Eus­kal Herria y el lai­cis­mo – Juan Mari Esku­bi Arroyo

Exis­ten esta­dos teo­crá­ti­cos en los que el poder es ejer­ci­do por la reli­gión pre­do­mi­nan­te; sue­len ser tota­li­ta­rios. En los esta­dos demo­crá­ti­cos pre­va­le­cen los dere­chos civi­les y se reco­no­ce liber­tad de cul­to a todas las reli­gio­nes. El Esta­do espa­ñol se decla­ra “demo­crá­ti­co” (algu­nos no dudan que lo sea). El art. 16 de su Cons­ti­tu­ción dice que “Nin­gu­na con­fe­sión ten­drá carác­ter esta­tal. Los pode­res públi­cos ten­drán en cuen­ta las creen­cias reli­gio­sas de la socie­dad espa­ño­la y man­ten­drán las con­si­guien­tes rela­cio­nes de coope­ra­ción con la Igle­sia Cató­li­ca y las demás con­fe­sio­nes”; tex­to que no acla­ra sufi­cien­te­men­te las rela­cio­nes de Igle­sia y Esta­do, dan­do lugar a una situa­ción que pone en peli­gro la nece­sa­ria sepa­ra­ción entre ambos pode­res, y que apro­ve­cha el cato­li­cis­mo más reac­cio­na­rio para ejer­cer fuer­te influen­cia sobre la socie­dad civil. El Esta­do espa­ñol tie­ne sus­cri­to un Con­cor­da­to con el Vati­cano que con­ce­de a la Igle­sia pri­vi­le­gios y sub­ven­cio­nes, sin paran­gón en el club de “paraí­sos fiscales”.

El doc­tor Marín Negue­rue­la, pro­fe­sor de Teo­lo­gía y Apo­lo­gé­ti­ca, escri­bía en 1954 (“¿Por qué soy cató­li­co?”) que “La socie­dad civil tie­ne a Dios por autor y de Él reci­be innu­me­ra­bles bene­fi­cios; por­que: a) Dios hizo al hom­bre apto para la socie­dad y por medio de la ley natu­ral puso los fun­da­men­tos de todas las leyes civi­les; b) Dios, con su pro­vi­den­cia, con­ser­va la socie­dad civil y le otor­ga sus bene­fi­cios. La socie­dad civil, por tan­to, debe ado­rar a Dios, agra­de­cer­le sus favo­res y expiar los peca­dos socia­les con­tra Él come­ti­dos”. Así esta­ban las cosas duran­te la dic­ta­du­ra nacio­nal­ca­tó­li­ca fran­quis­ta… y no es casua­li­dad que esa doc­tri­na fun­da­men­ta­lis­ta sea pre­ci­sa­men­te la que sos­tie­ne la actual Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Española.

Des­de que la reli­gión cató­li­ca alcan­zó el poder ha ejer­ci­do, sobre los cré­du­los ciu­da­da­nos, al menos dos terro­ris­mos. Uno, que lla­ma­ré “físi­co”, pues sir­vién­do­se de la Inqui­si­ción, tor­tu­ró y exter­mi­nó a ateos, cis­má­ti­cos, libre­pen­sa­do­res… Y otro, “inma­te­rial”, ejer­ci­do des­de púl­pi­tos y con­fe­sio­na­rios, ame­na­zan­do a los peca­do­res con cas­ti­gos mons­truo­sos: el horri­ble Pur­ga­to­rio, tran­si­to­rio, cuyo tiem­po de estan­cia pue­de redu­cir­se median­te pago (impor­tan­te fuen­te de ingre­sos para el cle­ro); y el Infierno, fue­go y azu­fre eter­nos, terro­rí­fi­co escar­mien­to divino sin esperanza.

Las reli­gio­nes mono­teís­tas, son per­ju­di­cia­les para la salud y la paz del Mun­do. A lo lar­go de la His­to­ria han sido cau­sa de san­grien­tas gue­rras fra­tri­ci­das en las que murie­ron ase­si­na­dos miles de ino­cen­tes, unas veces por con­tro­ver­sias inter­pre­ta­ti­vas de las “ver­da­des reve­la­das”, otras por el con­trol de ingre­sos y patri­mo­nios, y tam­bién por la colo­ni­za­ción de pue­blos “infie­les”, a los que se escla­vi­zó, ase­si­nó, vio­ló, y empo­bre­ció robán­do­les las rique­zas; ade­más de extir­par­les sus mile­na­rias creen­cias para impo­ner­les otras, pre­sun­ta­men­te mejo­res, bajo pena de muerte. 

Es nece­sa­rio que la Repú­bli­ca de Eus­kal Herria no repi­ta, entre otras cues­tio­nes, los acuer­dos y con­cor­da­tos fir­ma­dos por el Esta­do espa­ñol con la Igle­sia cató­li­ca espa­ño­la y con la San­ta Sede, y que decla­re expre­sa­men­te un lai­cis­mo ofi­cial, sin cir­cun­lo­quios ni ambi­güe­da­des; recha­zan­do el fal­so afo­ris­mo de “eus­kal­dun-fede­dun”; así como la exi­gen­cia de que los nue­vos lehen­da­ka­ris, minis­tros y altos fun­cio­na­rios del gobierno, juren o pro­me­tan sus car­gos ante un ana­cró­ni­co cru­ci­fi­jo. Se modi­fi­ca­rá la tra­di­ción de cele­brar even­tos de carác­ter civil, polí­ti­co o labo­ral, en fes­ti­vi­da­des estric­ta­men­te reli­gio­sas, como el Abe­rri Egu­na en “Domin­go de Resu­rrec­ción”, la Cons­ti­tu­ción en “Epi­fa­nía”, la “Raza” (¿…?) en el día del “Pilar”…

La Repú­bli­ca Vas­ca pro­te­ge­rá el dere­cho de los ciu­da­da­nos a pro­fe­sar sus creen­cias con ple­na liber­tad, cele­bran­do los cul­tos y litur­gias en sus tem­plos res­pec­ti­vos. La finan­cia­ción de las acti­vi­da­des de las ins­ti­tu­cio­nes reli­gio­sas será a car­go de sus feli­gre­ses, con renun­cia expre­sa a sub­ven­cio­nes y ayu­das públi­cas para su actividad.

Cada ciu­da­dano, a títu­lo per­so­nal y cuan­do le ape­tez­ca, podrá acu­dir a misa, al rosa­rio, a nove­na­rios, a ado­ra­ción noc­tur­na, a rezar en la sina­go­ga, en la capi­lla, o en la mez­qui­ta. Pero se pros­cri­bi­rá la pre­sen­cia ofi­cial en esos actos, y ocu­par luga­res pre­fe­ren­tes, a las auto­ri­da­des ele­gi­das demo­crá­ti­ca­men­te, lehen­da­ka­ris, minis­tros, magis­tra­dos, alcal­des, con­ce­ja­les… en cali­dad de tales e inves­ti­dos con los atri­bu­tos y sím­bo­los pro­pios de sus car­gos, por­que el poder civil al que repre­sen­tan no debe humi­llar­se, ni ren­dir plei­te­sía, ni reco­no­cer a cual­quie­ra de las con­fe­sio­nes reli­gio­sas como tuto­ra, ni de ran­go supe­rior al suyo. La Igle­sia cató­li­ca pre­ten­de, y en el Esta­do espa­ñol lo sue­le con­se­guir, que el Dere­cho Canó­ni­co pre­va­lez­ca sobre el Civil, recha­zan­do por per­ver­sos el lai­cis­mo y la sepa­ra­ción entre Igle­sia y Esta­do. Acti­tud que siem­pre es into­le­ra­ble, pero espe­cial­men­te en una repú­bli­ca democrática. 

Por otro lado, no es una cues­tión tri­vial que la Igle­sia Cató­li­ca con­tro­le tam­bién los fes­te­jos popu­la­res que en Eus­kal Herria se cele­bran a lo lar­go del año. En los albo­res de la His­to­ria nues­tros ante­pa­sa­dos con­me­mo­ra­ban sols­ti­cios y equi­noc­cios, eclip­ses y ple­ni­lu­nios, y acon­te­ci­mien­tos feli­ces, dan­zan­do y dis­fru­tan­do en ale­gres jol­go­rios, reu­ni­dos en cue­vas o en torno a dól­me­nes y menhi­res, eri­gi­dos sobre luga­res mági­cos. Miles de años des­pués, la Igle­sia cató­li­ca juz­gó que esas fies­tas le per­ju­di­ca­ban y las atri­bu­yó al demo­nio, deno­mi­nán­do­las des­pec­ti­va­men­te “ake­la­rres”. Des­na­tu­ra­li­zó y anu­ló su esen­cia his­tó­ri­co-cul­tu­ral, pen­san­do que así, y debi­da­men­te con­tro­la­das, podían ser­le úti­les para afian­zar su domi­nio. Uti­li­zan­do de nue­vo la San­ta Inqui­si­ción, que­mó en la hogue­ra “puri­fi­ca­do­ra” a los ino­cen­tes que bai­la­ban en ellas, acu­sán­do­les de here­jía y bru­je­ría… par­ti­cu­lar­men­te a las muje­res, víc­ti­mas de la feroz miso­gi­nia ecle­siás­ti­ca. En su lugar orga­ni­zó rome­rías con­vo­ca­das en con­me­mo­ra­ción de fal­sas apa­ri­cio­nes maria­nas, o de epi­so­dios bíbli­cos, o en honor de una lis­ta infi­ni­ta de san­tos y san­tas legen­da­rios… El pue­blo vas­co acep­tó ese pro­ta­go­nis­mo ecle­siás­ti­co como un hecho natu­ral, ino­fen­si­vo… y has­ta con­ve­nien­te. Sin embar­go, esas fies­tas, con­tro­la­das por la Igle­sia, le coar­tan la liber­tad e inci­den nega­ti­va­men­te sobre sus cos­tum­bres y pre­fe­ren­cias lúdi­cas. A pesar de la gro­se­ra inge­ren­cia del cle­ro, y sin pre­ten­der­lo, es inevi­ta­ble que en esos fes­te­jos apa­rez­can ves­ti­gios de su ori­gen pagano, talla­dos en el incons­cien­te colec­ti­vo vas­co a lo lar­go de milenios.

Los tem­plos de Eus­kal Herria con voca­ción cris­tia­na fue­ron cons­trui­dos a expen­sas de los veci­nos, sedu­ci­dos por con­vin­cen­tes pre­di­ca­do­res. La Igle­sia Cató­li­ca ins­cri­bió a su nom­bre, des­de modes­tos humi­lla­de­ros y ermi­tas, has­ta gran­des tem­plos con exten­sas per­te­nen­cias, sien­do pro­pie­da­des comu­na­les. Los afec­ta­dos están denun­cian­do los robos ante los tri­bu­na­les civi­les. El empe­ra­dor Cons­tan­tino dotó a la ins­ti­tu­ción cató­li­ca de la fuer­za para el saqueo, pero no de la razón. Podría decir­se, emu­lan­do al evan­ge­lio, “al Pue­blo lo que es del Pue­blo y al Dios lo que es del Dios”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.