117 muni­ci­pios nava­rros recla­man 1.086 bie­nes a la curia espa­ño­la

Un pue­blo de 32 veci­nos plan­ta cara a la Igle­sia

Publico

Des­pués de que el Arzo­bis­pa­do de Pam­plo­na regis­tra­se como pro­pios la casa parro­quial, un huer­to, el atrio, la igle­sia y la casa del cura del peque­ño pue­blo de Garí­soain (Nava­rra), de 32 habi­tan­tes, los veci­nos se apre­su­ra­ron a ins­cri­bir en 2008 al con­ce­jo como pro­pie­ta­rio de la peque­ña ermi­ta del Pilar, teme­ro­sos de que la Igle­sia tam­bién le echa­se el guan­te.

«Son pro­pie­da­des que se han cons­trui­do, man­te­ni­do y finan­cia­do con el dine­ro de los veci­nos, no de la Igle­sia», sos­tie­ne el que fue­ra secre­ta­rio muni­ci­pal entre 1991 y 2007, Álva­ro Cal­de­rón, que se ente­ró hace tres años por casua­li­dad de las apro­pia­cio­nes que había rea­li­za­do el Arzo­bis­pa­do . Jun­to al alcal­de, Xabier Iltzar­be, y el actual secre­ta­rio, San­tia­go López, Cal­de­rón aban­de­ra la recla­ma­ción de estos bie­nes.

El Arzo­bis­pa­do, den­tro del pla­zo de dos años que hay para pre­sen­tar ale­ga­cio­nes, lle­vó el caso a los tri­bu­na­les el 24 de febre­ro de 2010. El pasa­do lunes, la jue­za del Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia e Ins­truc­ción núme­ro 1 de Este­lla des­es­ti­mó el recur­so de la Igle­sia y reco­no­ció al con­ce­jo como pro­pie­ta­rio legí­ti­mo de la ermi­ta. Nun­ca antes se había emi­ti­do una sen­ten­cia simi­lar en con­tra del cle­ro .

«Sólo quie­ren la pro­pie­dad»

«Soy cris­tiano, pero no lo entien­do. Hemos ofre­ci­do a la Igle­sia que impar­tie­se su doc­tri­na en la ermi­ta de por vida… que fir­ma­mos lo que sea nece­sa­rio. Pero ellos sólo quie­ren la pro­pie­dad», denun­cia Cal­de­rón. «Si Cris­to levan­ta­ra la cabe­za, la baja­ría al ver lo que han hecho», afir­ma.

Los veci­nos gana­ron el jui­cio gra­cias al amplio archi­vo docu­men­tal que guar­dan. En uno de los docu­men­tos pre­sen­ta­dos por el abo­ga­do Jeró­ni­mo Álva­rez, fecha­do el 15 de noviem­bre de 1826, se reco­no­cía a un vecino, Juan Mar­tín Navar­co­re­na, «para el gobierno de dicha ermi­ta y dis­tri­bu­ción de la limos­na que se recau­da­re», ade­más de la «cus­to­dia» de las lla­ves . Entre los fir­man­tes no apa­re­cía nin­gún miem­bro del cle­ro. Ni el párro­co, ni el abad.

Otro infor­me de 1939 deta­lla que, tras el des­tro­zo que sufrió la ermi­ta duran­te la Gue­rra Civil que­dó en rui­nas, el pue­blo de Garí­soain la recons­tru­yó sin finan­cia­ción de la Igle­sia, «en auzo­lan» [en eus­ke­ra, un sis­te­ma de finan­cia­ción comu­nal, no de dona­cio­nes]. El tex­to, pun­ti­llo­so, deta­lla inclu­so el carro de bue­yes y el núme­ro de vigas que se uti­li­za­ron. Del cle­ro, ni ras­tro .

El ecó­no­mo dio­ce­sano del arzo­bis­pa­do nava­rro, Javier Aiz­pún, ase­gu­ró el pasa­do vier­nes a este dia­rio, tras cono­cer la sen­ten­cia, que impon­drán un recur­so de ape­la­ción ante la Audien­cia de Nava­rra en los pró­xi­mos días. «Ya hemos teni­do cua­tro jui­cios pare­ci­dos con otros muni­ci­pios y los hemos gana­do», cele­bró. A su jui­cio, la ermi­ta corres­pon­de al cle­ro por­que la finan­cia­ron «fie­les del pue­blo de Dios». «Antes, todos eran cató­li­cos. No como aho­ra, que tam­bién hay musul­ma­nes y gen­te de otras reli­gio­nes», agre­gó.

Ante el anun­cio, Cal­de­rón se mos­tró expec­tan­te: «Entien­do que recu­rri­rán. Es un ries­go que corre­mos . Pero, si pier­den, la sen­ten­cia sen­ta­rá juris­pru­den­cia y podrá ayu­dar a muchos pue­blos más».

El res­to de pro­pie­da­des de Garí­soain envuel­tas en la polé­mi­ca eran depen­den­cias muni­ci­pa­les que, anta­ño, el pue­blo tuvo que habi­li­tar si que­ría que un cura fue­se a impar­tir su doc­tri­na, recuer­dan los veci­nos. «Estas serán más com­pli­ca­das de recu­pe­rar por­que la Igle­sia ya las ha regis­tra­do», lamen­ta Cal­de­rón. Estas ins­crip­cio­nes fue­ros posi­bles gra­cias a la Ley Hipo­te­ca­ria de Fran­co de 1946, que el PP adap­tó en 1998 para que la Igle­sia pudie­se regis­trar pro­pie­da­des sin tener que acu­dir a un poder públi­co, como ocu­rre en el res­to de casos. Así, si un obis­po da fe de que un bien per­te­ne­ce al cle­ro, el Gobierno no le exi­ge la rati­fi­ca­ción de un juez. Con este poder, la Igle­sia ha lle­ga­do a regis­trar cate­dra­les man­te­ni­das con dine­ro de los veci­nos, como la de Pam­plo­na en 2006, por 30 euros.

La Pla­ta­for­ma de Defen­sa del Patri­mo­nio Nava­rro, el colec­ti­vo de 117 muni­ci­pios que agru­pa a la mayo­ría de afec­ta­dos, rei­vin­di­ca la titu­la­ri­dad de 1.086 bie­nes .

Reco­no­cien­do que se finan­cia­ron con fon­dos par­ti­cu­la­res, el Arzo­bis­pa­do de Pam­plo­na inter­pre­ta que fue­ron una «obra y expre­sión admi­ra­ble de las comu­ni­da­des cris­tia­nas de los pue­blos, que libre y volun­ta­ria­men­te, y con enco­mia­ble esfuer­zo, qui­sie­ron crear y man­te­ner esas ins­ti­tu­cio­nes y ser­vi­cios. La his­to­ria les debe, sin duda, una mere­ci­da gra­ti­tud».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *