La Rebe­lión Revo­lu­cio­na­ria en Egip­to- Fidel Cas­tro

Refle­xio­nes del com­pa­ñe­ro Fidel

Dije hace varios días que la suer­te de Muba­rak esta­ba echa­da y ni siquie­ra Oba­ma podía sal­var­lo.

El mun­do cono­ce lo que suce­de en el Medio Orien­te. Las noti­cias cir­cu­lan a velo­ci­dad pas­mo­sa. Ape­nas alcan­za el tiem­po a los polí­ti­cos para leer los des­pa­chos que van lle­gan­do hora por hora. Todos están cons­cien­tes de la impor­tan­cia de lo que allí ocu­rre.

Tras 18 días de duro bata­llar, el pue­blo egip­cio logró un impor­tan­te obje­ti­vo: derro­car al prin­ci­pal alia­do de Esta­dos Uni­dos en el seno de los paí­ses ára­bes. Muba­rak opri­mía y saquea­ba a su pro­pio pue­blo, era enemi­go de los pales­ti­nos y cóm­pli­ce de Israel, la sex­ta poten­cia nuclear del pla­ne­ta, aso­cia­da al gru­po beli­co­so de la OTAN.

Las Fuer­zas Arma­das de Egip­to, bajo la direc­ción de Gamal Abdel Nas­ser, habían lan­za­do por la bor­da a un Rey sumi­so y crea­do la Repú­bli­ca que, con el apo­yo de la URSS, defen­dió su Patria de la inva­sión fran­co-bri­tá­ni­ca e israe­li­ta en 1956, y pre­ser­vó la pose­sión del Canal de Suez y la inde­pen­den­cia de su mile­na­ria nación.

Egip­to poseía por ello ele­va­do pres­ti­gio en el Ter­cer Mun­do. Nas­ser era cono­ci­do como uno de los líde­res más des­ta­ca­dos del Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos, en cuya crea­ción par­ti­ci­pó jun­to a otros cono­ci­dos diri­gen­tes de Asia, Áfri­ca y Ocea­nía que lucha­ban por la libe­ra­ción nacio­nal y la inde­pen­den­cia polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de las anti­guas colo­nias.

Egip­to gozó siem­pre del apo­yo y el res­pe­to de dicha orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal que agru­pa a más de cien paí­ses. En este momen­to, pre­ci­sa­men­te, ese her­mano país pre­si­de el Movi­mien­to por el perío­do de tres años que le corres­pon­de; y el apo­yo de muchos de sus miem­bros a la lucha que hoy libra su pue­blo no se hará espe­rar.

¿Qué sig­ni­fi­ca­ron los Acuer­dos de Camp David, y por qué el pue­blo heroi­co de Pales­ti­na defien­de tan ardua­men­te sus dere­chos más vita­les?

En Camp David ―con la media­ción del enton­ces pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos Jimmy Car­ter―, el man­da­ta­rio de Egip­to Anwar el-Sadat y el Pri­mer Minis­tro israe­lí Menahem Begin, fir­ma­ron los famo­sos acuer­dos entre Egip­to e Israel.

Se cuen­ta que sos­tu­vie­ron con­ver­sa­cio­nes secre­tas duran­te 12 días, y el 17 de sep­tiem­bre de 1978 fir­ma­ron dos acuer­dos impor­tan­tes: uno refe­ri­do a la paz entre Egip­to e Israel; y otro rela­cio­na­do con la crea­ción de un terri­to­rio autó­no­mo en la Fran­ja de Gaza y Cis­jor­da­nia, don­de el-Sadat pen­sa­ba ―e Israel cono­cía y com­par­tía la idea― que sería la sede del Esta­do pales­tino, cuya exis­ten­cia, así como la del Esta­do de Israel, la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das acor­dó el 29 de noviem­bre de 1947, en el man­da­to bri­tá­ni­co de Pales­ti­na.

Tras con­ver­sa­cio­nes arduas y com­ple­jas, Israel acep­tó reti­rar sus tro­pas del terri­to­rio egip­cio del Sinaí, aun­que recha­zó cate­gó­ri­ca­men­te la par­ti­ci­pa­ción en aque­llas nego­cia­cio­nes de paz de la repre­sen­ta­ción de Pales­ti­na.

Como pro­duc­to del pri­mer acuer­do, en el pla­zo de un año, Israel rein­te­gró a Egip­to el terri­to­rio del Sinaí ocu­pa­do en una de las gue­rras ára­be-israe­líes.

En vir­tud del segun­do, ambas par­tes se com­pro­me­tían a nego­ciar la crea­ción del régi­men autó­no­mo en Cis­jor­da­nia y la Fran­ja de Gaza. La pri­me­ra, com­pren­día un terri­to­rio de 5 640 kiló­me­tros cua­dra­dos y 2,1 millo­nes de habi­tan­tes; y la segun­da, 360 kiló­me­tros cua­dra­dos y 1,5 millo­nes de habi­tan­tes.

Los paí­ses ára­bes se indig­na­ron con aquel acuer­do en que, a su jui­cio, Egip­to no defen­dió con sufi­cien­te ener­gía y fir­me­za un Esta­do Pales­tino, cuyo dere­cho a exis­tir había sido cen­tro de las luchas libra­das duran­te déca­das por los esta­dos ára­bes.

A tal extre­mo de indig­na­ción lle­gó la reac­ción de los mis­mos, que muchos rom­pie­ron rela­cio­nes con Egip­to. De esa for­ma, la Reso­lu­ción de Nacio­nes Uni­das de noviem­bre de 1947, fue borra­da del mapa. El ente autó­no­mo jamás se creó y así se pri­va­ba a los pales­ti­nos del dere­cho a exis­tir como esta­do inde­pen­dien­te, de lo cual se deri­va la inter­mi­na­ble tra­ge­dia que se vive y que debió resol­ver­se hace más de tres déca­das.

La pobla­ción ára­be de Pales­ti­na es víc­ti­ma de accio­nes geno­ci­das; las tie­rras les son arre­ba­ta­das o pri­va­das de agua en aque­llas áreas semi­de­sér­ti­cas y las vivien­das des­trui­das con pesa­dos mar­ti­llos. En la Fran­ja de Gaza, un millón y medio de per­so­nas son sis­te­má­ti­ca­men­te ata­ca­das con pro­yec­ti­les explo­si­vos, fós­fo­ro vivo y las cono­ci­das gra­na­das caza­bo­bos. El terri­to­rio de la Fran­ja está blo­quea­do por mar y por tie­rra. ¿Por qué se habla tan­to de los acuer­dos de Camp David y no se men­cio­na a Pales­ti­na?

Esta­dos Uni­dos sumi­nis­tra los más moder­nos y sofis­ti­ca­dos arma­men­tos a Israel por valor de miles de millo­nes de dóla­res cada año. Egip­to, un país ára­be, fue con­ver­ti­do en el segun­do recep­tor de armas nor­te­ame­ri­ca­nas. ¿Para luchar con­tra quién? ¿Con­tra otro país ára­be? ¿Con­tra el pro­pio pue­blo egip­cio?

Cuan­do la pobla­ción deman­da­ba res­pe­to a sus dere­chos más ele­men­ta­les y la renun­cia de un pre­si­den­te cuya polí­ti­ca con­sis­tía en explo­tar y saquear a su pro­pio pue­blo, las fuer­zas repre­si­vas entre­na­das por Esta­dos Uni­dos no vaci­la­ron en dis­pa­rar con­tra ella, matan­do cien­tos de per­so­nas e hirien­do a miles.

Cuan­do el pue­blo egip­cio espe­ra­ba expli­ca­cio­nes del Gobierno de su pro­pio país, las res­pues­tas venían de altos fun­cio­na­rios de los órga­nos de inte­li­gen­cia o del gobierno de Esta­dos Uni­dos, sin res­pe­to alguno para los fun­cio­na­rios egip­cios.

¿Es que aca­so los diri­gen­tes de Esta­dos Uni­dos y sus órga­nos de inte­li­gen­cia no cono­cían una sola pala­bra de los colo­sa­les robos del gobierno de Muba­rak?

Antes de que el pue­blo pro­tes­ta­ra en masa des­de la Pla­za Tah­rir, ni los fun­cio­na­rios del gobierno, ni los órga­nos de inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos decían una sola pala­bra de los pri­vi­le­gios y robos des­ca­ra­dos de miles de millo­nes de dóla­res.

Sería un error ima­gi­nar que el movi­mien­to popu­lar revo­lu­cio­na­rio en Egip­to obe­de­ce teó­ri­ca­men­te a una reac­ción con­tra las vio­la­cio­nes a sus dere­chos más ele­men­ta­les. Los pue­blos no desa­fían la repre­sión y la muer­te ni per­ma­ne­cen noches ente­ras pro­tes­tan­do con ener­gía por cues­tio­nes sim­ple­men­te for­ma­les. Lo hacen cuan­do sus dere­chos lega­les y mate­ria­les son sacri­fi­ca­dos sin pie­dad a las exi­gen­cias insa­cia­bles de polí­ti­cos corrup­tos y de los círcu­los nacio­na­les e inter­na­cio­na­les que saquean el país.

El índi­ce de pobre­za afec­ta­ba ya a la inmen­sa mayo­ría de un pue­blo com­ba­ti­vo, joven y patrió­ti­co, agre­di­do en su dig­ni­dad, su cul­tu­ra y sus creen­cias.

¿Cómo podrían con­ci­liar­se la ele­va­ción impa­ra­ble de los pre­cios de los ali­men­tos con las dece­nas de miles de millo­nes de dóla­res que se atri­bu­yen al pre­si­den­te Muba­rak, y a los sec­to­res pri­vi­le­gia­dos del gobierno y de la socie­dad?

No bas­ta aho­ra que se conoz­ca a cuán­to ascien­den, hay que exi­gir que sean devuel­tos al país.

Oba­ma está afec­ta­do por los acon­te­ci­mien­tos egip­cios, actúa o pare­ce actuar como due­ño del pla­ne­ta. Lo de Egip­to pare­cie­ra ser un asun­to suyo. No para de hablar por telé­fono con los líde­res de otros paí­ses.

La agen­cia EFE, por ejem­plo, infor­ma: “…habló con el pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co, David Came­ron; el rey Abda­lá II de Jor­da­nia, y con el pri­mer minis­tro tur­co, el isla­mis­ta mode­ra­do Recep Tay­yip Erdo­gan.”

“…el gober­nan­te de EEUU valo­ró el ‘cam­bio his­tó­ri­co’ que han impul­sa­do los egip­cios y reafir­mó su admi­ra­ción por sus esfuer­zos…”.

La prin­ci­pal agen­cia de infor­ma­ción nor­te­ame­ri­ca­na AP, trans­mi­te razo­na­mien­tos dig­nos de aten­ción:

“Esta­dos Uni­dos soli­ci­ta gober­nan­tes en el Medio Orien­te de incli­na­ción occi­den­tal, amis­to­sos con Israel y dis­pues­tos a coope­rar en la lucha con­tra el extre­mis­mo islá­mi­co al tiem­po que pro­te­jan los dere­chos huma­nos.”

“…Barack Oba­ma ha plan­tea­do una lis­ta de requi­si­tos idea­les impo­si­bles de satis­fa­cer tras la caí­da de dos alia­dos de Washing­ton en Egip­to y Túnez en revuel­tas popu­la­res que, según exper­tos, se pro­pa­ga­rán en la región.”

“No exis­te pros­pec­to con ese currícu­lo de ensue­ño y es muy difí­cil que apa­rez­ca uno pron­to. En par­te se debe a que en los últi­mos 40 años, Esta­dos Uni­dos sacri­fi­có los idea­les nobles de los dere­chos huma­nos, que tan­to pro­pug­na, a cam­bio de la esta­bi­li­dad, la con­ti­nui­dad y el petró­leo en una de las regio­nes más volá­ti­les del mun­do.”

“‘Egip­to no vol­ve­rá a ser el mis­mo’, dijo Oba­ma el vier­nes des­pués de que cele­bra­ra la sali­da de Hos­ni Muba­rak.”

“Median­te sus pro­tes­tas pací­fi­cas, dijo Oba­ma, los egip­cios ‘trans­for­ma­ron su país y al mun­do’.

“Aun cuan­do per­sis­te el ner­vio­sis­mo entre varios gobier­nos ára­bes, las eli­tes afian­za­das en Egip­to y Túnez no han dado seña­les de que estén dis­pues­tas a ceder poder ni la vas­ta influen­cia eco­nó­mi­ca que han teni­do.”

“El gobierno de Oba­ma ha insis­ti­do en que el cam­bio no debía ser de ‘per­so­na­li­da­des’. El gobierno esta­dou­ni­den­se fijó esta pos­tu­ra des­de que el pre­si­den­te Zine El Abi­di­ne Ben Ali huyó en enero de Túnez, un día des­pués de que la secre­ta­ria de Esta­do, Hillary Rodham Clin­ton, advir­tie­ra a los gober­nan­tes ára­bes en un dis­cur­so en Qatar que sin una refor­ma las cimien­tes de sus paí­ses ‘se hun­di­rían en la are­na’.”

La gen­te no se mues­tra muy dócil en la Pla­za Tah­rir.

Euro­pa Press narra:

“Miles de mani­fes­tan­tes han lle­ga­do a la pla­za de Tah­rir, el epi­cen­tro de las movi­li­za­cio­nes que pro­vo­ca­ron la renun­cia del pre­si­den­te del país, Hos­ni Muba­rak, para refor­zar a los que con­ti­núan en ese empla­za­mien­to a pesar del inten­to de la Poli­cía mili­tar de des­alo­jar­les, según ha infor­ma­do la cade­na bri­tá­ni­ca BBC.

“El corres­pon­sal de la BBC des­ta­ca­do en la cén­tri­ca pla­za cai­ro­ta ha ase­gu­ra­do que el Ejér­ci­to se está mos­tran­do inde­ci­so ante la lle­ga­da de nue­vos mani­fes­tan­tes…”

“El ‘núcleo duro’ […] está situa­do en una de las esqui­nas de la pla­za. […] han deci­di­do per­ma­ne­cer en Tah­rir […] para ase­gu­rar­se de que se cum­plen todas sus recla­ma­cio­nes.”

Con inde­pen­den­cia de lo que ocu­rra en Egip­to, uno de los pro­ble­mas más gra­ves que enfren­ta el impe­ria­lis­mo en este ins­tan­te es el défi­cit de cerea­les que ana­li­cé en la Refle­xión del 19 de enero.

Esta­dos Uni­dos emplea una par­te impor­tan­te del maíz que cul­ti­va y un alto índi­ce de su cose­cha de soya a la pro­duc­ción de bio­com­bus­ti­bles. Euro­pa por su par­te, emplea millo­nes de hec­tá­reas de tie­rra con ese pro­pó­si­to.

Por otro lado, como con­se­cuen­cia del cam­bio cli­má­ti­co ori­gi­na­do fun­da­men­tal­men­te por los paí­ses desa­rro­lla­dos y ricos, se está crean­do un défi­cit de agua dul­ce y ali­men­tos incom­pa­ti­ble con el cre­ci­mien­to de la pobla­ción, a un rit­mo que la con­du­ci­ría a 9 mil millo­nes de habi­tan­tes en ape­nas 30 años, sin que la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das y los gobier­nos más influ­yen­tes del pla­ne­ta, des­pués de las defrau­dan­tes reunio­nes de Copenha­gue y Can­cún, hayan adver­ti­do e infor­ma­do al mun­do de esa situa­ción.

Apo­ya­mos al pue­blo egip­cio y su valien­te lucha por sus dere­chos polí­ti­cos y la jus­ti­cia social.

No esta­mos con­tra el pue­blo de Israel, esta­mos con­tra el geno­ci­dio del pue­blo pales­tino y a favor de su dere­cho a un Esta­do inde­pen­dien­te.

No esta­mos a favor de la gue­rra, sino en favor de la paz entre todos los pue­blos.

Fidel Cas­tro Ruz

Febre­ro 13 de 2011

9 y 14 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *