Puer­to Rico: ofen­si­va huel­guis­ta uni­ver­si­ta­ria comien­za a pene­trar luga­res ocul­tos-La Hai­ne.

SAN JUAN, Puer­to Rico, 13 de febre­ro de 2011 (NCM) – La orgía de vio­len­cia des­ata­da por la Poli­cía nacio­nal para tra­tar de con­te­ner el alza­mien­to estu­dian­til tuvo el ines­pe­ra­do efec­to de abrir una grie­ta en el muro de apo­yo interno al Gober­na­dor Luis For­tu­ño, tan ancha que por ella salen denun­cias e infor­mes com­pro­me­te­do­res sobre pla­nes cri­mi­na­les y la dila­pi­da­ción del teso­ro de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico.

Mien­tras tan­to, la huel­ga uni­ver­si­ta­ria sigue impa­ra­ble y este fin de sema­na una mare­ja­da huma­na rodeó la UPR, obs­tru­yó el trán­si­to sen­tán­do­se en una de las prin­ci­pa­les ave­ni­das y lue­go pene­tró en el cam­pus uni­ver­si­ta­rio prin­ci­pal don­de los estu­dian­tes vol­vie­ron a tomar la Torre –ante los víto­res de la mul­ti­tud- y has­ta bai­la­ron desa­fian­tes a menos de un metro de los ase­dia­dos poli­cías.

Así, sube de tono la cri­sis en momen­tos en que van toman­do for­ma diver­sas pro­tes­tas socia­les y cuan­do el pre­si­den­te del Cole­gio de Abo­ga­dos, Osval­do Tole­do, optó por la des­obe­dien­cia civil con­tra una orden del Tri­bu­nal de Dis­tri­to de Esta­dos Uni­dos y es man­te­ni­do en la cár­cel fede­ral. La pro­tes­ta de abo­ga­dos, por un caso en el que podría arre­ba­tár­se­les su edi­fi­cio, abo­na y reci­be la can­de­la de la cri­sis uni­ver­si­ta­ria.

El sába­do pasa­do 72 enti­da­des socia­les, cívi­cas y polí­ti­cas –inclui­dos todos los par­ti­dos de opo­si­ción- se suma­ron a la gigan­tes­ca mar­cha.

“¡Ano­che en la Iupi char­la­tán le dis­te a mi Lola, ano­che en la Iupi char­la­tán, ven dale aho­ra!”, le can­ta­ban des­de la mar­cha padres y sim­pa­ti­zan­tes de los estu­dian­tes a un cor­dón de poli­cías que obser­va­ban a dis­tan­cia pru­den­te, en refe­ren­cia a los suce­sos vio­len­tos del miér­co­les. Tal fue la con­duc­ta escan­da­lo­sa de las uni­da­des con­tra dis­tur­bios car­gan­do con­tra los estu­dian­tes, que pro­vo­ca­ron una cri­sis en el pro­pio ofi­cia­lis­mo al pun­to en que fue­ron reti­ra­dos varios de los guar­dias invo­lu­cra­dos y el pro­pio pre­si­den­te de la UPR, José Ramón de la Torre, tuvo que renun­ciar tras deman­dar la sali­da de la Poli­cía de los once recin­tos del sis­te­ma.

De igual for­ma, lle­gó el pri­mer infor­me de un estu­dian­te des­pe­di­do de su empleo en una empre­sa turís­ti­ca como repre­sa­lia por su par­ti­ci­pa­ción en la huel­ga.

De hecho, los pro­fe­so­res, los emplea­dos admi­nis­tra­ti­vos y el sin­di­ca­to de man­te­ni­mien­to y lim­pie­za man­tu­vie­ron cerra­do el cam­pus jue­ves y vier­nes para pre­ve­nir más cho­ques vio­len­tos, lo que ha deja­do una atmós­fe­ra ines­ta­ble ante el temor de que la nue­va sema­na trai­ga el temi­do “baño de san­gre”. Esta vez, sin embar­go, no se tra­ta sólo de los rumo­res típi­cos en estos casos.

La Aso­cia­ción Puer­to­rri­que­ña de Pro­fe­so­res Uni­ver­si­ta­rios denun­ció tener infor­ma­ción sobre una reu­nión el lunes en los altos nive­les del Esta­do en la que se eva­luó que “todo está salien­do bien” en la cri­sis en la UPR y que “sólo fal­ta” un muer­to para acha­cár­se­lo a los estu­dian­tes. Lue­go de que la APPU hicie­ra la denun­cia, NCM Noti­cias obtu­vo infor­ma­ción espe­cí­fi­ca sobre los par­ti­ci­pan­tes en la pre­sun­ta reu­nión y sus víncu­los con el Pala­cio de San­ta Cata­li­na, sede de la gober­na­ción.

El caso es que el mar­tes [pasa­do] las uni­da­des con­tra dis­tur­bios cono­ci­das como “Fuer­za de Cho­que” comen­za­ron a pro­pa­sar­se con las estu­dian­tes en las inme­dia­cio­nes de la facul­tad de cien­cias socia­les, ante lo cual una mul­ti­tud de estu­dian­tes les hizo reti­rar­se y lue­go reco­rrió calles y edi­fi­cios del cam­pus.

Al día siguien­te, la poli­cía comen­zó a gra­bar con cáma­ras de video a estu­dian­tes que pin­ta­ban con­sig­nas en la tra­di­cio­nal “Calle de la Con­cien­cia” en abier­ta vio­la­ción de la ley que tipi­fi­ca el deli­to de “car­pe­teo”, que con­sis­te en levan­tar expe­dien­tes poli­cia­les con­tra ciu­da­da­nos que rea­li­zan acti­vi­da­des lega­les.

Un gru­po de estu­dian­tes rodeó a los poli­cías y tra­tó de impe­dir físi­ca­men­te que con­ti­nua­se con la prác­ti­ca ile­gal y pocos minu­tos des­pués comen­za­ron los empu­jo­nes, maca­na­zos, pedra­das y has­ta lan­za­mien­to de pin­tu­ra. Entra­ron en acción la fuer­za de cho­que, la uni­dad de arres­tos y una escua­dra mon­ta­da para repar­tir pali­zas a man­sal­va a todo el que pasa­ra cer­ca y arres­tar has­ta sin saber por qué a los que alcan­za­ban, lo que resul­tó en que el tri­bu­nal no halló cau­sa con­tra los dete­ni­dos.

La tro­pa estu­dian­til se esfu­mó para reapa­re­cer al otro lado del cam­pus con una mar­cha que pron­to cre­ció has­ta pasar de mil mani­fes­tan­tes, que vol­vió a reco­rrer el cam­pus. Al lle­gar al nue­vo edi­fi­cio de Estu­dios Gene­ra­les, dos poli­cías inten­ta­ron enfren­tar la muche­dum­bre, que les sacó a la fuer­za y una de sus gorras voló por el aire.

Lle­ga­ron otra vez las escua­dras, pero cuan­do inten­ta­ron pene­trar con sus moto­ras los estu­dian­tes les abrie­ron el paso sólo para ence­rrar­los y tirar­los de sus vehícu­los. La uni­dad mon­ta­da no tuvo mejor suer­te y los estu­dian­tes le lan­za­ban las pedra­das apun­tan­do a los jine­tes, que tuvie­ron que reti­rar­se. Al lle­gar la fuer­za de cho­que, la tro­pa estu­dian­til vol­vió a esfu­mar­se para reapa­re­cer minu­tos des­pués rodean­do la Torre de la Uni­ver­si­dad, don­de des­de media maña­na la Her­man­dad de Emplea­dos Exen­tos No Docen­tes y la APPU man­te­nían toma­da la rec­to­ría deman­dan­do el reti­ro inme­dia­to de la Poli­cía.

El día cul­mi­nó con la entra­da al cam­pus de dos mar­chas ciu­da­da­nas en apo­yo a la Uni­ver­si­dad y el infor­me de que los abo­ga­dos de la Con­fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes de Pro­fe­so­res Uni­ver­si­ta­rios ya comen­za­ron a pre­pa­rar las que­re­llas cri­mi­na­les con­tra poli­cías por la tor­tu­ra de estu­dian­tes.

Pero el hecho más sor­pren­den­te ocu­rrió cuan­do el miem­bro estu­dian­til de la Jun­ta de Sín­di­cos, René Var­gas, soli­ci­tó for­mal­men­te que se le entre­ga­ra copia del inven­ta­rio de pro­pie­da­des corres­pon­dien­tes a los cau­da­les sin here­de­ros –que por ley la UPR reci­be des­de hace 80 años- y se le indi­có que esos bie­nes se ven­den tan pron­to lle­gan.

La situa­ción levan­ta el doble pro­ble­ma de dón­de están las cuen­tas para que se garan­ti­ce que se reci­be el bene­fi­cio com­ple­to, y el más gra­ve sobre cómo pudo el Ban­co Guber­na­men­tal de Fomen­to acep­tar tales bie­nes que no exis­ti­rían [si se ven­den inme­dia­ta­men­te] como par­te de las garan­tías de una línea de cré­di­to de cien millo­nes de dóla­res.

La rebel­día de los inmi­gran­tes

Más infor­ma­ción: En bus­ca de un már­tir para aca­bar la huel­ga

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *