La revo­lu­ción de Islan­dia – Igna­cio Esco­lar

Aho­ra que el pue­blo egip­cio ha triun­fa­do, o al menos lo pare­ce, es buen momen­to para hablar de otra revo­lu­ción mucho más des­co­no­ci­da: la de Islan­dia, ese país que el FMI de Rato ponía como ejem­plo a seguir y que aca­bó com­ple­ta­men­te que­bra­do, hun­di­do por los escom­bros de una ban­ca can­ce­rí­ge­na que con­vir­tió la isla en un inmen­so hed­ge fund y dejó una deu­da equi­va­len­te a todo el PIB de ocho años y seis meses.

La solu­ción islan­de­sa a esa con­de­na pron­to se apar­tó de la orto­do­xia. La Fis­ca­lía abrió una inves­ti­ga­ción penal con­tra los ban­que­ros res­pon­sa­bles del colap­so; algu­nos han hui­do del país y están en bus­ca y cap­tu­ra por la Inter­pol. En 2009, el gobierno tuvo que dimi­tir en blo­que, aco­rra­la­do por las pro­tes­tas ciu­da­da­nas; fue el pri­me­ro y casi el úni­co en caer por la cri­sis (si exclui­mos a Túnez y Egip­to). Des­pués los islan­de­ses for­za­ron un refe­rén­dum para blo­quear el pago de la deu­da de la ban­ca y lo logra­ron: ganó el no con más del 90% de los votos. Y hace un par de meses, Islan­dia arran­có una ambi­cio­sa refor­ma cons­ti­tu­cio­nal que, por pri­me­ra vez en la his­to­ria del mun­do, será fru­to de un pro­ce­so de demo­cra­cia direc­ta, al mar­gen de los par­ti­dos. La Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te está for­ma­da por 31 ciu­da­da­nos corrien­tes, ele­gi­dos en las urnas entre 523 can­di­da­tu­ras que sólo nece­si­ta­ban 30 fir­mas para poder pre­sen­tar­se.

Hoy Islan­dia está cre­cien­do. El año que vie­ne, su pre­su­pues­to públi­co esta­rá en supe­rá­vit; su situa­ción eco­nó­mi­ca es bas­tan­te mejor que la de otros paí­ses igual­men­te des­ar­bo­la­dos, como Gre­cia o Irlan­da. ¿El secre­to? Algo revo­lu­cio­na­rio, aun­que se supo­nía que era una de las reglas ensen­cia­les del capi­ta­lis­mo: Islan­dia se negó a socia­li­zar las pér­di­das y dejó que la ban­ca irres­pon­sa­ble sim­ple­men­te que­bra­se.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *