Eus­kal Herria y el lai­cis­mo – Juan Mari Esku­bi Arro­yo

Exis­ten esta­dos teo­crá­ti­cos en los que el poder es ejer­ci­do por la reli­gión pre­do­mi­nan­te; sue­len ser tota­li­ta­rios. En los esta­dos demo­crá­ti­cos pre­va­le­cen los dere­chos civi­les y se reco­no­ce liber­tad de cul­to a todas las reli­gio­nes. El Esta­do espa­ñol se decla­ra “demo­crá­ti­co” (algu­nos no dudan que lo sea). El art. 16 de su Cons­ti­tu­ción dice que “Nin­gu­na con­fe­sión ten­drá carác­ter esta­tal. Los pode­res públi­cos ten­drán en cuen­ta las creen­cias reli­gio­sas de la socie­dad espa­ño­la y man­ten­drán las con­si­guien­tes rela­cio­nes de coope­ra­ción con la Igle­sia Cató­li­ca y las demás con­fe­sio­nes”; tex­to que no acla­ra sufi­cien­te­men­te las rela­cio­nes de Igle­sia y Esta­do, dan­do lugar a una situa­ción que pone en peli­gro la nece­sa­ria sepa­ra­ción entre ambos pode­res, y que apro­ve­cha el cato­li­cis­mo más reac­cio­na­rio para ejer­cer fuer­te influen­cia sobre la socie­dad civil. El Esta­do espa­ñol tie­ne sus­cri­to un Con­cor­da­to con el Vati­cano que con­ce­de a la Igle­sia pri­vi­le­gios y sub­ven­cio­nes, sin paran­gón en el club de “paraí­sos fis­ca­les”.

El doc­tor Marín Negue­rue­la, pro­fe­sor de Teo­lo­gía y Apo­lo­gé­ti­ca, escri­bía en 1954 (“¿Por qué soy cató­li­co?”) que “La socie­dad civil tie­ne a Dios por autor y de Él reci­be innu­me­ra­bles bene­fi­cios; por­que: a) Dios hizo al hom­bre apto para la socie­dad y por medio de la ley natu­ral puso los fun­da­men­tos de todas las leyes civi­les; b) Dios, con su pro­vi­den­cia, con­ser­va la socie­dad civil y le otor­ga sus bene­fi­cios. La socie­dad civil, por tan­to, debe ado­rar a Dios, agra­de­cer­le sus favo­res y expiar los peca­dos socia­les con­tra Él come­ti­dos”. Así esta­ban las cosas duran­te la dic­ta­du­ra nacio­nal­ca­tó­li­ca fran­quis­ta… y no es casua­li­dad que esa doc­tri­na fun­da­men­ta­lis­ta sea pre­ci­sa­men­te la que sos­tie­ne la actual Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Espa­ño­la.

Des­de que la reli­gión cató­li­ca alcan­zó el poder ha ejer­ci­do, sobre los cré­du­los ciu­da­da­nos, al menos dos terro­ris­mos. Uno, que lla­ma­ré “físi­co”, pues sir­vién­do­se de la Inqui­si­ción, tor­tu­ró y exter­mi­nó a ateos, cis­má­ti­cos, libre­pen­sa­do­res… Y otro, “inma­te­rial”, ejer­ci­do des­de púl­pi­tos y con­fe­sio­na­rios, ame­na­zan­do a los peca­do­res con cas­ti­gos mons­truo­sos: el horri­ble Pur­ga­to­rio, tran­si­to­rio, cuyo tiem­po de estan­cia pue­de redu­cir­se median­te pago (impor­tan­te fuen­te de ingre­sos para el cle­ro); y el Infierno, fue­go y azu­fre eter­nos, terro­rí­fi­co escar­mien­to divino sin espe­ran­za.

Las reli­gio­nes mono­teís­tas, son per­ju­di­cia­les para la salud y la paz del Mun­do. A lo lar­go de la His­to­ria han sido cau­sa de san­grien­tas gue­rras fra­tri­ci­das en las que murie­ron ase­si­na­dos miles de ino­cen­tes, unas veces por con­tro­ver­sias inter­pre­ta­ti­vas de las “ver­da­des reve­la­das”, otras por el con­trol de ingre­sos y patri­mo­nios, y tam­bién por la colo­ni­za­ción de pue­blos “infie­les”, a los que se escla­vi­zó, ase­si­nó, vio­ló, y empo­bre­ció robán­do­les las rique­zas; ade­más de extir­par­les sus mile­na­rias creen­cias para impo­ner­les otras, pre­sun­ta­men­te mejo­res, bajo pena de muer­te. 

Es nece­sa­rio que la Repú­bli­ca de Eus­kal Herria no repi­ta, entre otras cues­tio­nes, los acuer­dos y con­cor­da­tos fir­ma­dos por el Esta­do espa­ñol con la Igle­sia cató­li­ca espa­ño­la y con la San­ta Sede, y que decla­re expre­sa­men­te un lai­cis­mo ofi­cial, sin cir­cun­lo­quios ni ambi­güe­da­des; recha­zan­do el fal­so afo­ris­mo de “eus­kal­dun-fede­dun”; así como la exi­gen­cia de que los nue­vos lehen­da­ka­ris, minis­tros y altos fun­cio­na­rios del gobierno, juren o pro­me­tan sus car­gos ante un ana­cró­ni­co cru­ci­fi­jo. Se modi­fi­ca­rá la tra­di­ción de cele­brar even­tos de carác­ter civil, polí­ti­co o labo­ral, en fes­ti­vi­da­des estric­ta­men­te reli­gio­sas, como el Abe­rri Egu­na en “Domin­go de Resu­rrec­ción”, la Cons­ti­tu­ción en “Epi­fa­nía”, la “Raza” (¿…?) en el día del “Pilar”…

La Repú­bli­ca Vas­ca pro­te­ge­rá el dere­cho de los ciu­da­da­nos a pro­fe­sar sus creen­cias con ple­na liber­tad, cele­bran­do los cul­tos y litur­gias en sus tem­plos res­pec­ti­vos. La finan­cia­ción de las acti­vi­da­des de las ins­ti­tu­cio­nes reli­gio­sas será a car­go de sus feli­gre­ses, con renun­cia expre­sa a sub­ven­cio­nes y ayu­das públi­cas para su acti­vi­dad.

Cada ciu­da­dano, a títu­lo per­so­nal y cuan­do le ape­tez­ca, podrá acu­dir a misa, al rosa­rio, a nove­na­rios, a ado­ra­ción noc­tur­na, a rezar en la sina­go­ga, en la capi­lla, o en la mez­qui­ta. Pero se pros­cri­bi­rá la pre­sen­cia ofi­cial en esos actos, y ocu­par luga­res pre­fe­ren­tes, a las auto­ri­da­des ele­gi­das demo­crá­ti­ca­men­te, lehen­da­ka­ris, minis­tros, magis­tra­dos, alcal­des, con­ce­ja­les… en cali­dad de tales e inves­ti­dos con los atri­bu­tos y sím­bo­los pro­pios de sus car­gos, por­que el poder civil al que repre­sen­tan no debe humi­llar­se, ni ren­dir plei­te­sía, ni reco­no­cer a cual­quie­ra de las con­fe­sio­nes reli­gio­sas como tuto­ra, ni de ran­go supe­rior al suyo. La Igle­sia cató­li­ca pre­ten­de, y en el Esta­do espa­ñol lo sue­le con­se­guir, que el Dere­cho Canó­ni­co pre­va­lez­ca sobre el Civil, recha­zan­do por per­ver­sos el lai­cis­mo y la sepa­ra­ción entre Igle­sia y Esta­do. Acti­tud que siem­pre es into­le­ra­ble, pero espe­cial­men­te en una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca. 

Por otro lado, no es una cues­tión tri­vial que la Igle­sia Cató­li­ca con­tro­le tam­bién los fes­te­jos popu­la­res que en Eus­kal Herria se cele­bran a lo lar­go del año. En los albo­res de la His­to­ria nues­tros ante­pa­sa­dos con­me­mo­ra­ban sols­ti­cios y equi­noc­cios, eclip­ses y ple­ni­lu­nios, y acon­te­ci­mien­tos feli­ces, dan­zan­do y dis­fru­tan­do en ale­gres jol­go­rios, reu­ni­dos en cue­vas o en torno a dól­me­nes y menhi­res, eri­gi­dos sobre luga­res mági­cos. Miles de años des­pués, la Igle­sia cató­li­ca juz­gó que esas fies­tas le per­ju­di­ca­ban y las atri­bu­yó al demo­nio, deno­mi­nán­do­las des­pec­ti­va­men­te “ake­la­rres”. Des­na­tu­ra­li­zó y anu­ló su esen­cia his­tó­ri­co-cul­tu­ral, pen­san­do que así, y debi­da­men­te con­tro­la­das, podían ser­le úti­les para afian­zar su domi­nio. Uti­li­zan­do de nue­vo la San­ta Inqui­si­ción, que­mó en la hogue­ra “puri­fi­ca­do­ra” a los ino­cen­tes que bai­la­ban en ellas, acu­sán­do­les de here­jía y bru­je­ría… par­ti­cu­lar­men­te a las muje­res, víc­ti­mas de la feroz miso­gi­nia ecle­siás­ti­ca. En su lugar orga­ni­zó rome­rías con­vo­ca­das en con­me­mo­ra­ción de fal­sas apa­ri­cio­nes maria­nas, o de epi­so­dios bíbli­cos, o en honor de una lis­ta infi­ni­ta de san­tos y san­tas legen­da­rios… El pue­blo vas­co acep­tó ese pro­ta­go­nis­mo ecle­siás­ti­co como un hecho natu­ral, ino­fen­si­vo… y has­ta con­ve­nien­te. Sin embar­go, esas fies­tas, con­tro­la­das por la Igle­sia, le coar­tan la liber­tad e inci­den nega­ti­va­men­te sobre sus cos­tum­bres y pre­fe­ren­cias lúdi­cas. A pesar de la gro­se­ra inge­ren­cia del cle­ro, y sin pre­ten­der­lo, es inevi­ta­ble que en esos fes­te­jos apa­rez­can ves­ti­gios de su ori­gen pagano, talla­dos en el incons­cien­te colec­ti­vo vas­co a lo lar­go de mile­nios.

Los tem­plos de Eus­kal Herria con voca­ción cris­tia­na fue­ron cons­trui­dos a expen­sas de los veci­nos, sedu­ci­dos por con­vin­cen­tes pre­di­ca­do­res. La Igle­sia Cató­li­ca ins­cri­bió a su nom­bre, des­de modes­tos humi­lla­de­ros y ermi­tas, has­ta gran­des tem­plos con exten­sas per­te­nen­cias, sien­do pro­pie­da­des comu­na­les. Los afec­ta­dos están denun­cian­do los robos ante los tri­bu­na­les civi­les. El empe­ra­dor Cons­tan­tino dotó a la ins­ti­tu­ción cató­li­ca de la fuer­za para el saqueo, pero no de la razón. Podría decir­se, emu­lan­do al evan­ge­lio, “al Pue­blo lo que es del Pue­blo y al Dios lo que es del Dios”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *