Una mere­ci­da visi­ta – Jesús Valen­cia

El 27 de diciem­bre del 2010, tuvo lugar en Iru­ñea una muy pin­to­res­ca y nada fre­cuen­te com­pa­re­cen­cia. Olen­tze­ro y los tres Reyes Magos se habían reu­ni­do en asam­blea y habían lle­ga­do a un acuer­do: visi­ta­rían al arzo­bis­po para hacer­le entre­ga de un mere­ci­do saco de car­bón. Con la pro­ver­bial pun­tua­li­dad que los carac­te­ri­za, acu­die­ron a esta inusual cita del 1 de enero. Cuan­do todas las mesas de Año Nue­vo se iban aden­tran­do en los turro­nes, los Cua­tro Mag­ní­fi­cos depo­si­ta­ron su temi­do zaku­to en las puer­tas del Arzo­bis­pa­do. Diga­mos, en honor a la ver­dad, que no esta­ban solos; les acom­pa­ña­ban ‑pan­car­ta en ris­tre- unas tres­cien­tas per­so­nas de la Pla­ta­for­ma en Defen­sa del Patri­mo­nio Nava­rro. El hecho ‑por ocu­rren­te y curio­so- mere­ció un amplio eco en los medios de comu­ni­ca­ción; aun­que nin­guno de ellos pudo reco­ger las impre­sio­nes del repren­di­do mon­se­ñor.

La refe­ri­da pla­ta­for­ma se ha demos­tra­do cor­ta en años y lar­ga en empe­ños. Qui­so la casua­li­dad que a comien­zos del 2007 se des­cu­brie­ra una bien ocul­ta­da «des­amor­ti­za­ción»; en este caso, era el Arzo­bis­pa­do de Iru­ñea quien esta­ba aca­pa­ran­do a des­ta­jo bie­nes que no eran de su pro­pie­dad. Ampa­ra­da en el art. 206 de una vie­ja Ley Hipo­te­ca­ria apro­ba­da en 1946, la Curia nava­rra esta­ba inma­tri­cu­lan­do median­te el pago de cáno­nes irri­so­rios pro­pie­da­des que nun­ca habían sido suyas. Si mal no recuer­do, fue en abril de aquel 2007 cuan­do sal­tó la noti­cia a los medios de comu­ni­ca­ción. La alar­ma se exten­dió por tie­rras nava­rras como chis­pa por ras­tro­jo. Fue­ron muchos los ciu­da­da­nos e ins­ti­tu­cio­nes que, vis­to lo vis­to, pusie­ron sus bar­bas a buen recau­do pues no esta­ban por la labor de poner­las a remo­jar. Rápi­da­men­te se con­for­mó la Pla­ta­for­ma en Defen­sa del Patri­mo­nio Nava­rro. No había con­clui­do aquel año cuan­do se cons­ti­tu­yó asam­blea­ria­men­te una Comi­sión Muni­ci­pa­lis­ta al efec­to; si a comien­zos de 2008 eran ya 55 los ayun­ta­mien­tos y con­ce­jos que inten­ta­ban pro­te­ger­se de la saga­ci­dad arzo­bis­pal, a fecha de hoy son 122 los que han adop­ta­do medi­das para pro­te­ger los bie­nes comu­na­les.

Han trans­cu­rri­do cua­tro años y la defen­sa del patri­mo­nio ha pro­vo­ca­do una pol­va­re­da. Pasa­ré por alto ter­tu­lias infor­ma­les en las que, has­ta los inter­lo­cu­to­res más reac­cio­na­rios, expre­sa­ban su des­acuer­do con los ecle­siás­ti­cos. Los par­ti­dos par­la­men­ta­rios ‑a reque­ri­mien­to de la pla­ta­for­ma- han teni­do algu­nos posi­cio­na­mien­tos toda­vía esca­sos. La pren­sa, en nume­ro­sas oca­sio­nes, se ha hecho eco del asun­to; has­ta plu­mas grue­sas de la car­cun­dia, como Olla­rra, se han lan­za­do al rue­do. Se cele­bra­ron públi­cos deba­tes en la Uda­ko Esko­la Uni­ber­tsi­ta­tea y en otros cen­tros socia­les. La incan­sa­ble pla­ta­for­ma ha dado char­las, publi­ca­do libros, abier­to pági­nas web… una acti­vi­dad per­ma­nen­te y tenaz que se corres­pon­de con la gra­ve­dad del caso.

Los tres Reyes Magos y Olen­tze­ro no anda­ban des­ca­mi­na­dos. Deben de cono­cer muy bien las bron­cas que ha gene­ra­do el asun­to a lo lar­go del 2010: Arro­niz, Otxa­ga­bia, Nazar, Lum­bier, Aye­gi, Gari­so­ain, Azko­na, Cas­can­te… Méri­tos más que sobra­dos para que el arzo­bis­po Fran­cis­co reci­bie­ra el zaku­to de car­bón mien­tras dige­ría el gorri­ni­llo asa­do de Año Nue­vo.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *