El poder cíni­co – Anto­nio Alva­rez Solis

Me pre­gun­to muchas veces si los dolo­ro­sos e inclu­so san­grien­tos movi­mien­tos de masas sir­ven efi­caz­men­te a la cau­sa popu­lar. Últi­ma­men­te los muer­tos habi­dos en Túnez con­tra su pre­si­den­te de la Repú­bli­ca o los caí­dos en El Cai­ro en el levan­ta­mien­to con­tra Muba­rak ¿son san­gre per­di­da o, por el con­tra­rio, cons­ti­tu­yen la lla­ve para abrir la puer­ta del futu­ro? ¿Y las víc­ti­mas habi­das duran­te estos últi­mos años en Asia o en Áfri­ca son el pre­cio por algo real­men­te impor­tan­te? Hay un dato en los estu­dios his­tó­ri­cos que se repi­te for­mal y sus­tan­cial­men­te con idén­ti­ca pre­ci­sión: el cam­bio radi­cal que pro­du­ce una nue­va fase his­tó­ri­ca en la huma­ni­dad nun­ca ha acon­te­ci­do sin un derra­ma­mien­to de san­gre en la lucha con­tra el poder y los pode­ro­sos. Las lamen­ta­cio­nes de los pode­res ante estos suce­sos crue­les ‑tachán­do­los inclu­so de accio­nes terro­ris­tas o de obe­dien­cias funes­tas- son pura fan­fa­rria, telón que echan sobre sus res­pon­sa­bi­li­da­des, que pue­den tachar­se de cri­mi­na­les. Jamás una eta­pa de libe­ra­ción social ha acon­te­ci­do median­te un hon­ra­do pac­to de suce­sión del sis­te­ma domi­nan­te. Y menos mer­ced al voto.

Pero si la acción ruda de estos movi­mien­tos de masas aca­ba por ins­cri­bir­se noble­men­te en la his­to­ria hay algo que debe aña­dir­se para expli­car pro­fun­da­men­te su emer­gen­cia vital. Estos acon­te­ci­mien­tos revo­lu­cio­na­rios pro­du­cen en las masas un con­ven­ci­mien­to real sobre la jus­ti­cia que las lle­va a salir vio­len­ta­men­te a la calle. Las masas nece­si­tan con­cien­ciar­se de la pre­ci­sión del cam­bio por tan­to tiem­po dila­ta­do median­te el pro­ta­go­nis­mo de esas accio­nes que supo­nen inde­fec­ti­ble­men­te una serie de sufri­mien­tos, inclui­da la muer­te. Es como si median­te la acción fir­ma­ran un com­pro­mi­so con su radi­cal queha­cer his­tó­ri­co, tan­tos años dila­ta­do y disuel­to en la retó­ri­ca y las mati­za­cio­nes con­cep­tua­les de los ante­rio­res amos de la situa­ción social. En la acción revo­lu­cio­na­ria las masas se jus­ti­fi­can a sí mis­mas como en un bau­tis­mo. Pero a esta per­cep­ción glo­ri­fi­can­te del radi­cal fenó­meno pro­tes­ta­ta­rio hay que aña­dir­le algu­nos fle­cos más.

El Poder y los pode­res que lo com­po­nen han ido tren­zan­do una serie de argu­men­tos a tra­vés del tiem­po en pro de la nece­si­dad de su gober­na­ción del nego­cio humano. El impac­to de estos argu­men­tos es de tal cali­bre que infi­cio­na el meca­nis­mo inte­lec­tual has­ta con­ver­tir a las víc­ti­mas en víc­ti­mas de si mis­mas al con­ven­cer­se del valor intrín­se­co de las argu­men­ta­cio­nes opre­so­ras. Se pro­du­ce una espe­cie de sín­dro­me de Esto­col­mo y el dolor se admi­te como una inevi­ta­ble deri­va­ción de lo nece­sa­rio. Lo his­tó­ri­co aca­ba con­vir­tién­do­se así en tras­cen­den­te y la gran razón de los que todo lo domi­nan con­clu­ye en una razón uni­ver­sal que obs­tru­ye el pen­sa­mien­to libre. La Razón se disuel­ve en razo­nes que con­lle­van la escla­vi­tud para muchos ciu­da­da­nos que viven en la sacra­li­za­ción, aun­que inte­rior­men­te sea rene­ga­da, de los obje­ti­vos que son dic­ta­dos des­de la cum­bre.

Toda la robus­ta capa opre­so­ra que se ha for­ma­do median­te las estruc­tu­ras de domi­na­ción sola­men­te cede inte­rior­men­te y por tan­to exte­rior­men­te median­te el hecho radi­cal revo­lu­cio­na­rio, que pre­via­men­te se impo­ne ante la visión de las con­tra­dic­cio­nes que des­cu­bren, ya sin reme­dio, el fon­do hedion­do de lo que se está vivien­do. La per­cep­ción ya inevi­ta­ble de la arbi­tra­rie­dad en que vivi­mos con­du­ce con efi­ca­cia a una toma de con­cien­cia que ha de cons­ti­tuir el cora­zón de la encen­di­da pro­tes­ta. La recu­pe­ra­ción de la fuer­za de acción popu­lar debe siem­pre mucho al cinis­mo ya des­bo­ca­do de los pode­res escla­vi­zan­tes. Las nece­si­da­des que hun­den la dig­ni­dad del ciu­da­dano y que pro­du­cen su amar­gu­ra empu­jan hacia los alza­mien­tos repa­ra­do­res. En el pro­ta­go­nis­mo del alza­mien­to las masas hallan el con­ven­ci­mien­to de la jus­ti­cia que las mue­ve.

Es momen­to opor­tuno, creo, para repa­sar algu­nas de esas expre­sio­nes cíni­cas que están hirien­do al uomo qua­lun­que de modo pro­fun­do y doble­men­te indig­nan­te por su des­ca­ro y que le mue­ven a empu­ñar la espa­da. ¿Pue­den, por ejem­plo, los Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca y las nacio­nes occi­den­ta­les de la Unión Euro­pea con­de­nar al tirano Muba­rak y exi­gir­le un com­por­ta­mien­to «demo­crá­ti­co y una tran­si­ción rápi­da y orde­na­da» cuan­do se han apo­ya­do en el rais para pro­ta­go­ni­zar tan­tas indig­ni­da­des his­tó­ri­cas con­tra pue­blos some­ti­dos a la explo­ta­ción y el cri­men? El cinis­mo en el que incu­rre inclu­so el pre­si­den­te Oba­ma es monu­men­tal. Con­de­na la vio­len­cia y exi­ge unas elec­cio­nes libres y una demo­cra­cia inten­sa des­pués de lar­gos años en que la Admi­nis­tra­ción ame­ri­ca­na se sir­vió de Muba­rak. Esto jus­ti­fi­ca ya por si mis­mo que los egip­cios, a los que aho­ra se quie­re enga­ñar de nue­vo con una mano de pin­tu­ra moral, hayan deci­di­do pro­ta­go­ni­zar por si mis­mos la inevi­ta­ble y puri­fi­ca­do­ra acción revo­lu­cio­na­ria.

Siga­mos, salién­do­nos ya de la cues­tión egip­cia, pero den­tro del mar­co de los actua­les movi­mien­tos popu­la­res: ¿es acep­ta­ble que Ale­ma­nia y Fran­cia tra­ten de man­te­ner la explo­ta­ción sala­rial de paí­ses espe­cial­men­te mal­tra­ta­dos des­de el poder median­te el argu­men­to de que lo jus­to es un sala­rio que depen­da de las ganan­cias empre­sa­ria­les y no del cos­te de la vida? ¿Qué tra­ba­ja­dor va a resig­nar­se a seguir sien­do una sim­ple herra­mien­ta cuan­do vive en Esta­dos que han hecho de la empre­sa como con­cep­to crea­dor una escan­da­lo­sa exhi­bi­ción de explo­ta­cio­nes ampa­ra­das en un poder auto­crá­ti­co? ¿Aca­so esto no jus­ti­fi­ca que las masas lle­nen la calle con una pro­tes­ta enér­gi­ca y jus­ti­fi­ca­ble por si mis­ma ante leyes pre­va­ri­ca­do­ras? ¿Pue­den pedir Nor­te­amé­ri­ca y sus alia­dos euro­peos que no se actúe poli­cial­men­te con­tra los mani­fes­tan­tes egip­cios cuan­do tra­tan de actos terro­ris­tas las mani­fes­ta­cio­nes de masas en su terri­to­rio?

La para­do­ja san­gran­te, la incohe­ren­cia hirien­te… ¿Pue­de un socia­lis­mo como el espa­ñol seguir en el poder cuan­do son los gran­des ban­que­ros ‑ahí están las decla­ra­cio­nes del Sr. Botín- los que ensal­zan y ben­di­cen su polí­ti­ca de empo­bre­ci­mien­to social que alcan­za extre­mos cla­mo­ro­sos de mise­ria? ¿Pue­den los gober­nan­tes o aspi­ran­tes de la dere­cha más dura pro­me­ter jus­ti­cia social y soli­ci­tar el voto ciu­da­dano cuan­do han pues­to a con­tri­bu­ción de su idea­rio toda una cul­tu­ra huma­na­men­te pro­ter­va?

Vol­va­mos a Egip­to. Hay una noti­cia que me ha reque­ri­do muy espe­cial­men­te: la unión de cris­tia­nos y musul­ma­nes para com­ba­tir la dic­ta­du­ra san­grien­ta de Muba­rack. En esa unión el pue­blo habla con el len­gua­je que le ha de ser pro­pio: el len­gua­je de la éti­ca, tan pro­pio ade­más del ámbi­to de la reli­gión correc­ta­men­te sen­ti­da. ¡Éti­ca! Por­que no se tra­ta ya de nego­ciar repa­ra­cio­nes téc­ni­cas de la eco­no­mía ni de pro­po­ner com­pro­mi­sos entre apa­ra­tos polí­ti­cos. Los mode­los eco­nó­mi­cos son múl­ti­ples de for­mas y los sis­te­mas polí­ti­cos per­te­ne­cen al ámbi­to de la ima­gi­na­ción. Deje­mos de remen­dar, por tan­to, el gran sie­te por el que se derra­ma la huma­ni­dad, como si el teji­do que se ha podri­do fue­ra úni­co como con­cep­ción razo­na­ble. Se tra­ta de la edi­fi­ca­ción de un mun­do jus­to don­de la pro­pie­dad de la rique­za y el ejer­ci­cio de la liber­tad no se repu­te de unos o de otros sino de todo el pue­blo tra­ba­ja­dor. Y esta edi­fi­ca­ción requie­re muchas expre­sio­nes radi­ca­les de apo­yo que se jus­ti­fi­can a si mis­mas. La revo­lu­ción no sólo es una herra­mien­ta sino un esta­do de con­cien­cia. Con­clu­sión de cual­quier nave­ga­ción orien­ta­da por esta car­ta: no se tra­ta de jus­ti­fi­car la san­gre sino pura­men­te de expli­car­la. Por­que si no se expli­ca esa vio­len­cia que se está mul­ti­pli­can­do uni­ver­sal­men­te en tér­mi­nos de par­to vita­li­za­dor la heri­da social que pro­du­cen estos acon­te­ci­mien­tos que­da­ría sin fun­da­men­to humano y aca­ba­ría con­vir­tién­do­se en una gan­gre­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *