El difí­cil espa­cio del femi­nis­mo – IPS​no​ti​cias​.net

IPS/​TerraViva Aun­que el camino hacia la gran tien­da ver­de era pol­vo­rien­to y bas­tan­te con­fu­so, al lle­gar allí fue fácil sumir­se en la ver­sión sono­ra de la Torre de Babel. Las voces feme­ni­nas bus­ca­ban su lugar en el Foro Social Mun­dial.

La tien­da de cam­pa­ña, ocul­ta entre el vien­to y el pol­vo, a cier­ta dis­tan­cia de los prin­ci­pa­les acon­te­ci­mien­tos del Foro, se vol­vió la sede no ofi­cial de las muje­res en el encuen­tro de la socie­dad civil que fina­li­zó este vier­nes en Dakar.

Lle­vó unos días ins­ta­lar­la. El espa­cio físi­co era un tema polé­mi­co, dada la can­ce­la­ción de muchos de los luga­res des­ti­na­dos a las reunio­nes. Fue así que las acti­vis­tas lide­ra­das por la Mar­cha Mun­dial de las Muje­res sin­tie­ron la nece­si­dad de recla­mar un sitio don­de poder hablar libre­men­te, sin tener que nego­ciar un espa­cio dis­cur­si­vo.

Jóve­nes y no tan­to se hicie­ron pre­sen­tes con fre­cuen­cia en este pun­to a veces caó­ti­co. Algu­nas muje­res gri­ta­ban fer­vo­ro­sa­men­te o toca­ban tam­bo­res, mien­tras que otras escu­cha­ban aten­ta­men­te los temas en dis­cu­sión.

Bajo esta tela ver­de, un deba­te colo­ri­do y vibran­te ver­só sobre la situa­ción de las muje­res en la con­flic­ti­va región de Casa­man­ce, en el sur de Sene­gal, la vio­len­cia de géne­ro, el VIH/​sida (sín­dro­me de inmu­no­de­fi­cien­cia adqui­ri­da) y otros desa­fíos que enfren­tan en las socie­da­des patriar­ca­les, así como la mar­gi­na­ción que se per­ci­be sobre los temas feme­ni­nos en el pro­pio Foro Social Mun­dial (FSM).

Aun­que algu­nas aplau­die­ron el espí­ri­tu de la tien­da, a otras les preo­cu­pó que se con­vir­tie­ra en un sím­bo­lo de que los asun­tos de las muje­res eran mar­gi­na­dos en el con­tex­to más amplio del Foro.

La asam­blea don­de se leyó una decla­ra­ción fue muy cri­ti­ca­da por con­si­de­rar­se que no repre­sen­ta­ba ple­na­men­te la voz de todas las muje­res.

«Me impre­sio­nó el tipo de dis­cu­sión. Por pri­me­ra vez Áfri­ca deba­te sobre el impe­ria­lis­mo y la cri­sis del capi­ta­lis­mo (y sus efec­tos) sobre la pobla­ción», dijo Fati­ma Aloo, una vete­ra­na femi­nis­ta de Tan­za­nia, seña­lan­do que el FSM fue una gran pla­ta­for­ma para las muje­res que que­rían plan­tear cues­tio­nes espe­cí­fi­cas.

Aloo agre­gó que el femi­nis­mo siem­pre estu­vo arrai­ga­do en el con­ti­nen­te y que aho­ra se hace sen­tir más «por­que las muje­res afri­ca­nas han fija­do su pro­pia agen­da».

Para Ami­na Mama, en cam­bio, la mayo­ría de los deba­tes del FSM sobre crear una soli­da­ri­dad entre el mun­do en desa­rro­llo han «igno­ra­do casi com­ple­ta­men­te lo que ocu­rre con el femi­nis­mo».

«Tuvi­mos per­so­nas intere­san­tes de Egip­to, con pre­sen­ta­cio­nes muy intere­san­tes, y lis­ta­ron a todas las fuer­zas socia­les que tenían que movi­li­zar­se, menos al movi­mien­to de muje­res», dijo la femi­nis­ta nige­ria­na.

Mama, del Fon­do Glo­bal para Muje­res, con­tras­tó la expe­rien­cia del FSM con la del Foro Femi­nis­ta Afri­cano rea­li­za­do en octu­bre de 2010, tam­bién en Dakar.

«Por momen­tos sen­tí que expe­ri­men­ta­ba una alte­ra­ción tem­po­ral. Pien­so que los movi­mien­tos socia­les tie­nen que tomar­se esto más en serio», dijo.

La zim­bab­wen­se Ten­dai Makan­za, de la orga­ni­za­ción Alter­na­ti­vas al Neo­li­be­ra­lis­mo en Áfri­ca Aus­tral, coin­ci­dió. «Si miro la can­ti­dad de acon­te­ci­mien­tos que tie­nen lugar en el FSM, no ten­go la idea de que las cues­tio­nes de géne­ro sean par­te del deba­te. Es muy decep­cio­nan­te», opi­nó.

La bra­si­le­ña Julia Di Gio­van­ni, acti­vis­ta de la Mar­cha Mun­dial de las Muje­res, admi­tió que es difí­cil orga­ni­zar reunio­nes que se cen­tren en el movi­mien­to femi­nis­ta.

«Tuvi­mos que tra­ba­jar muy dura­men­te para ase­gu­rar­nos de que se oye­ran las voces de la socie­dad civil. Tra­ji­mos muje­res de Colom­bia y de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go para que habla­ran sobre la vio­len­cia de géne­ro y el impac­to de las fuer­zas arma­das sobre las muje­res», rela­tó.

El FSM brin­dó «un espa­cio segu­ro para que las muje­res habla­ran» sobre estos temas, seña­ló.

La acti­vis­ta ita­lia­na Fran­ces­ca Ros­si dijo a IPS que le resul­tó gra­ti­fi­can­te escu­char los tes­ti­mo­nios de muje­res afri­ca­nas hablan­do sobre vio­len­cia de géne­ro.

Sara Long­we, una femi­nis­ta de Zam­bia, des­ta­có que «la vio­len­cia con base en el géne­ro toda­vía es vis­ta como un pro­ble­ma de salud y de bien­es­tar».

«Tene­mos que hablar sobre ella des­de el pun­to de vis­ta del poder. Se tra­ta de rela­cio­nes de poder. Las muje­res están hablan­do sobre esto y las leyes de los dife­ren­tes paí­ses no hacen fren­te a la vio­len­cia», dijo.

Las muje­res jóve­nes pre­sen­tes en el FSM dije­ron haber­se sen­ti­do exclui­das y mar­gi­na­das.

Cris­ti­na Cal­vo Ala­mi­llo, de la espa­ño­la Fun­da­ción Muje­res, decla­ró: «Las jóve­nes no son escu­cha­das en el FSM. Pero tam­bién están luchan­do para lograr­lo, o por lo menos para que se les dé el espa­cio para plan­tear sus preo­cu­pa­cio­nes».

«Las muje­res jóve­nes tie­nen muchas ideas, pero es difí­cil (dar­las a cono­cer) a cau­sa de la pre­sión social para casar­se o tener hijos», sos­tu­vo.

La estu­dian­te esta­dou­ni­den­se Colleen Brews­ter dijo a IPS que el FSM le resul­tó intere­san­te por la varie­dad de deba­tes que tuvie­ron lugar.

Mama resu­mió su expe­rien­cia: «Venir al FSM es una mane­ra de reabas­te­cer­se, y de desa­fiar a los her­ma­nos, recor­dar­les qué está ocu­rrien­do con las muje­res e inten­tar hacer­los par­ti­ci­par».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *