Hon­du­ras: Para cada lucha cons­tru­ya­mos el ins­tru­men­to adecuado

En Olan­chi­to, Yoro, el Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar hizo su Asam­blea Muni­ci­pal el 16 de enero con más de cua­tro­cien­tas per­so­nas y adop­ta­ron una posi­ción sobre la ruta que debe tomar el Fren­te hacia el poder. Para pro­fun­di­zar sobre el asun­to trein­ta per­so­nas de dife­ren­tes comu­ni­da­des estu­vie­ron el 3 de febre­ro deba­tien­do des­de las 9 de la maña­na has­ta 4:30 de la tar­de. De ahí res­ca­ta­mos estas refle­xio­nes de los par­ti­ci­pan­tes y propias:

La Cons­ti­tu­yen­te no es el fin, tam­po­co lo es el con­trol del gobierno. Nece­si­ta­mos una nue­va Cons­ti­tu­ción, pero no para adorno, sino como herra­mien­ta para lograr lo que queremos.

Esos son nada mas pasos y requi­si­tos para lograr nues­tro gran obje­ti­vo: cons­truir un país don­de todos y todas ten­ga­mos satis­fe­chas nues­tras nece­si­da­des bási­cas y viva­mos den­tro de lo posi­ble feli­ces. Un país desa­rro­lla­do, capaz de satis­fa­cer las deman­das de sus habi­tan­tes sin tener que hipo­te­car sus recur­sos y su futu­ro. Has­ta ahí que­re­mos llegar.

Para lograr ese obje­ti­vo hay que ven­cer a las fuer­zas que se opo­nen que son fun­da­men­tal­men­te la oli­gar­quía (un peque­ño gru­po que gran poder eco­nó­mi­co en todos los rubros eco­nó­mi­cos) y el impe­rio nor­te­ame­ri­cano que por aho­ra se per­so­ni­fi­ca en la ultra­de­re­cha grin­ga que patro­ci­nó el gol­pe de Esta­do con­tra el Pre­si­den­te Zelaya.

Esas fuer­zas tie­nen ins­tru­men­tos que les per­mi­ten con­te­ner­nos en el avan­ce hacia esos obje­ti­vos: sus empre­sas que saquean el país, le roban al Esta­do y explo­tan a los trabajadores/​as; las igle­sias que pre­go­nan la resig­na­ción y jus­ti­fi­can la explo­ta­ción; los medios de comu­ni­ca­ción que ocul­tan y mien­ten para mani­pu­lar la pobla­ción; el gobierno con sus tres pode­res que con­tro­lan a tra­vés de sus cin­co par­ti­dos y las Fuer­zas Arma­das que son la garan­tía cuan­do se ven ame­na­za­dos los otros instrumentos.

El Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar debe ser la fuer­za que desa­fíe a la oli­gar­quía en todos los pla­nos y obte­ner vic­to­rias aho­ra mis­mo, pre­pa­rán­do­se para gran­des vic­to­rias a mediano y lar­go pla­zo. Para librar la bata­lla con­tra TODOS esos ins­tru­men­tos de la oli­gar­quía, el Fren­te debe tener el ins­tru­men­to correspondiente.

Si que­re­mos que se res­pe­ten los dere­chos labo­ra­les y enfren­tar la sobre-explo­ta­ción tene­mos que orga­ni­zar a los miles de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de la empre­sa pri­va­da: tra­ba­ja­do­res agrí­co­las (melón, taba­co, san­día, banano, caña, cítri­cos, etc), tra­ba­ja­do­res de la indus­tria (maqui­la, cons­truc­ción, mine­ría, meta­les, etc.) obre­ros de los comer­cios y los ban­cos y el sec­tor ser­vi­cios (aseo, segu­ri­dad, men­sa­je­ría, trans­por­te, etc).

Si que­re­mos recu­pe­rar la tie­rra roba­da hay que tener ver­da­de­ras orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas, no reco­gi­da de gen­te que quie­re “rebus­car­se”, gen­te con con­cien­cia y fir­me­za de lucha para que des­pués no cai­gan en actos de corrup­ción y ter­mi­nen ven­dien­do lo conquistado.

Si que­re­mos defen­der la edu­ca­ción públi­ca tene­mos que hacer­lo los maes­tros, estu­dian­tes y los padres y madres de fami­lia: pelear por mejo­res edi­fi­cios, pla­zas docen­tes y de ser­vi­cio, edi­fi­cios y mate­rial didác­ti­co sufi­cien­te y de cali­dad. Des­de lue­go que tam­bién por los dere­chos del magisterio.

Si que­re­mos que se atien­dan las nece­si­da­des en nues­tras comu­ni­da­des (salud, calles, agua, ener­gía, vivien­da, ser­vi­cios públi­cos) tene­mos que orga­ni­zar­nos en patro­na­tos comu­ni­ta­rios o con­du­cir ade­cua­da­men­te los que ya existen.

El Fren­te de Resis­ten­cia debe ayu­dar a orga­ni­zar a todos esos sec­to­res y otros que no men­cio­na­mos y lograr con­quis­tas en favor del pue­blo aho­ra mismo.

Exi­gi­mos una nue­va cons­ti­tu­ción que garan­ti­ce nues­tros dere­chos, pero no espe­ra­re­mos has­ta que la ten­ga­mos para defen­der­los o reclamarlos.

Tene­mos que pelear por las nece­si­da­des ya. Para eso hay que orga­ni­zar­nos. La gen­te se sen­ti­rá repre­sen­ta­da cuan­do el Fren­te haga accio­nes y logre con­quis­tas en esos aspec­tos. En Olan­chi­to el Fren­te estu­vo nue­ve días en la toma de la Alcal­día para rever­tir un plan de arbi­trios con tasas o cobros abu­si­vos y obtu­vo com­ple­to apo­yo de la población.

Pero si solo pelea­mos por esas nece­si­da­des y no qui­ta­mos a quie­nes con­tro­lan el gobierno, esta­re­mos para siem­pre des­de aba­jo sacri­fi­cán­do­nos para ver que nue­va “con­quis­ta” le arran­ca­mos a los pode­ro­sos o defen­dién­do­nos cada vez que nos quie­ren qui­tar lo conquistado.

Si no cam­bia­mos las estruc­tu­ras eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas, la pobre­za que hoy com­ba­ti­mos maña­na sur­ge doble. Es que vivi­mos en un sis­te­ma que gene­ra pobre­za a dia­rio y den­tro del mis­mo jamás ter­mi­na­re­mos con los gran­des males que nos ago­bian. Nece­si­ta­mos un gobierno que se atre­va a cons­truir otro sis­te­ma eco­nó­mi­co y polí­ti­co. Refun­dar el país.

En cada lucha por los dere­chos debe irse res­ca­tan­do las aspi­ra­cio­nes de la gen­te y que esas se con­vier­tan en con­te­ni­dos para la nue­va cons­ti­tu­ción y como plan de trans­for­ma­ción en cada muni­ci­pio, colo­nia y aldea. Desa­fia­mos a los oli­gar­cas y su gobierno en la lucha por la nece­si­dad inme­dia­ta y ela­bo­ra­mos nues­tro plan­tea­mien­to para ter­mi­nar de una vez con todas esas carencias.

Por eso esta­mos con­ven­ci­dos que debe­mos con­quis­tar tam­bién el con­trol del gobierno y des­de ahí con­ti­nuar for­ta­le­cien­do la orga­ni­za­ción popu­lar e impul­sar medi­das que bene­fi­cien al pue­blo y lo ayu­den en su lucha por cons­truir una socie­dad jus­ta. La nue­va socie­dad no la cons­tru­ye nin­gún gobierno, la cons­tru­ye el pue­blo; pero para cum­plir ese obje­ti­vo el pue­blo nece­si­ta tener un gobierno a su servicio.

Si logra­mos el con­trol del gobierno y no tene­mos un pue­blo orga­ni­za­do y con­ven­ci­do que tie­ne que impul­sar cam­bios pro­fun­dos, es posi­ble que has­ta el mis­mo pue­blo con­fun­di­do y mani­pu­la­do por los oli­gar­cas y sus ins­tru­men­tos se con­vier­tan en enemi­gos de las medi­das por el cam­bio que impulsemos.

Del otro lado, si logra­mos tener una fuer­za polí­ti­ca social capaz de movi­li­zar­se y pre­sio­nar, ten­dre­mos logros par­cia­les, pode­mos has­ta botar gobier­nos uno tras otro; pero sere­mos la eter­na opo­si­ción que sólo logra poner par­che­ci­tos pero que sos­tie­ne y legi­ti­ma el sis­te­ma y el gobierno de los oli­gar­cas. Resul­ta des­pués que muchas de esas orga­ni­za­cio­nes que crea­mos y estu­vie­ron jun­tas en la pelea por una nece­si­dad, son des­pués aval de los pode­ro­sos y opo­si­to­res a los cam­bios pro­fun­dos. Del movi­mien­to sin­di­cal, magis­te­rial, cam­pe­sino, estu­dian­til, igle­sia y pobla­do­res han sali­do gran­des lucha­do­res que aho­ra son peo­nes de la oligarquía.

El FNRP debe pre­pa­rar, impul­sar o acom­pa­ñar las luchas del pue­blo des­de hoy mis­mo por­que se atien­dan sus nece­si­da­des; pero simul­tá­nea­men­te TAMBIÉN pre­pa­rar­se para dispu­tar el gobierno a la oli­gar­quía y asu­mir la con­duc­ción del país, no sola­men­te para ganar unas elecciones.

Den­tro del Fren­te hay agru­pa­cio­nes de los dife­ren­tes sec­to­res para dar la bata­lla por las nece­si­da­des inme­dia­tas, hay que for­ta­le­cer­las y mejo­rar­las para que logren orga­ni­zar a los cien­tos de miles que están des­or­ga­ni­za­dos. Muchos pobres que pien­san con la cabe­za de los gran­des ricos.

De igual mane­ra, si que­re­mos dar la bata­lla para arre­ba­tar­le el poder a los oli­gar­cas tene­mos que tener el ins­tru­men­to espe­cí­fi­co para ello. Como esa dispu­ta por el gobierno has­ta aho­ra está cla­ro que tie­ne que ser en el terreno elec­to­ral, enton­ces no hay duda que nece­si­ta­mos tener nues­tro movi­mien­to polí­ti­co electoral.

Orga­ni­ce­mos a todos los sec­to­res para dar la bata­lla por sus nece­si­da­des en cada sec­tor y de mane­ra uni­fi­ca­da alre­de­dor del Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar. Y orga­ni­ce­mos al pue­blo en un movi­mien­to polí­ti­co que rom­pa con el tra­di­cio­na­lis­mo a lo interno, derro­te a los tra­di­cio­na­lis­tas en las con­tien­das elec­to­ra­les, asu­ma el con­trol del gobierno y con el res­pal­do del pue­blo orga­ni­za­do, cons­cien­te y movi­li­za­do impul­se medi­das de bene­fi­cio para las mayorías.

El gobierno es una pode­ro­sa fuer­za, aho­ra al ser­vi­cio de los gran­des ricos que defien­den su poder; que­re­mos esa fuer­za al ser­vi­cio del poder popu­lar que miles de hon­du­re­ñas y hon­du­re­ños ya comen­za­mos a cons­truir, aun­que nos fal­ta muchí­si­mo. Un gobierno ins­pi­ra­do y diri­gi­do por los prin­ci­pios de la nue­va cons­ti­tu­ción que pacien­te­men­te ire­mos des­de aho­ra cons­tru­yen­do con el pue­blo en lucha, pri­me­ro apro­ba­da solo por noso­tros, legí­ti­ma pero “ile­gal”, pero que lue­go bus­ca­re­mos con­ver­tir­la en Ley de la República.

Garan­tía de que ese gobierno no per­de­rá el rum­bo será el mis­mo FNRP que se man­ten­drá al par pero inde­pen­dien­te, crí­ti­co y beli­ge­ran­te: para que no se olvi­de que el obje­ti­vo no era solo lle­gar: sea a la alcal­día, al con­gre­so, a casa pre­si­den­cial o a cual­quier otra estruc­tu­ra gubernamental.

Un movi­mien­to que sir­va en ese pro­pó­si­to no debe ser para nego­ciar “cuo­tas” sino para sacar a los gol­pis­tas del gobierno, no para recon­ci­liar­se sino para pedir cuen­tas, no para olvi­dar las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos sino para exi­gir jus­ti­cia y con­tro­lar a las fuer­zas repre­si­vas, no para sumar­se al sis­te­ma y legi­ti­mar­lo sino para enfrentarlo.

La gen­te verá la dife­ren­cia, eso nos lle­va­rá a tener mayor res­pal­do popu­lar, lograr más orga­ni­za­ción y más fuer­za para empu­jar las trans­for­ma­cio­nes pro­fun­das, des­de el pue­blo y con el deci­di­do apo­yo del gobierno. Se dará más impul­so al pro­ce­so, cons­tru­yen­do el cam­bio, no espe­ran­do que se haga por decreto.

Oja­lá, y tene­mos que hacer­lo posi­ble, en este esfuer­zo pue­dan par­ti­ci­par direc­ta­men­te el com­pa­ñe­ro Manuel Zela­ya y todos los exi­lia­dos y exiliadas.

¿No es eso pen­sar y tra­ba­jar por la refun­da­ción de Hon­du­ras?, o como dijo un com­pa­ñe­ro en Olan­chi­to: “Arran­car los hor­co­nes podri­dos y colo­car unos nue­vos y fuer­tes para recons­truir la casa”.

Coor­di­na­dor Depar­ta­men­tal de Yoro. Miem­bro de la Comi­sión Polí­ti­ca Nacional
http://​tr​-hon​du​ras​.nue​va​ra​dio​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.