas y en degra­dar el tra­ba­jo como fuen­te de ingre­so y acti­vi­dad crea­ti­va y gra­ti­fi­can­te. Qui­zás el más gra­ve de todos los pro­ble­mas del capi­ta­lis­mo glo­bal es la poca can­ti­dad y la mala cali­dad de los empleos que gene­ra. El tra­ba­jo fijo, remu­ne­ra­do, “decen­te” ‑según la expre­sión de la OIT– que es defi­ni­ti­vo para la par­ti­ci­pa­ción social, está no sólo en retro­ce­so, sino en fran­ca cri­sis. Los empleos de lar­go pla­zo ase­gu­ra­dos, son cada vez más raros y el tra­ba­jo recae sobre tareas o eta­pas de dura­ción limi­ta­da.

Ante­rior­men­te, los tra­ba­ja­do­res man­te­nían una sóli­da rela­ción de lar­go pla­zo con sus empre­sas emplea­do­ras y eso faci­li­ta­ba un cier­to ámbi­to social que amor­ti­gua­ba la lucha de cla­ses median­te bene­fi­cios en salud, edu­ca­ción, jubi­la­ción, que mol­dea­ban una sen­sa­ción de pro­gre­so en medio de socie­da­des que no vaci­la­ban en lla­mar­se a sí mis­mas socie­da­des de bien­es­tar. No mucho de esto lle­gó a Amé­ri­ca Lati­na, que toda­vía en 1980 seguía sien­do en lo esen­cial abas­te­ce­do­ra de mate­rias pri­mas mien­tras que en Esta­dos Uni­dos y Euro­pa fun­cio­na­ba aquel bien­es­tar, pero en cam­bio lle­gó con toda velo­ci­dad el nue­vo para­dig­ma en polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y sus con­se­cuen­cias sobre el tra­ba­jo.

El neo­li­be­ra­lis­mo ponía su énfa­sis en la ganan­cia a cor­to pla­zo, más a tono con su pre­di­lec­ción por la espe­cu­la­ción cor­to­pla­cis­ta que por la ganan­cia indus­trial más len­ta en el tiem­po. Esta ten­den­cia encon­tró en el avan­ce de las tec­no­lo­gías de infor­ma­ción un com­ple­men­to per­fec­to para comen­zar a pre­ca­ri­zar el tra­ba­jo. Las vidas labo­ra­les comen­za­ron a vivir una angus­tia per­ma­nen­te por­que como dice Dupas: “El nue­vo capi­tal es impa­cien­te. Los inver­so­res bus­can la fle­xi­bi­li­dad de las empre­sas en su secuen­cia de pro­duc­ción para poder alte­rar los esque­mas a volun­tad y ter­ce­ri­zar todo lo que sea posi­ble. En este con­tex­to, los empleos se limi­tan cada vez más a con­tra­tos de has­ta seis meses, fre­cuen­te­men­te reno­va­dos”.[1]

De este modo, el tra­ba­jo tem­po­ral es el de más rápi­do cre­ci­mien­to. La jor­na­da labo­ral se hace más lar­ga y la depre­sión pro­vo­ca­da por tra­ba­jos “fle­xi­bi­li­za­dos” ali­men­ta la pro­pen­sión al alcoho­lis­mo, el divor­cio, los pro­ble­mas de salud, y en espe­cial hace más des­igual la dis­tri­bu­ción del ingre­so y se rela­cio­na con otros fenó­me­nos como el incre­men­to de la vio­len­cia y la cri­mi­na­li­dad. En Amé­ri­ca Lati­na la épo­ca de oro neo­li­be­ral de los años 90 coin­ci­dió no por azar, con un aumen­to de 40% en los homi­ci­dios, lo cual con­vir­tió a la región en la segun­da con mayor cri­mi­na­li­dad mun­dial, des­pués de Áfri­ca Sub­saha­ria­na (Ban­co Mun­dial, 2008). Son lati­no­ame­ri­ca­nos tres de los cua­tro paí­ses más vio­len­tos del mun­do: Colom­bia, El Sal­va­dor y Bra­sil.

Des­igual­dad y demo­cra­cia en Amé­ri­ca Lati­na. El mode­lo eco­nó­mi­co y su rela­ción con la demo­cra­cia.

Pare­ce­ría una ver­dad de Pero­gru­llo que el mode­lo eco­nó­mi­co influ­ye muy direc­ta­men­te en la demo­cra­cia o en su suce­dá­neo “la gober­na­bi­li­dad demo­crá­ti­ca”, pero en la región pue­den apre­ciar­se dos eta­pas de dife­ren­te apre­cia­ción en cuan­to a ella.

Como seña­la Mar­cos Roit­man en su exce­len­te libro “Las razo­nes de la demo­cra­cia en Amé­ri­ca Lati­na”, si duran­te varias déca­das la pre­gun­ta que cen­tró la ocu­pa­ción inte­lec­tual fue ¿cómo salir del sub­de­sa­rro­llo?, des­pués de la trau­má­ti­ca eta­pa de las dic­ta­du­ras mili­ta­res y la sal­va­je repre­sión, la pre­gun­ta pasó a ser ¿cómo salir de las dic­ta­du­ras?

La pri­me­ra pre­gun­ta supo­nía un inten­to más abar­ca­dor de expli­car en la his­to­ria, la eco­no­mía, la polí­ti­ca y en la cul­tu­ra como sín­te­sis de todo lo ante­rior, el modo en que se había con­for­ma­do la estruc­tu­ra y rela­cio­nes de sub­de­sa­rro­llo y depen­den­cia de esta región. Esta pre­gun­ta impli­ca­ba el deba­te sobre la sali­da del sub­de­sa­rro­llo. Se tra­ta­ba de expli­car el sub­de­sa­rro­llo para dejar­lo atrás, de iden­ti­fi­car los obs­tácu­los al cam­bio social para supe­rar­los. En ella, la demo­cra­cia era par­te com­po­nen­te inse­pa­ra­ble de las refle­xio­nes sobre las for­mas de domi­na­ción eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, cul­tu­ral de las cla­ses domi­nan­tes y de pro­yec­tos diver­sos para trans­for­mar aque­lla reali­dad.

En esta pers­pec­ti­va de pen­sa­mien­to que abar­ca tan­to a los teó­ri­cos de la depen­den­cia como a los que des­de la inter­pre­ta­ción de pro­ce­sos his­tó­ri­cos inten­ta­ron expli­car la reali­dad regio­nal, o inclu­so en figu­ras inde­pen­dien­tes como Raúl Pre­bish, la demo­cra­cia no era un fin en sí mis­mo, sino un com­po­nen­te orgá­ni­co de una inter­pre­ta­ción del sub­de­sa­rro­llo y de un pro­yec­to explí­ci­to o implí­ci­to para salir de aquel esta­dio.

Des­pués de la dolo­ro­sa expe­rien­cia de las dic­ta­du­ras mili­ta­res, en los años 80 se ini­cia una eta­pa en la que la obse­sión por salir de las dic­ta­du­ras se tra­du­ce ‑no sin cier­ta lógi­ca a par­tir de las bru­ta­les expe­rien­cias vivi­das– en obse­sión por refle­xio­nar sobre la demo­cra­cia como un fin en sí mis­mo, des­pe­ja­do de con­te­ni­do socio­eco­nó­mi­co, de domi­na­ción cla­sis­ta y vis­ta en tér­mi­nos de la vía para dejar atrás las dic­ta­du­ras. Según Agus­tín Cue­vas: “se pasó del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta al modo de pro­duc­ción demo­crá­ti­co”.[2]

Este cam­bio en el modo de refle­xio­nar sobre la demo­cra­cia impli­có exal­tar a ésta como un valor abs­trac­to, intem­po­ral, uni­ver­sal, más allá de socie­da­des con­cre­tas, dife­ren­tes todas, y capaz de actuar como un valor nor­ma­ti­vo en sí mis­mo para todo tiem­po y lugar. La demo­cra­cia dejó de ser par­te de una inter­pre­ta­ción his­tó­ri­ca de socie­da­des vivas, divi­di­das en cla­ses, suje­tas a rela­cio­nes de depen­den­cia y esce­na­rio de inequi­da­des y domi­na­ción social, nece­si­ta­das de trans­for­ma­ción, sien­do la demo­cra­cia un com­po­nen­te de esa trans­for­ma­ción, y res­pon­dien­do ella a una pre­gun­ta esen­cial que le otor­ga su sen­ti­do tras­cen­den­te, esto es, ¿para qué la demo­cra­cia?, para pasar a ser estu­dia­da y enten­di­da como un valor uni­ver­sal y des­ta­ca­da casi exclu­si­va­men­te como opción favo­ra­ble en com­pa­ra­ción con las dic­ta­du­ras pre­ce­den­tes y en algu­nos casos como jus­ti­fi­ca­ción de tran­si­cio­nes demo­crá­ti­cas que con­ser­va­ron impor­tan­tes espa­cios de pro­tec­ción a los dic­ta­do­res y dic­ta­du­ras ante­rio­res.

Una figu­ra tan lúci­da como el des­apa­re­ci­do René Zava­le­ta dice al res­pec­to: “La socie­dad civil en esta fase gno­seo­ló­gi­ca es el solo el obje­to de la demo­cra­cia; pero el suje­to demo­crá­ti­co (es un decir) es la cla­se domi­nan­te, o sea su per­so­ni­fi­ca­ción en el Esta­do racio­nal. La demo­cra­cia fun­cio­na enton­ces como una astu­cia de la dic­ta­du­ra. Es el momen­to no demo­crá­ti­co de la demo­cra­cia (….). Sos­te­ne­mos, por tan­to, que la sepa­ra­ción entre el esta­do polí­ti­co y la socie­dad civi­les es el hecho equi­va­len­te, en la polí­ti­ca, al feti­chis­mo de la mer­can­cía: den­tro de la mer­can­cía o igual­dad está la plus­va­lía o des­igual­dad y den­tro de la auto­no­mía del esta­do-demo­cra­cia está la dic­ta­du­ra bur­gue­sa”.[3]

En otras pala­bras, se sepa­ra la demo­cra­cia del pro­ble­ma fun­da­men­tal de la domi­na­ción polí­ti­ca de las cla­ses domi­nan­tes y se con­vier­te ésta en un con­jun­to de reglas pro­ce­di­men­ta­les, de reglas de jue­go “neu­tra­les” e igua­les para todos, aun­que en la abs­trac­ción “todos”, se escon­da una dosis de des­igual­dad, exclu­sión e injus­ti­cia social, que des­de aba­jo, des­de las bases mis­mas de la socie­dad, recla­men de la demo­cra­cia no ser sim­ple pro­ce­di­mien­to o reglas para cosas tales como alter­nan­cia polí­ti­ca, res­pe­to a las mayo­rías, liber­tad de expre­sión, sino ins­tru­men­to de trans­for­ma­ción, camino abier­to al cam­bio social.

Con­ce­bi­da como valor uni­ver­sal, abs­trac­to, como con­jun­to de reglas pro­ce­di­men­ta­les o como ritual demo­crá­ti­co, la demo­cra­cia se des­vin­cu­la por defi­ni­ción de cual­quier pro­yec­to de trans­for­ma­ción socio­po­lí­ti­ca, pues en su pre­ten­di­da uni­ver­sa­li­dad e intem­po­ra­li­dad, la trans­for­ma­ción sólo podría exis­tir den­tro del espa­cio de valo­res esta­ble­ci­dos por el ritual demo­crá­ti­co uni­ver­sal.

De aquí se des­pren­de otro paso: sería difí­cil plan­tear crí­ti­cas sobre el con­te­ni­do real en tér­mi­nos de jus­ti­cia social y acce­so ver­da­de­ro al poder polí­ti­co en las demo­cra­cias exis­ten­tes si estos cum­plen con los pro­ce­di­mien­tos demo­crá­ti­cos. Es el paso de la demo­cra­cia a algo sutil­men­te dife­ren­te que es la gober­na­bi­li­dad demo­crá­ti­ca, más intere­sa­da en repro­du­cir­se como gober­na­bi­li­dad que en plan­tear­se el con­te­ni­do real de la demo­cra­cia en tér­mi­nos de jus­ti­cia social y ver­da­de­ra igual­dad.

No pare­ce casual que abun­den más las inves­ti­ga­cio­nes sobre la pobre­za que sobre la des­igual­dad, a pesar de ser ésta el talón de Aqui­les de las demo­cra­cias elec­to­ra­les lati­no­ame­ri­ca­nas, pero en la matriz de pen­sa­mien­to libe­ral que es la base de las demo­cra­cias repre­sen­ta­ti­vas, la des­igual­dad es acep­ta­ble si se cum­ple la regla de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des “ciu­da­da­nas”, pero en la ter­ca reali­dad la igual­dad de opor­tu­ni­da­des entre el 20% “más rico” y no menos del 50% “más pobre” de los lati­no­ame­ri­ca­nos es una bur­la o una esta­fa.

La gober­na­bi­li­dad demo­crá­ti­ca enten­di­da sólo como defi­ni­ción jurí­di­ca pro­ce­di­men­tal tien­de a igno­rar el sen­ti­do de las rela­cio­nes socia­les bajo el capi­ta­lis­mo glo­ba­li­za­do, neo­li­be­ral y trans­na­cio­na­li­za­do que es el real en Amé­ri­ca Lati­na. Éste pro­du­ce explo­ta­ción, des­igual­dad, exclu­sión y vir­tual nega­ción de la par­ti­ci­pa­ción, pero las des­igual­da­des que­dan legi­ti­ma­das como con­se­cuen­cias inevi­ta­bles de unas reglas del jue­go basa­das en liber­ta­des indi­vi­dua­les e igual­dad for­mal bajo la cate­go­ría neu­tra de ciu­da­da­nos.

El cien­tis­ta social Hans-Jur­gen Bur­chardt ha hecho un intere­san­te balan­ce de la rela­ción des­igual­dad-demo­cra­cia.[4] Y ha con­clui­do que “a casi tres déca­das de la recu­pe­ra­ción de la demo­cra­cia, la mayor par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca no se ha tra­du­ci­do en par­ti­ci­pa­ción social. Esto plan­tea nue­vas inte­rro­gan­tes a la teo­ría de la demo­cra­cia”.

En el men­cio­na­do artícu­lo se cons­ta­ta que los défi­cits demo­crá­ti­cos de las demo­cra­cias son exten­sos, a tal extre­mo que se habrían lle­ga­do a plan­tear la exis­ten­cia de no menos de 550 sub­ti­pos de demo­cra­cias para unos 120 regí­me­nes for­mal­men­te demo­crá­ti­cos a fines del siglo 20. Pero más allá de la exten­sa lis­ta de défi­cits, una de las con­clu­sio­nes es que “aun­que se pro­duz­ca con cier­ta regu­la­ri­dad la alter­nan­cia entre las éli­tes polí­ti­cas, la par­ti­ci­pa­ción es baja y, por lo tan­to, no alcan­za para con­tro­lar­las. Las éli­tes con fre­cuen­cia se ais­lan de la socie­dad y se enquis­tan en el poder. Esto sig­ni­fi­ca que, con­tra lo que sos­tie­ne la teo­ría de tran­si­ción, la cele­bra­ción de elec­cio­nes libres y la exis­ten­cia de una estruc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal ade­cua­da no con­du­cen en for­ma lineal a la demo­cra­ti­za­ción polí­ti­ca. Los fenó­me­nos deta­lla­dos ante­rior­men­te no serían “dolo­res de par­to” para avan­zar en la cons­truc­ción de la demo­cra­cia libe­ral, sino que deben ser enten­di­dos como carac­te­rís­ti­cas de un desa­rro­llo pro­pio”.[5]

Se ha plan­tea­do la expre­sión “ciu­da­da­nía de baja inten­si­dad” para carac­te­ri­zar las demo­cra­cias lati­no­ame­ri­ca­nas, pero qué es esto sino el refle­jo de la extre­ma des­igual­dad y las múl­ti­ples for­mas de dis­cri­mi­na­ción que de allí se deri­van y se ali­men­tan de un mode­lo eco­nó­mi­co exclu­yen­te per se y que con­si­de­ra ciu­da­da­nos con igua­les dere­chos al opu­len­to ‑que entre otros fac­to­res repro­du­ce su opu­len­cia en el acce­so al cono­ci­mien­to- y el ham­brien­to que repro­du­ce su ham­bre en el no acce­so al mis­mo, y esa bre­cha en Amé­ri­ca Lati­na no se está achi­can­do, sino está cre­cien­do (CEPAL, 2007).

Duran­te tres déca­das de demo­cra­cias elec­to­ra­les no se ha cum­pli­do en la región el supues­to de que a más demo­cra­cia más jus­ti­cia ‑y no sólo jus­ti­cia en cuan­to a dere­cho, sino jus­ti­cia social– y a más jus­ti­cia más demo­cra­cia. Por el con­tra­rio la des­igual­dad y por ende, la injus­ti­cia social cre­ció en esos años.

Vuel­ve a plan­tear­se la inte­rro­gan­te acer­ca de la com­pa­ti­bi­li­dad entre una rela­ción social bási­ca capi­tal-tra­ba­jo que en esen­cia pro­du­ce y repro­du­ce des­igual­dad y la demo­cra­cia en tan­to no sólo ritual de reglas de pro­ce­di­mien­to en ins­ti­tu­cio­nes corres­pon­dien­tes, sino enten­di­da ésta como par­ti­ci­pa­ción, con­trol sobre los gober­nan­tes, trans­pa­ren­cia en la ges­tión públi­ca, ver­da­de­ra igual­dad.

Bur­chardt lle­ga a la con­clu­sión, des­de una posi­ción que no es anti­ca­pi­ta­lis­ta, que “demo­cra­cia y mer­ca­do no nece­sa­ria­men­te tie­nen efec­tos sinér­gi­cos: pue­den, de hecho, vol­ver­se con­tra­dic­to­rios”.

Por su par­te, James Petras, des­de una posi­ción anti­ca­pi­ta­lis­ta radi­cal, plan­tea que la demo­cra­cia es depen­dien­te de la hege­mo­nía y la soli­dez de la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta y que este sis­te­ma tie­ne una visión ins­tru­men­tal de la demo­cra­cia, lo cual se ilus­tra con nume­ro­sos ejem­plos his­tó­ri­cos en los que el capi­ta­lis­mo glo­bal, su cen­tro hege­mó­ni­co (Esta­dos Uni­dos) ha apo­ya­do dic­ta­du­ras ‑como en Amé­ri­ca Lati­na– o demo­cra­cias elec­to­ra­les según coyun­tu­ras eva­lua­das como favo­ra­bles o des­fa­vo­ra­bles para los intere­ses hege­mó­ni­cos.[6]

El défi­cit demo­crá­ti­co de las demo­cra­cias libe­ra­les lati­no­ame­ri­ca­nas y no sólo lati­no­ame­ri­ca­nas ha indu­ci­do a poner énfa­sis en la rela­ción entre demo­cra­cia e igual­dad social y a incluir algu­nas dimen­sio­nes socio­eco­nó­mi­cas que hacen más com­ple­jas la ecua­ción de la teo­ría libe­ral, como la capa­ci­dad de deci­sión eco­nó­mi­ca, las opor­tu­ni­da­des y las com­pe­ten­cias (Sen, 2003).

Pero, no obs­tan­te, la teo­ría libe­ral igno­ra que las capa­ci­da­des de deci­sión eco­nó­mi­ca, las opor­tu­ni­da­des, los talen­tos no se esta­ble­cen a par­tir de liber­ta­des indi­vi­dua­les for­ma­les, sino que están con­di­cio­na­das por el medio social con­cre­to y que “por tan­to, la reduc­ción efec­ti­va de la des­igual­dad debe­ría pro­du­cir­se no a tra­vés de posi­bi­li­da­des indi­vi­dua­les o de la demo­cra­ti­za­ción en el acce­so, sino median­te la pro­mo­ción eco­nó­mi­ca y el empo­de­ra­mien­to de las comu­ni­da­des más pobres y los sec­to­res subal­ter­nos”.[7]

El ciu­da­dano abs­trac­to e irreal de la teo­ría libe­ral es un ser humano que pue­de tener dere­chos teó­ri­cos, pero nece­si­ta hacer­los efec­ti­vos, y para eso tie­ne que poseer recur­sos que lo hagan capaz de recla­mar­los y hacer­se escu­char. Los que no tie­nen recur­sos, tie­nen sólo un dere­cho inal­can­za­ble que no lle­ga a conec­tar con su vida real. La ciu­da­da­nía se hace reali­dad par­ti­ci­pa­ti­va y dere­cho ope­ra­ti­vo sólo a par­tir de poseer los recur­sos para poder deman­dar­los y ejer­cer­los. La con­cep­ción de ciu­da­da­nía ‑hija pre­di­lec­ta del libe­ra­lis­mo doc­tri­na­rio– no es más que una abs­trac­ción vacía o peor aun, el encu­bri­mien­to de la des­igual­dad real bajo el man­to de la igual­dad for­mal, sino va acom­pa­ña­da de un reco­no­ci­mien­to de la des­igual­dad social y de accio­nes para com­ba­tir­la.

El deba­te sobre la cali­dad de la demo­cra­cia pare­ce a veces igno­rar la ver­dad ele­men­tal de que para garan­ti­zar demo­cra­cia, par­ti­ci­pa­ción, con­trol de los gober­nan­tes, buen fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes, en suma, ver­da­de­ra demo­cra­cia, no bas­ta con que exis­ta igual­dad for­mal de dere­chos jurí­di­co-polí­ti­cos y cum­pli­mien­to de los pro­ce­di­mien­tos y ritua­les demo­crá­ti­cos, sino que los acto­res socia­les posean recur­sos simi­la­res, o al menos, que no exis­tan entre ellos las abis­ma­les dife­ren­cias que hoy carac­te­ri­zan a la región.

No bas­ta con reco­no­cer la igual­dad en el dere­cho al voto, a la expre­sión, a la aso­cia­ción, etc., si las elec­cio­nes son com­pe­ten­cias mediá­ti­cas cos­to­sas, si la expre­sión es mono­po­li­za­da por las gran­des empre­sas que fabri­can opi­nio­nes, si la aso­cia­ción requie­re mucho dine­ro para esta­ble­cer­se y aun más para hacer­se escu­char, si la caren­cia de ins­truc­ción ele­men­tal blo­quea el diá­lo­go polí­ti­co más allá de bana­li­da­des pro­pa­gan­dís­ti­cas, y si el des­em­pleo y la pobre­za favo­re­cen el clien­te­lis­mo y la com­pra-ven­ta de votos.

Es impres­cin­di­ble ir más allá de las igual­da­des y dere­chos for­ma­les, para actuar en la trans­for­ma­ción de la exclu­sión social median­te la pro­mo­ción del empleo, la efec­ti­va redis­tri­bu­ción de la rique­za, el acce­so a la edu­ca­ción, a la salud, a la cul­tu­ra, y esto con mayor inten­si­dad y pre­mu­ra mien­tras más des­fa­vo­re­ci­dos, pobres y exclui­dos sean los gru­pos socia­les de que se tra­te.

Las famo­sas “asi­me­trías de poder” no son más que una expre­sión aca­dé­mi­ca sua­vi­zan­te para alu­dir a la enor­me injus­ti­cia y exclu­sión social que las­tra a las socie­da­des de la región y muti­lan en ellos la demo­cra­cia, aun­que exis­tan mul­ti­tud de par­ti­dos, fun­cio­ne el par­la­men­to, los tri­bu­na­les de jus­ti­cia, etc.

Demo­cra­cia y gobier­nos que pro­cla­man el socia­lis­mo del Siglo 21.

En años más recien­tes, la cri­sis de pobre­za, infor­ma­li­dad y des­igual­dad des­ata­da por el Con­sen­so de Washing­ton en la región, uni­da a la vacie­dad y caren­cia de inclu­sión social en las demo­cra­cias elec­to­ra­les, pro­du­jo el hecho polí­ti­co rele­van­te de la vic­to­ria elec­to­ral y el acce­so al gobierno de fuer­zas polí­ti­cas con pro­yec­ción anti­neo­li­be­ral, un fuer­te sen­ti­do de nacio­na­lis­mo demo­crá­ti­co-social, polí­ti­cas de inde­pen­den­cia fren­te a Esta­dos Uni­dos y fuer­te crí­ti­ca al accio­nar de sus gobier­nos.

En Vene­zue­la, en Boli­via y Ecua­dor, se pro­cla­ma el avan­ce hacia el socia­lis­mo del siglo 21 a par­tir de gobier­nos ele­gi­dos en pro­ce­sos elec­to­ra­les de la demo­cra­cia libe­ral y que se des­en­vuel­ven des­de enton­ces den­tro de ellas, den­tro de sus reglas y lími­tes.

Sur­gen varias pre­gun­tas en rela­ción con este resul­ta­do impen­sa­ble hace ape­nas una déca­da, cuan­do el pen­sa­mien­to úni­co pare­cía todo­po­de­ro­so e inca­paz de per­der elec­cio­nes en las estruc­tu­ras demo­crá­ti­cas adap­ta­das a su con­ve­nien­cia y en las cua­les sus can­di­da­tos gana­ban inva­ria­ble­men­te, lle­van­do al gobierno varian­tes meno­res en la acep­ta­ción esen­cial de la libe­ra­li­za­ción con­te­ni­da en el Con­sen­so de Washing­ton.

Tan pro­fun­da fue la cri­sis gene­ra­da por aque­lla polí­ti­ca de moder­ni­za­ción subor­di­na­da, de “inser­ción en el mer­ca­do mun­dial” y de ascen­so al Pri­mer Mun­do, que los votan­tes des­bor­da­ron la apa­tía por las elec­cio­nes y al votar por Chá­vez, por Evo Mora­les, por Rafael Correa, refle­ja­ron el recha­zo a la dema­go­gia ante­rior, uti­li­zan­do el vehícu­lo elec­to­ral que había vuel­to a fun­cio­nar den­tro de la matriz neo­li­be­ral.

En efec­to, ¿podrán estos gobier­nos avan­zar hacia el socia­lis­mo del siglo 21, lo cual supo­ne dejar atrás al capi­ta­lis­mo, actuan­do den­tro de la estruc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal y jurí­di­ca de la demo­cra­cia libe­ral? ¿Podrán ellos ir trans­for­man­do des­de aden­tro esas estruc­tu­ras dotan­do sus prin­ci­pios demo­crá­ti­co-igua­li­ta­rios abs­trac­tos con con­te­ni­dos de jus­ti­cia social que los tras­cien­dan y con­vier­tan en ver­da­de­ras demo­cra­cias par­ti­ci­pa­ti­vas?

Estas pre­gun­tas tras­cien­den las posi­bi­li­da­des de un bre­ve artícu­lo y requie­ren res­pues­tas com­ple­jas que no serán dadas sólo por la teo­ría, sino por la unión entre ella y una prác­ti­ca polí­ti­ca que no tie­ne manua­les pre­es­ta­ble­ci­dos y debe ser “crea­ción heroi­ca”, nun­ca “cal­co y copia”.

Entre otros muchos fac­to­res a tener en cuen­ta en este com­ple­jo desa­fío polí­ti­co y teó­ri­co, se encuen­tra la nece­si­dad de con­so­li­dar una base eco­nó­mi­ca com­par­ti­da (ALBA) que ofrez­ca el sus­ten­to indis­pen­sa­ble del pro­yec­to polí­ti­co y per­mi­ta que estos gobier­nos no sean des­alo­ja­dos median­te elec­cio­nes en las que las nece­si­da­des mate­ria­les insa­tis­fe­chas esti­mu­len una derro­ta. La cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal actual plan­tea a estos gobier­nos un desa­fío por­que los des­gas­ta en tan­to gobier­nos debi­do a los estra­gos finan­cie­ros que pro­vo­ca, pero al mis­mo tiem­po da la posi­bi­li­dad de enfren­tar la cri­sis pro­te­gien­do con prio­ri­dad a los más vul­ne­ra­bles y demos­tran­do así la natu­ra­le­za dife­ren­te de ellos res­pec­to al modo oli­gár­qui­co tra­di­cio­nal de des­car­gar los efec­tos de las cri­sis eco­nó­mi­cas. Sólo la prác­ti­ca polí­ti­ca de los pró­xi­mos años podrá res­pon­der a esas pre­gun­tas, aun­que la expe­rien­cia de años recien­tes mues­tra que estos gobier­nos y aun más, el movi­mien­to social de base popu­lar que ellos encar­nan, sería capaz de con­ju­gar demo­cra­cia y jus­ti­cia social, colo­ca­dos fue­ra del capi­ta­lis­mo y tras­cen­dien­do la demo­cra­cia libe­ral, lle­nán­do­la de un nue­vo con­te­ni­do par­ti­ci­pa­ti­vo y mul­ti­cul­tu­ral.

Mien­tras tan­to, lla­ma la aten­ción la crí­ti­ca a que se les some­te, acer­ca de la pér­di­da de cali­dad demo­crá­ti­ca en ellos, de ten­den­cias auto­ri­ta­rias que esta­rían mani­fes­tán­do­se, aun­que se tra­ta de gobier­nos ele­gi­dos median­te elec­cio­nes con­si­de­ra­das demo­crá­ti­cas, con la pre­sen­cia de obser­va­do­res inter­na­cio­na­les, medios de comu­ni­ca­ción oli­gár­qui­cos abier­tos y en pleno fun­cio­na­mien­to e inclu­so un gobierno como el de Chá­vez que ha bati­do records en cuan­to a elec­cio­nes efec­tua­das y no sólo elec­cio­nes, sino ple­bis­ci­tos con capa­ci­dad de revo­car al Pre­si­den­te, los cua­les no exis­ten ni han exis­ti­do en los paí­ses que no reci­ben crí­ti­cas y que por tan­to, esta­rían cum­plien­do a pie jun­ti­llas los pará­me­tros demo­crá­ti­cos con­sa­gra­dos.

Las crí­ti­cas se basan en la teo­ría libe­ral que prio­ri­za el ritual y los pro­ce­di­mien­tos y se man­tie­ne den­tro de los lími­tes de la ciu­da­da­nía abs­trac­ta, la igual­dad de dere­chos entre des­igua­les y la liber­tad de expre­sión de los gran­des due­ños de empre­sas mediá­ti­cas.

Es sin­gu­lar que los gobier­nos de izquier­da men­cio­na­dos reci­ban crí­ti­cas por dife­ren­ciar­se de los que siguen el mode­lo libe­ral oli­gár­qui­co y las crí­ti­cas sean más acres, mien­tras mayo­res dosis de inclu­sión social pro­du­cen o inten­tan intro­du­cir. Pero, la caren­cia de inclu­sión social ha sido pre­ci­sa­men­te la que ha vacia­do la demo­cra­cia libe­ral y la ha sumi­do en reco­no­ci­dos défi­cits que tie­nen en la indi­fe­ren­cia de los votan­tes ‑el par­ti­do de mayor vota­ción es la abs­ten­ción– su sín­to­ma más evi­den­te.

Pare­ce­ría que la úni­ca for­ma de satis­fa­cer a los crí­ti­cos de los gobier­nos de izquier­da es vol­ver estric­ta­men­te a la demo­cra­cia ritual que al fra­ca­sar hizo posi­ble la lle­ga­da al gobierno de los que aho­ra cri­ti­can.

A la comu­ni­ca­ción entre gober­nan­tes y gober­na­dos que se esta­ble­ce en las expe­rien­cias comu­ni­ta­rias ensa­ya­das por Chá­vez o en el pecu­liar modo de comu­ni­ca­ción y res­pe­to entre Evo Mora­les y la pobla­ción indí­ge­na, se las des­ca­li­fi­ca cali­fi­cán­do­los como popu­lis­mo.

La expre­sión popu­lis­mo se iden­ti­fi­ca como dema­go­gia o en la mejor varian­te, como reduc­ción de la cali­dad demo­crá­ti­ca, ten­dien­te al auto­ri­ta­ris­mo.

Pero, como seña­la Bur­chardt, el popu­lis­mo pue­de ayu­dar a supe­rar cri­sis socia­les median­te la cons­truc­ción de un ima­gi­na­rio colec­ti­vo en torno a nue­vos valo­res, esta­ble­cer la comu­ni­ca­ción entre gober­nan­tes y gober­na­dos que la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va nun­ca logró, y actuar como vehícu­lo de una amplia movi­li­za­ción polí­ti­ca que ya va hacien­do par­te de una amplia­ción de los dere­chos demo­crá­ti­cos.

El popu­lis­mo, en tan­to ape­la­ción al “pue­blo” no defi­ne una orien­ta­ción polí­ti­ca per se, sino sola­men­te el pro­pó­si­to de accio­nar por defi­nir el bien colec­ti­vo, sin que esto impli­que la opción por un sis­te­ma polí­ti­co espe­cí­fi­co.

Gobier­nos mili­ta­res de la eta­pa dic­ta­to­rial fue­ron til­da­dos de popu­lis­tas y lo fue­ron tam­bién los gobier­nos emer­gi­dos de elec­cio­nes que apli­ca­ron los ajus­tes estruc­tu­ra­les neo­li­be­ra­les en los 80 y 90, por lo que lla­mar popu­lis­tas a los gobier­nos de izquier­da actua­les expre­sa no sólo un inten­to de reba­jar­los a prio­ri, sino un des­co­no­ci­mien­to de la ver­da­de­ra car­ga con­cep­tual del lla­ma­do popu­lis­mo.

Más que des­ca­li­fi­car a los gobier­nos que pro­cla­ma­ron su pro­pó­si­to de cons­truir el socia­lis­mo del siglo 21, sería nece­sa­rio replan­tear­se el vie­jo pro­ble­ma de la rela­ción entre liber­tad de mer­ca­do y demo­cra­cia.

Si la con­cep­ción de demo­cra­cia no incor­po­ra a ella la noción de equi­dad social, reduc­ción de las des­igual­da­des socia­les que hacen de la demo­cra­cia letra muer­ta, el bello con­cep­to segui­rá sien­do un for­ma­lis­mo en tan­to igual­dad polí­ti­co-jurí­di­ca, caren­te de sig­ni­fi­ca­do real para los muchos exclui­dos en la dis­tri­bu­ción del ingre­so.

La demo­cra­cia no pue­de limi­tar­se al dis­cur­so libe­ral sobre la igual­dad de todos ante la ley y los dere­chos indi­vi­dua­les inalie­na­bles, en tan­to la liber­tad de mer­ca­do ‑o los mono­po­lios del mer­ca­do– gene­ran exclu­sión social en la base mis­ma de la pre­ten­di­da demo­cra­cia. No bas­ta con la igual polí­ti­co-jurí­di­ca, si no va acom­pa­ña­da de la inclu­sión social, y ésta es incom­pa­ti­ble con la abis­mal des­igual­dad lati­no­ame­ri­ca­na.

La vali­dez for­mal del dere­cho bási­co de liber­tad no pue­de que­dar en la decla­ra­ción solem­ne, pero intras­cen­den­te, sino que debe pro­mo­ver la inclu­sión de los exclui­dos, median­te su ascen­so inte­lec­tual y eco­nó­mi­co, lo que supo­ne renun­ciar a enten­der fal­sa­men­te la igual­dad como una reali­dad y asu­mir­la como un obje­ti­vo prio­ri­ta­rio del esta­do, sin el cual no ten­drá éste ver­da­de­ra legi­ti­ma­ción demo­crá­ti­ca. Lo ante­rior impli­ca reco­no­cer que el sis­te­ma social engen­dra­dor de las des­igual­da­des debe ser trans­for­ma­do, pues no se tra­ta de admi­nis­trar la des­igual­dad, sino de eli­mi­nar­la.

Éste es el núcleo duro, a mi jui­cio defi­ni­dor de los pro­yec­tos para cons­truir el socia­lis­mo del siglo 21. Más que lla­mar popu­lis­mo en sen­ti­do des­pec­ti­vo a estos pro­yec­tos, sería jus­to enten­der­los como pro­yec­tos enca­mi­na­dos a encon­trar el vital esla­bón per­di­do de la demo­cra­cia libe­ral: la jus­ti­cia social en tan­to inclu­sión de los exclui­dos y el esta­ble­ci­mien­to no sólo de una demo­cra­cia polí­ti­ca for­mal, sino de una demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, social, con sig­ni­fi­ca­do real para todos sus acto­res.

Biblio­gra­fía

  • Ban­co Mun­dial: Poverty Reduc­tion and Growth. From Vicious to Vir­tuous Cir­cles, Ban­co Mun­dial, Washing­ton, D.C., 2006.
  • Borón, Ati­lio A.: Tras el búho de Miner­va. Mer­ca­do con­tra demo­cra­cia en el capi­ta­lis­mo de fin de siglo, Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, Bue­nos Aires, 2000.
  • Borón, Ati­lio A.: Esta­do, capi­ta­lis­mo y demo­cra­cia en Amé­ri­ca Lati­na, CLACSO, Bue­nos Aires, 2003ª.
  • Chomsky, Noam: “Los dile­mas de la domi­na­ción” en Borón, Ati­lio A. (comp.) Nue­va hege­mo­nía mun­dial. Alter­na­ti­vas de cam­bio y movi­mien­tos socia­les, CLACSO/​Editorial de Cien­cias Socia­les, Bue­nos Aires/​La Haba­na, 2004.
  • Hou­tart, Fran­co­is: “Un socia­lis­mo para el siglo XXI. Cua­dro sin­té­ti­co de refle­xión”. Ponen­cia pre­sen­ta­da en las Jor­na­das “El Socia­lis­mo del siglo XXI”, Cara­cas, junio, 2007.
  • Mar­tí­nez Here­dia, Fer­nan­do: El corri­mien­to hacia el rojo, Letras Cuba­nas, La Haba­na, 2001.
  • Meik­sins Woods, Allan: Demo­cracy against capi­ta­lism, Cam­brid­ge Uni­ver­sity Press, Cam­brid­ge, 1995.
  • Pin­to, Aní­bal: Chi­le. Un caso de desa­rro­llo frus­tra­do, Edi­to­rial Uni­ver­si­ta­ria, San­tia­go, 1957.
  • Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo (PNUD): La demo­cra­cia en Amé­ri­ca Lati­na. Hacia una demo­cra­cia de ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos, Aguilar/​Altea/​Alfaguara/​Taurus, Bue­nos Aires, 2004ª.
  • Rega­la­do Álva­rez, Rober­to: “La izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na hoy” en Cua­der­nos del Cea, La Haba­na, 2005.
  • Sen, Amart­ya Kumar: Sobre éti­ca y eco­no­mía, Alian­za, Madrid, 2003.

[1] Gil­ber­to Dupas: Pobre­za, des­igual­dad y tra­ba­jo en el capi­ta­lis­mo glo­bal. Revis­ta Nue­va Socie­dad No. 215. Mayo-junio 2008.

[2] Agus­tín Cue­vas. “Las demo­cra­cias res­trin­gi­das de Amé­ri­ca Lati­na”. Pla­ne­ta. Ecua­dor. 1988.

[3] René Zava­le­ta: “Cua­tro con­cep­tos de la demo­cra­cia” en Julio Labas­ti­da: Los nue­vos pro­ce­sos socia­les y la teo­ría polí­ti­ca con­tem­po­rá­nea”. Siglo XXI. Méxi­co. 1986. Pág. 302. Cita­do por Mar­cos Roit­man.

[4] Hans-Jur­gen Bur­chardt: Des­igual­dad y demo­cra­cia. Revis­ta Nue­va Socie­dad 215. Mayo-junio 2008. Pags. 79 – 94.

[5] Hans Jur­gen Bur­chardt. Artícu­lo cita­do. Pág. 81

[6] James Petras: Demo­cra­cia y capi­ta­lis­mo. Tran­si­ción demo­crá­ti­ca o neo­au­to­ri­ta­ris­mo.

[7]Hans-Jur­gen Bur­chardt. Artícu­lo cita­do. Pág. 89.

*El autor de este ensa­yo, Osval­do Mar­tí­nez, es el direc­tor del Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes de la Eco­no­mía Mun­dial

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *