Esta­dos Uni­dos, Tur­quía y la cri­sis del sis­te­ma occi­den­tal.

Una vez archi­va­da por la his­to­ria la coyun­tu­ra uni­po­lar, el sis­te­ma occi­den­tal lide­ra­do por los esta­dou­ni­den­ses pare­ce haber entra­do en una cri­sis irre­ver­si­ble. El crac eco­nó­mi­co-finan­cie­ro y la pér­di­da de un segu­ro pilar del edi­fi­cio geo­po­lí­ti­co occi­den­tal, el ofre­ci­do por Tur­quía, corro­bo­ran el fin del impul­so pro­pul­sor esta­dou­ni­den­se.

Los EEUU se hallan actual­men­te ante una deci­sión his­tó­ri­ca: arrin­co­nar el pro­yec­to de supre­ma­cía mun­dial y, por con­si­guien­te, com­par­tir con los demás acto­res glo­ba­les las opcio­nes exis­ten­tes en la polí­ti­ca y en la eco­no­mía inter­na­cio­nal, o bien insis­tir en el pro­yec­to hege­mó­ni­co y arries­gar su pro­pia super­vi­ven­cia como nación.

La elec­ción entre una y otra opción ven­drá impues­ta por las rela­cio­nes que se ins­tau­ra­rán, en el cor­to y medio pla­zo, entre los gru­pos de pre­sión que con­di­cio­nan la polí­ti­ca exte­rior ame­ri­ca­na y la evo­lu­ción del pro­ce­so mul­ti­po­lar.

La grie­ta tur­ca

La con­so­li­da­ción del actual con­tex­to mul­ti­po­lar y la cons­tan­te amplia­ción de las esfe­ras de influen­cia eco­nó­mi­ca y geo­po­lí­ti­ca de algu­nos paí­ses eura­siá­ti­cos y sur­ame­ri­ca­nos, impo­nen opcio­nes deci­si­vas para la actual admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na. Esto ocu­rre en un momen­to en el cual Washing­ton pare­ce no estar en con­di­cio­nes de orien­tar la cri­sis eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra que ha embes­ti­do al sis­te­ma occi­den­tal, del que cons­ti­tu­ye el cen­tro geo­po­lí­ti­co, ni las rela­cio­nes con los mayo­res paí­ses eura­siá­ti­cos (Rusia, India, y Chi­na). Estos últi­mos – con un cre­cien­te sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad- dic­tan la agen­da de los prin­ci­pa­les asun­tos inter­na­cio­na­les. Ade­más, a este cua­dro hay que aña­dir las difi­cul­ta­des que el Pen­tá­gono encuen­tra dia­ria­men­te para coor­di­nar con efi­ca­cia el mas­to­dón­ti­co y cos­to­so des­plie­gue mili­tar pues­to sobre el terreno a par­tir de la pri­me­ra gue­rra del Gol­fo. La debi­li­dad nor­te­ame­ri­ca­na se refle­ja, en par­ti­cu­lar, en el tor­pe inten­to de Oba­ma y de la Clin­ton en paliar algu­nas situa­cio­nes crí­ti­cas, como las del Cer­cano y Medio Orien­te. En este ámbi­to de impor­tan­cia fun­da­men­tal para la estra­te­gia expan­sio­nis­ta de los EE.UU en la masa eura­siá­ti­ca, el pre­cio­so alia­do tur­co, baluar­te al mis­mo tiem­po tan­to de los intere­ses occi­den­ta­les como de aque­llos espe­cí­fi­cos de Tel Aviv, ha adop­ta­do aho­ra posi­cio­nes hete­ro­do­xas con res­pec­to a las indi­ca­cio­nes pro­ve­nien­tes de Washing­ton. Esto ha intro­du­ci­do un ele­men­to de des­es­ta­bi­li­za­ción den­tro de la arqui­tec­tu­ra geo­po­lí­ti­ca pro­yec­ta­da por los EEUU.

La grie­ta tur­ca recuer­da a los estra­te­gas esta­dou­ni­den­ses otro duro gol­pe, el sufri­do a fina­les de los años 70 con la pér­di­da de Irán como peón en el “gran jue­go” que en esos momen­tos sus pre­de­ce­so­res diri­gían con­tra la Unión Sovié­ti­ca. Aho­ra, en un con­tex­to glo­bal dis­tin­to, mar­ca­da­men­te mul­ti­po­lar, la grie­ta tur­ca podría reve­lar­se desas­tro­sa para el sis­te­ma ame­ri­cano-cén­tri­co por lo menos en cin­co ámbi­tos.

El pri­mer ámbi­to es el rela­ti­vo al dis­po­si­ti­vo mili­tar occi­den­tal por exce­len­cia, es decir, la estruc­tu­ra de la OTAN. ¿Por cuán­to tiem­po aún el actual apa­ra­to diri­gi­do por Ras­mus­sen podrá tole­rar la excen­tri­ci­dad de uno de sus miem­bros, abier­ta­men­te ali­nea­do en posi­cio­nes anti-israe­líes y, por con­si­guien­te, anti­ame­ri­ca­nas? ¿Se halla la OTAN en con­di­cio­nes de equi­li­brar las expec­ta­ti­vas tur­cas de desem­pe­ñar un papel regio­nal de pri­mer orden, sin irri­tar al alia­do israe­lí? Estas son sólo dos de las pre­gun­tas que podrá res­pon­der una nue­va y ade­cua­da refor­mu­la­ción de la fina­li­dad de la ya tam­ba­lean­te ins­ti­tu­ción trans­atlán­ti­ca, más allá del «pun­to de infle­xión his­tó­ri­co» de la recien­te cum­bre de Lis­boa (noviem­bre de 2010).

El segun­do ámbi­to se refie­re a las rela­cio­nes entre Anka­ra y Bru­se­las. La nue­va Tur­quía de Erdo­gan está lis­ta para entrar en la Unión Euro­pea, pero Dow­ning Street (el alia­do estra­té­gi­co de los EEUU) y el Elí­seo obs­ta­cu­li­zan el pro­ce­so de inclu­sión con el insig­ni­fi­can­te pre­tex­to de los dere­chos huma­nos, arse­nal ideo­ló­gi­co pues­to a pun­to por los think tank ame­ri­ca­nos y adop­ta­do por el Vie­jo Con­ti­nen­te, en par­ti­cu­lar por Sar­kozy. Si Tur­quía es recha­za­da nue­va­men­te, ésta for­ta­le­ce­rá ulte­rior­men­te las rela­cio­nes con los otros mer­ca­dos (Rusia, Irán, Chi­na), con­so­li­dan­do direc­ta­men­te el área eco­nó­mi­co-pro­duc­ti­va de la masa eura­siá­ti­ca.

El ter­cer ámbi­to, que en par­te guar­da rela­ción con el segun­do, tie­ne que ver con el Medi­te­rrá­neo. Tur­quía, con­si­de­ra­da como la cuar­ta penín­su­la euro­pea, pare­ce atraer cada vez más los intere­ses eco­nó­mi­cos de los paí­ses ribe­re­ños, sean los de Euro­pa meri­dio­nal, sean los nor­te­afri­ca­nos. A favor del refor­za­mien­to de los intere­ses eco­nó­mi­cos exis­ten­tes entre Tur­quía y los paí­ses del Medi­te­rrá­neo está jugan­do un papel par­ti­cu­lar el pro­yec­to South Stream, idea­do por Mos­cú.

El cuar­to ámbi­to con­cier­ne a las rela­cio­nes que exis­ten entre Tur­quía y las repú­bli­cas de Asia cen­tral. Tur­quía cons­ti­tu­ye una vía de cir­cu­la­ción hacia Asia cen­tral, es decir, hacia ese espa­cio cuya hege­mo­nía ambi­cio­na Washing­ton des­de el des­mo­ro­na­mien­to de la URSS. Mien­tras que Tur­quía seguía con dili­gen­cia las indi­ca­cio­nes de los EE.UU., Washing­ton faci­li­ta­ba sus pre­sio­nes pan-tur­cas (por otra par­te opor­tu­na­men­te acti­va­das en el con­tex­to de la des­es­truc­tu­ra­ción de la con­fe­de­ra­ción yugos­la­va) hacia las repú­bli­cas de Asia cen­tral (los «Bal­ca­nes eura­siá­ti­cos», según la defi­ni­ción pro­gra­má­ti­ca de Brze­zins­ki), con el fin de aumen­tar las ten­sio­nes endó­ge­nas, prin­ci­pal­men­te en fun­ción anti­ru­sa y, en pers­pec­ti­va, con una mani­fies­ta fun­ción anti­eu­ra­siá­ti­ca. Aho­ra que Anka­ra pare­ce dis­pues­ta a aumen­tar sus pro­pios nive­les de auto­no­mía, las rela­cio­nes que ha esta­ble­ci­do con las repú­bli­cas de Asia cen­tral, por otro lado con­ve­nien­te­men­te equi­li­bra­das con las esta­ble­ci­das con Mos­cú, no son bien vis­tas por Washing­ton. De ahí la recien­te demo­ni­za­ción de Tur­quía rea­li­za­da por los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les.

Por últi­mo, por lo que res­pec­ta al quin­to ámbi­to, vale la pena seña­lar que las bue­nas rela­cio­nes que Anka­ra man­tie­ne con Mos­cú, Pequín, Tehe­rán y los mayo­res paí­ses de Sura­mé­ri­ca pre­lu­dian un cam­bio de ruta geo­po­lí­ti­ca por par­te de Tur­quía. Este cam­bio va ine­quí­vo­ca­men­te en la direc­ción de un for­ta­le­ci­mien­to del nue­vo esce­na­rio poli­cén­tri­co.

Éra­se una vez Occi­den­te

En el cua­dro de lo ante­rior­men­te esbo­za­do, el sis­te­ma occi­den­tal con­du­ci­do por los EE.UU corre el ries­go de implo­sio­nar. Su expan­sión hacia Orien­te está prác­ti­ca­men­te dete­nién­do­se, en vir­tud del reco­bra­do pro­ta­go­nis­mo de Mos­cú en la esce­na inter­na­cio­nal y, sobre todo, debi­do a las desas­tro­sas cam­pa­ñas afga­nas e ira­quíes que el Pen­tá­gono y Washing­ton no logran con­tro­lar. En Áfri­ca, la com­pe­ten­cia con Chi­na plan­tea pro­ble­mas cru­cia­les para todo el Occi­den­te. Pues­to que ni Washing­ton, ni Wall Street, ni el Pentágono/​OTAN – a pesar de la pues­ta en esce­na del Afri­ca­com- logran ase­gu­rar una con­tra­po­si­ción efi­caz a la mar­cha de los chi­nos por el con­ti­nen­te negro, es razo­na­ble­men­te pre­vi­si­ble (y desea­ble para toda Euro­pa) que algu­nos paí­ses euro­peos, cons­cien­tes de sus pro­pios intere­ses, inten­ten bus­car en el futu­ro pró­xi­mo una adap­ta­ción al trans­for­ma­do esce­na­rio inter­na­cio­nal, acti­van­do nue­vas rela­cio­nes con Chi­na y con los paí­ses afri­ca­nos, carac­te­ri­za­das por la coope­ra­ción bila­te­ral.

En Japón, a pesar del fra­ca­so del gobierno Hato­ya­ma, vela­da­men­te anti­es­ta­dou­ni­den­se, la refle­xión crí­ti­ca rela­ti­va a las ven­ta­jas que Tok­yo obten­dría aún en el con­tex­to de las rela­cio­nes nipo-ame­ri­ca­nas ins­tau­ra­das des­pués de 1945, con­ti­núa ali­men­tan­do el cli­ma de rece­lo hacia Washing­ton, des­gas­tan­do día a día la hege­mo­nía ame­ri­ca­na en lo que res­pec­ta a las elec­cio­nes de fon­do de los japo­ne­ses.

La Amé­ri­ca indio­la­ti­na ya no repre­sen­ta el «terri­to­rio de caza» de los EE.UU. útil para sus incur­sio­nes impe­ria­lis­tas, como en el siglo pasa­do. Bra­si­lia, Cara­cas, La Paz y, en par­te, Bue­nos Aires, aumen­tan sen­si­ble­men­te sus nive­les de auto­no­mía polí­ti­ca. Los acuer­dos esta­ble­ci­dos entre estos paí­ses, en siner­gia con los que empie­zan a poner en mar­cha con Irán y Tur­quía, pre­fi­gu­ran un nue­vo e iné­di­to fren­te «anti­im­pe­ria­lis­ta» que, toda­vía en fase de arti­cu­la­ción, podría cata­li­zar las exi­gen­cias anti­li­be­ra­les pre­sen­tes en muchos paí­ses del glo­bo. La aten­ción al esta­do social de los gobier­nos de Cara­cas, Bra­si­lia y Bue­nos Aires, el recu­pe­ra­do con­trol por par­te del esta­do ruso del sec­tor de las empre­sas estra­té­gi­cas, la apli­ca­ción de polí­ti­cas socia­les aten­tas a las liber­ta­des colec­ti­vas que lle­van a cabo Tehe­rán y Anka­ra, res­pe­tan­do la pecu­liar con­cep­ción islá­mi­ca de la socie­dad y de las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas, ade­más de indi­car el fra­ca­so del mode­lo libe­ral, intro­du­cen lími­tes obje­ti­vos al pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción, geo­po­lí­ti­ca­men­te enten­di­do como expan­sio­nis­mo de la poten­cia nor­te­ame­ri­ca­na a nivel pla­ne­ta­rio.

Las nacio­nes euro­peas, habien­do sufri­do en estos últi­mos años el des­man­te­la­mien­to de sus res­pec­ti­vos esta­dos socia­les, debi­do al deseo mani­fes­ta­do por las oli­gar­quías rela­cio­na­das con los intere­ses ame­ri­ca­nos y por los dik­tat del FMI, han per­di­do irre­ver­si­ble­men­te aquel tipo de esta­bi­li­dad que les había per­mi­ti­do cre­cer eco­nó­mi­ca­men­te. Los efec­tos de esta pér­di­da de peso espe­cí­fi­co en la eco­no­mía glo­bal debi­li­tan, en la actual fase coyun­tu­ral, la peri­fe­ria del sis­te­ma occi­den­tal favo­re­cien­do el cen­tro, radi­ca­do en los EEUU De ahí la dis­gre­ga­ción de la cons­truc­ción geo­po­lí­ti­ca ame­ri­ca­na sur­gi­da des­pués de 1945. En un futu­ro pró­xi­mo, si no hay medi­das correc­to­ras diri­gi­das a «man­te­ner» a Euro­pa en el sis­te­ma occi­den­tal, algu­nas nacio­nes euro­peas podrían optar por la elec­ción mul­ti­po­lar.

El tiem­po de las deci­sio­nes

El impul­so pro­pul­sor de los EEUU pare­ce, por con­si­guien­te, haber ter­mi­na­do. Des­de una pers­pec­ti­va geo­po­lí­ti­ca, Washing­ton se haya ante una encru­ci­ja­da: arrin­co­nar, al menos por un cier­to perío­do de tiem­po, el bicen­te­na­rio pro­yec­to de domi­na­ción glo­bal, o bien insis­tir sobre el mis­mo, adop­tan­do nue­vos cri­te­rios y meto­do­lo­gías.

En el pri­mer caso, los EE.UU. se verían obli­ga­dos a reexa­mi­nar su pro­pio sis­te­ma social y mili­tar y, sobre todo, a nego­ciar su pro­pia posi­ción a nivel mun­dial con los ex alia­dos y con los nue­vos acto­res glo­ba­les. La acep­ta­ción del sis­te­ma poli­cén­tri­co pon­dría, sin embar­go, en cri­sis todo el com­ple­jo indus­trial y mili­tar que cons­ti­tu­ye la base del poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co de los EE.UU. El equi­li­brio diná­mi­co entre los gru­pos de pre­sión que deter­mi­nan las opcio­nes estra­té­gi­cas del apa­ra­to polí­ti­co y mili­tar esta­dou­ni­den­se sufri­ría, en efec­to, una per­tur­ba­ción fatal. La con­se­cuen­cia direc­ta de un des­equi­li­brio en los vér­ti­ces del esta­blish­ment cau­sa­ría, inme­dia­ta­men­te, la dis­gre­ga­ción de la gigan­tes­ca esfe­ra de influen­cia que los EEUU han con­quis­ta­do con mucho esfuer­zo en los últi­mos sesen­ta y cin­co años. La reor­ga­ni­za­ción de los EE.UU. inau­gu­ra­ría un nue­vo ciclo geo­po­lí­ti­co, cuya esta­bi­li­dad no se basa­rá en el mode­lo del libre mer­ca­do, sino sobre las exi­gen­cias geo­po­lí­ti­cas reales de los nue­vos polos de agre­ga­ción.

En el segun­do caso, los EE.UU., optan­do por la opción de per­se­guir su supre­ma­cía mun­dial, se verán obli­ga­dos a tener que sus­ten­tar una enor­me eco­no­mía de «gue­rra per­ma­nen­te». En el mar­co de aque­lla funes­ta invo­ca­ción que Edward N. Lutt­wack lan­zó en 1999, en el cur­so de la des­mem­bra­ción de la Fede­ra­ción yugos­la­va : «Give a chan­ce», debe­rán apli­car las lógi­cas del cons­truc­ti­ve caos de los neo­cons, con el ries­go de des­atar reac­cio­nes geo­po­lí­ti­cas asi­mé­tri­cas en Asia, Áfri­ca y en la Amé­ri­ca indio­la­ti­na.

Cual­quie­ra que sea la opción ele­gi­da, la rela­ción entre la «nación nece­sa­ria» y el res­to del mun­do no será ya nun­ca la mis­ma.

La Onda Digi­tal

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *